El rey cuenta: qué dice Harald V de Noruega en el libro que se convirtió en bestseller

Las conversaciones entre un escritor republicano y el rey se convirtieron en un éxito de ventas. “Harald V tiene una fuerte empatía y una cercanía que casi ningún rey ha tenido”, afirma el autor, Harald Stanghelle.

El libro “Kongen Forteller” (El rey cuenta), basado en las conversaciones privadas mantenidas por el periodista Harald Stanghelle con el rey Harald V de Noruega, se convirtió en un éxito de ventas al poco tiempo de su lanzamiento. Según Raymond Vik, gerente de comunicaciones de la editorial Kagge, la circulación es de 70.000 ejemplares, y el libro encabeza la lista de bestsellers de las principales cadenas de librerías.

Es el libro más vendido en este momento, independientemente del género. Considerando que ha pasado más de un mes desde que se publicó el libro, indica que quienes lo leen siguen recomendándolo”, dijo.

Stanghelle está seguro una cosa: “Es el rey quien vende, no el autor”. El escritor dijo que descubrió al rey como un hombre inesperadamente abierto a compartir historias de su vida privada: “Hubo muchas risas. El rey Harald es bueno para conversar y para ver lo cómico en situaciones. Me perdí desde el primer momento y dije ‘tú’ en lugar de ‘el rey’, como dice la etiqueta que debería ser abordado en una conversación”, dice.

Harald V y Príncipe Heredero Haakon en Svalbard. Foto tomada por la reina Sonia.

“Personalmente, soy republicano, pero veo claramente que es una figura importante en la unión de la nación”, dijo el autor. Está muy claro lo importante que es que exprese la situación en tiempos difíciles. En la conversaciones con él, he obtenido una comprensión más profunda de lo que requiere el papel de rey”. “Hablar de su propia vida emocional fue difícil para él, pero experimenté un rey sorprendentemente abierto. Experimentar la pérdida a su madre a los 17 años lo ha moldeado”.

La muerte de la princesa Martha a los 53 años en 1954 ensombreció la existencia de la pequeña familia real de Noruega. “Era una familia de luto. Lo tuve que procesar yo solo, no había nadie con quien hablar del tema, solo uno de los buenos amigos de papá me sacó el tema. Él entendió cómo me sentía, de lo contrario no mucha gente hablaba de ello”, reveló el rey.

“Mucho ha cambiado a medida que las personas ahora asumen lo personal y lo emocional con más frecuencia”, reflexionó. “Ese no fue el caso entonces. No sé si el hecho de que perdí a mi madre se resolvió tanto. Pero la vida tenía que continuar. Tenía que hacerlo. Fue un momento difícil, pero peor fue para el rey Olav, creo. Perder a tu madre es malo. Tuvimos que vivirlo, tuvimos que superarlo de una forma u otra”.

Otra foto tomada por la reina Sonia del rey Harald con sus perros.

Refiriéndose al suicidio de Ari Behn, padre de sus nietas, el rey dijo que fue “un shock”. “Estábamos juntos cuando sucedió. Fue un shock. Estábamos muy sorprendidos, aunque sabíamos que estaba en problemas. Es doloroso y lleva mucho tiempo superarlo. El hecho de que estuviéramos juntos cuando nos enteramos de la muerte nos dio, como abuelos, la oportunidad de acercarnos más a nuestros nietos. Nos hemos acercado mucho más el uno al otro”, dijo el rey Harald al periodista.

El interés del rey por los problemas sociales “viene de dentro y es genuino”, reconoció el autor al momento de abordar uno de los temas clave del libro, los abusos sexuales y emocionales en la infancia: “No es posible mostrar tanto interés y calidez si no se aprende. El rey Harald es un rey que ve y escucha. Tiene una fuerte empatía y una cercanía con la gente de este país que casi ningún rey ha tenido”, dijo Stanghelle en una entrevista con el diario VI.

Para el libro, el rey proporcionó una serie de fotografías privadas de la familia real. “Creo que son una familia corriente”, dijo el autor. Reconoce, además, que la conversación más conmovedora fue la que mantuvo sobre la relación del rey con el príncipe heredero Haakon: “Lo más conmovedor es lo que dice sobre la relación con su hijo. Lo describe como amigo y compañero de trabajo. Tiene una estrecha relación con el príncipe heredero Haakon y no le preocupa en absoluto el día en que asumirá el mando. Probablemente esté mucho menos preocupado que su propio padre, el rey Olav”.

Harald y su nieta, la princesa Ingrid Alejandra, en una foto tomada por la reina Sonia.

“Se ha convertido en mi amigo y mi compañero de trabajo. Me pide consejos y yo los recibo de él. La relación se ha vuelto cada vez más estrecha, es un hombre sabio. Le irá bien cuando llegue ese momento”, dice Harald, quien sin embargo está preocupado por su hijo: “Veo que el Príncipe Heredero trabaja muy duro. Estoy empezando a preocuparme un poco por él. Es un hombre joven, pero es esto de establecerse lo que te obliga a trabajar más duro”.

Si bien el rey Olav, padre de Harald fallecido en 1991, fue llamado “folkekongen” (rey del pueblo) por sus contemporáneos, Stanghelle cree que el rey Harald hoy está más cerca de la gente que su padre: “Se merece el título honorífico de Rey del Pueblo. Tanto el rey Haakon como el rey Olav se encargaron de la tarea real de una manera muy fuerte y se adaptaron a su época. El propio rey Harald dice que se para sobre sus hombros. Interpreta nuestras actitudes y ayuda a moldearlas.

“La familia real noruega se ha permitido mostrar compasión, emoción y debilidad. El rey ha sido abierto sobre sus enfermedades. En el discurso de Año Nuevo anterior, se refirió al dolor en la familia después de la muerte de Ari Behn y que tres de los nietos habían perdido a su padre. El rey Harald no ha perdido ninguna dignidad por ello”, dijo el autor, quien señala que hay una gran diferencia en comparación con, por ejemplo, la casa real británica. “El problema para ellos es la distancia emocional. Nadie sabe lo que piensa la reina Isabel”, afirmó.

Alivio en Noruega: la operación del rey Harald V resultó “exitosa”

En ausencia de esta figura unificadora con poderes esencialmente simbólicos, el príncipe heredero Haakon, de 47 años, ejerce como jefe de Estado interino.

La intervención al rey Harald, de 83 años, que fue operado del corazón para la implantación de una nueva válvula cardíaca, resultó «exitosa», anunció este viernes en un comunicado el Palacio Real noruego. «Su Majestad fue operado en el día de hoy en el Hospital Nacional de Oslo», continuó la nota, que agregó que «la operación fue un éxito y el rey se encuentra en buenas condiciones».

El soberano, que había sido puesto bajo anestesia local, permaneció despierto a lo largo de toda la intervención, según la misma fuente. En el año 2005, el rey había sido sometido a una operación a corazón abierto. Estas válvulas tienen una vida útil de entre 10 y 15 años y «por lo tanto, no es inhabitual que deban ser renovadas luego de un tiempo determinado», había señalado el Palacio Real en un comunicado.

En el trono hace más de 29 años, Harald sufre desde hace algunas semanas «dificultades respiratorias» que no están ligadas al covid-19 pero que ya lo llevaron a pasar tres días en el hospital a fines de septiembre. En ausencia de esta figura unificadora con poderes esencialmente simbólicos, el príncipe heredero Haakon, de 47 años, ejerce como jefe de Estado interino.

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Haakon de Noruega presidió por primera vez la apertura del Storting por enfermedad del rey

Se trata de la primera vez en 56 años que Harald V se ausenta de la cita parlamentaria más importante del año.

Por primera vez, el príncipe heredero Haakon de Noruega pronunció el discurso del trono para los representantes electos del país durante una apertura parlamentaria fuertemente marcada por la pandemia del coronavirus.

Cada otoño durante los últimos 30 años, el rey Harald V viajó desde el Palacio de Oslo hasta el Storting (Parlamento) para pronunciar el discurso que el gobierno redacta y que marca el inicio de un nuevo año parlamentario. Antes de que el rey encabezara su primera apertura parlamentaria en 1990, también estuvo al lado de su padre durante años como príncipe heredero. Esta vez el monarca está de licencia por enfermedad después de haber sido internado por dificultades respiratorias.

“El rey Harald ha estado presente durante la inauguración anual del Storting un total de 56 veces, lo que representa más de un tercio de todos los Storting en toda la historia de Noruega. En los primeros años después de 1814, el Storting no se reunía anualmente. Casi una quinta parte (18 por ciento) de todos los parlamentos de Noruega se inauguraron con un discurso de apertura del propio rey Harald V”, informó el diario “Aftenbladet”.

“El gobierno cree que la crisis del coronavirus ha mostrado lo mejor de Noruega. Ahora quieren hacer todo lo posible para recuperar la vida cotidiana y asegurarse de que la gente tenga un trabajo al que ir”, leyó el príncipe en el hemiciclo del Storting, que también se vio afectado por las restricciones, con separaciones de plástico entre los asientos de los 169 legisladores. “El gobierno dice que espera que se pueda aprobar una vacuna hacia el cambio de año y que el servicio de salud pueda vacunar gradualmente a una proporción cada vez mayor de la población”, afirmó. “La esperanza es que podamos volver a vivir la vida como queremos”.

El edificio suele estar abarrotado durante la solemne inauguración del Parlamento, pero este año solo estuvieron presentes en el salón las más altas autoridades: los representantes de la familia real, los 169 representantes parlamentarios del país, el gobierno y la Corte Suprema. A los representantes electos tampoco se les permitió entonar la «Canción del Rey» y el himno nacional por razones de control de infecciones. En cambio, fueron los solistas del Coro de Solistas Noruegos quienes actuaron, desde la galería de la audiencia.

Ausente por primera vez en 56 años

El rey Harald V pronunció su primer discurso del trono cuando ejercía como regente en septiembre de 1990, cuando su padre, el rey Olav, estaba muy enfermo. Antes de ese momento, el rey Olav había presidido la sesión inaugural todos los años desde 1956, los dos primeros años como príncipe heredero cuando el rey Haakon VII estaba enfermo. En cuanto al príncipe Haakon, de 49 años, ha asistido con su padre en la inauguración parlamentaria desde que cumplió 18 años, cuando su padre pronunció su primer trono como rey en 1991.

A la ceremonia también asistió este viernes la reina Sonia, madre de Haakon, aunque este no siempre ha sido el caso. Antes de que el rey Harald V ascendiera al trono, la costumbre era que la reina solo estuviera presente cuando los nuevos representantes electos se reunían por primera vez después de una elección parlamentaria. Por lo tanto, hubo reacciones críticas cuando Harald quiso llevar a la reina Sonja a su primera apertura parlamentaria como rey en 1991. “La reina no tiene cabida en nuestro sistema constitucional”, dijo el líder del Partido Laborista, Gunnar Berge.

El príncipe Haakon de Noruega remplazará a Harald V en la apertura del Parlamento

Por primera vez en 30 años, el Harald V se ausentará de ceremonia debido a que fue internado en Oslo por problemas respiratorios.

No será el rey Harald V, sino el príncipe heredero Haakon Magnus quien abrirá la 165ª sesión del Storting, el parlamento noruego el próximo 2 de octubre. El monarca, de 83 años, «está de baja por enfermedad», anunció esta semana la Casa Real, y el príncipe heredero Haakon, de 47 años, asumió temporalmente sus funciones oficiales en calidad de regente, anunció el palacio en un primer comunicado.

“¡Un día histórico la semana que viene! Cuando el príncipe heredero Haakon abra el Parlamento noruego el viernes, esta semana será la primera vez que lo haga. También será exactamente 30 años después desde que un Príncipe Heredero abrió el parlamento”, recordó el periodista Oskar Aanmoen, de Royal Central.

El príncipe heredero Haakon ha sido regente desde el viernes y asumirá todas las funciones de su padre, que permaneció todo el fin de semana en el Rikshospitalet de Oslo y regresará a su residencia veraniega de Bygdø Kongsgård el lunes. Esto ha ocurrido con cada vez más frecuencia en los últimos años, pero desde 1990, cuando el entonces rey Olav V estaba gravemente enfermo, nunca ha sucedido que el príncipe heredero haya leído el discurso del trono en la apertura del año parlamentario.

En agosto, el presidente del Storting, Tone Wilhelmsen Trøen, anunció que debido a las restricciones sanitarias obligadas por la pandemia del coronavirus, la apertura parlamentaria de este año será diferente de lo habitual: será más breve y la asistencia se reducirá de los 750 habituales a unos 200, incluidos los 169 parlamentarios y la familia real, informó el diario Dagbladet.

La cena ofrecida por el rey para los representantes del Storting, del gobierno y los representantes oficiales de Noruega, que estaba programada para el 22 de octubre, también fue suspendida. “La cena del Storting se ha celebrado desde que el rey Haakon invitó a los representantes del Storting a cenar en el castillo en 1906. Solo unas pocas veces antes no se había celebrado”, dijo la prensa.

Haakon actúa como regente y jefe de estado interino cuando el rey está de baja por enfermedad. En una entrevista con NTB realizada a principios de septiembre, el príncipe comentó cómo la división del trabajo en la familia real ha funcionado generalmente durante el período de la pandemia, cuando la mayoría de las tareas oficiales recaen sobre él y el rey Harald V.

“Hasta ahora, creo que hemos logrado trabajar bastante bien juntos. Creo que somo un equipo, y que repartimos las tareas de trabajo de forma coordinada entre nosotros para conseguir el mejor resultado posible. Creo que también continuaremos haciéndolo en los próximos años”, dijo el príncipe heredero Haakon a NTB sobre la dinámica del trabajo en la familia entre tanto el rey padece cada vez más problemas de salud.

Con el rey Harald V «de baja por enfermedad», el príncipe Haakon asume el mando

El rey Harald V de Noruega, de 83 años, fue hospitalizado este viernes 25 de septiembre en en el Rikshospitalet de Oslo a causa de «dificultades respiratorias», anunció el palacio real, indicando que no se trata de covid-19.

«El rey está siendo examinado actualmente», dijo el palacio en una declaración. «El covid-19 ya está excluido», añadió. El monarca, de 83 años, «está de baja por enfermedad» y el príncipe heredero Haakon, de 47 años, asume temporalmente sus funciones oficiales, anunció la casa real.

Hijo del rey Olaf V (1903-1991) y la princesa Marta de Suecia (1901-1954), Harald V ya había sido hospitalizado a principios de enero. Harald, una figura unificadora en su país, deportista y capitán experto, participó en los Juegos Olímpicos y ganó varias competiciones. En los últimos años tuvo problemas de salud pero se niega a abdicar: en 2003 fue operado de un cáncer de vejiga y en 2005 se sometió a otra operación por problemas en las válvulas del corazón.

Con los atributos de regente en tanto que presidente del Consejo de Estado desde junio de 1990, Harald sucedió de hecho a Olaf el 17 de enero de 1991, el mismo día de su fallecimiento, y de derecho el 21 de enero, con su jura de acatamiento de la Constitución en el Parlamento. El 23 de junio fue solemnemente entronizado en la catedral Nidaros de Trondheim. Como jefe del Estado el rey es comandante en jefe del Ejército y la Armada y ostenta el rango de general y almirante de las tres armas.

«Infinitamente tristes»: el adiós de la princesa Martha Luisa de Noruega y sus hijas a Ari Behn

«Querido papá, siempre decías que estabas orgulloso de nosotras. Espero que sepas que también lo estábamos de ti», dijo su hija mayor, Maud.

Sigue leyendo ««Infinitamente tristes»: el adiós de la princesa Martha Luisa de Noruega y sus hijas a Ari Behn»