La historia de Tatoi: el palacio olvidado de la realeza griega busca volver a la vida

Los trabajos de restauración en curso que se han llevado a cabo en el Palacio Tatoi de Grecia en los últimos meses han descubierto algunos tesoros históricos ocultos. Los trabajadores encontraron en el ruinoso palacio y sus edificios anexos cientos de objetos de varios tamaños, todos pertenecientes a los últimos ocupantes, la Familia Real de Grecia, que abandonó el país tras ser derrocada en 1967.

Entre los descubrimientos recientes, los trabajadores de la renovación encontraron un total de setenta maletas y baúles, que se cree que pertenecieron a Frederica, reina consorte de Grecia, de 1947 a 1964, y madre el último rey, Constantino II. Y en la restauración también se han desenterrado exquisitos carruajes de caballos reales, que ya fueron restaurados y catalogados, así como docenas de botellas de vino tinto sin abrir, que datan de la década de 1950.

El valor de los más de 17.000 objetos encontrados en Tatoi en los últimos años es inestimable. “Los hallazgos en Tatoi van desde antigüedades, coches y carruajes hasta muebles, material de papel [libros, contratos, etc.], fotografías, enseres domésticos del palacio y objetos de la familia”, explicó Maria Mertzani, jefa de la Dirección de Conservación de Monumentos Antiguos y Modernos del ministerio de Cultura. El palacio en ruinas conservaba “desde objetos de poco o ningún valor hasta obras de grandes maestros”.

¿Por qué no se retiraron los objetos valiosos al día siguiente de la abolición de la monarquía? ¿Por qué se les permitió pudrirse u oxidarse durante décadas? ¿Y por qué se permitió sacar ciertos tesoros valiosos del territorio griego? Estas preguntas no tienen respuesta y los expertos coinciden en que importante es lo que suceda de aquí en adelante, porque a pesar de pérdidas significativas, los objetos que han sido rescatados de Tatoi son una parte invaluable del patrimonio del país: “Gracias a los hallazgos de Tatoi, tenemos una instantánea de toda una era”, dijo Mertzani.

“Esto incluye artículos cotidianos como botellas de refrescos, cerveza y vino, muñecas, artículos de moda y revistas. Es una instantánea de un momento [diciembre de 1967], pero también describe la vida cotidiana y esto es importante porque los griegos pueden ver paralelismos con sus propias vidas en estos objetos”, dijo la experta. Los 17.000 objetos fueron almacenados de forma segura hasta que se decida si se deben exhibir públicamente.

Hogar y cementerio familiar

Ubicada en una ladera del monte Parnitha, la finca real de Tatoi se encuentra a 27 kilómetros del centro de Atenas, en un área cubierta de bosques, con ríos y abundante vida silvestre. La antigua propiedad real cubre una enorme área total de 4.500 hectáreas, y fue adquirida por la familia real griega en la década de 1870. Desde entonces, ha sufrido numerosos cambios de propiedad y uso, siguiendo la turbulenta vida política del país durante finales del siglo XIX y XX.

Tatoi ha vivido momentos gloriosos y desastrosos, en total consonancia con la turbulenta historia de Grecia. Desde el incendio de 1916, durante la Primera Guerra Mundial, hasta la revolución de 1926, cuando se estableció la Segunda República Helénica, y desde el regreso de la monarquía en 1936 hasta su abolición definitiva en 1974, la finca ha sido testigo de todos los principales acontecimientos de la historia reciente de Grecia.

Al menos veinte miembros de la realeza han sido enterrados en el cementerio de Tatoi, ubicado en el parque, desde la princesa Olga, quien murió en 1880, hasta Lady Katherine Brandram, nacida como la princesa Catalina de Grecia, fallecida en 2007. Además, cinco reyes han sido sepultados allí con sus esposas: Jorge I y la reina Olga, Alejandro de Grecia (fallecido en Tatoi tras sufrir la mordida de un mono rabioso), Constantino I y la reina Sofía, y el rey Pablo y la reina Federica, padres del último rey, Constantino II.

El complejo del Palacio también incluye una gran cantidad de edificios que cumplieron diferentes propósitos para la familia real mientras vivieron allí. Originalmente diseñado como un retiro de verano para la familia real, más tarde se convirtió en el centro oficial de la familia real griega, que encontraba sus instalaciones más privadas en comparación con el Palacio Real (ahora el Palacio Presidencial) en el centro de Atenas.

El palacio nació bajo Jorge I

Fue el rey Jorge I, primer monarca de Grecia (1863-1913) quien originalmente tuvo la idea de establecer un retiro de verano para su extensa familia, su esposa la gran duquesa Olga Constantinovna de Rusia y sus hijos Constantino, Jorge, Nicolás, Andrés, Alejandra y María. Aparte del edificio principal, el palacio, que era lujoso pero no ostentoso, como lo ha sido todo edificio real en Grecia desde el siglo XIX, la finca tenía todo un sistema de habitaciones para el personal, almacenes, establos, colmenares y granjas de ganado; todo lo que una familia real pueda desear en su residencia.

De 1872 a 1967, Tatoi fue parte de la historia de Grecia y un escenario importante para el desarrollo político. Además de servir como residencia de verano de la familia real, la finca también se utilizó para varias ceremonias de juramentación del gobierno y muchas reuniones políticas. “Tatoi se convirtió en parte de la historia oría del estado griego moderno desde el momento en que el rey Jorge I lo eligió como su residencia de verano. Como sabemos, la primera manifestación de interés en la zona fue en 1870 ”, explica el historiador Costas Stamatopoulos, presidente de la Elliniki Etairia (Sociedad para el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural), lleva años estudiando la historia de la finca.

“Tatoi pertenecía a un griego fanariote, Skarlatos Soutsos, que fue jefe de la corte y ministro de varios gobiernos. Las negociaciones iniciales fracasaron porque el Rey George se dio cuenta de que Soutsos estaba tratando de engañarlo. Finalmente regresó de un viaje al extranjero y reinició el proceso porque se había enamorado del lugar, que le había sido señalado por Ernst Ziller, quien era amigo de ambos hombres”, relató Stamatopoulos.

El historiador continúa su relato: “Finalmente, en mayo de 1872, se firmó el contrato de compra en la casa de Soutsos, que luego se convirtió en la casa de Giorgos Rallis, en la esquina de las calles Korai y Panepistimiou [en el centro de Atenas]. Desde 1872 hasta 1967, Tatoi fue una de las casas más importantes del país y un lugar donde se tomaron decisiones de importancia nacional para Grecia”.

Cuando Tatoi fue vendido a la familia real, era poco más que una granja. “Cuando Jorge I compró Tatoi, sabemos que tenía un molino, algunas cabañas esparcidas aquí y allá y una casa de cinco habitaciones. Jorge, Olga y sus tres hijos se apretujaron en esta casa. Mientras tanto, comenzó la construcción de lo que inicialmente se planeó como una casa de huéspedes, pero que nunca sirvió como tal, construida por Ziller entre 1872 y 1874. Este edificio fue posteriormente modificado con la adición de otro piso”, explicó el historiador.

“Mientras tanto, en 1880, el joven arquitecto Savvas Boukis fue enviado a San Petersburgo con la orden de copiar una mansión que estaba en el complejo real de Peterhof. La construcción de la residencia principal, o palacio, basada en estos diseños, comenzó en 1884 y se completó en 1886, aunque cuestiones de decoración de interiores y paisajismo retrasaron la mudanza de la familia real de Constantino I y Sofía hasta 1889”, agregó.

Stamatopoulos explica que Tatoi se utilizó como residencia de verano hasta 1948, generalmente desde mayo hasta el otoño. Era un centro político importante no solo porque la realeza de otros países de Europa lo visitaba con frecuencia, sino también porque a Jorge I, un ex príncipe de Dinamarca electo rey de los helenos en 1863, le gustaba quedarse solo para trabajar sin distracciones.

Solo unos pocos gobiernos prestaron juramento en Tatoi, ya que era un espacio privado más que formal. Pero en 1915, cuando Constantino I estaba demasiado enfermo para viajar, el gobierno de Eleftherios Venizelos juró en Tatoi. Además, los primeros contactos con Constantine Karamanlis se llevaron a cabo allí en octubre de 1955, así como la última reunión con el entonces primer ministro, ocho años después, cuando las relaciones se habían agriado por completo”.

Abandono, soledad y muerte

El 13 de diciembre de 1967, el rey Constantino II fracasó en un intento por derrocar la dictadura y él y su familia abandonaron el país. Hasta 1973, la ex familia real continuó recibiendo dinero del estado, pero la finca de Tatoi quedó en mal estado.

Entonces, tenemos el primer período de 1967 a 1973 cuando el rey fue depuesto por [el dictador Giorgos] Papadopoulos, lo que llevó a la desaparición gradual de la propiedad: el dinero entraba a montones y montones y los [empleados] que se retiraban eran no reemplazado. La propiedad empezó a envejecer”, relata el historiador.

En 1973, se abandonó por completo, de forma repentina, después de que el cambio de régimen supusiera el fin de la financiación, incluida la parte que se destinaba al mantenimiento de Tatoi. Eso significaba que ni siquiera había dinero suficiente para comprar alimento para las vacas y los caballos, que murieron de hambre en los establos”, agrega Stamatopoulos.

Objeto de una disputa interminable

En 1973, se aprobó una legislación que permitió al estado tomar posesión de la totalidad de los activos de la ex familia real. Los edificios de la finca Tatoi quedaron bajo la jurisdicción del Ministerio de Economía y las tierras bajo la de Agricultura. Un año más tarde, después de que las reliquias de otras propiedades reales (el castillo de Rododafni, la mansión de Psychico, Mon Repos en Corfú, entre otros) se almacenaran allí para su custodia, Constantino Karamanlis declaró a Tatoi como propiedad privada de la antigua familia real, pero no se le permitió administrarla, por lo que miles de objetos fueron olvidados.

“También ha habido mucho vandalismo y saqueos. No había suficiente seguridad y Tatoi disminuyó gradualmente”, dice Stamatopoulos. Después de que se estableció la Tercera República Helénica en 1974, Tatoi pasó a ser de propiedad pública, pero en 1992 el gobierno conservador de Constantino Mitsotakis, ordenó la entrega de 400 hectáreas de tierra, incluidos todos sus edificios principales, a la antigua familia real de Grecia, que había estado reclamando durante mucho tiempo la restitución de sus bienes.

La ley contemplaba que los antiguos miembros de la realeza conservarían la propiedad de la tierra pagando al estado 343 millones de dracmas. A la familia también se le permitió entrar al palacio y quitar parte de los «artículos para el hogar«. Pero la decisión de Mitsotakis provocó una reacción pública tan iracunda en todo el país que solo dos años más tarde el gobierno socialista de Andreas Papandreou decidió que la totalidad de la finca volviera al Estado.

En 2000, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falló a favor del ex rey Constantino, su familia más inmediata, su hermana Irene y su tía, Lady Katherine Brandram, otorgándoles derechos de propiedad y permitiendo que el estado griego comprara los títulos de la ex familia real.

En un intento por ridiculizar al ex rey Constantino, el gobierno socialista de Costas Simitis decidió pagar la compensación con dinero sacado del Fondo Griego para Desastres Naturales, para demostrar al público que la antigua familia real estaba privando a los griegos más vulnerables de dinero sumamente útil. En respuesta a este movimiento, la familia real decidió crear la «Fundación Anna Maria», en honor al nombre de la última reina, Ana María de Dinamarca.

El estado actual del palacio Tatoi es un símbolo de las disputas internas ocurridas en Grecia durante todo el siglo XX. La mayoría de los edificios de la finca han sufrido graves daños, tanto por las condiciones meteorológicas como por actos de vandalismo.

La gente se sorprende cuando se da cuenta de que tiene que atravesar un agujero en una cerca de alambres para entrar a la finca Tatoi y, cuando creen que verán algo como el Palacio Versalles, se encuentran con una visión deprimente: todos aquellos que ven el palacio no puedes evitar preguntarte por qué se permitió que la finca cayera en tal mal estado. Este año, finalmente el gobierno griego anunció de que una de sus principales prioridades es revivir el palacio real a su antigua gloria.

Cada vez más ciudadanos piden al rey de Bélgica abrir sus jardines al público durante la pandemia

Los jardines del Castillo de Laeken se están convirtiendo en el centro de una creciente controversia sobre los privilegios de la familia real en tiempos de necesidad.

Los habitantes de Bruselas anhelan espacios abiertos en esta época de restricciones pandémicas, y a menudo terminan en parques urbanos superpoblados donde el distanciamiento social es imposible.

La familia real de Bélgica, sin embargo, tiene un jardín extenso y exuberante en el centro de la ciudad, casi del tamaño de Mónaco, conocido como el Dominio Real de Laeken.

Por esto, no es de extrañar que cada vez más belgas pidan que el rey Felipe I abra parte del jardín de su palacio al público. “Casi nunca entran allí. ¡Vamos! Esos jardines están simplemente vacíos”, se quejó un historiador de Bruselas y ex miembro del Parlamento Europeo, Luckas Vander Taelen.

Los jardines del municipio de Laeken en Bruselas, además, están rodeados por algunos de los vecindarios más densamente poblados, deteriorados y empobrecidos del país, llenos de muchas familias que carecen de fondos para viajar a entornos más verdes.

“La vegetación da ansias de vivir, especialmente cuando estás apretujado en un pequeño apartamento con una familia extensa”, dijo la trabajadora social de Laeken Saliha Mahdi. “Entonces, la gente local quiere un parque aquí mismo porque no tienen los medios para pagar el transporte”.

“La gente realmente necesita espacios, espacios públicos para relajarse, tomar algo de oxígeno, jugar, reunirse”, dijo la legisladora de Bruselas Hilde Sabbe, que se encuentra detrás de la propuesta para abrir los jardines de Laeken al público.

En Bruselas, la mayoría de la gente no tiene jardín. No tienen terraza. No tienen balcón. Así que tienen que ir al parque, si hay uno que encontrar”, dijo Sabbe. En ese sentido, hacer que parte del parque real esté disponible para el público marcaría una gran diferencia. “¿No podrías dejarlos entrar?”, dijo Sabbe al rey.

Sin embargo, como ocurre con todas las cosas aparentemente simples, es mucho más complicado.

Lea además: Bélgica podría abrir el parque del castillo de Laeken porque “no hay suficientes espacios verdes”

Cuando se trata de propiedad real, existe un laberinto de complejidades legales con vínculos tanto con el estado como con la familia real. La estructura institucional de Bélgica, con autoridad a veces superpuesta entre ciudad, región y nación, haría que la gestión de cualquier parque abierto fuera aún más compleja, explicó The Associated Press.

En un sentido más práctico, el palacio debe permanecer seguro, no solo porque el jefe de estado reside allí, sino también porque los jefes de estado y de gobierno lo visitan cuando pasan por Bruselas para viajes a la OTAN o la Unión Europea.

Además, un siglo de aislamiento del mundo exterior convirtió al parque real en un área natural que necesita protección de las masas. “Mi temor es que si abrimos este espacio, nuestra presencia, tal vez un poco prematura, perturbe la naturaleza”, dijo Celine Vandeuren, una vecina de la zona.

Sabbe no está de acuerdo y dice que podría haber una solución fácil para abrir parte del parque de 460 acres. Tiene fe en el rey Felipe, de 60 años, que constantemente se está haciendo un nombre como uno de los más progresistas de los monarcas que reinaron en Bélgica desde 1830.

Para el historiador Vander Taelen, sin embargo, la solución es una obviedad para el rey. “Sería muy positivo para la Casa Real demostrar que existe un vínculo con la ciudad”, dijo. “Quizás lo más importante es si se solidarizan con las necesidades de su gente, de su ciudad”.

Bélgica podría abrir el parque del castillo de Laeken porque “no hay suficientes espacios verdes”

Parlamentarios de los partidos mayoritarios de la capital belga quieren abrir al público 186 hectáreas de los jardines reales, lo que equivale a 250 campos de fútbol. Afirman que hay urgencia por la pandemia.

Los partidos mayoritarios del Parlamento de Bruselas, capital de Bélgica, presentaron una propuesta para abrir parcialmente al público el Parque Real de Laeken, que forma parte de la residencia de los reyes belgas.

La población de Bruselas ha estado pidiendo espacios verdes más accesibles”, dijo la cadena VTR. “Mientras que la población de Bruselas anhela más vegetación, el parque de Laeken con sus 186 hectáreas no es accesible”.

Según la parlamentaria Hilde Sabbe, “hay una gran falta de espacio al aire libre para los residentes de Bruselas. Tienen muy pocos espacios verdes públicos para relajarse».

«Mientras que en Laeken hay un gran pulmón verde detrás de los muros del palacio, que podemos abrir al público», explica Sabbe a The Brussels Times.

“En general, Bruselas está bien equipada con espacios verdes, pero estos están distribuidos de manera desigual y parcialmente protegidos”, explica la prensa belga.

“La apertura parcial del parque Laeken aliviaría inmediatamente la necesidad de una naturaleza más accesible en el vecindario, dada su ubicación central”, argumentaron los políticos.

Otro parlamentario explicó la propuesta: «Ciertamente, en el distrito más pobre de Laeken y en la Zona del Canal, más naturaleza mejoraría mucho la calidad de vida de la gente de Bruselas. Queremos hacer posible ese espacio de encuentro y respiro, respetando la biodiversidad presente».

El Parque Laeken, que circunda el castillo real de Laeken, propiedad del Estado en un 49% y del Royal Trust en 51%, y se supone que es una “institución pública independiente”, lo que significa que no pertenece a la familia real, por lo que el los costos de mantenimiento, de 1 millón de euros anuales, son cubiertos por los contribuyentes.

El Brusells Times explica que el dominio real está actualmente cerrado al público, salvo tres semanas al año en primavera, cuando es accesible durante la apertura anual de sus invernaderos y parte de los jardines. Esta propuesta de apertura se llevó a votación varias veces en años anteriores, pero nunca obtuvo el apoyo de una mayoría.

Grecia planea convertir el antiguo palacio de Tatoi en museo con hotel 5 estrellas y spa

El derruido palacio real de Tatoi, a las afueras de Atenas, abandonado durante décadas, fue alguna vez el hogar favorito de los sucesivos reyes de Grecia desde 1870 hasta la caída de la monarquía un siglo más tarde. Ahora, el gobierno griego tiene en mente la apertura de la enorme finca y convertirla en un polo turístico con cafés elegantes, restaurantes lujosos y un hotel de cinco estrellas con spa.

“Más de 50 años después de que la errante propiedad real del rey Constantino en Tatoi, al norte de Atenas, fuera expropiada después de su destitución, el gobierno se está preparando para reabrir los terrenos, agregando cafés elegantes, restaurantes lujosos y un hotel de cinco estrellas con spa”, reveló el diario británico The Times.

El palacio fue construido como residencia de verano de Jorge I, el primer rey de la monarquía moderna, para habitarlo con su esposa, Olga de Rusia, y sus hijos. De a poco terminó convertido en la sede principal de la tambaleante monarquía, marcada por crisis, revoluciones, exilios y endebles reinstalaciones en el trono hasta su caída en 1967.

Desde enotnces, el palacio ha estado en el más absoluto abandono hasta años recientes. “Las habitaciones que una vez albergaron a la flor y nata de la realeza europea fueron selladas, sus puertas cerradas y tapiadas. Se informa que las joyas de valor incalculable, incluida la corona real y el cetro, están escondidas en una bóveda, sin que nadie las vea, excepto unos pocos funcionarios estatales griegos”, describe el Times.

La propuesta para la antigua finca real de Tatoi incluye el lanzamiento de una línea de productos agrícolas orgánicos, revitalizando los colmenares, gallineros y tambos lecheros con fines de lucro. La ministra de Cultura dijo que el gobierno quería que Tatoi fuera una atracción durante todo el año con una infraestructura ecológica.

Se espera que impulse el turismo

Para ello, el gobierno griego busca ayuda de inversores privados. “Es un proyecto enormemente ambicioso”, dijo la funcionaria. “El mayor desafío no será completar el proyecto, sino que [será] sostener los enormes costos de funcionamiento en los que incurrirá una vez que esté operativo”.

“El proyecto de 130 millones de euros es parte de una serie de planes de desarrollo cultural que el gobierno conservador de Kyriakos Mitsotakis espera que impulse el turismo”, informó The times.

En la casa principal de la finca, una mansión de piedra con características góticas, rodeada de 12.00 acres de exuberantes cipreses, fue el hogar de los reyes Jorge I, Constantino I, Alejandro I, Jorge II, Pablo y Constantino II. En los vastos terrenos de los alrededores se encuentran las tumbas de todos los monarcas y varios miembros de la familia, incluidos los abuelos de Felipe VI de España, el rey Pablo y la reina Federica de Grecia.

Tras mil días de restauración, la capilla de Luis XIV en Versalles recuperó el brillo perdido

Después de un meticuloso trabajo de renovación, ahora el techo y las magníficas esculturas doradas de la Capilla Real resplandecen con los rayos del sol.

Última gran obra de construcción del rey Luis XIV de Francia, la Capilla Real del Palacio de Versalles ha recuperado todo su esplendor después de tres años de un completo trabajo de restauración. El templo principal de la residencia de los reyes borbónicos fue inaugurado por el Rey Sol en 1710 pero su brillo y esplendor fueron desapareciendo con el paso de las décadas.

“El techo de la Capilla Real ha sido restaurado y ahora completamente descubierto. Habrá que esperar a la primavera para descubrir la parte inferior donde los canteros y escultores siguen trabajando durante unos meses”, dijeron el 13 de enero los administradores del palacio, a las afueras de París.

Después de tres años de renovación, ahora el techo y sus magníficas esculturas y adornos dorados brillan con los rayos del sol. Fue un trabajo enorme, ya que la Chapelle Royale de Versalles mostraba signos de debilidad, filtraciones de agua y estatuas y piedras erosionadas. El palacio definió los trabajos de restauración como los más grande de su historia desde las obras del Salón de los Espejos.

Construida entre 1699 y 1710, la obra maestra de Jules Hardouin-Mansart, de 40 metros de altura, desde 2017 estuvo rodeada de andamios y encerrada bajo enormes lonas detrás de las cuales techadores, carpinteros, canteros, escultores, maestros vidrieros, vidrieros e incluso cerrajeros trabajaron arduamente, incluso a pesar de las restricciones que impuso la pandemia de Covid.

Para los maestros doradores Karine Fernández y Florent Bruneau, de Ateliers Gohard, encargados de revivir las estatuas y adornos de plomo en el techo de la Capilla Real fue necesario crear una “burbuja adicional” al abrigo del viento, la humedad y el polvo, para permitirles depositar un a una de las 300.000 hojas de oro necesarias para restaurar el brillo original de la estructura.

Se trató de la “segunda gran restauración de la capilla real” desde su construcción, y la última databa de 1875-1878, afirma Frédéric Didier, arquitecto en jefe de Monumentos Históricos, maestro de obra de la restauración. Durante su primera gran restauración, en el siglo XIX, Francia estaba en guerra y no tenía los medios financieros para recuperar el dorado de los techados. «Hubiera sido indecente. Hoy lo hacemos, porque Versalles lo merece», explica Didier.

La construcción de la capilla fue una de las mayores obras dentro de un inmenso proyecto de construcción, el más ambicioso de su siglo, que salió de la mente de Luis XIV. Los trabajos culminaron solo cinco años antes de la muerte de Luis XIV y hoy es la construcción más alta del castillo, con una altura que alcanza los 44 metros.

En su interior, tiene dos plantas según la tradición de las capillas palatinas, es decir, las capillas de los palacios. Los sucesivos reyes Luis XIV, Luis XV y Luis XVI y sus familiasoyeron diariamente la misa desde la tribuna, en el piso superior hasta que la Revolución de finales del siglo XVIII acabó con la dinastía.

Marselisborg: historia del castillo donde Margarita II de Dinamarca celebra Navidad

Ubicado a 300 kms. de Copenhague, su nombre significa «Castillo de Marselis», en honor al mercader germano-holandés Gabriel Marselis, propietario en el siglo XVI.

La Familia Real de Dinamarca modificó casi a último momento sus festejos navideños para este año debido a la pandemia. Si bien la reina Margarita II sigue adelante con su plan de pasar la fiesta con su hijo menor Joaquín, su nuera Marie y los cuatro hijos, cambió la ubicación del festejo, mudándose el Castillo de Shackenborg, en Møgeltønder, al Castillo de Marselisborg, en Aarhus, a 300 kilómetros de Copenhague.

El Castillo de Marselisborg, que sirve como residencia de verano de los monarcas daneses, es donde la reina Margarita II pasa tradicionalmente la Navidad desde hace muchas décadas. El edificio se terminó de construir en 1902 como regalo de bodas del pueblo príncipe heredero Christian (el futuro rey Christian X de 1912 1 1947) y la duquesa Alejandrina de Mecklemburg. Eran los abuelos de Margarita II.

Pero el castillo tiene un larga historia. En 1661, un endeudado rey Federico III tuvo que entregar a uno de sus acreedores, el gran comerciante holandés Gabriel Marselis, una cantidad de propiedades de la corona en Jutlandia, incluida la finca Havreballegård. Dos de sus hijos, Constantin y Vilhelm, llegaron a Dinamarca y se establecieron en el área de Aarhus.

Constantin Marselis, consiguió que Havreballegård fuera elevada a la baronía de Marselisborg, pero años más tarde murió sin hijos y la poseción pasó a manos de Christian V. El rey cedió la propiedad a su hijo, Ulrik Christian Gyldenløve y en los siglos siguientes, hubo varios propietarios. El último, Hans Peter Ingerslev, en 1896 ofreció a los representantes del Ayuntamiento de Aarhus el derecho de preferencia sobre la mansión de Marselisborg y todas sus tierras.

Dos días después de la firma del acuerdo, Ingerslev murió inesperadamente y el gobierno de Aarhus de repente se quedó con esas grandes áreas de tierra a su disposición, y la ciudad hambrienta de espacio tuvo la oportunidad de crecer aún más. El castillo original sin embargo conservó su nombre Marselisborg.

Regalo de bodas para el príncipe Christian y la princesa Alexandrine, sería destinado a unir a la familia real con la región de Jutlandia. El castillo se completó el 7 de junio de 1902, tras un trabajo de tres años dirigido por el arquitecto e Inspector Real de Edificios Estatales Hack Kampmann, y el príncipe Christian y su familia lo comenzaron a usar con cada vez más frecuencia. Cuando el príncipe se convirtió en el rey en 1912, Marselisborg se convirtió en la segunda residencia real principal después de Copenhague.

Después de la muerte de la reina viuda Alejandrina en 1952, hubo un largo tiempo de silencio en Marselisborg. El rey Federico IX nunca vivió en el castillo, aunque estaba estrechamente asociado con esta residencia porque había ido allí casi todos los veranos durante su infancia, explicó el historiador danés Jon Bloch Skipper.

No fue hasta 1967, después de una profunda restauración, que la entonces princesa Margarita (la actual monarca) y su esposo, Enrique de Laborde de Monpezat, se instalaron en Marselisborg después de su boda. El castillo desde entonces se ha convertido en una parte importante de Aarhus, y la ciudad sigue revolucionándose cada vez que la familia real comienza sus vacaciones veraniegas allí.

El parque del castillo de Marselisborg, en danés Marselisborg Slotspark, tiene una extensión de 13.000 m² abastecido por una excelente colección de esculturas, así como un jardín de rosas con una pérgola y un hermoso jardín de hierbas. El paisajista L. Chr. Diederichsen trazó en los años 60 un parque de 13 hectáreas con grandes prados rodeados de árboles, pequeños estanques y colinas bajas cubiertas de plantas.

Por qué el palacio de Guillermo y Kate estaría vinculado con la esclavitud

El comerciante de esclavos Edward Colston asoció a su empresa de tráfico de personas al rey Guillermo III, constructor de la residencia real en el siglo XVII.

Los vínculos de residencias reales históricas de Gran Bretaña con el comercio de esclavos comenzaron a ser investigados recientemente en una revisión dirigida por la historiadora Lucy Worsley, curadora en jefe de la organización benéfica Historic Royal Palaces. Entre los sitios que se pondrán bajo la lupa se encuentra el Palacio de Kensington, la residencia londinense del duque y la duquesa de Cambridge, que anteriormente fue hogar de Meghan Markle, Diana de Gales, la princesa Margarita y otros miembros de la familia de la reina Isabel II.

PALACIO DE KENSINGTON

Worsley, dijo al diario The Times que “todo lo que tenga que ver con la Dinastía Estuardo tendrá un elemento de dinero derivado de la esclavitud en su interior” y recordó que su último monarca, la reina Ana (1686-1717), quien utilizó Kensington como residencia oficial, “es un personaje realmente interesante porque hay una visión de ella que es que unió a la nación y lo hizo exitoso”. “Hay otra opinión, y es que ella la convirtió en la nación de trata de esclavos más exitosa del mundo y que solo se trataba de una unión si eras un tipo blanco acomodado”, acotó Worsley.

GUILLERMO III Y MARÍA II.

Los reyes de la dinastía Estuardo, que llegaron a reinar en Inglaterra tras la muerte de la reina Isabel I en 1603, desempeñaron un papel clave en el comercio de esclavos cuando uno de sus monarcas, Carlos II otorgó un estatuto a la “Royal African Company” (RAC), de la cual su hermano el rey Jacobo II era miembro. La compañía mantendría el monopolio del comercio hasta 1698 y no dejó de comerciar con esclavos sino hasta el año 1731.

El Palacio de Kensington -al igual que el Palacio de Hampton Court- se encuentra entre las propiedades con conexiones con el rey Guillermo III, quien era yerno de Jacobo II y se convirtió copropietario de la empresa, ganando enormes sumas de dinero por enviar esclavos africanos a América. El rey recibió acciones de la empresa del comerciante de esclavos Edward Colston (1636-1721), cuya estatua fue derribada y empujada al puerto de Bristol en junio de este año.

¿Comprado con dinero de la esclavitud?

Edward Colston nació en Bristol, en el seno de una rica familia de comerciantes. Después de ir a la escuela en Londres, se estableció como un exitoso comerciante de textiles y lana. En 1680 se unió a la Royal African Company, que controlaba la trata de esclavos en África occidental, y fue durante su trabajo allí que hizo la mayor parte de su fortuna. Se cree que vendió casi 100.000 esclavos de África Occidental en el Caribe y en las Américas entre 1672 y 1689.

La empresa de Colston mantuvo el monopolio del comercio durante casi 30 años, hasta 1698, cuando un cambio en la ley abrió el comercio africano a todos los comerciantes ingleses. Los esclavos eran mantenidos en condiciones desoladoras en los barcos y sufrieron deshidratación, disentería y escorbuto. Más de 20.000 murieron durante los viajes trasatlánticos y sus cuerpos fueron arrojados por la borda.

ESTATUA DE GUILLERMO III EN KENSINGTON

Tras el intercambio con Colston, deseoso de alejarse de su incómodo y húmedo palacio en el Whitehall de Londres, el rey pagó alrededor de £ 20.000 en el verano de 1689 por una hermosa casa, ubicada en campos y prados, que era propiedad del conde de Nottingham, y luego gastó otras £ 92.000 para que el arquitecto Sir Christopher Wren la ampliara hasta convertirla en un palacio. Según Lucy Worsley, un tercio de las antiguas propiedades reales, incluido Kensington, estarían vinculadas al dinero generado por el comercio entre el siglo XVII y la Ley de Comercio de Esclavos de 1807.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Palacios reales británicos lanzan investigación sobre vínculos de la realeza con la esclavitud

Se produce después de que la National Trust publicara un informe que destaca los vínculos con la esclavitud y el colonialismo en 93 de las propiedades que administra.

El organismo a cargo del mantenimiento de edificios históricos como la Torre de Londres, Hampton Court o el Palacio de Kensington inició una investigación sobre los vínculos de seis palacios reales británicos con la esclavitud, anunció el miércoles una responsable al diario Times.

«Ya es hora», dijo la historiadora Lucy Worsley, conservadora jefe de Historic Royal Palaces y famosa por haber presentado programas de divulgación histórica en televisión. «Vamos con retraso. No hemos hecho lo suficiente», lamentó en una entrevista con The Times.

A raíz del movimiento Black Lives Matter se han multiplicado en el Reino Unido las protestas y las investigaciones sobre los vínculos de instituciones actuales como universidades y bancos con el pasado colonial. Una investigación realizada en septiembre por el National Trust, organismo encargado de la conservación de los principales monumentos históricos británicos, señaló que un tercio de ellos tenían vínculos con la esclavitud.

PALACIO DE HAMPTON COURT

Worsley aseguró que es vital dar una imagen precisa del pasado de los palacios reales, por incómoda que resulte, centrándose por ejemplo en la dinastía de los Estuardo, que reinó de 1603 a 1714. «Todo lo que está relacionado con la dinastía Estuardo contendrá un elemento de dinero derivado de la esclavitud», advirtió la experta, citada por The Telegraph.

Estos reyes desempeñaron un papel importante en el comercio británico de esclavos: el rey Carlos II autorizó la creación de lo que después sería la Real Compañía Africana, que mantuvo un monopolio total sobre la trata hasta 1698. La compañía, que no dejó de comerciar con personas hasta 1731, fue fundada por su hermano Jaime II, quien posteriormente ascendió también al trono.

PALACIO DE KENSINGTON

El informe detalla cómo las propiedades, incluida Chartwell, la casa de Winston Churchill, estaban conectadas con los propietarios de las plantaciones, las personas que obtuvieron su riqueza del comercio de esclavos y las personas involucradas en la expansión y administración colonial. Kensington y Hampton Court también se encuentran entre las propiedades con conexiones con el rey Guillermo III, que era copropietario de la empresa.

Worsley dijo a The Times que había un lado «desafiante» de la historia británica que el país «sabe dejar de lado en favor del apoyo a la industria turística». «Siempre es bueno empujar a la gente hacia una dirección incómoda y oscura, porque entonces se pueden ver las causas históricas de cosas como la injusticia social».

La historiadora afirma que la Historic Royal Palaces hubiera actuado antes al comenzar su propia investigación, y agregó que National Trust estaba «por delante del juego». «Hemos estado pensando mucho y planificando todo tipo de cambios. Ha llegado el momento. Estamos atrasados. No lo hemos hecho lo suficientemente bien», afirmó.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Quién fue el único monarca que nació y murió en el Palacio de Buckingham

Es la sede y el hogar de los monarcas británicos hace 180 años, pero solo un rey nació y falleció en el famoso edificio real de Londres.

Primero conocido como Buckingham House, el palacio fue construido en 1703 para el riquísimo duque de Buckingham. Actualmente, el Palacio es el centro de los eventos estatales y y es la residencia principal de la reina.

El palacio fue adquirido por el rey Jorge III en 1761 para la reina Carlota, y durante su tiempo allí, el palacio fue conocido como la Casa de la Reina. Sin embargo, no fue antes de 1837 que el Palacio de Buckingham se convirtió en la residencia londinense del monarca británico, cuando la joven reina Victoria lo eligió como tal en un intento por olvidar sus amargos días de infancia en el palacio de Kensington.

El Palacio de Buckingham tiene 775 habitaciones y el jardín privado más grande de Londres. Las salas de Estado están abiertas al público todos los años durante la mayor parte de agosto y septiembre y algunos días de invierno y primavera, pero a pesar de su historia y conexión con la realeza británica, solo un monarca nació y falleció en el palacio: Eduardo VII, el bisabuelo de la reina.

Eduardo VII nació a las 10.48 de la mañana del 9 de noviembre de 1841 en el Palacio de Buckingham y fue bautizado en la Capilla de San Jorge, del Castillo de Windsor, el 25 de enero de 1842, recibiendo el nombre de Albert Edward. Al momento de su nacimiento fue automáticamente Duque de Cornualles y Duque de Rothesay, y más tarde fue confirmado como Príncipe de Gales y Conde de Chester, entre otros títulos.

Eduardo VII fue el segundo hijo (primer varón) de la reina Victoria y el príncipe consorte Alberto de Sajonia-Coburgo y Gotha, pero tendría que esperar casi 60 años para ocupar el trono. El momento más esperado de su vida, es decir, convertirse en el rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y emperador de la India llegó el 22 de enero de 1901, cuando la reina Victoria murió en la Isla de Wright.

Popularmente llamado «Pacificador», Eduardo VII era al momento de su coronación el monarca más longevo que llegaba al trono pero afrontó con mucha energía sus funciones oficiales. Fomentó las buenas relaciones entre Gran Bretaña y otras naciones europeas y su reinado sería conocido como la Era Eduardiana. El 6 de mayo de 1910, el rey sufrió varios ataques cardíacos en el Palacio de Buckingham, pero se negó a acostarse.

Según los informes, el monarca dijo: «No, no me rendiré; seguiré; trabajaré hasta el final«. Agonizaba cuando su hijo le dijo que su caballo, «Air Witch», había ganado las carreras de Kempton Park esa tarde, a lo que el monarca «Sí, lo he oído. Estoy muy contento». Después recibió la visita de la que había sido su última y más querida amante, Alice Keppel, quienes pudieron despedirse a solas gracias a la reina Alejandra.

Fallecido el rey, la reina Alejandra se negó a permitir que el cuerpo fuera movido durante ocho días después. Eduardo VII también fue el último rey que fue velado en el palacio de Buckingham. En la mañana del 17 de mayo, el ataúd fue colocado en un carruaje de armas y tirado por caballos negros al Westminster Hall del Parlamento, con el nuevo rey, su familia y el perro favorito de Eduardo VII, «Caesar», caminando detrás.

De los sucesores de Eduardo VII, su hijo Jorge V nació en Marlborough House, Londres, y murió en Sandringham, Norfolk. Su nieto Jorge VI nació en York Cottage, una casa ubicada dentro de la vasta propiedad real de Sandringham, donde también murió en 1972. El rey Eduardo VII, quien abdicó en 1936, fallecería en Francia. De las reinas consortes, Alejandra nació en Dinamarca y murió en Sandringham en 1925, mientras María -esposa de Jorge V- nació en el palacio de Kensington y murió en Marlborough House.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Un año con el káiser: así eran la vida y la corte de Guillermo II de Alemania

A lo largo de su vida, Guillermo II recibió el apodo de Reisen-Kaiser (el emperador viajero) debido a su afición por los viajes. De hecho, fue uno de los primeros soberanos en visitar Oriente Próximo. Pero también por su peripatético estilo de vida que le hacia trasladarse de un palacio a otro.

(*) El autor es historiador. Estudió historia del Arte en la Universidad Autónoma de Barcelona y ahora ha terminado un máster en gestión de museos y patrimonio en la Universidad Complutense de Madrid. Realizó sus prácticas en el Palacio Real de Madrid. Actualmente es autor del Blog Noches Blancas y de Patrimonio de la Corona, dedicados a la historia y el arte en época moderna y contemporánea. Puede seguirlo en Instagram.

Cómo era el día a día del último káiser

Inicialmente, Guillermo II intentó emular la estricta rutina que seguía su amado abuelo Guillermo I. Se levantaba a las 8 de la mañana y tomaba el café mientras trabajaba. Los lunes, miércoles y sábados a las 11, el jefe del Gabinete Civil venía a entregar sus informes (Vorträge), la reunión duraba entre hora y hora y media. Los martes, jueves y sábados, era el turno del jefe de Gabinete Militar, la reunión se alargaba dos horas.

A la una en punto almuerzo, al que Guillermo I dedicaba poca atención. La tarde se dedicaba a más trabajo, audiencias y un pequeño paseo en calesa. Antes de las 8 cena, luego teatro hasta las 9 y a continuación conversación con miembros del séquito y académicos sobre temas no controvertidos. A las 11 todo el mundo se retiraba a la cama. Pocos eventos alteraron este horario durante los 27 años de reinado de Guillermo I.

El Salón del Káiser en el Hofzug (Tren Imperial). FOTO: NOCHES BLANCAS

Guillermo II mantuvo el esquema de los Vorträge inalterado en un principio. Los ministros escribieron más tarde que el Káiser les recibía amablemente pero con su habitual ansiedad y que no dejaba de mover y tocar objetos de su escritorio durante las reuniones. Sus preguntas eran inteligentes, pero usualmente dispares y sobre cuestiones secundarias que alargaban la reunión más de lo habitual. El káiser salía psíquicamente agotado de estas reuniones, y como resultado se fueron reduciendo en cantidad y duración.

Asimismo el estilo de vida frenético de Guillermo II dificultaba la planificación de las reuniones que usualmente se veían reprogramadas de un día para otro y que frecuentemente tenían que realizarse mientras Guillermo viajaba en coche, tren o barco.

Hacia 1910, la jornada del Káiser era muy distinta a la del metódico Guillermo I. Se levantaba entre las 9 y las 10 de la mañana y tomaba un copioso desayuno de tres platos, luego venía un largo paseo a caballo con sus aide-de-camp o una caminata con el Canciller o el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores. El Vorträge era a las 12, no demasiado largo, porque a la una se almorzaba.

El Stadtschloss de Berlin. La primeras construcciones aparecieron a inicios del siglo XIII, pero el aspecto definitivo se lo dio Friedrich I a inicios del siglo XVIII. Sede de los Hohenzollern durante siglos, el edificio sufrió intensos bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial y fue dinamitado en 1950 por el gobierno comunista. FOTO: NOCHES BLANCAS

Guillermo II tampoco demostraba mucho interés por la comida, pero a diferencia de su abuelo hablaba profusamente. Luego otro paseo, generalmente con su esposa y una siesta de una o dos horas. Por la tarde el Káiser concedía audiencias, iba a los museos o a los ateliers de artistas famosos, hacia visitas de cortesía, etc. Si había tiempo continuaba el trabajo de la mañana. Hacia las 8 se cenaba y luego había teatro o tertulia con invitados que casi siempre se alargaba hasta la 1 de la madrugada.

Este intenso horario se seguía, no obstante, apenas tres o cuatro meses al año, cuando el káiser residía en Berlín o en Potsdam. El resto del tiempo lo pasaba viajando. Hacia 1888, Guillermo II pasaba el 65% del año entre Berlín o Potsdam. En 1894, estableció la organización del año que duraría hasta la guerra y en la que la estancia en Berlín o Potsdam se redujo al 40%.

La vida cortesana en el invierno

Vortragszimmer (sala de reuniones) de los aposentos del Káiser. FOTO: NOCHES BLANCAS

El Día de Año Nuevo, la Familia Imperial se trasladaba a Berlín para el inicio de la temporada. Bailes, ópera, exposiciones y algún que otro desfile ocupaban la mayor parte de la vida social de enero, en el que Guillermo II raramente dejaba la capital. En febrero, no obstante, había una breve excursión: una semana de retiro en el pabellón de caza de Hubertusstock. Marzo empezaba con una visita de dos o tres días a Wilhelmshaven donde el káiser tomaba juramento a los cadetes de la Kaiserliche Marine.

Primavera griega

La última mitad de marzo y casi todo el abril se dedicaban a viajes por el Mediterráneo o Italia y, a partir de 1907, a una prolongada estancia en la isla griega de Corfú.

En 1907, el káiser había adquirido en Corfú el Achilleion, el encantador palacio que la emperatriz Sisi había mandado construir de 1888 a 1891 y que no se había utilizado desde su asesinato en 1898. La adquisición del palacio costó la considerable suma de 600.000 marcos y el mantenimiento anual ascendía a 50.000 marcos. Asimismo debían sumarse lo gastos de viaje de casi cien criados, miembros del séquito e invitados además de cinco automóviles.

En 1907, el Káiser había adquirido en Corfú el Achilleion, el encantador palacio que la emperatriz Sisi había mandado construir de 1888 a 1891 y que no se había utilizado desde su asesinato en 1898. FOTO: NOCHES BLANCAS

La compra del palacio fue considerada un despilfarro por Wilhelm von Wedel, ministro de la Casa Real, que dimitió poco después. Pero Guillermo II reposaba en Corfú, disfrutaba de la belleza natural de la isla, de un ambiente distendido y de las excavaciones arqueológicas, que le apasionaban. Los historiadores han calificado Corfú como «el Sanssouci de Guillermo II».

A finales de abril, Guillermo II solía visitar las provincias de Alsacia y Lorena, anexadas al Imperio tras la Guerra Franco-prusiana. El emperador seguía con mucho interés la reconstrucción del castillo de Hohkönigsburg, versión idealizada del pasado alemán de la región, que no se incorporó a Francia hasta el reinado de Louis XIV.

En Estrasburgo, el káiser no se alojaba en la tradicional residencia de los soberanos franceses, el Palais Rohan, sino en un nuevo palacio imperial construido a partir de 1883.

Mayo empezaba con una estancia del káiser en la ciudad balneario de Wiesbaden, donde disfrutaba del teatro y del casino. Durante la primera mitad del mes se sucedían visitas a Hallenburg, la residencia de su amigo el conde Emil von Schlitz, reputado escultor; y finalmente al extremo este del Imperio, en la Prusia Oriental, al pabellón de caza de Prökelwitz, propiedad del príncipe de Dohna.

El desfile de primavera en los jardines del Stadtschloss de Potsdam. FOTO: NOCHES BLANCAS

Guillermo II volvía Berlín a mediados de mayo, justo a tiempo para asistir al desfile militar de primavera (Frühjahrsparade) en el Stadtschloss de Potsdam y establecer su residencia oficial en el cercano Neues Palais de Sanssouci.

El opulento Neues Palais en el límite del parque de Sanssouci había sido construido a finales del reinado de Friedrich II el Grande como muestra del poderío prusiano, pero apenas había tenido un uso regular hasta que, en 1864, los padres del Guillermo II, Fiedrich y Vicky, en instalaron en él para pasar la primavera. Uso retomado por su hijo.

Relax de verano en el mar

A principios de junio el káiser volvía a partir, pero esta vez hacia el norte, para asistir a la Kiel Woche, la célebre semana de regatas celebrada en Kiel. Allí se reunían a principios de junio, desde que en 1882 se inaugurara el certamen, aristócratas y ricos industriales, muchos de ellos británicos y americanos, para ver y ser vistos. Durante su estancia en la ciudad, el soberano residía en el recogido castillo en el corazón del casco histórico, lugar de nacimiento del zar Pedro III de Rusia.

La Kiel Woche, que había sido promovida por el amigo de Guillermo II, el empresario naviero de origen judío Albert Ballin, se inspiraba en la Cowes Week y encajaba perfectamente con la personalidad del emperador, pues satisfacía a la vez su pasión por el mar y su admiración-envidia hacia el mundo anglo-sajón.

El Hohenzollern, botado en 1892. Era el mayor yate del mundo después del del zar ruso. FOTO: NOCHES BLANCAS

El propio Káiser competía a bordo de su yate de vela, el Meteor, aunque rara vez ganaba y las malas lenguas decían se mareaba. En 1914, Guillermo II había gastado más de 6 millones de marcos de su fortuna personal en las regatas, pero no había conseguido que la aristocracia prusiana (más terrateniente que navegante) dejara de considerar la Kiel Woche como un evento eminentemente burgués.

Una vez pasada la semana de regatas, toda la familia imperial se instalaba en el coqueto castillo de Bad Homburg, una pequeña ciudad balnearia. Allí era frecuente que el káiser recibiera visitas de la realeza extranjera, en especial de su tío el príncipe de Gales, luego Eduardo VII. Ambos tenían una relación bastante difícil. El mes de julio estaba dedicado casi exclusivamente a la Nordlandreise, el crucero por los fiordos noruegos a bordo del yate imperial Hohenzollern, tradición empezada en 1889 y que también seguía al zar Nicolás II a bordo de su yate Standart.

El crucero estaba destinado a relajar los nervios del káiser y alejarlo de la política y de la etiqueta de la corte, su familia casi nunca lo acompañaba, solía pasar el mes de julio en el pequeño palacete de Cadinen, cerca de la costa báltica. Sin embargo, Guillermo II acostumbraba a terminar el crucero más nervioso que al principio y el séquito acababa necesitando unas vacaciones para recuperarse de las vacaciones.

Después del crucero, el káiser no volvía a Potsdam. Hasta 1895 dedicaba buena parte del mes de agosto a visitar a sus parientes ingleses y sobre todo a asistir a la Cowes Week (equivalente y antecesora de la Kiel Woche) donde la rivalidad entre el káiser y el príncipe de Gales estaba a la orden del día.

Después de 1895, Guillermo II pasaba junto con su creciente familia casi todo el mes de agosto en el castillo de Wilhelmshöhe, encantadora residencia rodeada de un amplio parque a las afueras de Kassel. Del amplio parque de la residencia, solo una pequeña parte era cerrada al público durante las estancias de la Familia Imperial.

Pompa militar en otoño

El káiser con su primo, Jorge V de Inglaterra.

La Familia Imperial dejaba Wilhelmshöhe justo a tiempo para asistir al gran desfile militar de Tempelhof en Berlín a inicios de setiembre. Después seguían otras muchas maniobras militares y desfiles que duraban hasta mediados de mes. Cuando terminaban, el Káiser se dirigía a sus pabellones de caza de Rominten o Cadinen en la Prusia Oriental, lugares en los que descansaba especialmente. Los ministros tenían que hacer, pues, un largo viaje para preparar los presupuestos y el programa de construcción de la Kaiserliche Marine, que por lo general siempre se decidían en Rominten. A mediados de octubre Wilhelm II volvía a estar en Potsdam.

En noviembre volvía a partir, primero al castillo de Liebenberg, propiedad de su mejor amigo el príncipe de Eulenburg y, después de su caída en desgracia en 1906 a Donaueschingen, mansión de príncipe de Fürstenberg. Luego llegaba la época de las cacerías de la corte, inmensos eventos con más de treinta invitados celebradas en los cotos de caza de la corona (Letzlingen, Göhrde, Springe y Königswusterhausen). Y finalmente las visitas (también con temática cinegética) a los riquísimos nobles de Silesia en sus inmensas propiedades, como al conde von Donnersmarck en Neudeck, al príncipe de Hohenlohe y duque de Ujest en Slawentzitz o al príncipe de Pless en Pless.

La segunda semana de diciembre el Káiser volvía a estar en el Neues Palais de Potsdam donde cada año se celebraba la Navidad con la familia. Seis días después se partía hacia Berlín y el ciclo volvía a empezar.

La de Guillermo II fue una corte itinerante

Los emperadores con su única hija, Victoria Luisa.

A lo largo de su vida, el emperador Guillermo II habitó algunos otros palacios que también merece la pena destacar, aunque estos no formaran parte del devenir regular de la corte.

En el extremo este de Alemania, se encontraba probablemente el más simbólico de todos, el castillo de Königsberg (actualmente Rusia), tradicional lugar de coronación de los soberanos prusianos. El castillo era una mezcolanza de estilos dispares situada encima de una colina y aunque Guillermo II lo visitó en alguna ocasión, nunca fue coronado allí, siendo el segundo rey de Prusia (después de su padre) en no hacerlo.

No lejos de Königsberg, cerca de Danzig se erigía el castillo de Marienburg (actual Polonia), sede de la antigua Orden de los Teutones y que Guillermo II mandó restaurar como emblema de la pétrea frontera este del Imperio, del mismo modo que Hohkönigsburg lo era de la frontera oeste. La pareja imperial lo visitó en 1902 y para ellos se re-amueblaron suntuosamente los antiguos aposentos del Gran Maestre.

También al Este, cabría destacar el Palacio Imperial o Residenzschloss de Posen (actual Polonia). Un inmenso palacio en medio de Posen construido entre 1901 y 1908 en un estilo también claramente teutón. A pesar de su aspecto, el edificio tenía lo último en confort moderno y podía alojar cómodamente a la Familia Imperial durante sus visitas a las ciudad.

Al sureste, cerca de Bohemia se encontraba las ciudad de Breslau (actual Polonia), una de las cuatro “capitales” de Prusia junto con Berlín, Postdam y la ya citada Königsberg. Allí también se erigía una residencia real (por depender del rey de Prusia y no del emperador de Alemania) empezada a edificar por Federico II el Grande. Al oeste del Imperio se encontraban otros dos castillos emblemáticos: el castillo de Stolzenfels (1826-1842, cerca de Coblenza) y el Burg Hohenzollern (1850-1867, cerca del Lago de Constanza). Ambos se edificaron como monumentos románticos a la dinastía y, por lo tanto, raramente fueron usados como residencia.

En Coblenza se situaba otro Residenzschloss, un enorme edificio neoclásico edificado para el príncipe-elector de Tréveris a finales del siglo XVIII. Recibió las visitas del soberano y su familia en más de una ocasión. Cerca de Bonn, en Brühl, se erigía el coqueto y delicioso palacio rococó de Augustusburg, en origen construido por el príncipe-elector de Colonia. En él se alojaron el emperador y la emperatriz en 1897 y en 1908 fue electrificado y dotado de nuevas instalaciones sanitarias.

Igualmente coqueto y rococó era Benrath, cerca de Düsseldorf, cedido en 1911 al ayuntamiento. En el centro de Hannover, había el Leineschloss, antiguo palacio de los reyes de Hannover hasta su incorporación a Prusia en 1866. El suntuoso palacio de la derrocada dinastía precedente recibió publicitadas y espectaculares visitas imperiales en 1889, 1898, 1907 y 1913.

Para terminar, no deberíamos olvidar que como emperador, Guillermo II disponía de aposentos reservados en las residencias de otros reyes y príncipes del Imperio, ya fuera en el palacio real de Dresde, la Residenz de Múnich o el castillo granducal de Schwerin.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

El palacio de Buckingham: de casa privada de la reina a sede burocrática de la monarquía británica

Ubicado en Londres, es la sede administrativa del monarca británico desde 1837 cuando la joven reina Victoria, por entonces de 19 años, accedió al trono tras la muerte de su tío, el rey Guillermo IV.

Mientras el mundo lidia con la pandemia del coronavirus, la ausencia de la reina del Palacio de Buckingham (y su estadía prolongada en el Castillo de Windsor) es muy significativa dado que es probable que sea el período más largo que estará ausente en su reinado de 68 años. La residencia ubicada en Londres es la sede administrativa del monarca del Reino Unido, y lo ha sido desde 1837 cuando la joven reina Victoria, por entonces de 19 años, accedió al trono tras la muerte de su tío, el rey Guillermo IV. Las únicas veces que Isabel II y sus antecesores abandonaron Buckingham en los últimos 180 años fueron por breves períodos, en momentos de crisis o de guerra, o en sus tradicionales vacaciones, cuando pasan tiempo y realizan deberes ceremoniales desde el Castillo de Windsor.

El gran edificio ornamentado y los amplios jardines de Buckingham han servido como un sitio importante para los asuntos ceremoniales y políticos del Reino Unido. Es la sede burocrática de la corte, donde cientos de funcionarios trabajan para que funcione el mecanismo de la realeza. Antes de su ocupación como sede administrativa de la monarquía, era el Palacio de St. James, ubicado unos cuantos metros de distancia, el que cumpió ese propósito desde el año 1698 hasta el reinado de Jorge IV. El sitio en el que se encuentra Buckingham fue propiedad de la monarquía británica durante más de 400 años, y está emplazado en un terreno que en el siglo XVI el rey Jacobo I había adquirido para usarla como jardín privado de la familia real. También tenía una arboleda de cuatro acres de moreras, que esperaba usar para la producción de seda.

En 1698, una mansión de ladrillos rojos en esta parcela de tierra fue vendida a un hombre llamado John Sheffield, que más tarde recibió el título de Duque de Buckingham y en cuyo honor sería bautizado el palacio. Fue el rey Jorge III, el abuelo de la reina Victoria, quien compró Buckingham House a los herederos del duque en 1761 y poco después del nacimiento de su primer hijo, Jorge III y su consorte, la reina Carlota, abandonaron St. Jame’s por ser demasiado pequeño para el uso de su cada vez más numerosa corte y familia. A partir de entonces, Buckingham House pasó a ser propiedad real, como explica el historiador H. Clifford Smith: «Fue elegida principalmente como casa viuda de la reina Charlotte, pero al rey y la reina les gustó tanto que se convirtió en su residencia en Londres. El precursor del palacio actual se conoció como la ‘Casa de la Reina, pero los actos cortesanos continuaron celebrándose en el Palacio de St. James”.

Después de la muerte de Jorge III, su hijo Jorge IV, que ascendió al trono a la edad de 60 años, puso todo su empeño en hacer de Buckingham House una casa más cómoda y moderna, con la intención de convertirla en la residencia real. En consecuencia, contrató al célebre arquitecto John Nash para ampliar y renovar el edificio. Sin embargo, su hermano y sucesor Guillermo IV, despreocupado del poder, la corte y la vida en general, no estaba interesado en residir en el nuevo palacio y prefirió seguir en su amada Clarence House, una mansión que está adjunta al Palacio de St. James. Incluso cuando el Parlamento fue destruido por un incendio en la década de 1830 y le ofrecieron a Guillermo IV el Palacio de Buckingham para pronunciar su discurso, él se negó cortésmente.

Después de su muerte en 1837, su sobrina, la princesa Alejandrina Victoria de Kent, tomó la corona y se convirtió en el primer monarca en hacer del Palacio de Buckingham su residencia oficial porque el Palacio de Kensington, el hogar de su niñez, le traía pésimos recuerdos. Aunque siguió siendo la residencia oficial de la reina hasta su muerte en 1901, había muchos aspectos del palacio que quería remodelar o ampliar para satisfacer las necesidades de su creciente familia. Por ejemplo, poco después de que ella y su esposo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo, se mudaran, se dice que se dieron cuenta de que el palacio permanecía demasiado frío con frecuencia, carecía de ventilación adecuada y también estaba bastante sucio. A lo largo de los siguientes años, el príncipe consorte se dedicó a renovar el palacio y, medida que la familia creció en tamaño, se agregaron nuevas alas, balcones y otros exteriores.

El personal doméstico de los palacios de la reina Victoria no solo abarcaba a puestos elevados, como el de ama de llaves, sino también al personal de cocina, el personal de la despensa, incluidos los mayordomos, mucamas, porteros, chefs, cocineros y muchachos de la cocina mayordomos, mayordomos menores, lavanderas, floristas, un departamento dedicado a la restauración, reparación y tapizado de muebles, encendedores de luces, un relojero, una brigada de de bomberos, una docena de deshollinadores, y un cazador de ratas y su asistente.

En una burocracia tan grande como la corte británica, el desperdicio era inevitable. Se cocinaban y servían miles de comidas gratis innecesariamente y las provisiones desaparecían en paquetes que los miembros del personal llevaban a sus familias. Las requisiciones para los carruajes de los cortesanos se falsificaron y los vehículos se usaban para el transporte personal o incluso para transportar al personal a sus hogares. Todas las velas eran reemplazadas diariamente, ya sea que hayan sido usadas o no, y las descartadas desaparecían en los bolsillos de los lacayos, quienes más tarde las vendían en Londres. La desaparición de objetos del palacio aumentaba mensualmente los pedidos de suministros para el palacio y las cifras fueron asombrosas: en un período de tres meses, se entregaron casi 200 cepillos, escobas y trapeadores, a pesar de que ya se usaban cientos y era difícil que se gastaran tan pronto.

Después de la muerte del príncipe Alberto en 1861, la reina viuda se aisló efectivamente, negándose a asistir a casi todas las ceremonias reales y eventos sociales. Durante la década de 1860, pasó mucho tiempo en el castillo de Windsor, en la propiedad privada de Balmoral en Escocia y en de Osborne House, en East Cowes. Durante este tiempo, Buckingham estuvo casi descuidado. En 1864, en un momento en que la monarquía estaba siendo objeto de muchas críticas por la ausencia de la reina de la vida pública, se encontró una nota clavada en las rejas del exterior del Palacio de Buckingham que decía: “Estos imponentes locales se alquilan o se venden porque su anterior ocupante se ha ido”. Finalmente, aunque la opinión pública convenció a la reina Victoria de que regresara, se mantuvo alejada tanto como pudo.

Durante mucho tiempo, las funciones ceremoniales se llevaron a cabo en el Castillo de Windsor, mientras que el Palacio de Buckingham permaneció cerrado durante gran parte del año, mientras la vida social de Londres comenzó a girar cada vez más en torno al príncipe de Gales, el heredero del trono, y su esposa Alejandra de Dinamarca. Cuando el príncipe llegó al trono con el nombre de Eduardo VII, en 1901, la residencia estaba casi abandonada y en pésimas condiciones. El rey descubrió que el enorme edificio estaba despintando, húmedo, sin electricidad y con las cañerías tapadas. La mayor parte de sus 700 habitaciones estaban llenas de polvo, muebles viejos y cuadros envueltos en papel, pero solo había dos inodoros y las pocas líneas telefónicas existentes solo comunicaban con el despacho vacío y polvoriento de la fallecida monarca.

ADQUIERA NUESTRO NUEVO E-BOOK

Durante los reinados de los sucesores de Victoria, Eduardo VII, Jorge V y Jorge VI, se revivió la vida en el Palacio de Buckingham y también se agregaron grandes características arquitectónicas. Incluso Eduardo VIII, durante su breve reinado de diez meses antes de su abdicación en 1936, se esforzó por modernizar las cocinas y los rituales cortesanos, con la ayuda de su amante norteamericana, Wallis Simpson. Durante la Segunda Guerra Mundial, los reyes Jorge VI e Isabel se quedaron en el palacio, a pesar de que pasaban las noches con sus hijas, Isabel y Margarita, en el Castillo de Windsor, donde habían sido trasladadas por seguridad.

Antes de que Isabel II ascendiera al trono en 1952, vivía con su esposo, el príncipe Felipe, en Clarence House. Después de la coronación, la reina encargó a Felipe la tarea de continuar la modernización del palacio, que aún mostraba huellas de los bombardeos nazis de 1940. El duque de Edimburgo se consagró a su misión haciendo instalar nuevas cañerías, sanitarios modernos, nuevas habitaciones para los empleados, líneas telefónicas con una central, televisores y radios modernas, y nuevo tendido eléctrico, además de modernizar las tareas que, anteriormente, se llevaban a cabo bajo un protocolo anticuado y que entorpecían el funcionamiento de la casa real.

Historia de Christiansborg, el palacio real escenario de la serie de Netflix “Borgen”

Desde el siglo XV, los distintos castillos y palacios han sido el centro de poder del reino, independientemente de que este poder haya sido ejercido por reyes o políticos electos.

Anuncios

Definida como una de las mejores series políticas de los últimos tiempos, la danesa “Borgen” relata la historia de Birgitte Nyborg, una candidata a primera ministra de Dinamarca sin muchas chances de gobernar que, tras un fantástico debate electoral y un caso de corrupción que envolvió al gobierno, se encontró encabezando un gobierno de coalición. La serie transcurre en Borgen, o como se denomina al magnífico Palacio de Christiansborg de Copenhague, centro político de Dinamarca relacionado durante mucho tiempo con la realeza danesa.

El actual Palacio de Christiansborg es sólo el último de varios edificios que se han situado en el Slotsholmen de la capital danesa durante más de ocho siglos a lo largo de los cuales el edificio ha sido reemplazado por otro debido a guerras, urgencias de modernización e incendios. Actualmente, el edificio es sede de los tres Poderes del Estado danés y, además, reserva una parte importante para los actos protocolares más solemnes de la Casa Real, entre ellos funerales, bautismos y la proclamación de cada nuevo monarca, cosa que ocurrió por última vez en 1972.

Base de poder del reino

El Tribunal Supremo ha tenido sus instalaciones en varios castillos desde su fundación en 1661. El Folketing (Parlamento) se trasladó a Christiansborg después de la introducción de la democracia en 1849, en el reinado de Federico VII, el último rey de la dinastía Oldenborg. Finalmente, partes de la oficina del Primer Ministro se trasladaron a Christiansborg en 1968, mientras que el resto lo hizo a partir de 1980.

Antes, el conjunto de palacios sirvió como residencia principal de la familia real desde el siglo XV y hasta 1794, cuando los reyes trasladaron su residencia al Palacio de Amalienborg. Hasta el día de hoy, la Familia Real utiliza gran parte de Christiansborg: el ala regia del reconstruido palacio de sigue albergando los locales de representación de la monarquía, destinados, entre otros usos, a banquetes de gala oficiales, convites reales, recepciones de Año Nuevo y audiencias públicas de la reina. Además, cuenta con la Capilla, donde se realizan funerales reales, y el Complejo Riding Ground, que por ejemplo alberga las Caballerizas Reales.

EN CHRISTIANSBORG SE REALIZA LA PROCLAMACIÓN DE CADA NUEVO MONARCA.

El castillo de Copenhague, cárcel para una princesa

El castillo de Copenhague, construido sobre las ruinas del antiguo castillo, se mantuvo durante varios cientos de años y fue reconstruido muchas veces en varios estilos diferentes. La parte más famosa del castillo fue la prisión de la «Torre Azul», donde la hija de Christian IV, la princesa Leonora Christina, una intelectual y talentosa escritora, estuvo encarcelada durante 22 años.

Leonora Christina era una de las hijas favoritas de Christian IV pero, poco después de su muerte en 1648, ella y su esposo, Corfitz Ulfeldt (el «rigshofmester», el funcionario de más alto rango de la corte real), entraron en conflicto con Federico III y, no menos importante, con la reina Sofía Amalia. La pareja huyó a Suecia en 1651 y participó en conspiraciones contra el gobierno danés regresando ocho años después. Detenidos de inmediato, la princesa y su marido fueron mantenidos cautivos en el castillo de Hammershus, Bornholm.

Federico III los hizo liberar al año siguiente, pero cuando Ulfeldt fue acusado de alta traición, en 1663, Leonora Christina fue arrestada en Inglaterra y entregada a Dinamarca. Hasta la muerte de Sofía Amalia, estuvo encarcelada en la Torre Azul y pasó el resto de su vida en una fundación para damas nobles en Maribo, Lolland.

Las ruinas del castillo aún existen y se pueden visitar en las excavaciones techadas debajo del actual palacio.

El primer Christiansborg

El conjunto del palacio fue terminado en general en 1745. Ya en 1794, sin embargo, un incendio arruinó el palacio y la capilla. Solo se salvó el Complejo Riding Ground, que hoy en día es la única parte que se conserva del edificio del primer lujoso palacio. En 1766 se estableció un Teatro de la Corte en los edificios del Riding Ground Complex, que hoy alberga el Museo del Teatro.

Durante la década de 1720, el rey Federico IV reconstruyó a fondo el antiguo castillo. Ya en 1731, sin embargo, su hijo, Christian VI, demolió el castillo de Copenhague y pidió a su maestro de obras Elias David Häusser erigiera el primer Palacio de Christiansborg con la ayuda de los dos talentosos arquitectos Nicolai Eigtved y Lauritz de Thurah. El resultado fue un magnífico palacio barroco que incluía un complejo de pistas de equitación y una capilla del palacio.

El segundo Christiansborg

En 1884, el segundo Christiansborg también fue destruido por un incendio. Esta vez, además del Riding Ground Complex, la capilla del palacio y los edificios contiguos a la capilla, los edificios ministeriales en Slotsholmsgade y el edificio Kunstkammer también se salvaron de las llamas. Este segundo palacio albergaba, además del poder real, muchas otras instituciones, incluida la Corte Suprema y la Colección Real de Arte. En relación con la introducción de la democracia en 1849, el palacio también se puso a disposición del nuevo parlamento.

CHRISTIANSBORG ES EL ESCENARIO DE LOS BANQUETES DE ESTADO.

Mientras la Familia Real residía temporalmente en Amalienborg, el arquitecto C.F. Hansen comenzó en 1803 a construir el segundo Christiansborg en el estilo neoclásico de la época. Cuando se completó el palacio en 1828, el rey Federico VI decidió no vivir en el palacio, pero lo usó solo con fines de representación. El único monarca que ha vivido en el palacio es el rey Federico VII, que residió allí en la última década de su vida, hasta morir en 1863.

El tercer Christiansborg

El arquitecto Thorvald Jørgensen fue seleccionado para realizar la construcción del tercer Christiansborg. La primera piedra se colocó en 1907, año a partir del que el palacio se empezó a utilizar por etapas, pero la inauguración de las Salas Reales de Recepción el 12 de enero de 1928, durante el reinado de Chrisian X, se consideró la finalización oficial del palacio. Sin embargo, las instalaciones del Rigsdag ya se empezaron a utilizar en 1918.

Los habitantes del Palacio de Kensington: del holandés asmático al rey infiel

Convertido en un «depósito de tías» durante un tiempo, el hogar de los duques de Cambridge alguna vez pretendió ser el Versalles de Inglaterra y tiene una interesante y curiosa historia.

Eduardo VII llamó al famoso Palacio de Kensington «el depósito de tías», porque muchas de sus parientes más longevas fueron recluidas en su vasto laberinto de grandes apartamentos. Allí h

an vivido las tías solteronas de la reina Victoria en el siglo XIX, los parientes pobres a principios del siglo XX y posteriormente los familiares lejanos de la familia real, como la princesa Alicia, la nieta más longeva de Victoria, la sofisticada princesa Marina de Grecia, la princesa Diana de Gales en sus últimos años, Meghan Markle y, además, otros personajes de sangre azul a quienes los libros de historia han olvidado. Para calificar, sin embargo, los residentes de este palacio londinense ni siquiera necesitaban estar distantemente relacionados con la Familia Real británica.

A lo largo del siglo XX, innumerables cortesanos de sangre azul, algunos bastante antiguos, se aferraron a sus apartamentos de gracia y favor. Ron Wilson [no es su nombre real], que trabajaba como sirviente en el palacio en la década de 1960, con frecuencia se sentía desconcertado por el hecho de que muchos de los habitantes parecían completamente desconocidos entre sí.

«Hubo residentes bien conocidos como la princesa Alicia, que estaba completamente chiflada en la forma en que solo las viejas mujeres aristocráticas pueden ser», recordó.

“Pero también había otras personas mayores con acentos maravillosamente recortados por todo el lugar. Siempre hablaban con una voz dominante, por lo que nadie pensó en cuestionarse si deberían haber estado allí. (…) Algunos estaban bastante enojados. Recuerdo que una anciana me tomó del brazo una noche y comenzó a hablarme sobre un baile al que había ido antes de la guerra. Pensé que se refería a la Segunda Guerra, pero rápidamente me di cuenta de que se refería a la Primera Guerra Mundial”.

“Incluso me chismorreó en voz baja sobre el apetito sexual de Eduardo VII. Ella se acercó a mí y me dijo: ‘El pequeño bastardo apenas se bañó en su vida. Absolutamente apestoso. Y sabes, solo estuvo con mujeres que habían tenido en sus manos a todos los hombres de Londres’. Yo sonreía y escuchaba. Fue muy incómodo porque, como sirviente, podría haber sido despedido por hablar con ella; Sin embargo, si me hubiera alejado bruscamente, ella podría haberme despedido de todos modos. Todavía no tengo idea de quién era”, recordó el empleado.

Los olores del palacio

El Palacio de Kensington debe su existencia al hecho de que el rey Guillermo III sufría de asma. Deseoso de alejarse de su húmedo en el Whitehall de Londres, pagó alrededor de £ 20.000 en 1689 por una hermosa casa, ubicada en campos y prados, y luego gastó otras £ 92.000 para ampliarla. Varios cientos de cortesanos se mudaron con el rey y su esposa, la reina María II, aunque a muchos les molestaba tener que abandonar el centro de la ciudad.

Nadie se molestó en llevar un control de quiénes eran todos los que se mudaron de Whitehall a Kensington y, de hecho, si un completo extraño sonaba como un refinado caballero fácilmente podría ser admitido en las habitaciones más grandiosas de la corte.

A nadie le preocupaba que un extraño pudiera intentar asesinar al rey y la pena por tal intento fue tan aterradora que se asumió que nadie se atrevería jamás. “Del mismo modo que los bien vestidos y confiados podían abrirse paso ante la presencia del rey, los amigos de los sirvientes podían abrirse camino hasta las cocinas de Kensington para conseguir almuerzos o cenas gratis”, relata el historiador Tom Quinn en su libro Kensington Palace: An Intimate Memoir From Queen Mary To Meghan Markle.

“¿Quién iba a saber quiénes eran ellos, cuando no solo los cortesanos sino también algunos de los sirvientes superiores tenían sus propios equipos de sirvientes? A todos se les pagaba una miseria porque se suponía que robarían prácticamente cualquier cosa que no estuviera clavada. Incluso en la coronación de un rey, la comida, los cubiertos, los vasos, el empavesado y las mesas en las que se había servido la fiesta eran robadas al final del día”.

En las primeras décadas de existencia del palacio de Kensington, su grandiosidad contrastaba con la precaria situación sanitaria. Los cortesanos y sirvientes solían hacer sus necesidades en las habitaciones, en cubos que guardaban en los refinados muebles o detrás de las chimeneas. En esa época esto no se consideraba una conducta apropiada, pero la enorme cantidad de residentes significaba que los olores se volvieron abrumadores. Finalmente, hubo que levantar letreros en las habitaciones clave que decían: “No orinar”.

El tormento de la reina Ana

La reina Ana, última soberana de la dinastía Estuardo y sucesora de Guillermo III, fue la siguiente ocupante de Kensington. Su relación con Sarah, duquesa de Marlborough, es ampliamente conocida después de la película La Favorita (2018). Durante años, las dos mujeres se escribieron cartas de amor usando seudónimos; Sarah era la “Señora Freeman” y Ana era la “Señora Morley”. Pero la duquesa, que había sido amiga de la princesa Ana desde la infancia, permitió que la familiaridad generara el desprecio y el maltrato, y se convirtió en un mujer absolutamente controladora de la dócil princesa.

Cuando Ana, ya coronada reina, no pudo soportar que le hablaran como si fuera una idiota, despidió a su amiga de la corte y nunca más volvió a hablar con ella. Ella se había vuelto popular entre sus súbditos y había revivido una antigua tradición real que el fastidioso Guillermo III había eliminado: tocar la piel de las personas que padecían escrófula, una condición que causaba la inflamación de los ganglios linfáticos. A pesar de que no hay evidencia de que su toque tuviera poderes mágicos, miles de súbditos se congregaban a las afueras del Palacio de Kensington con la esperanza de ser curados por la reina.

Alejada de Sarah, viuda y con todos sus hijos muertos, la reina Ana se refugió en la comida, especialmente el chocolate, y cuando murió en 1714, estaba tan gorda que su ataúd era casi cuadrado. Como murió sin un heredero, el trono pasó a su pariente protestante más cercano, el príncipe alemán Jorge de Hannover, hombre pequeño y malhumorado con una historia muy oscura a cuestas: por motivos monetarios, se había casado con una joven amante de la diversión llamada Sophia de Celle, pero su relación rápidamente se volvió amarga.

Desde el principio, Jorge dejó en claro que prefería mucho a su amante, Melusine, con quien tendría tres hijas, y estalló de furia cuando Sofía tomó un amante. La familia real arregló la desaparición del amante, el conde Philip von Konigsmark, quien según los historiadores fue arrojado a un río o cortado en pedazos y enterrado debajo de las tablas del piso del castillo de Jorge en Hannover. En cuanto a Sophia, estuvo encerrada en un castillo durante los siguientes 30 años y no se le permitió ver a nadie, ni siquiera a sus hijos.

La Jirafa y el Elefante

En 1714, el nuevo rey de Inglaterra llegó al palacio de Kensington sin su consorte y, durante su breve reinado, demostró tener cero interés en su nuevo reino. Nunca aprendió a hablar inglés con fluidez y regresó a Hannover para descansar tanto como pudo. “¿Sintió que algunos de sus cortesanos lo despreciaban? Ciertamente, Jorge I no tenía ninguna de las cualidades que admiraban: no era ingenioso ni buen conversador ni particularmente cortés. Muchos se burlaron de él por tener una amante extremadamente gorda y extremadamente delgada”, escribe Quinn.

Melusine Schulenburg, la delgada, era conocida como la Jirafa o el Maypole; y Charlotte Kielmansegg, la gorda, era conocida como el Elefante aunque como era en realidad la media hermana de Jorge parece poco probable que su relación con ella fuera sexual.

Tanto Charlotte como Melusine recibieron habitaciones suntuosas dentro del palacio de Kensington cerca de las alcobas del rey y fueron tratadas como reinas. Además de cazar y atender a sus amantes, el otro interés permanente de Jorge I radicaba en escupir a su hijo, también llamado Jorge. Lo odiaba y el sentimiento era mutuo, aunque nadie sabe exactamente por qué. Sin embargo, parece una suposición razonable que el Príncipe de Gales nunca perdonó a su padre por desterrar a su madre a un castillo solitario y prohibirle reencontrarse con sus hijos.

Con sensatez, el joven príncipe estableció una corte alternativa en Leicester Square, que pronto atrajo a cortesanos nobles y decentes. A veces, sin embargo, padre e hijo se vieron obligados a encontrarse, como cuando el joven príncipe se decidió por una novia. Cuando la princesa Carolina de Ansbach le fue presentada al rey, el monarca asintió con la cabeza, se inclinó y luego le levantó las faldas.

Como parte de la feroz guerra mantenida entre padre e hijo, Jorge I hizo que sus nietos viviera con él en Kensington y, durante toda su infancia, solo se les permitía ver ocasionalmente a sus padres. Fuera de ello, los nietos de Jorge I tuvieron una educación agradable, tuvieron sus propios cortesanos e incluso Haendel, un visitante frecuente del Palacio de Kensington, les enseñó a tocar el clavecín.

El palacio ya era el centro del poder, albergaba a más de 1.000 personas y tuvo que comenzar a usar las escaleras y los pasillos de los sirvientes para evitar a sus cortesanos. El rey murió, probablemente de un derrame cerebral, en 1727 en su amada Alemania y pocas personas de la corte en Kensington tuvieron buenos recuerdos de él: acostumbrado a salirse con la suya con todos, era propenso a los berrinches explosivos, con frecuencia se arrancaba la peluca y la pateaba por la habitación.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

La antigua casa real de Alemania acordó con el estado por la propiedad del Castillo de Rheinfels

Contra la opinión del gobierno, el príncipe Jorge Federico, descendiente de la dinastía Hohenzollern, reclama desde 2013 que pertenecía a su familia.

La larga disputa legal sobre la propiedad del Castillo de Rheinfels, en el municipio alemán de St. Goar finalmente se resolvió. Este jueves 28 de febrero, el ayuntamiento local aprobó un acuerdo extrajudicial con el príncipe Jorge Federico, el joven descendiente y jefe de la dinastía Hohenzollern, que desde hace años afirma que la propiedad de esta antigua residencia real pertenece a su familia. El castillo está ubicado en un área del Patrimonio Mundial de la UNESCO. y atrae a turistas de todo el mundo, por lo que es una propiedad valiosa.

Según el acuerdo, las ruinas del castillo seguirán siendo propiedad de la ciudad pero una parte de los ingresos de las entradas que pagan los turistas se entregarán a la “Fundación Kira-von-Preußen” para beneficiar los proyectos de niños y jóvenes en St. Goar. Los ingresos anuales dependerán de la cantidad de visitantes al castillo de Rheinfels, pero para apoyar a la fundación, se aumentará la tarifa de entrada a un euro adicional por adulto y 50 centavos por niño, informó la Deutsche Welle.

El alcalde estima que se pueden recaudar aproximadamente € 50,000 (US$ 55.000) anualmente para la fundación. «Debido a que este dinero es independiente del presupuesto de la ciudad, el trabajo de niños y jóvenes en St. Goar está garantizado por décadas», dijo Hönisch. La cooperación con la fundación comenzará el 1 de enero de 2021, con el aumento de los precios de las entradas el 1 de marzo, según informó la agencia alemana Deutsche Presse-Agentur.

El Tribunal Superior Regional de Coblenza había decidido en junio de 2019 que el príncipe Jorge Federico, descendiente de Guillermo II, último rey de Prusia y emperador de Alemania, no podía reclamar la propiedad del castillo de Rheinfels. Las ruinas habían pertenecido a la familia del príncipe hasta el final de la Primera Guerra Mundial, luego fueron transferidas a un administrador. En 1924, el castillo cambió de propietario nuevamente y fue entregado a la ciudad de St. Goar.

¿Por qué el príncipe reclama a Rheinfels?

La familia Hohenzollern, de la que Jorge Federico es el jefe dinástico desde 1994, había sido propietaria del castillo desde el siglo XIX. La ciudad de St. Goar se convirtió en propietaria en 1942 con la condición de que las enormes murallas medievales no se vendieran. En 1998, la ciudad y el hotel celebraron un contrato de arrendamiento de 99 años con el castillo, con la posibilidad de una extensión igualmente larga. Pero el Príncipe de Prusia argumenta que un contrato de arrendamiento de 99 años es equivalente a vender el castillo.

Gert Ripp, el operador del Rheinfels Castle Hotel, cree que el príncipe solo está interesado en reclamar sus derechos, pero el alcalde de St. Goar está convencido de que el «dinero» es la motivación detrás de lo que llamó una «redada». «De lo contrario, habría venido… antes con su reclamo», dijo el funcionario, en lugar de esperar hasta que el estado, la ciudad y el arrendatario hubieran invertido millones de euros en el castillo.

Restaurado a su antiguo esplendor, el Palacio Alejandro volverá a abrir sus puertas en 2020

Construido para el nieto de Catalina la Grande, fue la última residencia del zar Nicolás II y el único palacio ruso que no fue destruido por los nazis.

Rusia anunció que el Palacio Alejandro abrirá oficialmente al público el 18 de agosto de 2020 después de un período de profundas restauraciones en la histórica residencia de los zares rusos. El palacio, la última casa del zar Nicolás II antes de que él y su familia fueran ejecutados por los bolcheviques en 1918, abrirá sus puertas después de renovaciones por unos 2.000 millones de rublos (28 millones de euros), realizaron principalmente en suelos, tapices y techos.

El palacio, considerado una de las mejores obras del arquitecto italiano Giacomo Quarenghi, fue construido a finales del siglo XVIII para el futuro emperador Alejandro I, el nieto de Catalina la Grande, y se convirtió en la residencia permanente del último zar ruso en 1905. Ubicado en las afueras de la antigua capital imperial de San Petersburgo, ha sido renovado desde 2012 y estuvo completamente cerrado al público tres años después.

Las primeras ocho salas volverán a abrir después de la renovación en agosto, anunció el Museo Estatal Tsarskoe Selo, que supervisa el vasto edificio neoclásico. Las primeras instalaciones que se abrirán a los visitantes incluyen las salas del emperador y la emperatriz, incluido el tocador de color de malva, la habitación favorita de Alejandra Feodorovna, última zarina de Rusia (1872-1918) y la cámara de baño del zar diseñada en estilo morisco. «El Palacio de Alejandro es un lugar especial», dijo Olga Taratynova, directora del Museo Tsarskoe Selo. «Fue construido para la vida privada de la familia imperial, que estaba muy bien guardado».

El palacio se encuentra en San Petersburgo, fundada por Pedro el Grande en 1703, que fue la capital de Rusia entre 1712 y 1918. Los emperadores de la dinastía Romanov vivían en esta grandiosa ciudad, geográficamente cercana a Europa, y desde aquí gobernaban el país. La ciudad se construyó en un momento en el que Rusia se acabó por transformar en una potencia europea. La ciudad se convirtió en un símbolo del cambio y del giro de Rusia hacia la cultura occidental.

“San Petersburgo, una de las ciudades más bellas del mundo, debe su excelencia arquitectónica no solo a los arquitectos rusos sino también a los franceses e italianos. Crearon obras maestras completamente intrínsecas a San Petersburgo y se quedaron aquí por el resto de sus vidas”, explica la filóloga Irina Arnold en su ensayo Identidad del pueblo de San Petersburgo.

A diferencia de otros palacios, el Palacio de Alejandro no fue destruido por los invasores nazis durante la Segunda Guerra Mundial y albergó el comando militar y una prisión, mientras el patio fue utilizado como cementerio para los soldados de las SS. Fue desde esta residencia que el zar Nicolás II y su familia fueron enviados al exilio a Tobolsk en Siberia en agosto de 1917. Posteriormente, la familia fue trasladada a Ekaterimburgo, donde fueron ejecutados, junto con sus criados y el médico, en julio de 1918.