La concubina del rey de Tailandia de Tailandia quiere reconciliar a la monarquía con la gente

Sineenat Bilaskalayani volvió al palacio con una misión: ser la cara visible de una poderosa campaña de relaciones públicas para reconciliar a los tailandeses con el cuestionado rey Vajiralongkorn.

Después de haber sido expulsada de la corte y despojada de todos los honores reales que ostentaba, la concubina del rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia parece estar siendo la estrella de la campaña de relaciones públicas que el palacio lanzó para reconciliar a la monarquía con la gente. Sineenat Bilaskalayani, una ex enfermera de 35 años, reaparece ahora como la pieza central del mecanismo publicitario mientras Tailandia se encuentra convulsionada por las crecientes manifestaciones populares que piden reformas a la Corona.

En apariciones públicas coreografiadas, Sineenat, una ex enfermera del ejército criada en el campo del norte, ha sido la imagen radiante y juvenil de la accesibilidad, posando para selfies y agachada para tomar las manos de los fanáticos que hacen genuflexión”, dice el diario Los Angeles Times. “Para un palacio que ha cultivado un aura de casi piedad a pesar de las pretensiones de un gobierno constitucional de Tailandia, las imágenes sugieren un esfuerzo concertado para ganar admiradores con su toque común”.

Las apariciones de Sineenat Bilaskalayani son “estratégicas”, según Pavin Chachavalpongpun, un académico tailandés., quien opinó que su presencia constituye “una forma de reducir la brecha entre la monarquía y el pueblo”. Para los críticos de la monarquía, sin embargo, “Sineenat representa algo más preocupante: el regreso de la poligamia a una corte real que consideran regresiva y feudal, y un recordatorio del comportamiento impredecible del rey”, dice el LA Times.

En las últimas semanas, Sineenat jugó un papel clave en la campaña de relaciones públicas del palacio, apareciendo en todo el país, generalmente solo, aunque casi nunca cerca del rey Maha Vajiralongkorn y la reina Suthida.

“Parece que el rey piensa en ella como su propia muñeca Barbie privada», criticó Tamara Loos, profesora de historia en la Universidad de Cornell que estudia la monarquía tailandesa. “Él la expulsa y la saca a voluntad”, resumió. “El rey piensa que puede hacer cualquier cosa con estas mujeres porque son sus activos”, reclamó una joven en una de las manifestaciones.

Maha Vajiralongkorn, de 67 años, conmocionó a la sociedad tailandesa el 21 de octubre de 2019 con su decisión de despojar a Sineenat de todos los títulos, honores reales y rangos militares por «mala conducta y deslealtad contra el monarca». En un anuncio publicado en nombre del rey en la Gaceta Real de Tailandia, el palacio declaró que Sineenat mostró comportamientos «irrespetuosos» y actuó con la intención de suplantar a la reina Suthida, lo que provocó su despido.

Si bien los monarcas tailandeses tienen un historial de elegir consortes reales, quienes, en el caso de Tailandia, son compañeras oficiales del rey, además de su esposa, el título de “Noble Consorte Real” no se utilizaba desde que el país se convirtió en una monarquía constitucional en 1932. El último rey en tomar públicamente una consorte fue el rey Rama VI, que gobernó desde 1910 hasta 1925. El título de consorte colocó a Sineenat en una relación poligámica con la reina Suthida, de 41 años, la cuarta esposa de Vajiralongkorn.

Las fotografías de Sineenat y Vajiralongkorn juntos comenzaron a aparecer en línea en 2016, el año en que ascendió al trono tras la muerte de su padre. La joven fue vista a menudo en eventos reales en años anteriores, incluida la ceremonia de cremación del difunto rey Bhumibol Adulyadej en octubre de 2017.

Pero después de ser designada Noble Consorte Real, la corte le dio al público tailandés una mirada más cercana a Sineenat con el lanzamiento de 60 fotografías junto con su biografía oficial en agosto de 2019. Las escenas la mostraban vestida de gala arrodillada al pie del trono del rey hasta sentada vestida con un sujetador deportivo de camuflaje en la cabina de un avión militar.

Expulsada y enviada a una prisión

Nacida el 26 de enero de 1985 en la provincia de Nan, en el norte de Tailandia, Sineenat trabajó por primera vez como enfermera después de graduarse con una licenciatura en enfermería de la Escuela de Enfermería del Ejército en 2008.

En 2015, Sineenat se unió al cuerpo de guardaespaldas del rey, donde completó una variedad de cursos militares, incluida la guerra en la jungla y el paracaidismo, y obtuvo una licencia de piloto privado. Luego ascendió para servir como mayor general antes de convertirse en la consorte real.

Según la declaración oficial del palacio, Sineenat había “mostrado resistencia y presión de todas las formas para detener el nombramiento de la reina” Suthida antes de su coronación el pasado mes de mayo en un intento de convertirse ella misma en la reina.

Dos meses después de casarse con Suthida, el rey le dio a Sineenat el puesto de consorte real con la esperanza de que aliviaría la situación. Sin embargo, la corte dijo que una vez en el puesto, Sineenat no se mostró contenta con su nuevo estatus y trató de “elevarse al mismo estado que la reina”. Se acusó a Sineenat de abusar de su poder para emitir órdenes personales y pretender que eran órdenes reales.

Si un día molestas al rey, podrías ser degradado”

Sus acciones demostraron que “no honra al rey y no entiende la tradición real… sus acciones son para beneficiarse a sí misma», señaló el palacio. Aparentemente desde aquel entonces la exconsorte, también conocida como Koi Wongvajirapakdi, estuvo encerrada en la prisión de máxima seguridad Bang Kwang, en la que, según varios informes, están recluidas unas 1.000 personas condenadas a muerte, y donde en 2018 Tailandia llevó a cabo la primera ejecución en casi una década.

El perdón, sin explicaciones públicas, llegó en septiembre de 2020. El rey fue personalmente al aeropuerto de Múnich para recogerla una vez que su avión aterrizó para instalarla junto al Grand Hotel Sonnenbichl, situado en el balneario alemán de Garmisch-Partenkirchen. Le restituyó sus títulos y honores y la Noble Consorte Real comenzó a ser vista con cada vez más frecuencia en público mientras Tailandia comenzaba a protagonizar cada vez más manifestaciones antimonárquicas.

“El caso de Goy es un ejemplo de lo que se ha vuelto tan normalizado: este clima de miedo en torno al rey”, dijo Pavin Chachavalpongpun. “Por supuesto que puedes ser recompensado, pero si un día molestas al rey, podrías ser degradado. O no solo degradado sino despedido. O no simplemente despedido, tal vez podría ser encerrado o incluso asesinado”.

Tailandia atraviesa tiempos turbulentos con la realización de numerosas protestas antigubernamentales. La protesta social, que es violentamente reprimida por el gobierno, incluye reclamos al rey Vajiralongkorn, reconocido por su lujosísimo nivel de vida y por alejarse cada vez más tiempo de Tailandia para vivir con su esposa, su concubina y una larga lista de mujeres en Europa.

Pavin Chachavalpongpun, profesor asociado en el Centro de Estudios del Sudeste Asiático de la Universidad de Kyoto y uno de los críticos más severos de la monarquía tailandesa escribió en el diario Washington Post que la ley de lesa majestad impone penas de prisión de hasta 15 años a cualquiera que insulte al monarca tailandiés:

“El problema para el rey es que dicha ley solo puede funcionar mientras sus súbditos continúen considerando a la monarquía con cierta reverencia. Su padre, el difunto rey Bhumibol Adulyadej, aún podría afirmar que sirve como símbolo de la unidad nacional, pero Vajiralongkorn ya no parece disfrutar de ese respeto. Al no tener ningún tipo de legitimidad comparable, ha elegido gobernar por intimidación y Tailandia se ha convertido en un reino del terror”.

Tras las cada vez más frecuentes noticias sobre el desmedido lujo en el que vive Rama X y la desaparición de su exconcubina Sineenat, el malestar popular creció y el republicanismo está ganando terreno en Tailandia. “Vajiralongkorn simplemente hace lo que quiere, sin ninguna preocupación por la ley”, afirma Pavin.

“A los críticos les preocupa que el rey haya establecido un grado de control sin precedentes sobre los militares, la policía y el poder judicial que plantea serias dudas sobre la responsabilidad del palacio y el estado de derecho”, agregó Pavin. “La popularidad de la monarquía tailandesa está en su punto más bajo. Vajiralongkorn no muestra interés en responder al problema, aparentemente confiado en su propio poder y el continuo apoyo de instituciones poderosas”, finaliza.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Tailandia: la familia real «está cambiando» gracias a las protestas, dice joven opositor

Rangsiman Rome joven político del partido Move Forwardcree ver un despertar en el rey tras meses de convulsiones políticas causadas por las protestas juventiles.

El diputado tailandés Rangsiman Rome, uno de los más jóvenes miembros del Parlamento tailandés, considera que las recurrentes y masivas manifestaciones estudiantes que rompieron el tabú de pedir la reforma de la monarquía lograron algunos cambios en el comportamiento del rey Maha Vajiralongkorn y la familia real impensables hace seis meses.

«El rey y la familia real tratan de acercarse al pueblo. Por ejemplo, firmando autógrafos, haciéndose fotos con la gente e incluso dándose la mano con el público. Esto no pasaba hace seis meses», dijo Rome, de 28 años.

«Creo que el proceso de reforma ha empezado ya. Si me preguntas si es posible o no (la reforma de la monarquía). Sí, es posible, pero es algo que nunca termina», agregó el joven político del partido Move Forward y antiguo líder estudiantil de las protestas contra la última junta militar que gobernó el país entre 2014 y 2019.

El rey, que vive la mayor parte del año en Alemania, se encuentra desde el pasado 14 de octubre en Tailandia lo que está suponiendo el periodo más largo en su país que suele visitar fugazmente durante 24 horas.

Recientemente, el rey Vajiralongkorn dijo a un periodista que Tailandia es la “tierra de los compromisos”, en su primera declaración a los medios en décadas, mientras saludaba a unos seguidores promonárquicos en Bangkok. Parecen gestos intrascendentes, pero Rome recordó que el anterior rey, Bhumibol Adulyadej, era tratado casi como un dios intocable, y que estos cambios de talante importan porque los monarcas tailandeses ejercen su poder principalmente de manera indirecta o extraoficial.

Vajiralongkorn, que ascendió al trono en 2016, aprovechó esta influencia para que se cambiara la Constitución con el fin de que no tuviera que nombrar a un regente durante sus estancias en Alemania, donde vive gran parte del año. Más adelante también tomó control personal de varias unidades militares en la capital y de la fortuna de la casa real, valorada en al menos 35.000 millones de dólares (unos 29.000 millones de euros).

El movimiento de protestas liderado por estudiantes que comenzaron el pasado julio exige la dimisión del primer ministro, Prayut Chan-ocha, para permitir reformas democráticas en el país. Quieren reducir el poder de los militares, que han tomado el poder en 13 golpes de Estado desde 1939, pero la demanda más audaz es la reforma de la monarquía, protegida por una estricta ley de lesa majestad que contempla penas de hasta 15 años de cárcel.

“Los estudiantes no demandan una república, lo que demandan es una monarquía constitucional, que quiere decir que la monarquía tiene que ser democrática», explicó Rome en declaraciones a la agencia EFE. “Lo que piden es que la monarquía tenga transparencia”, agregó el diputado de Move Forward, heredero del ilegalizado Future Forward, un emergente y joven partido político con gran apoyo entre los jóvenes por su agenda progresista y reformista.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Crisis política en Tailandia: ¿cómo sobrevivirán el rey y la monarquía a su mayor desafío?

Los analistas temen lo peor si toma medidas contra los manifestantes, con una advertencia: «Es conocido por su disposición a utilizar la violencia contra las personas que le desagradan».

El viaje del rey Maha Vajiralongkorn desde Alemania a Tailandia este mes estuvo marcado por muchos momentos cruciales.

Poco más de un año después de su ceremonia oficial de coronación y apenas cuatro años desde que ascendió al trono tras la muerte de su padre, el rey Bhumibol Adulyadej, Vajiralongkorn se enfrenta a un desafío en una escala no vista desde el fin de la monarquía absoluta en 1932.

Una de las grandes críticas que recibe el rey, también conocido como Rama X, es que pasa la mayor parte del año en Alemania acompañado de un nutrido séquito formado en parte por decenas de concubinas.

Por primera vez en la historia, un monarca de la Dinastía Chakri está bajo escrutinio por parte de un gobierno extranjero después de que decenas de miles de tailandeses indignados por el papel del rey se manifestaron ante la embajada alemana en Bangkok, exigiendo la acción del gobierno alemán.

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Mass, dijo en medio de la creciente tensión política que Alemania estaba «verificando continuamente si hay cosas que consideramos ilegales», y agregó que habría «consecuencias inmediatas» si es así.

Una carta enviada al embajador alemán en Tailandia por el grupo activista Khana Ratsadon International (Partido del Pueblo) pidió a Berlín que declarara a Vajiralongkorn persona non grata porque el ejercicio del rey de la autoridad real en suelo alemán contradice el artículo 1 de la constitución de Alemania, aunque expertos legales alemanes dijo que sería casi imposible probar tales violaciones.

Otra carta abierta del grupo activista Fellow Thai Citizens pidió a Alemania que revele los registros de entrada y salida del rey, declare si el monarca está obligado a pagar el impuesto a la herencia de acuerdo con la ley alemana y verifique si aprueba las presuntas violaciones de derechos humanos que han ocurrido en Tailandia durante sus años de vivir en Alemania.

Una fuente del parlamento alemán dijo esta semana a la agencia Reuters que el gobierno de Angela Merkel no cree que el rey Vajiralongkorn atienda negocios de Estado de manera continua mientras se encuentra en Alemania y que se le permitía tomar decisiones ocasionales desde allí.

Además, el rey tiene una visa que le permite permanecer en Alemania durante varios años como persona privada y también disfruta de inmunidad diplomática como jefe de estado, dijo el gobierno a la comisión de asuntos exteriores del Bundestag.

«El gobierno alemán ha opinado que todavía no es de la opinión de que el rey tailandés haya realizado negocios continuamente», dijo la fuente.

En una carta al South China Morning Post, Tull Traisorat, el cónsul general de la embajada tailandesa en Hong Kong, también refutó los informes de que el rey tailandés estaba desempeñando funciones gubernamentales en Alemania, diciendo que sus visitas al país “son un asunto privado, y son reconocidos como tales por las autoridades alemanas.

«Durante sus visitas, Su Majestad el Rey siempre se adhiere a las leyes y regulaciones locales como lo hace cualquier otro visitante«, dijo Tull, y agregó que fue «muy desafortunado que la información sobre la monarquía haya sido ampliamente distorsionada y politizada de manera inapropiada».

A principios de octubre, el rey, de 68 años, que había regresado a Tailandia desde el Grand Hotel Sonnenbichl en los Alpes bávaros, que había alquilado para él y su séquito para permanecer durante la pandemia de coronavirus, se encontró con crecientes protestas callejeras en Bangkok contra su gobierno y su conducta personal.

Pero las «10 demandas» de los manifestantes liderados por estudiantes, una declaración leída por primera vez en agosto que pide transparencia con respecto a los activos del rey, la eliminación de sus protecciones legales, el fin de la ley de lesa majestad que evita las críticas contra la Corona, y la prohibición de la capacidad del rey para intervenir en la política tailandesa, han sido ignorados por la Palacio Real y el gobierno del primer ministro Prayuth Chan-ocha.

La monarquía se mantiene estable, el rey no

Los parlamentarios pro-Prayuth, dirigidos por Paiboon Nititawan, utilizaron la sesión parlamentaria tailandesa especial, que tenía la intención de discutir la crisis política, para criticar las demandas de los estudiantes, diciendo que podrían llevar a Tailandia a convertirse en una república y que Prayuth es la mejor persona para evitar que eso suceda.

Pita Limjaroenrat, líder del partido de oposición Move Forward, respondió que la monarquía debe realinearse para adaptarse al contexto cambiante de la sociedad, de modo que “incluso cuando el reinado está cambiando, la institución se mantiene estable”.

Pavin Chachavalpongpun, profesor asociado en el Centro de Estudios del Sudeste Asiático de la Universidad de Kioto, dijo que el escrutinio del rey por parte de Alemania afectará las relaciones bilaterales y que si ocurriera un golpe o violencia contra los manifestantes, la Unión Europea, con Alemania ocupando ahora la presidencia, impondría sanciones a Tailandia como hizo después de la Golpe de 2014 mediante el que Prayuth, quien era entonces el jefe del ejército, quitó el poder al gobierno electo de Yingluck Shinawatra.

«Tailandia hará un berrinche» si se imponen sanciones, dijo Pavin, quien se convirtió en refugiado en 2014 antes de que el gobierno prohibiera a los tailandeses tener cualquier interacción en línea con él en 2017. «Tailandia exigirá que Alemania no interfiera en la política interna. Pero Alemania hará lo que tenga que hacer”, agregó, citado por China South Morning Post.

Nuestro Señor de la Tierra está siendo atacado”

Según Patrick Jory, profesor titular de historia del sudeste asiático en la Universidad de Queensland, cree que el rey “es una vergüenza para las relaciones exteriores de Tailandia debido a su terrible comportamiento personal”. “Pero, ¿qué pueden hacer los funcionarios de relaciones exteriores? Saben que si se los considera desleales a Vajiralongkorn, serán castigados”, agregó.

Desde que el movimiento a favor de la democracia se aceleró en julio, los monárquicos más radicales se embarcaron en un contraataque, denunciando los llamamientos a la reforma de la monarquía y condenándola como un acto de traición e ingratitud.

En agosto, Warong Dechgitvigrom, un ex miembro del Partido Demócrata realista, fundó el grupo Thai Pakdee, o «tailandeses leales». “Hoy nuestro Señor de la Tierra (n.d.e: uno de los títulos del rey) está siendo atacado y calumniado. ¿Es esto aceptable para todos los tailandeses? Es hora de que los tailandeses no toleren esto”, dijo sobre la fundación del grupo.

Desde la perspectiva de Thai Pakdee, el desafío que enfrenta Vajiralongkorn desaparecerá una vez que se den a conocer los «cerebros» detrás de las protestas estudiantiles.

Maniobrando entre bastidores”

Andrew MacGregor Marshall, un periodista escocés que se centra en los problemas de Asia y es un crítico de la monarquía tailandesa desde hace mucho tiempo, prevé que se producirá un choque de este tipo, publicando en su página de Facebook: “Para preservar la paz es necesario reprimir las protestas que piden la reforma de la monarquía”.

Marshall también señaló que se vio que el rey, que viajó a Ubon Ratchathani la semana pasada con la reina, “caminaba muy rígido. Las fuentes dicen que se debe a que insiste en usar una chaqueta antibalas debajo del uniforme y también enfrenta más problemas de salud. Por eso su cara está extrañamente descolorida”

Otros críticos ven en las posibles maniobras del palacio paralelismos con las acciones reales tomadas antes de la masacre de estudiantes tailandeses en 1976, cuando grupos paramilitares de derecha dispararon, quemaron y lincharon a estudiantes activistas en la Universidad Thammasat en Bangkok.

“La monarquía permanece callada públicamente. Pero sabemos que antes de las masacres de Thammasat de 1976, el palacio participó en la activación de grupos paramilitares como los Village Scouts para oponerse al movimiento estudiantil”, dijo Greg Raymond, académico en defensa de la Asean en la Universidad Nacional de Australia.

“Hoy no lo sabemos con un 100% de certeza, pero es posible que el palacio esté maniobrando entre bastidores con fuerzas conservadoras como el Consejo Privado, las fuerzas de seguridad, tanto la policía militar como el Royal Security Command, y el gobierno de Prayuth para estimular la oposición pública al movimiento estudiantil”, dijo.

Hay indicios de que los funcionarios del gobierno están tratando de sacar a los tailandeses conservadores a las calles para oponerse a los estudiantes”, agregó.

Otros críticos, como Jory, de la Universidad de Queensland, dicen que es casi imposible predecir el próximo movimiento del rey, aunque temían lo peor si tomaba medidas contra los estudiantes: “Se sabe que Vajiralongkorn es testarudo, impredecible, fácil de enojar e impulsivo”, dijo. “Es conocido por su disposición a usar la violencia contra las personas que le desagradan. Así que es probable que ejerza una presión extrema sobre [Prayuth] para que ponga fin a las protestas”.

“En crisis pasadas, la monarquía se ha mantenido remota e imparcial, monitoreando los eventos de cerca y trabajando a través de asesores confiables en el Consejo Privado, esperando el momento adecuado para intervenir”, dijo Raymond, de la Universidad Nacional de Australia. «Sin embargo, esta crisis es diferente a las crisis durante el reinado de Rama IX, porque ahora la monarquía está siendo desafiada directamente de una manera que Rama IX nunca experimentó«.

Tyrell Haberkorn, profesor de lenguas y culturas asiáticas en la Universidad de Wisconsin-Madison, quien escribió el libro Revolution Interrupted: Farmers, Students, Law, and Violence in Northern Thailand, está de acuerdo: “Los ciudadanos están haciendo preguntas que nunca antes habían hecho sobre el papel de la monarquía en la política y la relación entre los gobernantes y los gobernados”.

“Creo que los estudiantes han prestado un gran servicio al debate democrático en Tailandia sobre el futuro de la monarquía tailandesa al hacer públicas estas demandas”, dijo Jory. “Además, los monárquicos tailandeses deben darse cuenta de que si no se reforma la monarquía, la crisis política puede volverse tan aguda que más tailandeses comenzarán a preguntarse cuál es la razón para tener una monarquía”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.