Hace 75 años: la misteriosa muerte del joven rey Ananda, ¿fue suicidio o asesinato?

Educado en Europa de una manera muy liberal, el trono significaba una cárcel para Ananda Mahidol de Tailandia (1925-1946), el rey que nunca sonrió. Como evidencia de la fragilidad del joven rey, se encuentra el testimonio de Lord Louis Mountbatten, virrey de la India y miembro de la familia real de Inglaterra, que durante su visita a Tailandia como Comandante Británico en el Sudeste Asiático describió a Ananda como “un jovencito delgaducho, miope, asustadizo, de hombros encorvados cuyo pecho, nada prominente, quedaba escondido debajo de las medallas y condecoraciones, en conjunto una figura desolada y patética”. También dijo Lord Mountbatten que en una ceremonia pública “su nerviosismo aumentaba de manera tan alarmante, que me quedé muy cerca de él para ayudarlo porque parecía que en cualquier momento se iba a desmayar”.

Nacido el 20 de septiembre de 1925 en Heidelberg (Alemania), Ananda era el primogénito de Mahidol, príncipe de Songkla, y de la princesa Srinagarinda. Como nieto del rey Chulalongkorn, se encontraba en línea sucesoria al trono debido a que sus tíos, los reyes Vajiravidh y Prajadhipok, no tenían descendencia. En 1932, un golpe de Estado dirigido por jóvenes militares y funcionarios públicos terminó con la monarquía absolutista en Siam y los monarcas de la dinastía Chakri dejaron de ser los “Señores de la vida” y se dedicaron a reinar, más que a gobernar. En 1935 ocurrió lo que el gobierno militar temía: el rey Prajadhipok, que daba la impresión de haberse aburrido de la corona, abdicó.

Todos los príncipes que se encontraban en la línea de sucesión por una u otra razón no quisieron ascender al trono y finalmente la corona recayó en el joven príncipe Ananda Mahidol, un nieto de Chulalongkorn, quien pese a su corta edad (9 años) estaba en la línea de sucesión real junto al príncipe Chulachakrapongse. El 2 de marzo de 1935 el Parlamento nombró a Ananda Mahidol como sucesor del rey Prajadhipok y como regentes al coronel príncipe Anuwatjaturong, al teniente comandante príncipe Artit Thipapa, y a Chao Phraya Yommaraj (Pun Sukhum). Ananda se convertía así en el octavo rey de la dinastía Chakri y en el primer monarca de Siam nacido en el extranjero.

El 9 de junio de 1946, cuatro días antes de su regreso a Suiza para finalizar su doctorado, el joven rey fue encontrado muerto en su cama con un tiro en la cabeza, en circunstancias jamás aclaradas, lo que constituye uno de los casos más misteriosos de la historia tailandesa. La crónica oficial dice que a las 6 de la mañana, el rey fue despertado por su madre y luego un sirviente fue a la alcoba real para prepararle el desayuno, que se le servía en el balcón adyacente al vestidor.

A las 8:45 otro sirviente pareció en el aposento real para tomar las medidas de las medallas y condecoraciones para hacerle un estuche por pedido del joyero real y quince minutos más tarde el hermano menor del rey, el príncipe Bhumibol, fue a visitarlo, encontrándolo adormecido en su cama. Finalmente, a las 9:20 horas se escuchó un disparo proveniente del dormitorio de Ananda. Uno de los sirvientes corrió al dormitorio y salió corriendo rápidamente al aposento de la madre del rey gritando: “¡El rey se ha disparado!” La madre, la princesa Sangwal, lo encontró en la cama boca arriba, sangrando por una herida en la cabeza.

En 1964 fue publicado en Londres el libro The Devil’s Discus, del escritor sudafricano Rayne Kruger, en el que el autor presenta un detallado análisis de los hechos, incluyendo testimonios del juicio y muchas fotografías, diagramas y dibujos. Kruger llega a la conclusión de que el rey Ananda se suicidó. Sin embargo hay otros estudios y publicaciones que rebaten las teorías de Kruger, determinando que Ananda Mahidol fue, en realidad, asesinado.

Desde entonces se dijo mucho en el mundo acerca de la misteriosa muerte real: algunos dicen que estaba deprimido por haber llegado a un trono que no deseaba ocupar; otros dijeron que estaba enamorado de la hija de un pastor suizo con quien no podría contraer matrimonio; más osadas, otras versiones aseguran que el rey era homosexual y no deseaba contraer matrimonio con una mujer. Por otro lado, el rey no tenía ninguna afición por las armas de fuego, y según su madre sólo tuvo un rifle de aire comprimido cuando era niño. Curiosamente muchas personas en Bangkok que se atrevieron a opinar sobre la muerte o el arma del rey fueron eliminadas.

Lo cierto es que en los anuncios oficiales del 9 de junio dijeron que el rey murió accidentalmente mientras jugaba con su pistola, y pronto una comisión investigadora concluyó que no se había comprobado que fuera ni un suicidio ni un asesinato. En 1947, tras un golpe de Estado liderado por el mariscal Pibun, se ordenó una nueva investigación y un juicio. Fueron arrestados el secretario del rey, Chaleo Patoomros, y los sirvientes Butr y Chit, acusados de conspiración para asesinar al monarca. El juicio terminó en mayo de 1951. No se encontró evidencia de culpabilidad en Patoomros, ni pudo comprobarse que Butr o Chit hubieran disparado el arma, pero los tres fueron culpados de participar en este crimen de lesa majestad.

Después de quince meses de apelaciones, la Corte Suprema confirmó la culpabilidad de los dos pajes e incluyó en la sentencia a Chaleo. En febrero de 1955 los tres fueron ejecutados y el caso fue cerrado para siempre. Desde 1948 nadie en Tailandia puede hablar sobre la muerte de Ananda Mahidol y eso se ha mantenido durante más de sesenta años, incluso hasta nuestros días en que existe una férrea censura en los medios sobre cualquier tipo de información que pueda ir en contra de los intereses del Estado. En Tailandia son miles las páginas web que están vedadas y para ello el gobierno mantiene una censura estricta. Los proveedores de servicios de Internet están obligados a impedir el acceso a decenas de miles de direcciones de sitios web en Internet de acuerdo a instrucciones de las autoridades de comunicaciones.

Cuál es el título de Sineenat, la amante oficial del rey de Tailandia y rival de la reina

La llegada de Sineenat Wondvajirapakdi a la corte de Tailandia significó un shock tanto para los tradicionalistas como para los que piden la modernización de la monarquía. En 2019, por primera vez en más de un siglo, el rey de Tailandia oficializó su relación con una amante, otorgándole el título real que correspondía a las concubinas de los anteriores reyes. Ahora, la mujer podría encontrarse a las puertas de ser coronada reina titular.

La mujer, de 36 años, es compañera íntima del rey Vajiralongkorn (Rama X) desde hace varios años, a pesar de que el 1 de mayo de 2019 él se casó con la exazafata Suthida Tidjai, a quien nombró reina consorte. Partidario de la poligamia, ahora Vajiralongkorn se convirtió en el primer rey tailandés en tomar una concubina en 95 años y otorgarle un rango que no se utilizaba desde finales del siglo XIX.

El título real de Sineenat es Noble Consorte Real (cha khun phra), un título fue creado por el rey Mongkut (Rama IV) para elevar a ciertas mujeres de la corte que prestaban servicios personales al monarca y dejó de utilizarse al morir ese monarca, en 1925. La última vez que alguien recibió este título fue durante el apogeo de la monarquía absoluta, cuando Rama V ungió a su concubina Pae Bunnag, como Chao Khun Phra Prayoon Wong, madre de una de sus hijas mayores.

La tradición de nombrar consortes se abandonó más tarde en favor de que el monarca tuviera un solo cónyuge: Vajiravudh (Rama VI) fue el último rey que tuvo una concubina; los reyes Prahadhipok (Rama VII) y Bhumibol Adulyadej (Rama IX) practicaron la monogamia, mientras que Ananda Mahidol (Rama VIII) nunca se casó. El último rey que tuvo más de una reina consorte fue Chulalongkorn (Rama V), fallecido en 1910.

La poligamia es ilegal en Tailandia desde 1935, aunque tradicionalmente es aceptable tener una “esposa oficial”, a quien los padres del esposo habían “adquirido para él”; una segunda “esposa menor”, que el hombre adquirió después de su primer matrimonio; y una “tercera esposa” que ejercía como esclava comprada a la madre y al padre o a sus anteriores dueños. Si bien estas cosas todavía se practican en la cultura tailandesa, se consideran ilegales y los hijos de tales uniones serían considerados ilegítimos.

Nacida como Niramon Ounprom en 1985 -exenfermera del Hospital Mahidol de Bangkok- fue oficializada como “Noble consorte real en julio de 2019 y, aunque fue degradada durante unos meses, le fue restituido su rango dentro de la corte. Según el periodista Andrew McGregor Marshall, especialista en asuntos políticos asiáticos, “Vajiralongkorn pasa más tiempo con Goy, una ex enfermera, que con su cuarta esposa, Suthida Nui Tidjai”.

El cambio de rango también significó un cambio de nombres, y ahora la concubina real se llama Sineenat Wongvajirapakdi compuesto por las palabras “Wong” (familia), Vajira (nombre del rey) y Pakdi (leal). Según conocedores, con la adjudicación de ese rango un eventual hijo de Sineenat se ubicaría legalmente de la línea sucesoria y sería más “elegible” que el príncipe Dhipangkorn, cuya madre cayó en desgracia después de que su familia fuera acusada de corrupción.

El rey Vajiralongkorn de Tailandia podría coronar como reina a su concubina oficial

El rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia podría convertir a su real concubina oficial, Sineenat Wongvajirapakdi, en reina consorte, un título de compartiría con la actual reina, Suthida. El anuncio de la corte real podría realizarse el 26 de enero, día en que la concubina cumplirá 36 años.

La noticia llega días después de que se hablara del presunto ataque físico perpetrado por el rey Vajiralongkorn de Tailandia hacia su hermana, la princesa Sirindhorn, un incidente que estaría relacionado con la decisión real de elevar el rango de su amante, según el periodista Andrew MacGregor Marshall.

El rey Vajiralongkorn planea elevar a su consorte Sineenat «Koi» Wongvajirapakdi al estado de reina completa, al igual que los monarcas premodernos que también tenían varias reinas”, afirmó el periodista. Indicó, sin embargo, que “hay mucha resistencia por parte de los principales miembros de otros clanes reales como los Yugalas, Rangsits, etc”.

Una de las personas que se opone firmemente a este cambio sería la princesa Sirindhorn, quien tras el presunto ataque del rey fue internada en un hospital, sometida a cirugía y cesada de sus actividades públicas durante dos meses por recomendación de los médicos.

La princesa Sirindhorn también se opone a la medida y fue a ver a Vajiralongkorn para argumentar en contra”, dijo MacGregor Marshall, quien aseguró: “Hubo una pelea airada y fue entonces cuando ella sufrió sus lesiones en el tobillo. Aunque un perro estuvo involucrado en el incidente, derribándola, sus tobillos resultaron lastimados”, agregó.

Nacida como Niramon Ounprom en 1985, la concubina del rey fue oficializada como “Noble consorte real” (Chao Khun Phra) en julio de 2019 y, aunque fue degradada durante unos meses, le fue restituido su rango dentro de la corte. Es la primera mujer en ostentar el título de concubina real, creado por el rey Rama IV para elevar a ciertas mujeres de la corte que prestaban servicios personales al monarca y dejó de utilizarse en 1925.

La tradición de las concubinas se abandonó más tarde en favor de que el monarca tuviera un solo cónyuge: Vajiravudh (Rama VI) fue el último rey tailandés que tuvo una concubina; los reyes Prahadhipok (Rama VII) y Bhumibol Adulyadej (Rama IX) practicaron la monogamia, mientras que Ananda Mahidol (Rama VIII) nunca se casó. El último rey que tuvo más de una reina consorte fue Chulalongkorn (Rama V), fallecido en 1910.

La concubina del rey de Tailandia de Tailandia quiere reconciliar a la monarquía con la gente

Sineenat Bilaskalayani volvió al palacio con una misión: ser la cara visible de una poderosa campaña de relaciones públicas para reconciliar a los tailandeses con el cuestionado rey Vajiralongkorn.

Después de haber sido expulsada de la corte y despojada de todos los honores reales que ostentaba, la concubina del rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia parece estar siendo la estrella de la campaña de relaciones públicas que el palacio lanzó para reconciliar a la monarquía con la gente. Sineenat Bilaskalayani, una ex enfermera de 35 años, reaparece ahora como la pieza central del mecanismo publicitario mientras Tailandia se encuentra convulsionada por las crecientes manifestaciones populares que piden reformas a la Corona.

En apariciones públicas coreografiadas, Sineenat, una ex enfermera del ejército criada en el campo del norte, ha sido la imagen radiante y juvenil de la accesibilidad, posando para selfies y agachada para tomar las manos de los fanáticos que hacen genuflexión”, dice el diario Los Angeles Times. “Para un palacio que ha cultivado un aura de casi piedad a pesar de las pretensiones de un gobierno constitucional de Tailandia, las imágenes sugieren un esfuerzo concertado para ganar admiradores con su toque común”.

Las apariciones de Sineenat Bilaskalayani son “estratégicas”, según Pavin Chachavalpongpun, un académico tailandés., quien opinó que su presencia constituye “una forma de reducir la brecha entre la monarquía y el pueblo”. Para los críticos de la monarquía, sin embargo, “Sineenat representa algo más preocupante: el regreso de la poligamia a una corte real que consideran regresiva y feudal, y un recordatorio del comportamiento impredecible del rey”, dice el LA Times.

En las últimas semanas, Sineenat jugó un papel clave en la campaña de relaciones públicas del palacio, apareciendo en todo el país, generalmente solo, aunque casi nunca cerca del rey Maha Vajiralongkorn y la reina Suthida.

“Parece que el rey piensa en ella como su propia muñeca Barbie privada», criticó Tamara Loos, profesora de historia en la Universidad de Cornell que estudia la monarquía tailandesa. “Él la expulsa y la saca a voluntad”, resumió. “El rey piensa que puede hacer cualquier cosa con estas mujeres porque son sus activos”, reclamó una joven en una de las manifestaciones.

Maha Vajiralongkorn, de 67 años, conmocionó a la sociedad tailandesa el 21 de octubre de 2019 con su decisión de despojar a Sineenat de todos los títulos, honores reales y rangos militares por «mala conducta y deslealtad contra el monarca». En un anuncio publicado en nombre del rey en la Gaceta Real de Tailandia, el palacio declaró que Sineenat mostró comportamientos «irrespetuosos» y actuó con la intención de suplantar a la reina Suthida, lo que provocó su despido.

Si bien los monarcas tailandeses tienen un historial de elegir consortes reales, quienes, en el caso de Tailandia, son compañeras oficiales del rey, además de su esposa, el título de “Noble Consorte Real” no se utilizaba desde que el país se convirtió en una monarquía constitucional en 1932. El último rey en tomar públicamente una consorte fue el rey Rama VI, que gobernó desde 1910 hasta 1925. El título de consorte colocó a Sineenat en una relación poligámica con la reina Suthida, de 41 años, la cuarta esposa de Vajiralongkorn.

Las fotografías de Sineenat y Vajiralongkorn juntos comenzaron a aparecer en línea en 2016, el año en que ascendió al trono tras la muerte de su padre. La joven fue vista a menudo en eventos reales en años anteriores, incluida la ceremonia de cremación del difunto rey Bhumibol Adulyadej en octubre de 2017.

Pero después de ser designada Noble Consorte Real, la corte le dio al público tailandés una mirada más cercana a Sineenat con el lanzamiento de 60 fotografías junto con su biografía oficial en agosto de 2019. Las escenas la mostraban vestida de gala arrodillada al pie del trono del rey hasta sentada vestida con un sujetador deportivo de camuflaje en la cabina de un avión militar.

Expulsada y enviada a una prisión

Nacida el 26 de enero de 1985 en la provincia de Nan, en el norte de Tailandia, Sineenat trabajó por primera vez como enfermera después de graduarse con una licenciatura en enfermería de la Escuela de Enfermería del Ejército en 2008.

En 2015, Sineenat se unió al cuerpo de guardaespaldas del rey, donde completó una variedad de cursos militares, incluida la guerra en la jungla y el paracaidismo, y obtuvo una licencia de piloto privado. Luego ascendió para servir como mayor general antes de convertirse en la consorte real.

Según la declaración oficial del palacio, Sineenat había “mostrado resistencia y presión de todas las formas para detener el nombramiento de la reina” Suthida antes de su coronación el pasado mes de mayo en un intento de convertirse ella misma en la reina.

Dos meses después de casarse con Suthida, el rey le dio a Sineenat el puesto de consorte real con la esperanza de que aliviaría la situación. Sin embargo, la corte dijo que una vez en el puesto, Sineenat no se mostró contenta con su nuevo estatus y trató de “elevarse al mismo estado que la reina”. Se acusó a Sineenat de abusar de su poder para emitir órdenes personales y pretender que eran órdenes reales.

Si un día molestas al rey, podrías ser degradado”

Sus acciones demostraron que “no honra al rey y no entiende la tradición real… sus acciones son para beneficiarse a sí misma», señaló el palacio. Aparentemente desde aquel entonces la exconsorte, también conocida como Koi Wongvajirapakdi, estuvo encerrada en la prisión de máxima seguridad Bang Kwang, en la que, según varios informes, están recluidas unas 1.000 personas condenadas a muerte, y donde en 2018 Tailandia llevó a cabo la primera ejecución en casi una década.

El perdón, sin explicaciones públicas, llegó en septiembre de 2020. El rey fue personalmente al aeropuerto de Múnich para recogerla una vez que su avión aterrizó para instalarla junto al Grand Hotel Sonnenbichl, situado en el balneario alemán de Garmisch-Partenkirchen. Le restituyó sus títulos y honores y la Noble Consorte Real comenzó a ser vista con cada vez más frecuencia en público mientras Tailandia comenzaba a protagonizar cada vez más manifestaciones antimonárquicas.

“El caso de Goy es un ejemplo de lo que se ha vuelto tan normalizado: este clima de miedo en torno al rey”, dijo Pavin Chachavalpongpun. “Por supuesto que puedes ser recompensado, pero si un día molestas al rey, podrías ser degradado. O no solo degradado sino despedido. O no simplemente despedido, tal vez podría ser encerrado o incluso asesinado”.

Tailandia atraviesa tiempos turbulentos con la realización de numerosas protestas antigubernamentales. La protesta social, que es violentamente reprimida por el gobierno, incluye reclamos al rey Vajiralongkorn, reconocido por su lujosísimo nivel de vida y por alejarse cada vez más tiempo de Tailandia para vivir con su esposa, su concubina y una larga lista de mujeres en Europa.

Pavin Chachavalpongpun, profesor asociado en el Centro de Estudios del Sudeste Asiático de la Universidad de Kyoto y uno de los críticos más severos de la monarquía tailandesa escribió en el diario Washington Post que la ley de lesa majestad impone penas de prisión de hasta 15 años a cualquiera que insulte al monarca tailandiés:

“El problema para el rey es que dicha ley solo puede funcionar mientras sus súbditos continúen considerando a la monarquía con cierta reverencia. Su padre, el difunto rey Bhumibol Adulyadej, aún podría afirmar que sirve como símbolo de la unidad nacional, pero Vajiralongkorn ya no parece disfrutar de ese respeto. Al no tener ningún tipo de legitimidad comparable, ha elegido gobernar por intimidación y Tailandia se ha convertido en un reino del terror”.

Tras las cada vez más frecuentes noticias sobre el desmedido lujo en el que vive Rama X y la desaparición de su exconcubina Sineenat, el malestar popular creció y el republicanismo está ganando terreno en Tailandia. “Vajiralongkorn simplemente hace lo que quiere, sin ninguna preocupación por la ley”, afirma Pavin.

“A los críticos les preocupa que el rey haya establecido un grado de control sin precedentes sobre los militares, la policía y el poder judicial que plantea serias dudas sobre la responsabilidad del palacio y el estado de derecho”, agregó Pavin. “La popularidad de la monarquía tailandesa está en su punto más bajo. Vajiralongkorn no muestra interés en responder al problema, aparentemente confiado en su propio poder y el continuo apoyo de instituciones poderosas”, finaliza.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Tailandia, dividida: «el rey es humano», claman unos, «la monarquía es dios», gritan otros

En las crecientes protestas, los manifestantes pro democracia enfatizan que buscan reformar la monarquía, no abolirla, aunque los monárquicos desconfían de ellos.

Hace apenas unos meses, criticar la monarquía de Tailandia era un tabú y pocos se atrevían a desafiar las duras leyes reales que envían a prisión a quienes critiquen al rey y a la familia real.

Ahora, después de varios meses de protestas sociales, defender la monarquía también puede generar críticas y discriminación, un cambio monumental en un reino donde la institución se ha promovido durante décadas y debe ser venerada de acuerdo con la constitución.

“Hay muchas personas que todavía aman a la monarquía y adoran a la monarquía, pero no salen”, dijo Thitiwat Tanagaroon, el gerente de un restaurante de 50 años. “Quien sale es acosado”, agregó.

“La nueva generación y los jóvenes no están interesados”, dijo el líder de la protesta, Tattep Ruangprapaikitseree, de 23 años, sobre la deferencia que las generaciones de tailandeses han mostrado por la monarquía. “Ven que son humanos, el rey es humano, no un dios”, afirmó.

Thitiwat, quien una década se unió a las protestas callejeras, vistiendo «camisas amarillas» realistas, para derrocar a un gobierno populista electo, no está de acuerdo: “La monarquía era lo único en lo que siempre tenía fe”, dijo. “Es el mismo amor que tengo por mi padre y mi madre. Para mí, la monarquía es dios”. Participó de la vigilia cuando el rey Bhumibol agonizaba y vistió de negro durante un año después de la muerte del monarca, en 2017.

Las crecientes manifestaciones contra el sistema reclaman frenos a los poderes de la monarquía, a la que los críticos acusan de incitar a la dominación militar, tomar una autoridad excesiva, gastar generosamente y permitir la represión de los críticos. Los manifestantes enfatizan que buscan reformar la monarquía, no abolirla, aunque los monárquicos desconfían de ellos. Para Thitiwat, todas las acusaciones contra el rey son mentiras y la monarquía está por encima de la política.

El surgimiento de Thitiwat como un héroe para los monárquicos se produjo cuando el rey lo elogió fuera del palacio la noche del 23 de octubre mientras se arrodillaba con miles de simpatizantes. Thitiwat dijo que el encuentro no fue organizado, como han sugerido los críticos, lloró de emoción y luego no pudo dormir. El video que publicó de la reunión se volvió viral

Pero muchos no se mostraron comprensivos. Thitiwat fue calificado de “repugnante” en las redes sociales y las calificación del restaurante donde trabajaba bajaron a 1 estrella. Su dueño recibió cientos de llamados pidiendo que lo despidieran.

Sus críticos acusaron al rey de avivar la división alabando a Thitiwat e ignorando las demandas de protesta. Una semana después, el rey dijo que los manifestantes eran «amados de todos modos», pero que no ha habido una respuesta real a sus demandas. Algunos monárquicos radicales dicen que están listos para la violencia, pero Thitiwat no ve lugar para eso: “Intentaré ser más fuerte y soportar el odio”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Por qué los tailandeses se arrastran ante el rey en el metro de Bangkok

Esta conducta no sorprende en un país como Tailandia, donde los reyes de la dinastía Chakri han sido reverenciados como divinidades desde sus orígenes.

Este fin de semana circularon masivamente fotos del rey Maha Vajiralongkorn y la reina Suthida de Tailandia en la inauguración de una nueva línea del metro de Bangkok. En su país las fotos resultaron absolutamente comunes, pero en Occidente llamó poderosamente la atención que solo el rey y la reina estuvieran sentados mientras el resto de la comitiva y todos los demás aparecieran de rodillas en el suelo.

Esta conducta no sorprende en un país como Tailandia, donde los reyes de la dinastía Chakri han sido reverenciados como divinidades desde sus orígenes. Los súbditos compiten por tener los mejores retratos y es posible encontrarse con la imagen enmarcada en dorado en los puntos principales de Bangkok, donde los tailandeses se detienen en medio de su rutina a orar o inclinarse, gesto de la reverencia indiscutible que tienen hacia la monarquía, más allá de quién sea el rey. El fallecido rey Bhumibol Adulyadej (1927-2017) fue una de las figuras más altamente reverenciadas de Tailandia, y la devoción por él alcanzó niveles pocas veces vistos en otras naciones.

Fue gracias a Bhumibol que hoy los tailandeses se inclinan y se arrastran ante la controvertida presencia de su hijo, Vajiralongkorn, también conocido como Rama X, quien se ubica hoy en el centro de las protestas juveniles que reclaman más democracia y transparencia. Su padre remontó las creencias de los siglos XVIII y XIX, cuando los primeros reyes de la dinastía fomentaron entre los devotos budistas siameses la tradición de un rey todopoderoso y semividino, un “Boddhisattva” o ser humano en las últimas etapas antes de transformarse en un Buda.

Por entonces, se prohibía a los plebeyos mirar directamente al rostro del rey y, si el “Nai Luang” (título que significa El Más Grande Señor y hoy ostenta Vajiralongkorn) les concedía la bendición de acercárseles, había que postrarse hasta tocar el rostro con el suelo, costumbres sagradas que continúan intactas en las más solemnes ceremonias de la corte.

El “Libro de las Leyes de Palacio” afirma de manera clara y contundente que el castigo por estar de pie frente al rey o tocarlo significa la muerte, y ello dio pie a una de las mayores tragedias de la dinastía: en 1881, cuando durante una procesión de las barcazas reales una de las esposas del rey Rama V cayó por la borda, la joven reina murió ahogada porque nadie se atrevió a tocarla para rescatarla.

Todavía hoy cualquier tailandés debe arrastrarse en presencia del intocable Vajiralongkorn, una costumbre, como muchas otras consideradas controvertidas para los ojos de los occidentales, que está lejos de ser desterrada. Los súbditos de Vajiralongkorn y Suthida, en una muestra de devoción abolida en 1873 pero resucitada en el reinado de Bhumibol, se refieren a sí mismos como “el polvo bajo sus pies”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Princesa prisionera: reaparece ex esposa del rey de Tailandia tras seis años de cautiverio

Srirasmi Suwadee tuvo que dejar a su hijo en la corte después de que ella y su familia fueran encarcelados por crímenes contra la familia real.

El activista prodemocracia y refugiado político tailandés Somsak Jeamteerasakul publicó esta semana fotos actualizadas de la ex princesa de Tailandia Srirasmi Akharaphongpreecha, quien fuera la tercera esposa del rey Vajiralongkorn hasta que fue repudiada y expulsada de la corte, además de condenada a vivir en una lejana provincia rural del país asiático.

En las fotografías publicadas este 6 de noviembre, la ex princesa heredera aparece totalmente rapada y vistiendo un humilde hábito monacal. Según información revelada por el periodista Andrew McGregor Marshall, especialista de asuntos políticos tailandeses, Srirasmi actualmente vive en régimen de “arresto domiciliario” en la provincia de Ratchaburi.

En 2014, el tío, padres, hermana y tres hermanos de la princesa fueron condenados por varios delitos. Incluían lesa majestad, o difamar a la monarquía, que es un crimen terrible en Tailandia. Los comentarios negativos sobre la familia real pueden ser castigados con hasta 15 años de prisión.

Sus ancianos padres se declararon culpables de estos cargos y en 2015, fueron condenados a dos años y medio de prisión. El tío de Srirasmi fue acusado de contrabando y extorsión además de lesa majestad, y fue condenado a más de 30 años de prisión. Sus tres hermanos fueron condenados a cinco años y medio cada uno.

Su hijo, el príncipe Dipangkorn Rasmijoti, es el siguiente en la línea del trono después del rey. Hay fotos en línea de su último encuentro con él antes de que la obligaran a abandonar la casa real. Actualmente el niño, de 14 años, es el único heredero varón de la dinastía Chakri y vive la mayor parte del tiempo en Alemania, donde es tratado por su trastorno del espectro autista.

La ex princesa, despojada de su título, no ha sido vista en público desde 2014, aunque se han publicado fotografías tomadas de forma clandestina de Srirasmi realizando tareas de limpieza y jardinería en la residencia que se convirtió en su “prisión” por orden de Vajiralongkorn. Tiempo atrás, se publicaron fotos de una presunta visita que Srirasmi hizo a su hijo, después de cinco años de separación.

Maha Vajiralongkorn se ha divorciado varias veces. Se divorció de su primera esposa la princesa Soamsawali, que también es su prima, en 1991, pero ella retuvo su título real y su rango de “Madre del primer nieto del rey Bhumibol” dentro de la corte como parte de la familia real tailandesa.

Su segunda esposa no tuvo tanta suerte. Se casó con ella en 1994 y se divorció de ella dos años después, y ella se vio obligada a huir a Estados Unidos con sus hijos. Más recientemente, en 2019 Vajiralongkorn se casó con una exazafata, la actual reina Suthida, y tomó como concubina oficial a una ex enfermera, la general del Ejército Sineenat Wongvajirapakdi.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

La esposa repudiada del rey de Tailandia: quién es y dónde está Sujarinee Vivacharawongse

La ex actriz apodada “Benz”, escandalizó a la corte al casarse en secreto con Vajiralongkorn. Denunciada de abuso y fraude, se divorció y huyó a Gran Bretaña con sus cinco hijos. Pero ¿dónde está hoy?

La proclamación de divorcio del príncipe Maha Vajiralongkorn en 1996 destacó vívidamente los presuntos “crímenes” de su segunda esposa, y ex consorte, Sujarinee Vivacharawongse.

El entonces heredero del trono de Tailandia colgó carteles en las paredes de su palacio acusándola explícitamente de adulterio, abuso y fraude. Sujarinee pronto huyó a Gran Bretaña con sus cinco hijos temiendo por su seguridad.

Aunque este incidente quedó grabado en la conciencia nacional, se se supo poco sobre la vida de Sujarinee más allá de su papel como ex esposa de Vajiralongkorn, quien ha sido rey de Tailandia desde 2016.

Nacida en 1962, Sujarinee Vivacharawongse conoció las artes a una edad temprana gracias a su padre, músico y compositor de una banda local. Sujarinee entró en la industria del entretenimiento a los 15 años, adoptando el nombre artístico de Benz. Protagonizó varias películas de bajo presupuesto entre 1977 y 1979 antes de anunciar su retiro de la actuación.

Después de que el príncipe heredero Vajiralongkorn y Sujarinee se conocieron, la pareja comenzó a ser vista rápidamente en público con la total desaprobación de la madre del príncipe, la reina Sirikit.

En febrero de 1994, el príncipe y la actriz se casaron en una ceremonia privada en palacio que recibió la bendición del padre del príncipe heredero, el rey Rama IX, pero no de la reina. Llena de vergüenza por lo que se consideraba un matrimonio infame, familia real no dio a conocer de inmediato el matrimonio.

Después de su matrimonio con Vajiralongkorn, a la ex actriz se le otorgó permiso para modificar su nombre de nacimiento, Yuvadhida Polpraserth, por uno que significaba su nuevo estado como plebeya casada con una realeza: Mom Sujarinee Mahidol na Ayudhaya. También recibió un cargo honorífico como Mayor del Ejército tailandés y se le permitió participar en ceremonias reales junto a su nuevo esposo.

Tras las acusaciones sin fundamento de infidelidad con Anand Rotsamkhan, un mariscal de la Fuerza Aérea de 60 años, Sujarinee y sus hijos perdieron inmediatamente sus títulos reales y pasaportes diplomáticos a instancias de una iracunda reina Sirikit.

Encontraron refugio en Gran Bretaña, pero el príncipe heredero pronto logró que su única hija, Sirivannavari, regresara a Tailandia. Algunos coinciden en que la niña fue secuestrada por miembros de la guardia real bajo órdenes del príncipe.

«Todos los hijos varones fueron enviados a América y apartados de la línea sucesoria en 1996, al igual que las mujeres, que ‘no cuentan’, ya que tiene que ser un hombre quien llegue al trono”, explicó el periodista Andrew MacGregor Marshall, un experto conocedor de los asuntos internos de la monarquía tailandesa. Ante este panorama, el único varón con el que Vajiralongkorn cuenta para ser sucedido es el príncipe Dipangkorn Rasmijoti, habido de su tercera (y también repudiada) esposa.

Actualmente, la hija de Sujarinee, Sirivannavari, es la favorita de los medios de comunicación y los jóvenes tailandeses la adoran. El rey Bhumibol volvió a conceder a esa nieta el título de princesa, que ganó una medalla de oro en bádminton en los Juegos del Sudeste Asiático de 2005 y se ha hecho un nombre como productora creativa y diseñadora en la industria de la moda. Por invitación de Pierre Balmain, ha exhibido sus diseños en París y aparece regularmente en eventos de moda en todo el mundo.

Los demás hijos de Sujarinee fueron tajantemente repudiados por Vajiralongkorn, que se negó a volver a verlos. Uno de ellos, el mayor, Chakriwat Vivacharawongse tiene 37 años y sufre de un cáncer terminal. Actualmente el joven está recibiendo quimioterapia, lo cual es muy preocupante para él.

“Algunos de los efectos secundarios del tratamiento son bastante difíciles de soportar, ya que se atacan tanto los tumores como algunas células sanas; esa es la razón por la que la quimioterapia tiene varios efectos secundarios”, escribió el hombre en su cuenta de Facebook. El hijo olvidado del rey Rama X “no tiene contacto con su padre, tiene que pagar él mismo los costos del tratamiento y no recibe un centavo de su padre”, reveló una persona cercana a la revista alemana Bild.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Fortuna real, blanco de protestas: qué tan rico es el rey de Tailandia

La vida privada y las funciones del polémico monarca Vajiralongkorn eran un tabú, pero las crecientes manifestaciones prodemocráticas corrieron el velo.

La enorme riqueza del rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia, al que se atribuye una fortuna de al menos 35.000 millones de dólares (unos 29.000 millones de euros), está siendo criticada abiertamente por manifestantes antigubernamentales.

El movimiento, que sale a la calle desde hace tres meses, reclama la dimisión del primer ministro, Prayut Chan O Cha, llegado al poder por un golpe de Estado en 2014 y legitimado por controvertidas elecciones el año pasado. También osa mencionar la reforma de la poderosa y rica monarquía, un tema tabú en el país hasta hace unos meses.

Vajiralongkorn que vive la mayor parte del tiempo en el estado alemán de Baviera, llegó el fin de semana pasado a Bangkok para participar en ceremonias religiosas por el cuarto aniversario por la muerte de su padre, el venerado Bhumibol Adulyadej, fallecido el 13 de octubre de 2016.

La Casa Real de Tailandia es la más rica del mundo, según un estudio publicado en 2011 por la revista Forbes, que valoró su fortuna en unos 35.000 millones de dólares (unos 31.000 millones de euros), lo que la convierte en la mayor corporación tailandesa con una amplia cartera de inversiones en propiedades y empresas, informó Efe.

Según la biografía semioficial «King Bhumibol Adulyadej: A Life´s Work«, publicada en 2012, la Oficina de la Propiedad de la Corona estimaba que sólo los terrenos de propiedad real en Bangkok, más de 5.200 hectáreas, están valorados en al menos 33.000 millones de dólares (28.000 millones de euros).

Una controvertida decisión

Entonces, las propiedades y acciones en empresas como Siam Cement o Siam Commercial Bank eran gestionadas por la Oficina y no pertenecían personalmente al monarca. Sin embargo, pocos meses después de ascender al trono, el Parlamento aprobó una enmienda a la ley, según la cual la Oficina quedaba bajo la autoridad única del rey Vajilalongkorn.

El decreto suponía que la Oficina dejaba de estar exenta de pagar impuestos, pero las autoridades aprobaron nuevas exenciones impositivas el 29 de julio de 2019, coincidiendo con el cumpleaños del monarca.

Este año, el Parlamento tiene previsto aprobar un aumento del 16 % del presupuesto de la casa real hasta los 288,4 millones de dólares, lo que incluye el mantenimiento de una flota de 38 aviones y helicópteros. Un polémico incremento en medio de una recesión económica debido a la pandemia en Tailandia, cuya economía está previsto que caiga este año más del 8 %.

El rey Maha Vajiralongkorn no comentó directamente las manifestaciones, inéditas en un país donde la realeza es considerada casi sagrada. Pero declaró en la televisión pública que Tailandia «necesita un pueblo que ame su país, un pueblo que ame la institución» que representa la monarquía.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Los jóvenes tailandeses desafían la sacralidad la monarquía: «Es el comienzo del colapso del poder real», afirma experto

Los estudiantes tailandeses piden de forma cada vez más enérgica una reforma de la Monarquía y de la Constitución con severas críticas al rey Vajiralongkorn.

Anuncios

Los estudiantes tailandeses entregaron este domingo una carta a la Casa Real tailandesa en la que piden una reforma de la institución, un nuevo gobierno y cambios en la Constitución tras a histórica movilización del sábado, en la que cientos de miles de personas salieron a manifestarse en Bangkok. Durante los últimos meses el país ha sido escenario de protestas a favor y contra el Gobierno y la monarquía a pesar de las restricciones por la pandemia de coronavirus. La monarquía ha sido tabú durante años en la política tailandesa y está protegida por leyes como la de difamación o lesa majestad que castiga con hasta 15 años de cárcel a los infractores.

«El fin de semana pasado fuimos testigos de un momento crucial en la historia de Tailandia. Ese fue el comienzo del colapso del nuevo poder real, que ha estado tratando de generar turbulencias e intervenir en el gobierno democrático durante décadas”, escribió el periodista Andrew MacGregor Marshall.

“Las protestas que tuvieron lugar en Bangkok y en muchos países del mundo el sábado fueron fenomenales”. Para el experto las manifestaciones constituyen “la cuenta regresiva para un momento en que la monarquía y los militares debían reformarse y dejar de interferir en la política”. “Millones de tailandeses cuestionan el papel de la familia real tailandesa. Decenas de miles de personas asistieron a las protestas durante el pasado fin de semana. Y millones de personas más usan las redes sociales para criticar la codicia del Estado por encima de la ley y la corrupción de la familia real”.

El primer ministro, Prayuth Chan Ocha, llegó al poder mediante un golpe de Estado en 2014 y lideró la junta militar durante cinco años, refrendando posteriormente su cargo en las elecciones parlamentarias de 2019. Sin embargo, la actual Constitución fue introducida por la junta militar, así como la ley electoral, lo que favoreció la vuelta al poder del general retirado en los últimos comicios celebrados en Tailandia.

Uno de lo líderes de la marcha de este domingo, Parit Chiwarak, ha denunciado que el primer ministro, Prayuth Chan Ocha, actúa solo en defensa de la Monarquía y ha argumentado que es más efectivo entregar la carta en Palacio que al Gobierno. «¿Si tu vecino tiene un perro y te molestan sus ladridos, le pedirías al perro que dejase de ladrar o le dirías a su amo que le ponga un bozal?», ha apuntado. «¿Quieres discutir con el perro o con su dueño?», ha afirmado Parit ante la multitud concentrada frente al palacio real. «¡Con su dueño!», ha respondido la gente congregada.

Parit recordó la convocatoria de una nueva concentración el próximo jueves para pedir la redacción de una nueva constitución y ha recordado la huelga general convocada para el 14 de octubre en el aniversario del levantamiento popular de 1973 que fue brutalmente reprimido. Mientras, el primer ministro Prayuth ha agradecido este domingo tanto a los manifestantes como a los más de 10.000 policías desplegados por evitar cualquier tipo de violencia, ha explicado un portavoz del Gobierno, Anucha Burapachaisri.

El sábado unas 200.000 personas salieron a la calle en Bangkok, según cifras de los convocantes, 20.000 según la Policía. Las protestas están impulsadas fundamentalmente por el Frente Unido por la Democracia y Contra la Dictadura (UDD), los ‘camisas rojas’, que tras años de escasa actividad ha decidido que es el momento de mostrar su apoyo a las manifestaciones antigubernamentales.

Las protestas antigubernamentales, las más importantes desde el golpe de Estado militar de 2014, han seguido adelante a pesar de que las autoridades advirtieron la semana pasada de que no permitirían estas manifestaciones. Demandan una nueva Constitución para impedir así que aquellos que llegan al poder mediante golpes de Estado permanezcan durante largos periodos de tiempo al frente del Ejecutivo.

Anuncios

Tailandeses cuestionan desorbitantes gastos del rey en compra de aviones durante la pandemia

Mientras el país caía en recesión, la corte de Vajiralongkorn adquirió una flota de 38 aviones y helicópteros.

Anuncios

La familia real de Tailandia acumuló una flota del tamaño de una aerolínea de 38 aviones y helicópteros, según reveló una figura de la oposición líder después de emprender una investigación sin precedentes sobre los gastos del rey Maha Vajiralongkorn, la familia real y la corte. Thanathorn Juangroongruangkit hizo la revelación mientras Tailandia lucha contra una profunda recesión económica causada por la pandemia de Covid-19, y unos días antes de una manifestación planificada por manifestantes estudiantiles que están rompiendo tabúes de larga data al cuestionar el gasto real.

«La gente está furiosa por esto, especialmente cuando se mira la macroeconomía», dijo Thanathorn al Financial Times. «Se prevé que el crecimiento del PIB de Tailandia sea un 8% negativo en el mejor de los casos este año, por lo que necesitamos todos los recursos que tenemos para gastar en la recuperación». Thanathorn era líder de Future Forward , un partido de oposición respaldado por jóvenes que se convirtió en el tercero más grande en el parlamento después de las elecciones del año pasado hasta que en febrero de este año el gobierno lo disolvió.

Los parlamentarios del partido se reagruparon bajo el nombre Move Forward y comenzaron a investigar públicamente los gastos de la monarquía. Según un inventario de aviones presentado por el primer ministro Prayuth Chan-ocha, la flota real incluye cuatro aviones comerciales Boeing y tres Airbus, tres Sukhoi Superjet 100 de fabricación rusa, cuatro Northrop F5-E ligeros, aviones de combate y 21 helicópteros, incluidos tres que entrarán en servicio el próximo mes. Los costos de mantenimiento, combustible, apoyo en tierra y otros costos de la flota totalizan casi US$ 64 millones, según el documento revelado por Financial Times.

El rey Vajiralongkorn, que vive en Alemania con un séquito femenino pero suele regresar a su país esporádicamente, consolidó el funcionamiento de su consejo privado, la oficina de la casa real y la oficina de seguridad real en una sola oficina real, que según cifras oficiales tiene un presupuesto miles de millones para el próximo año fiscal, una cifra que ha aumentado más del 100% desde 2018. Move Forward solicitó detalles de este gasto a la oficina de presupuesto del gobierno, pero no hubo respuestas: “Es dinero de los contribuyentes, por eso tiene que ser transparente”, lamentaron. «Estas cosas no son transparentes».

Durante la crisis causada por el coronavirus, el rey Vajiralongkorn estuvo en gran parte ausente de su reino, sobrellevando su vida en un resort de lujo en los Alpes bávaros. El monarca, de 66 años, disfruta de un permiso especial para residir en el Hotel Sonnenbichl en Garmisch-Partenkirchen y según las autoridades locales el hotel no está abierto para alojamiento normal. El rey y su séquito (en el que se calcula hay una veintena de “concubinas”) tienen un permiso especial porque son un «grupo único y homogéneo de personas sin fluctuaciones».

El rey es conocido por su comportamiento excéntrico. Sucedió oficialmente a su padre en el trono en octubre de 2016 y fue coronado durante una magnífica ceremonia en mayo de 2019. En lugar de seguir los pasos de su padre, que era venerado por muchos tailandeses, Vajiralongkorn a menudo se ve envuelto en escándalos.»El comportamiento del rey durante la crisis del coronavirus ha sido un desastre para la reputación de la monarquía tailandesa», dijo el periodista y activista Andrew MacGregor Marshall, y agregó que el rey es un «monarca atribulado, sádico y autoritario que no debería tener lugar en el siglo XXI».

Marshall, el autor del libro «Un reino en crisis» -censurado en Tailandia-, puede decir lo que quiera sobre el rey Vajiralongkorn pero en el país asiático este tipo de críticas sería severamente castigada bajo una draconiana ley de lesa majestad, que prohíbe cualquier declaración u opinión despectiva sobre el rey y la familia real. Cualquiera que viole la ley enfrenta hasta 15 años de prisión.

Anuncios

De consorte real a prisionera: ¿quién es la mujer indultada por el rey de Tailandia?

El rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, ha indultado a una de sus concubinas, a la que encarceló en 2019. Una vez liberada, Sineenat Wongvajirapakdi fue en avión a Alemania para reintegrarse en el harén del monarca, con el que ha pasado gran parte de la pandemia en el país teutón.

Por Sputnik

En 2019 Sineenat Wongvajirapakdi fue nombrada consorte real durante un acto solemne que se celebró para conmemorar el 67 cumpleaños del rey, quien previamente se había casado con su cuarta esposa, la reina Suthida. Era la primera vez en casi un siglo que un monarca tailandés concedía ese nombramiento.

Sineenat se entrenó como pilota, sirvió en una unidad real de guardaespaldas y en 2019 fue elevada al rango de mayor general. Sin embargo, al poco tiempo cayó en desgracia y fue despojada de todos sus títulos por «deslealtad» y una supuesta «ambición» de igualar su posición a la de la reina, informa el periódico alemán Bild.

Sus acciones demostraron que «no honra al rey y no entiende la tradición real… sus acciones son para beneficiarse a sí misma», señaló un comunicado oficial citado por el medio.

Aparentemente desde aquel entonces la exconsorte, también conocida como Koi Wongvajirapakdi, había estado en la prisión de máxima seguridad Bang Kwang, en la que, según varios informes, están recluidas unas 1.000 personas condenadas a muerte, y donde en 2018 Tailandia llevó a cabo la primera ejecución en casi una década.

El rey fue personalmente al aeropuerto de Múnich para recogerla una vez que su avión aterrizó. Tras haberse reunido con Sineenat Wongvajirapakdi el monarca y sus súbditos fueron directamente al Grand Hotel Sonnenbichl, situado en el balneario alemán de Garmisch-Partenkirchen. 

A principios de 2020 los medios informaron de que su majestad reservó todo el cuarto piso, que incluye una «habitación de placer» y está adornado con «tesoros y antigüedades» de Tailandia. Se cree que sus concubinas, bautizadas como «soldadas para el sexo» forman parte de una unidad parecida a la militar.

En su patria el monarca se enfrentó a críticas a pesar de que está protegido por una de las leyes de difamación más duras de todo el mundo. Esta legislación prevé penas de hasta 15 años de reclusión por este tipo de crimen. 

Sin embargo, dicho castigo no ha logrado evitar que algunas personas se manifiesten en su contra. Un hashtag que se traduce como ¿por qué necesitamos un rey? se hizo popular en Tailandia después de que un activista extranjero publicase un mensaje sobre las actividades de Vajiralongkorn en Alemania.  

Quienes critican al monarca exigieron que se revocase una orden de 2019 que transfería dos unidades del Ejército tailandés bajo su mando personal, además de una ley de 2017 que le otorga el control total sobre las extensas propiedades de la corona. Se estima que la riqueza del rey, que ha pasado gran parte de su tiempo en Europa, asciende a 30.000 millones de dólares.

Andrew MacGregor Marshall: «La monarquía ahora enfrenta un colapso sin precedentes en el apoyo público»

Miles de tailandeses participaron estos días en marchas sin precedentes en contra la monarquía. Los manifestantes, muchos jóvenes estudiantes, critican al rey Rama X y exigen cambios democráticos en el gobierno, dirigido por Prayut Chan-O-Cha, que llegó al poder mediante un golpe de Estado en 2014, lideró la junta militar durante cinco años, y se convirtió en primer ministro tras las elecciones de 2019. La monarquía es la institución más venerada del país y se la considera más allá de toda censura, protegida por estrictas leyes contra la difamación, pero el cuestionamiento de su posición ha aumentado en los últimos años.

Sobre este tema conversé con Andrew MacGregor Marshall, periodista experto en asuntos de Asia y Oriente Medio y autor del libro censurado en Tailandia ‘A Kingdom in Crisis’. Cree que Rama X “nunca se ha esforzado por realizar la mayoría de los deberes reales y ha vivido en Alemania desde 2007, pero el hecho de que viviera en el extranjero con un gran harén durante la pandemia del coronavirus ha enfurecido a muchos tailandeses”. Afirma que el gobierno “dejó de utilizar la ley de lesa majestad para atacar a los críticos de la monarquía, pero esto no significa que la situación haya mejorado”, ya que ahora “son objeto de otras leyes, por lo general, delitos informáticos y leyes de sedición”. En ese contexto, “varios disidentes tailandeses que vivían en el exilio han sido secuestrados y asesinados”.

La vida privada del rey Rama X es objeto de vergüenza para muchos. Mientras el coronavirus golpeaba Tailandia, el rey se hospedó en un resort de lujo en Alemania acompañado por una veintena de mujeres, según reveló la prensa alemana. En este contexto, el descontento sobre la monarquía ha crecido y por primera vez el rey, heredero de una dinastía considerada casi divina, enfrenta críticas: “Los manifestantes dicen que la monarquía y el ejército se han entrometido en la política durante décadas y exigen que se ponga fin a esto. Quieren la reforma de la monarquía y el fin de los golpes militares”, explica el experto, quien advierte: “La monarquía ahora enfrenta un colapso sin precedentes en el apoyo público”.

Azotes, amenazas, encarcelamiento: revelan los tratos del rey de Tailandia hacia su corte

El tabloide alemán Bild agrega detalles escalofriantes sobre la violencia y la crueldad mostradas por Rama X a todo su personal.

Mientras el rey Rama X de Tailandia y un centenar de sirvientes -entre ellos, veinte mujeres de su “harén”- atraviesa la pandemia del coronavirus en el lujoso «Grand Hotel Sonnenbichl», en los Alpes bávaros, la prensa alemana destapó esta semana que la vida de la corte tailandesa no es tan idílica como podría imaginarse. Los miembros de la corte son catogados con latigazos, amenazas y acoso «a menudo por razones totalmente insignificantes», reveló el tabloide alemán Bild, que agrega citando a un funcionario anónimo: «Si el rey no lleva a cabo el castigo él mismo, la medida debe ser filmada y el video debe serle enviado». “Observa los videos con placer”, dice.

Dependiendo de la gravedad del”delito” cometido, Rama X otorga cintas negras a sus cortesanos, cuyo significado es trágicamente preciso, según el periodista especializado en asuntos tailandeses Andrew MacGregor Marshall, entrevistado en el diario alemán: “Una cinta significa un mes en un campo de prisioneros, dos son tres meses y tres son nueve meses” , la mayoría de los cuales deben cumplirse dentro de la prisión de Dhaveevatthana, el vasto palacio del rey en Bangkok. Muchos familiares del rey, en desgracia, terminaron sus días allí en condiciones misteriosas, informó el Japan Times en 2017.

En Alemania, según MacGregor Marshall, las víctimas no se atreven a quejarse ante la policía local por temor a que sus familias sean castigadas a su regreso a Tailandia. Y en cualquier caso, Vajiralongkorn disfruta, como cualquier jefe de estado extranjero, de una inmunidad diplomática casi imposible de levantar, lo que le asegura su tranquilidad. Una tranquilidad relativa, ya que los críticos internacionales están cuestionando con cada vez más fuerza su lujoso y provocativo exilio en Alemania mientras el país europeo atraviesa la cuarentena total y mientras Tailandia afronta la mortal pandemia.

“En la Unión Europea, se prohíbe la entrada estricta de ciudadanos no comunitarios. Los particulares y los turistas deben quedarse en casa. Sin embargo, esto no se aplica al rey tailandés”, reclama Bild, ante lo cual la cancillería tailandesa respondió que “el rey tailandés se encuentra en una estancia privada en Alemania”, y que llegó a Alemania en un “vuelo privado”. Miles de tailandeses enojados expresaron sus críticas en Twitter y Facebook con la etiqueta “¿Para qué necesitamos un rey?”, arriesgándose a ser detenidos por la policía, de acuerdo con la draconiana ley de lesa majestad, que exige una pena de prisión para cualquiera que insulte o critique a la monarquía, figura sacrosanta del establishment tailandés.

El rey de Tailandia regresó a su país tras una cuarentena “de lujo” en Europa en plena pandemia

“Esta pandemia no es culpa de nadie”, dijo Rama X al rendir homenaje a sus antepasados por el día de la Dinastía Chakri.

Maha Vajiralongkorn de Tailandia volvió a su país este lunes desde Alemania, donde reside gran parte del tiempo, por el aniversario del inicio de su dinastía, Chakri, en su primera visita desde que se impuso el estado de emergencia para contener la pandemia de COVID-19 el pasado 26 de marzo. El rey aterrizó por la mañana en Bangkok acompañado de su esposa, la reina Suthida, y ambos se reunieron con el primer ministro, Prayut Chan-ocha, y el jefe de las Fuerzas Armadas, Apirat Kongsompong, en una ceremonia en la que el monarca entregó donaciones de material sanitario para hacer frente al coronavirus, informó Efe.

«Esta pandemia no es culpa de nadie. El Gobierno debe solucionar el problema entendiendo sus causas. Es necesario establecer un sistema y comunicarlo al pueblo para que lo entienda bien», dijo Vajiralongkorn en la ceremonia, cuyas imágenes fueron retransmitidas por televisión en el boletín dedicado diariamente a las actividades de la casa real. Durante el día, el monarca rindió homenaje a su padre, el rey Bhumibol Adulyadej, fallecido en 2016, y a Rama I, fundador de la dinastía Chakri, de la que Vajiralongkorn es el décimo monarca y que dio comienzo en 1782.

La llegada del rey desde Alemania coincide con la decisión del Gobierno de extender hasta el 18 de abril la prohibición de que aterrice cualquier avión comercial en el país procedente del extranjero, que ya había sido aprobada el sábado para evitar los contagios de COVID-19. Vajiralongkorn, de 67 años y conocido por pasar largas temporadas en Alemania y por su afición a pilotar aviones, fue coronado el año pasado, tras el fallecimiento de su padre, el rey Bhumibhol, al que gran parte de los tailandeses reverenciaba como el padre de la nación y como una figura prácticamente semidivina, cuya inmensa popularidad no ha heredado el actual monarca.

Hace dos semanas, miles de internautas tailandeses protestaron contra el rey en Twitter con la etiqueta #¿Paraquénecesitamosunrey? por su papel durante la pandemia, una expresión de descontento sin precedentes que supuso un desafío a la ley de lesa majestad tailandesa, una de las más duras del mundo y que castiga con hasta 15 años de cárcel las críticas al monarca. Los usuarios acusaron a Vajiralongkorn, que a diferencia de otros reyes no ha hecho ninguna declaración pública sobre la crisis, de no preocuparse por los pacientes del coronavirus en Tailandia, que ascienden a 2.220 casos, de los cuales han fallecido 26.

Las masivas críticas al rey por no preocuparse por la pandemia desafían las leyes en Tailandia

Vajiralongkorn, quien ascendió al trono en 2016, es acusado por miles de internautas de no preocuparse por los afectados del coronavirus, que superan ya los 720 casos en su país.

Con la consigna “¿Para qué necesitamos un rey?”, un enorme número de tailandeses critica al rey Vajiralongkorn de Tailandia, en la red social Twitter por su papel en medio de la pandemia del coronavirus. La polémica etiqueta supone un desafío a la ley de lesa majestad tailandesa, que castiga con hasta 15 años de cárcel las críticas al monarca, pese a lo cual recibió más de un millón de tuits solo el domingo y continúa generando reacciones este lunes. El actual monarca, de 67 años, no ha heredado la popularidad de su progenitor, al que gran parte de los tailandeses reverenciaba como el padre de la nación y casi como una figura semidivina, y pasa largas temporadas fuera de Tailandia.

Este desafío a la institución surgió después de que un profesor exiliado en Francia, Somsak Jeamteerasakul, publicara en la red social que el rey estaba «aburrido» en Alemania y había viajado en su avión privado desde Munich a Hamburgo en medio de la pandemia. Los usuarios compartieron unas polémicas fotos del rey en camiseta de tirantes y con tatuajes, que fueron difundidas en 2016 fuera del país y desde entonces fueron censuradas por los medios en Tailandia. También acusan a Vajiralongkorn, quien ascendió al trono en 2016, de no preocuparse por los afectados del coronavirus, que superan ya los 720 casos.

El Centro contra las Noticias Falsas de Tailandia y el ministro de Economía y Sociedad Digital, Puttipong Punnakanta, advirtieron a través de Twitter y su cuenta de Line que compartir noticias y fotos falsas es un delito, sin referirse expresamente a la polémica causada por las críticas al monarca. Puttipong también publicó el domingo una noticia sobre la donación por parte del rey de equipamiento para luchar contra el Covid-19. Bajo el mando de Vajiralongkorn aumentó el control financiero y de seguridad de la Casa Real con respecto al reinado de su padre, el rey Bhumibol Adulyadej, figura emblemática y adorada fallecida en 2016.

Ya que estás aquí… apoya a Secretos Cortesanos para el lanzamiento de su próximo libro digital

El rey de Tailandia predica «aprender de los errores» para lograr la superación personal en 2020

Vajiralongkorn felicitó a sus súbditos al tiempo que los instó a vivir con decencia, rectitud y moderación.

Sigue leyendo «El rey de Tailandia predica «aprender de los errores» para lograr la superación personal en 2020″

Impresionante procesión de barcazas reales pone el broche de oro a la coronación del Rey de Tailandia

Una tradición que se remonta a siete siglos, cubrió una distancia de 3,4 kilómetros y participaron 52 barcazas y 2.400 remeros.

Sigue leyendo «Impresionante procesión de barcazas reales pone el broche de oro a la coronación del Rey de Tailandia»

Actos maléficos, traición, adulterio, abuso de poder: el palacio del rey de Tailandia vive una pesadilla

La corte de Rama X, coronado este año, atraviesa momentos críticos: después de ser expulsada la concubina real, una decena de funcionarios cayó por actos impropios.

Sigue leyendo «Actos maléficos, traición, adulterio, abuso de poder: el palacio del rey de Tailandia vive una pesadilla»