El príncipe Andrés, bajo presión tras nuevas acusaciones contra su amiga Ghislaine Maxwell

El príncipe Andrés de Inglaterra se encuentra bajo una presión cada vez mayor para colaborar con los investigadores estadounidenses después de que su amiga, la empresaria Ghislaine Maxwell, enfrentara nuevos cargos por su relación con el pedófilo Jeffrey Epstein.

Maxwell se encuentra en una cárcel de Nueva York a la espera de juicio por presuntamente preparar a niñas menores de edad para Epstein de 1994 a 199 y también está acusada de abusar de ellos con él, todo lo cual ocurrió antes de que el príncipe entablara amistad con el fallecido financiero multimillonario.

Pero esta semana se presentaron nuevos cargos contra Maxwell, de 59 años, vinculados a acusaciones de una mujer que dice que fue abusada entre 2001 y 2004, cuando el príncipe Andrésya estaba en contacto con Epstein. “Los abogados de Maxwell buscan hacerse con la imagen original de Andrés con su brazo alrededor de Virginia Giuffre, quien afirma que era la esclava sexual adolescente de Epstein”, dijo el diario The Sun.

Los fiscales federales presentaron su acusación en un tribunal de Nueva York agregando cargos de conspiración para trafico sexual y tráfico sexual de un menor; lo cual eleva a ocho los cargos que enfrenta Maxwell. La acción incluye una nueva acusadora y extiende en siete años el tiempo durante el cual Maxwell es acusada de colaborar en el reclutamiento de menores para satisfacer a su expareja Epstein.

Lea además: Piloto privado de Jeffrey Epstein dice haber transportado al príncipe Andrés una decena de veces

De 59 años, Maxwell responderá ahora por delitos supuestamente cometidos entre 1994 y 2004, tras haber sido acusada inicialmente de cometerlos entre 1994 y 1997. Los cargos son más graves contra la amiga del príncipe que los primeros los cuales se referían a “instigación” y “transporte” de menores para que viajaran a mantener actos sexuales ilegales.

Hija del magnate de los medios Robert Maxwell, la británica niega haber reclutado menores para Epstein, que se suicidó en 2019 en la cárcel a la espera de ser enjuiciado. Maxwell también está acusada de dos cargos de perjurio por su testimonio en 2016 en un caso de difamación presentado contra por Virginia Giuffre; acusadora de Epstein.

Según la nueva acusación, la nueva víctima tenía unos 14 años cuando Maxwell la conoció en 2001, en la residencia de Epstein en Palm Beach. Según documentos judiciales, Maxwell “arregló a la joven para que sostuviera actos sexuales con Epstein de múltiples maneras” y los investigadores quieren saber qué tan implicado estuvo el príncipe británico en estos casos.

Los fiscales sostienen que Maxwell también instó a la víctima a “reclutar otras chicas jóvenes para darle masajes sexuales a Epstein”. La chica aportó “múltiples mujeres”, entre ellas menores de 18 años, dicen los documentos judiciales. Ellas solían viajar con Epstein a las residencias donde él recibía a sus amigos, entre ellos, el duque de York.

Monarquias.com

Epstein y Maxwell “obligaron” a una menor tener relaciones con el príncipe Andrés, dicen documentos judiciales

El príncipe Andrés, tercer hijo de la reina Isabel II de Gran Bretaña, es mencionado más de una vez en documentos judiciales recientemente revelados relacionados con la expareja del financista estadounidense Jeffrey Epstein, Ghislaine Maxwell.

A pesar de que la evidencia surgió de las declaraciones recogidas hace cinco años, cuando la presunta «madama» Maxwell fue demandada por difamación por una presunta víctima de Epstein, es probable que se utilice en el próximo juicio, que se celebraría a mediados de 2021.

En particular, lo que tiene relevancia es posiblemente la mención del duque de York, ahora de 60 años, en los expedientes y, más específicamente, en la prueba de Andrew Figueroa, quien declaró bajo juramento que a su exnovia Virginia Roberts se le ordenó tener relaciones sexuales con el príncipe tres veces y fue abusada rutinariamente a manos de Epstein cuando tenía 17 años.

El duque de York, que se vio obligado a renunciar a sus principales funciones en la corte a raíz del escándalo relacionado con los pedófilos, ha negado las afirmaciones de que tuvo relaciones sexuales con la adolescente menor.

Reflexionando sobre su recuerdo de la conversación de Robert sobre tener relaciones sexuales con el príncipe, Figueroa respondió: “No recuerdo haber hablado con ellos de eso, pero, quiero decir, podría ser posible”.

El abogado prosiguió preguntando: “Aparte del sexo con el príncipe, ¿hay alguien más con quien Jeffrey quisiera que la Sra. Roberts tuviera sexo y que ella te haya contado?”

Solo la Sra. Maxwell y todas las demás chicas”, respondió, dando a entender que Maxwell podría haber cometido abusos ella misma.

Por separado, según los documentos, Maxwell afirmó que no recordaba el viaje a Londres en el que Roberts testificó que tuvo relaciones sexuales con el príncipe Andrés. Acusada penalmente de ayudar a su fallecido ex amante a construir su red de tráfico sexual, también testificó en 2014 que no recordaba nada extraño en sus múltiples propiedades, incluso en el Caribe, Nueva York y Miami, a pesar de las acusaciones y el testimonio bajo juramento de varias mujeres.

En el lote de archivos judiciales recientemente revelado, Maxwell es retratada como un cómplice de confianza en los crímenes de Epstein, y se cree que ella organizó una habitación completa “llena de niñas menores de edad” retozando entre sí frente a Epstein. Un testigo dijo al tribunal que una vez había visto a una niña llorando que se quejaba de que Maxwell escondió su pasaporte.

La socialité británica, amiga del príncipe Andrés, fue arrestada en lo que los fiscales afirmaron que era una residencia de New Hampshire en julio de 2020. Ahora enfrenta un juicio por seis cargos federales. Si es declarada culpable, podría pasar hasta 35 años tras las rejas. Hasta ahora se ha declarado inocente de la acusación de haber sometido a tres niñas menores de edad, incluida una de 14 años, para que Epstein abusara de ellas a mediados de la década de 1990.

¿Será 2021 otro “annus horribilis” en la vida de Andrés de Inglaterra?

Borrado su nombre de la lista de compromisos oficiales de la monarquía británica, cancelada su celebración familiar por su cumpleaños 60 y literalmente eliminado de las fotos de la boda de su hija mayor, el príncipe Andrés de Gran Bretaña no tuvo un año bueno y y las perspectivas para 2021 no son justamente las mejores.

El año próximo será particularmente difícil para Andrés, segundo hijo de la reina Isabel II. El duque de York es señalado como un involucrado clave en la trama de tráfico de menores y abusos sexuales que rodea al ya fallecido Jeffrey Epstein, empresario estadounidense acusado de haber abusado de decenas de menores y haberlas forzado a prostituirse con él y otros amigos VIP.

Según la Fiscalía estadounidense, Ghislaine Maxwell, una buena amiga del príncipe Andrés, habría sido una de las «aliadas más cercanas» de Epstein y se le adjudica un «papel crucial» en sus sucios asuntos. La mujer es sospechada de «ayudar» a Epstein a «explotar y abusar sexualmente de múltiples niñas menores entre 1994 y 1997». Tras la detención de Maxwell, la fiscal del caso dijo que esperaba contar con el testimonio del príncipe Andrés.

Tras el escándalo el príncipe renunció a todos los cargos públicos como miembro trabajador de la familia real.

Entre las víctimas se encuentra la estadounidense Virginia Giuffre, según ella misma denunció. La mujer afirma que hace unos 20 años, cuando era menor de edad, fue forzada a tener sexo varias veces con el príncipe británico. Andrés, según se dice el hijo preferido de la reina, rechaza esta acusación con vehemencia pero una foto en la que posa al lado de una joven Giuffre, con el brazo alrededor de su cintura, demuestra que, al menos, se conocían.

En noviembre de 2019, en una entrevista en la BBC, Andrés negó categóricamente las afirmaciones de tener sexo forzado con Giuffre en Londres, Nueva York y en una isla privada del Caribe entre 1999 y 2002. El príncipe dio una serie de explicaciones de por qué su acusación no era cierta, pero sus afirmaciones provocaron burlas en los periódicos y las redes sociales.

Tras el escándalo el príncipe renunció a todos los cargos públicos como miembro trabajador de la familia real y apenas se lo ha visto en público en los últimos meses. Brilló por su ausencia a finales de noviembre, cuando la reina reunió en Windsor, por primera vez desde el inicio de la pandemia, a sus hijos Carlos, Ana y Eduardo.

En noviembre de 2019, en una entrevista en la BBC, Andrés negó categóricamente haber abusado de una menor.

El príncipe llega a 2021 enfrentado con los investigadores estadounidenses. Quieren interrogarlo pero como testigo, no como acusado. Pero al parecer Andrés no está dispuesto a cooperar con la Justicia: «Cuando el príncipe Andrés esté seriamente interesado en una cooperación con la investigación en curso, entonces nuestras puertas estarán abiertas«, informó el fiscal de Nueva York Geoffrey Berman.

El equipo de asesores de Andrés dijo estár «atónito» y rechazó las acusaciones. La situación podría ponerse verdaderamente incómoda para la realeza británica a partir de julio de 2021, cuando está previsto que comience el juicio contra Maxwell. ¿Podría incriminar a Andrés?

Un pedófilo en Windsor: el príncipe Andrés invitó a Epstein y su cómplice a una fiesta real en 2000

El duque de York había dicho que el financista estadounidense asistió como compañero de Ghislaine Maxwell, pero la lista de invitados parece revelar otra cosa.

El fallecido financista estadounidense Jeffrey Epstein, quien se suicidó después de ser acusado de liderar una red de pedofilia, y su principal cómplice Ghislaine Maxwell fueron invitados por el príncipe Andrés de Gran Bretaña a su fiesta de cumpleaños número 40 en el Castillo de Windsor en el año 2000.

El pedófilo y Maxwell, amigos personales del duque de York, asistieron al denominado “Baile de las Décadas” de la Familia Real en el Castillo de Windsor el 21 de junio de 2000 como invitados especiales de Andrés. La fiesta fue ofrecida por la reina Isabel II para celebrar los cumpleaños “redondos” de Andrés (40), la princesa Ana (50), la princesa Margarita (70) y la reina madre (100 años).

Según un programa oficial nunca antes visto y revelado por la prensa británica, los nombres de Epstein y Maxwell aparecen en la lista de invitados al castillo junto a decenas de familiares, miembros de la nobleza y otras personalidades. En 2019 el príncipe Andres dijo en una entrevista que Maxwell asistió por invitación suya, pero que Epstein la acompañó por ser su pareja. Ambos, dijo, fueron invitados por decisión suya y no de la familia real.

Epstein y Maxwell se mencionan por separado en la lista de invitados, a pesar de que el año pasado, en una entrevista con la periodista Emily Maitlis, para la BBC, el príncipe Andrés afirmó que el millonario solo fue invitado como por ser pareja de la mujer y no fue invitado por la familia real. El protocolo real, sin embargo, dicta que solo las parejas casadas o comprometidas deben ser nombradas juntas, y en la lista Epstein y Maxwell aparecen por separado, lo que arroja dudas sobre la afirmación de Andrés.

El príncipe se convirtió en una persona de interés en la investigación del FBI sobre la red internacional de abuso y tráfico sexual de Epstein en parte debido al testimonio de Virginia Giuffre. La mujer, ahora de 36 años, afirma que fue obligada a tener relaciones sexuales con el príncipe Andrés en la casa de Maxwell en Londres, a principios de 2001, cuando tenía 17 años.

Ghislaine Maxwell, apuntada como la facilitadora de menores de edad para Jeffrey Epstein, fue arrestada en julio por cargos relacionados con el escándalo de pedofilia del fallecido magnate. Su detención aumentó la presión para que el príncipe Andrés testifique ante la Oficina Federal de Investigación (FBI) de EEUU.

La principal coartada del príncipe Andrés en el caso Epstein comienza a derrumbarse

El duque de York afirmó que estaba en una pizzería el día en que Virginia Giuffre alega que él abusó de ella en Londres. Según informes, nadie recuerda haberlo visto en el local.

Según un revelador artículo del diario británico The Daily Mail, la princesa Beatriz de York no recuerda que su padre, el príncipe Andrés, estuviera presente en su fiesta de cumpleaños de 2001, que se celebró en una pizzería. La revelación plantea preguntas sobre la coartada del duque de York, quien afirmó haber ido a la fiesta el mismo día en que se le acusa de haber sometido sexualmente a una adolescente en Londres.

En una entrevista con la BBC en noviembre de 2019, el príncipe, tercer hijo de la reina Isabel II, rechazó la acusación de Virginia Giuffre, quien afirma que la empresaria Ghislaine Maxwell la obligó a mantener relaciones sexuales con él en la casa del fallecido pedófilo Jeffrey Epstein de en 2001. Afirmó que la historia de Virginia no podía ser cierta porque él estaba en el cumpleaños de su hija el 10 de marzo de 2001.

Andrés de Inglaterra, duque de York.

Cuando la entrevistadora, Emily Maitlis, le preguntó cómo lo recordaba con tanta precisión, respondió: “Porque ir a Pizza Express en Woking es algo inusual para mí”.

La investigación del Daily Mail afirma, sin embargo, que la princesa Beatriz “no tiene ningún recuerdo” de la presencia de su padre allí, y los demás asistentes a la fiesta dijeron que había reservado una sesión de manicura en su casa esa misma tarde. La familia que organizó la fiesta de Beatrice dice que no recuerda si el príncipe asistió, dijo el citado periódico.

Virginia Giuffre, que tenía 17 años en ese momento, alega que estuvo bailando con el duque de York en el club nocturno “Tramp” del West End esa noche, antes de regresar a la casa de Maxwell. Una foto, que se cree que fue tomada aproximadamente ese mismo día, muestra al príncipe Andrés abrazando a Virginia. Ghislaine, presa en Estados Unidos, asegura que Virginia dice mentiras.

Andrés con Virginia Giuffre y Ghislaine Maxwell en la casa de Jeffrey Epstein (2001)

Durante el fin de semana en cuestión, según los informes, Andrés tenía un oficial de protección policial de guardia, pero según el Daily Mail murió después y los miembros del personal del duque de York dicen que no recuerdan sus movimientos ese fin de semana.

Giuffre afirma que tuvo relaciones sexuales con el duque en tres ocasiones: una en Londres, otra en Nueva York y en el Caribe. El fiscal estadounidense Geoffrey Berman afirmó que Andrew se ha «negado repetidamente» a ser entrevistado, a pesar de las nuevas llamadas para hacerlo tras el arresto de Maxwell en julio. Maxwell, amiga de Andrés, asegura que Virginia miente.

Tras bastidores, el palacio «no está seguro» de que el príncipe Andrés vuelva a la escena real

“Es muy poco probable” que el hijo de Isabel II, asediado por su presunta participación en red de pedofilia, se plantee regresar a sus funciones, dijo una persona cercana a una periodista británica.

El príncipe Andrés de Gran Bretaña, asediado por su presunta participación en la red de pedofilia de Jeffrey Epstein, nunca regresará a sus funciones oficiales y se enfrenta a un futuro en el desierto real.

El segundo hijo de la reina se apartó de sus compromisos oficiales hace un año a raíz de su desastrosa entrevista con la BBC sobre el escándalo de Jeffrey Epstein. Pero en las últimas semanas, el octavo en la fila al trono ha lanzado una salva de relaciones públicas silenciosas, sugiriendo que se estaba preparando para volver al ojo público y «servir a su país de nuevo».

Sin embargo, fuentes cercanas a la familia real dijeron esta semana al diario The Daily Mail que esto es “muy poco probable”, incluso si el duque de York finalmente decide cooperar con las investigaciones estadounidenses del caso Epstein.

“Todavía no hay noticias suyas sobre cómo y cuándo podría suceder esto, a pesar de que los fiscales estadounidenses dejaron en claro que es una prioridad para ellos”, dijo la periodista Rebecca English, editora de la realeza en el citado periódico.

“Esto tiene que ver tanto con el juicio mostrado sobre el tema, como con las acusaciones mismas”, advirtió una persona cercana al príncipe. «Incluso si el duque resolviera las cosas satisfactoriamente sobre Epstein, todavía hay un problema sobre su falta de comprensión sobre la gravedad de la situación y no aceptar que la relación estaba mal”.

La fuente agregó: “No estoy seguro de que alguna vez haya una oportunidad para que regrese”.

Durante más de una década, Andrés, de 60 años, fue acechado por afirmaciones sobre su estrecha amistad con el financiero multimillonario, que se suicidó el año pasado mientras esperaba el juicio por cargos de tráfico sexual infantil.

El príncipe era particularmente cercano a la novia británica de Epstein, Ghislaine Maxwell, quien fue arrestada y acusada a principios de este año en relación con sus crímenes. El hijo de la reina ha sido acusado por una de las víctimas de Epstein, Virginia Giuffre, de haber tenido relaciones sexuales con ella cuando solo tenía 17 años.

El príncipe negó categóricamente las acusaciones y dijo que ni siquiera puede recordar haberla conocido, a pesar de que hay una foto de ellos juntos en la casa de Maxwell en Londres.

En noviembre de 2019, el duque de York contó su versión de los hechos en una polémica entrevista con la BBC. La reacción pública, en particular por su falta de simpatía por las víctimas de Epstein, llevó a la reina Isabel II a intervenir y obligar a su hijo a retirarse de la vida pública “en el futuro previsible”.

El mes pasado se informó que Andrés se estaba “enfocando en el camino a seguir” y buscando “replantear” su papel dentro de la casa real real, que podría verlo regresar a las funciones públicas el próximo año. Sin embargo, un funcionario del palacio dijo: “La realidad… es que no hay negociación de un nuevo papel, y nunca lo habrá, ya que nunca podría haber una versión de representación que pudiera funcionar”. “Esto ni siquiera está en la agenda ni se está discutiendo de ninguna manera”, enfatizó.

“El futuro papel del duque solo puede considerarse seriamente una vez que se haya resuelto el proceso legal en los EE. UU. Y se haya explicado adecuadamente el lado de la historia del duque. Hasta entonces, el duque es sensible al estado de ánimo del público y al hecho de que la institución de la monarquía debe ser lo primero”, aseguró una fuente cercana al príncipe Andrés.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Caso Epstein: ¿afectará al príncipe Andrés la elección de Joe Biden en Estados Unidos?

Donald Trump, a quien muchos apuntan como un amigo cercano del fallecido pedófilo Jeffrey Epstein, no pudo hacer nada para que el nombre del príncipe Andrés quede adosado al caso de abuso de menores. ¿Qué hará el demócrata Joe Biden?

Esta semana, funcionarios de la justicia de Estados Unidos se reunieron con decenas de mujeres que afirman ser víctimas de Jeffrey Epstein para revelar nuevos hallazgos sobre el círculo de amigos cercanos del financiero fallecido, quienes se dice que han permitido sus delitos de tráfico sexual. Se cree que el príncipe británico Andrés estuvo en contacto con estas personas en el pasado.

Lisa Bloom, abogada de cinco mujeres que dijo haber sufrido a manos de Jeffrey Epstein en el pasado, dijo al diario inglés The Mirror que espera que el príncipe Andrés sea investigado adecuadamente y que las presuntas víctimas de su difunto amigo pedófilo obtengan justicia ahora que el demócrata Joe Biden ganó la presidencia de Estados Unidos.

“Tengo la esperanza de que la administración Biden-Harris sea más agresiva al defender a las víctimas de agresión sexual”, dijo Bloom mientras se esperan los resultados electorales oficiales en los Estados Unidos. “Es esencial que el príncipe Andrés coopere con las autoridades, como dijo que haría, para que puedan investigarlo a él ya todos los demás acusados de permitir al prolífico depredador Jeffrey Epstein», señaló el abogado.

En 2017, Bloom fue una de las personas que aconsejaron al productor Harvey Weinstein sobre cómo desacreditar a sus acusadoras en el caso de abuso sexual. Sin embargo, luego se convirtió en una feroz defensora de las mujeres que acusaron anónimamente a Jeffrey Epstein de violencia sexual y tráfico sexual. Una de sus clientas, una modelo llamada Kiki, hizo públicas sus acusaciones el año pasado.

Otro representante de las presuntas víctimas de Epstein, Spencer Kuvin, también expresó su esperanza de que Biden, quien ha sido proclamado presidente electo por los principales medios de EE.UU. A pesar de que el recuento de votos aún está en curso, “elija un nuevo Fiscal General fuerte que comprenda la historia este caso”.

Kuvin señaló que es “poco probable” que el príncipe Andrés haga una declaración en relación con la investigación en curso sobre el círculo cercano de amigos de Epstein, a menos que “se rinda” a la justicia estadounidense. Hasta ahora, el miembro de la familia real británica de 60 años ha desestimado las llamadas hechas por el FBI y los fiscales de Nueva York para que coopere con las investigaciones.

Acusaciones contra el príncipe Andrés

El hijo de la reina Isabel, el príncipe Andrés, es acusado por la presunta víctima de Epstein, Virginia Roberts Giuffre, de haber tenido relaciones sexuales con ella en al menos tres ocasiones cuando aún era menor de edad. Giuffre sostiene que uno de sus supuestos encuentros tuvo lugar en un club nocturno de Londres en 2001, una historia corroborada por dos de los acusadores de Epstein defendidos por Bloom.

Sin embargo, el duque de York desestimó estas afirmaciones, declarando infamemente en una entrevista explosiva con la BBC transmitida en noviembre pasado que su encuentro en el club era «imposible», ya que estaba pasando esa noche con su familia en una pizzería, una coartada que muchos habían encontrado dudosa. por decir lo menos. El príncipe Andrés también defendió su amistad con Epstein, lo que provocó una fuerte reacción del público británico y, finalmente, lo llevó a dejar sus funciones públicas.

Amigos famosos de Epstein

El príncipe Andrés no fue la única persona famosa que mantuvo estrechos vínculos con el depredador multimillonario. La lista de amigos famosos de Epstein también incluía al profesor de Harvard Alan Dershowitz, la familia Clinton e incluso miembros de la familia Trump. El presidente de EE.UU. Una vez apodó a Epstein como un «tipo fantástico» y «muy divertido estar con él», sin embargo, más tarde se retractó de sus afirmaciones tras el arresto del financiero, diciendo que “no era un fan suyo”. (Sputnik)

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Caso Epstein: FBI revelará nuevos hallazgos sobre el príncipe Andrés en red de abuso de menores

Su amigo Jeffrey Epstein se suicidó y su amiga Ghislaine Maxwell está en prisión en espera de juicio: ahora le toca al duque de York responder a las acusaciones.

Virginia Roberts Giuffre sostiene que fue Maxwell quien la entregó al príncipe Andrew cuando tenía 17 años para mantener relaciones sexuales con él.

La Oficina Federal de Investigaciones estadounidense (FBI) se prepara para revelar nuevos hallazgos sobre la red de abuso de menores de Jeffrey Epstein, amigo del príncipe Andrés de Inglaterra, como parte de la investigación sobre los vinculados al fallecido financiero.

Se espera que los abogados estadounidenses compartan los detalles con las presuntas víctimas de Epstein antes de una audiencia del comité del Congreso y un anuncio público que tendrá lugar la próxima semana, reveló el diario británico The Mirror en una exclusiva.

Según los informes, también incluirán información sobre el príncipe Andrés, de quien se dice que conoció o tuvo contacto con «al menos seis» del círculo cercano de amigos del financiero, que habían permitido su abuso de menores.

El FBI reveló durante el verano que había construido casos penales contra estas personas y pronto se esperan nuevos arrestos. Por otra parte, abogado de las presuntas víctimas, Jack Scarola, confirmó la noticia de que los documentos están a punto de ser compartidos con sus clientes.

«Soy consciente de que la Oficina del Fiscal se está reuniendo con los sobrevivientes de Epstein para anunciar los resultados», dijo el abogado, según lo citado por Mirror. «El proceso ha sido dolorosamente lento, pero claramente está progresando, así que mi actitud es de optimismo cauteloso».

El papel del príncipe en el Caso Epstein

El príncipe Andrés, duque de York, de 60 años, está acusado de tener relaciones sexuales con una de las víctimas más francas de Epstein, Virginia Roberts Giuffre, en al menos tres ocasiones en 2001, cuando todavía era menor de edad. El miembro de la realeza de 60 años ha negado estas afirmaciones.

El príncipe defendió su amistad con el delincuente sexual condenado durante su entrevista explosiva para el programa Newsnight de la BBC en noviembre de 2019. Esta conversación le valió la ira del público británico, ya que negó polémicamente su relación con Giuffre, a pesar de la existencia de una foto que los muestra juntos. El duque sugirió que la imagen podría haber sido manipulada.

Pronto el hijo de la reina Isabel II se vio obligado a renunciar a sus funciones públicas, a raíz de la fuerte reacción que había causado su entrevista. El Palacio de Buckingham lo apoyó públicamente, negando “enfáticamente” que Andrés “haya tenido alguna forma de contacto o relación sexual con Virginia Roberts”. “Cualquier afirmación en contrario es falsa y sin fundamento”, agregó la casa real.

Según el FBI y los fiscales federales en Nueva York, el príncipe Andrés no cooperó realmente mientras llevaba a cabo una investigación contra los presuntos delitos de tráfico sexual de Epstein, algo que los abogados del duque han negado, diciendo que en realidad se había puesto en contacto con los agentes en tres ocasiones.

Sin embargo, el fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey Berman, sostuvo que el príncipe Andrés “trató de presentarse falsamente ante el público como preocupado y dispuesto a cooperar con una investigación federal en curso sobre tráfico sexual” de Epstein y, sin embargo, la cooperación nunca llegó.

Decenas de presuntas víctimas de Jeffrey Epstein están demandando actualmente el patrimonio del financiero, que incluye propiedades en Florida y Nueva York, para obtener una compensación. Se creó un fondo para satisfacer las denuncias de las presuntas víctimas del multimillonario, que acusaron abierta o anónimamente a Epstein de delitos sexuales y tráfico de niñas en el pasado. Se ha informado de que más de 70 mujeres podrían solicitar una indemnización.

El propio Epstein murió en una celda de la prisión en agosto pasado, mientras esperaba el juicio por cargos sexuales, y su muerte se consideró un suicidio. Su socia y presunta cómplice, Ghislaine Maxwell, también fue arrestada en julio por cargos de acicalamiento y tráfico sexual de menores en 1994-97 para ser abusados ​​sexualmente por su amiga. La amiga cercana del príncipe Andrés también está acusada de mentir sobre estos crímenes dos décadas después.

Virginia Roberts Giuffre sostiene que fue Maxwell quien la había entregado al príncipe Andrés, mientras que Maxwell define a la acusadora como una “horrible fantasiosa”. La heredera editorial negó todas las acusaciones formuladas contra ella ya que espera que se celebre un juicio próximamente. Sin embargo, varias mujeres han hablado públicamente en contra de Maxwell, alegando que ella era en realidad la mente maestra detrás de la red de tráfico sexual de Epstein y una abusadora. (SPUTNIK)

El palacio dijo «no»: príncipe Andrés no retomará funciones oficiales hasta que limpie su nombre

La casa real negó a las informaciones sobre el retorno del duque de York, asediado por el caso de pedofilia de Jeffrey Epstein, a las funciones públicas el próximo año.

El príncipe británico Andrés, duque de York, no podría volver a la vida pública a menos que “limpie” su nombre, dijeron fuentes del Palacio de Buckingham después de que distintos medios británicos dijeran que el tercer hijo de la reina Isabel II había comenzado conversaciones informales con la Casa Real para retomar sus actividades oficiales.

“El duque, de 60 años, se retiró de los deberes reales oficiales en noviembre pasado, luego de una desastrosa entrevista de Newsnight sobre su amistad con Jeffrey Epstein, el pedófilo convicto. Sin embargo, los conocedores han dejado en claro durante mucho tiempo que está desesperado por reconstruir su reputación e incluso había puesto sus esperanzas en una ‘exoneración completa’”, dijo el diario The Guardian.

El periódico cita a una persona cercana al príncipe Andrés que reconoce que, si bien sabe que no puede “seguir con normalidad”, el príncipe tiene algunos “pensamientos claros” sobre su futuro papel dentro de la monarquía británica. “Está pensando en cómo servir mejor a su país y trabajará con su familia, asesores y partes interesadas sobre cómo será”, dijo la persona. El príncipe “es muy sensible al estado de ánimo del público y muy consciente de que el público es el actor más importante”.

Asuntos todavía sin resolver

The Telegraph afirma que el príncipe “siente que cuenta con el apoyo de la familia, mucho, incluidos todos sus hermanos y sus padres”. Pero el Palacio de Buckingham dejó en claro que, si bien los miembros de la familia lo apoyan en privado, solo se podría considerar un regreso a cualquier forma de función pública si ya no se ve ensombrecido por su vínculo con Jeffrey Epstein.

Un asistente real de alto rango elogió al duque por el “nivel de madurez” que había mostrado al lidiar con las consecuencias hasta el momento, aceptando, por ejemplo, que no podía aparecer en las fotografías oficiales de la boda de su hija, la princesa Beatriz o asistir al Cenotafio el próximo mes. el Domingo de la Memoria.

“El duque sigue siendo un hijo, un hermano, parte de la familia y no ha sido expulsado”, dijo la fuente citada por Telegraph. “Sin embargo, cuando dio un paso atrás en su papel público ‘para el futuro previsible’ en noviembre pasado, fue por controversias sobre su relación con Jeffrey Epstein y no se han resuelto en absoluto. En un mundo ideal, a la familia le encantaría ver que algo cambie, pero la dura realidad es que primero hay muchos obstáculos que superar”.

El príncipe, de 60 años, se convirtió en una persona de interés en la investigación del FBI sobre la red internacional de abuso y tráfico sexual de Epstein en parte debido al testimonio de Virginia Giuffre. La mujer, ahora de 36 años, afirma que fue obligada a tener relaciones sexuales con Andrés en la casa de Ghislaine Maxwell en Londres, a principios de 2001, cuando tenía 17 años.

Si bien Andrés negó categóricamente las acusaciones, una foto en la que posa al lado de una joven Giuffre, con el brazo alrededor de su cintura, demuestra que, al menos, se conocían. Además, numerosos artículos que datan de principios de los años 2000 describen al detalle la cercana amistad del hijo de la reina Isabell II con Epstein y Maxwell. Es el caso de un reportaje —ahora eliminado— del Evening Standard del 22 de enero de 2001.

En el artículo sobre el «comportamiento errático» del príncipe Andrés tras su divorcio se habla, en particular, sobre sus nuevos amigos: Maxwell y Epstein. «El año pasado, Andrés se tomó ocho vacaciones distintas con Ghislaine: en Gran Bretaña, Estados Unidos y Tailandia», detallaba diario en aquella ocasión, antes de agregar que Maxwell había sido quien presentó a Epstein con Andrés y que el magnate estuvo presente en cinco de los viajes mencionados. El duque siempre ha negado enérgicamente las acusaciones.

“Las recientes informaciones sobre un posible regreso a la vida pública no podrían haber surgido en peor momento”, dijo la periodista británica Victoria Howard. Ocurrieron “solo días después de que se revelara la deposición legal de su amiga Ghislaine Maxwell, lo que arrojó nuevas preguntas sobre su amistad con Epstein y las acusaciones de que se acostó con Virginia Roberts Giuffre, cuando tenía 17 años”. La semana pasada, en la transcripción de su declaración ante el juez, se supo que Maxwell defendió al duque de York calificando a la denunciante Roberts Giuffre de “mentirosa”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Nuevo libro, más espeluznantes revelaciones sobre el príncipe Andrés

«The Spider», del periodista nominado al Premio Pulitzer Barry Levine, que promete arrojar luz sobre los aspectos más espeluznantes de la red de tráfico sexual del fallecido financiero Jeffrey Epstein.

Anuncios

Nuevas acusaciones contra el príncipe Andrés de Gran Bretaña, duque de York, aparecerán en «The Spider«, un nuevo libro del periodista nominado al Premio Pulitzer Barry Levine, que promete arrojar luz sobre los aspectos más espeluznantes de la red de tráfico sexual del fallecido financiero Jeffrey Epstein y el papel desempeñado por algunos de sus presuntos cómplices en atraer a víctimas adolescentes a su web.

Según los informes, el príncipe Andrés se sentó, riendo, mientras un grupo de chicas casi desnudas, incluida una presunta víctima de tráfico sexual adolescente, participaba en una sesión de fotos en el escondite de las Islas Vírgenes del pedófilo convicto Jeffrey Epstein, según un adelanto publicado por el diario británico The Sun.

Según «The Spider», la acusadora de Jeffrey Epstein, Virginia Giuffre, afirma que tenía 17 años cuando le dijeron que posara “en posiciones sexuales” junto con siete u ocho chicas rusas traídas por un agente de modelos frente al duque de York, veinte años mayor que ella. Guiffre aparece citada en el libro alegando que el príncipe británico había visitado la isla Little St. James en 2002.

“Estábamos en topless y él [Epstein] nos tenía en posiciones sexuales… cuando entré, Andrés y Jeffrey estaban sentados en sillas ‘¿Por qué no empiezan a besarse y divertirse?’, dijeron. Jeffrey y el príncipe estaban sentados riéndose”, se cita a la presunta víctima de tráfico sexual en el libro, publicado este 20 de octubre en los Estados Unidos.

En The Spider, Giuffre insiste en que un año antes de la sesión de fotos, también se vio obligada a mantener relaciones sexuales con el príncipe en la sala de masajes de la casa de Epstein en Nueva York frente a una “espeluznante” pintura al óleo de ella misma. La mujer afirmó que el duque de York estaba feliz “como un niño que va a Disney World” antes de su encuentro sexual.

La acusadora agrega que la amante del financiero Ghislaine Maxwell estaban mirando. La británica ha estado negando su presunto papel en la red de tráfico sexual ideada por Jeffrey Epstein, quien fue encontrado muerto en su celda en el Centro Correccional Metropolitano en la ciudad de Nueva York en agosto de 2019, donde estaba esperando juicio.

Maxwell se encuentra actualmente a la espera de juicio en los Estados Unidos por cargos de procurar niñas adolescentes para que Epstein abusara de ellas.

Giuffre afirma que fue traficada por el difunto multimillonario para tener relaciones sexuales con el duque de York en tres ocasiones distintas, cuando tenía 17 años y era, según las leyes estadounidenses, menor de edad. El príncipe negó persistentemente todas las acusaciones dirigidas contra él o cualquier contacto sexual con Giuffre.

Las nuevas acusaciones contra Andrés contenidas en el nuevo libro han sido descartadas por una fuente cercana al asediado hijo de la reina Isabel II como “sin fundamento y espeluznante”, e inventadas expresamente con el propósito de vender libros. El palacio de Buckingham se negó a dar ningún comentario oficial sobre las acusaciones contenidas en el libro. (SPUTNIK)

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

La “fascinación” del príncipe Andrés con Ghislaine Maxwell lo llevó al imperio sexual de Epstein, afirma nuevo libro

La biógrafa real Ingrid Seward afirma que el duque de York “ingenuamente no se dio cuenta de que estaba siendo utilizado”, deslumbrado por la “sofisticación” de Ghislaine Maxwell mientras ella le organizaba fiestas en las exclusivas propiedades del pedófilo Jeffrey Epstein.

Anuncios

El príncipe Andrés de Gran Bretaña, hijo de Felipe y la reina Isabel II, fue atraído a la red de tráfico sexual de Epstein después de que quedó “fascinado” por la mano derecha y ex amante del pedófilo convicto, Ghislaine Maxwell, afirma una nueva biografía del padre del duque titulada «Prince Philip Revealed«.

Al detallar cómo Andrés conoció a la socialité británica por su ex esposa Sarah Ferguson, la autora Ingrid Seward dice que fue la inigualable “sofisticación mundana” de esa mujer lo que primero atrajo a Andŕes a una amistad que finalmente lo dejó “emocionalmente maltratado”.

“Le convenía poder presentar al príncipe Andrés en las fiestas y organizaba cenas para él en el apartamento de su ‘socio en algún momento’, el financiero Jeffrey Epstein, en Upper East Side en Nueva York”, escribe Seward, citada por Newsweek, afirmando que el duque de York estaba “fascinado” por Ghislaine dándole la bienvenida a “un estilo de vida internacional obsceno y anteriormente fuera de los límites”.

La autora de la biografía supone que Ghislaine “explotó” su relación con Andrés como miembro de la realeza, llevándolo a todas partes con ella, “pero aún así, ingenuamente, el duque no se dio cuenta de que estaba siendo utilizado”.

La «falta de juicio» de Andrés «fue una tragedia» para Isabel y Felipe

Reflexionando sobre el golpe que la entrevista de Andrés con la BBC el año pasado le propinó a su reputación, Seward escribe: “Una calamitosa entrevista para Panorama de BBC TV, en la que no mostró pesar o empatía por las jóvenes víctimas de Epstein, una de las cuales ha alegado que tuvo relaciones sexuales con él, le hizo perder cualquier vestigio de apoyo que aún tenía”.

Continúa señalando que la entrevista, en la que Andrés no admitió que lamentaba su amistad con Epstein, lo convirtió en “una figura mundial del ridículo”. “Se le veía como alguien con un inmenso privilegio que se aprovechaba de su puesto, y por estupidez e inmensa arrogancia simplemente no podía molestarse en cuidar, a la hora de elegir a sus amigos, de mantener limpio la nariz”, explica la autora, prestigiosa biógrafa de la Casa de Windsor.

Por otra parte, Seward se concentra en la angustia que el escándalo ha causado a los ancianos padres de Andrés, la reina Isabel, de 94 años, y el príncipe Felipe, de casi 100 años, quien sintió que la educación de su hijo fue “lamentablemente inadecuada”. “Para Felipe y la reina, la falta de juicio de su hijo fue una tragedia”, explica Seward, y agregó que la reputación de la realeza en general fue víctima de ello. “No sólo había manchado la reputación de la monarquía, sino que se había involucrado en algo extremadamente desagradable y mucho más serio”, dice.

Las acusaciones contra el príncipe Andrés, a saber, que tuvo relaciones sexuales con una menor, lo que ha estado negando, cobraron un nuevo impulso después del arresto de Ghislaine Maxwell por cargos de tráfico sexual y abuso, casi un año después de la muerte de Jeffrey Epstein en su celda de la prisión de Manhattan en agosto pasado.

Maxwell se encuentra actualmente a la espera de un juicio, programado preliminarmente para el próximo verano, que en última instancia puede ponerla tras las rejas por hasta 35 años, si se demuestra culpable de los seis cargos federales presentados en su contra, incluido el perjurio en procedimientos anteriores, participación directa en relaciones sexuales. abuso y acicalamiento de víctimas menores de edad para Epstein. El FBI presiona para que el príncipe Andrés coopere con su testimonio para alcanzar justicia para las víctimas, pero no ha tenido respuesta.