La reina de «Bridgerton»: 7 datos muy interesantes sobre Carlota de Inglaterra

La popular serie de Netflix “Bridgerton”, ambientada durante la Regencia de Inglaterra a principios del siglo XIX, trajo a la actualidad la formidable figura de la reina Carlota, consorte de Jorge III. Te contamos la verdadera historia de la monarca que inspiró el personaje.

1. Afirman que tenía rasgos africanos

Carlota de Mecklemburgo-Strelitz nació el 19 de mayo de 1744 como hija del duque Carlos Luis Federico de Mecklemburg-Mirow y la princesa Isabel Albertina de Sajonia-Hildburghausen. Carlota podría haber sido mestiza, según afirma el historiador Mario de Valdes y Cocom, experto en la historia de la diáspora africana. Dice que la monarca podría haber sido descendiente de Madragana Ben Aloandro, amante mora del rey portugués Alfonso III (1210-1279).

«Alfonso III de Portugal conquistó a los moros una pequeña ciudad llamada Faro. Exigió a la hija del gobernador como amante. Tuvo tres hijos con ella», señaló. En cuanto a la reina Carlota, esposa del rey de Inglaterra Jorge III, descendía directamente de Margarita de Castro y Sousa, de la supuesta «rama negra» de la casa real portuguesa. Las conclusiones del investigador se basan en parte en una investigación dedicada a la representación de personas de color en las pinturas flamencas del siglo XV.

2. Fue amor a primera vista

La reina Carlota llegó a Londres para convertirse en la futura reina con solo 17 años y no hablaba inglés. Su viaje por mar desde su ducado nativo alemán había sido tan tempestuoso, y la princesa tan enferma, que su vestido de novia, muy tachonado de diamantes, ya no le quedaba, su capa de terciopelo púrpura incluso se le caía de los hombros, de modo que los espectadores “conocieron gran parte de su mitad superior como el propio rey ”, señaló Horace Walpole con ironía. Sin embargo, se casó con el rey Jorge III apenas seis horas después de conocerlo por primera vez el 8 de septiembre de 1761, en una ceremonia en la Capilla Real del Palacio de St. James.

3. ¡Tuvo 15 hijos!

A pesar de su boda fue arreglada apresuradamente, la unión de Jorge III y Carlota resultó notablemente feliz durante al menos 25 años: la reina tuvo 15 hijos, 14 de los cuales nacieron en el Palacio de Buckingham. Los monarcas sufrieron mucho por las muertes del príncipe Octavius ​y el príncipe Alfred, murieron a los cuatro y dos años respectivamente, y de la princesa Amelia, fallecida a los 21 años. La familia cambió la residencia real en Londres del Palacio de St James al Palacio de Buckingham, comprado por Jorge III en 1762, así como Frogmore House en Windsor Park, en 1792. Después de que la enfermedad del rey le impidiera gobernar en sus últimos años, Carlota también pasó mucho tiempo con él en el Palacio de Kew, donde se sometió a innumerables sanguijuelas y baños medicinales.

4. Era una gran aficionada a la música

Carlota adoraba la música, contratando a Johann Christian Bach, el hijo del legendario Johann Sebastian Bach, como su profesor de música. Jorge III fue el fundador de la Royal Academy of the Arts , y él y la reina se unieron por su pasión compartida por la música, y a menudo realizaba dúos musicales con su esposo en la flauta y el clavicémbalo. The Royal Collection Trust dice que en 1764, Wolfgang Amadeus Mozart, de 8 años, actuó para la reina durante una visita a Inglaterra, mientras que la biografía de Olwen Hedley sobre la reina confirma que ella cantaba mientras el joven genio musical tocaba el órgano. Un año después Mozart dedicó su Opus 3 a Carlota y le dedicaría seis sonatas.

5. Adoraba los chismes de la nobleza

La descripción de Bridgerton de la reina Carlota como muy involucrada en la temporada de emparejamiento es de hecho correcta. Jorge III en realidad estableció el primer baile de debutantes en 1780 en honor al cumpleaños de su esposa, con el llamado Queen Carlota’s Ball que se celebraba en el Palacio de Buckingham cada año hasta que la reina Isabel II lo canceló en los años ‘50. Incluso después de que su marido quedó incapacitado mentalmente, la reina le escribía cartas contando los chismes de la aristocracia, muchos de los cuales se pueden leer en los Archivos Reales.

6. Sentía mucho amor por los perros

La reina Carlota tenía predilección por los pomeranos, y se llevó a dos de ellos cuando se mudó desde el ducado de Mecklemburg a Inglaterra. Llamados Phoebe y Mercury, esta pareja original fue capturada más tarde por Thomas Gainsborough en un retrato real. En años posteriores, la reina frecuentemente regalaba perros a sus cortesanos favoritos, manteniendo a sus propios pomeranos a su alrededor en su alcoba y en los actos cortesanos más esplendorosos. Su hijo, el rey Jorge IV, y su hija, la reina Victoria, heredaron su amor por la especie, y esta última incluso comenzó un programa de cría dedicado.

7. Era adicta al tabaco

Como se destaca en Bridgerton, la reina Carlota tenía, de hecho, una adicción al tabaco, manteniendo una habitación dedicada llena de tabaco molido en el Castillo de Windsor y acumulando no menos de 90 cajas de rapé en el momento de su muerte en 1818. Según la Royal Collection Trust, la reina utilizó el tabaco como medio para curar sus frecuentes dolores de cabeza, contando entre sus mezclas favoritas una “mezcla de rapee en polvo, almendras amargas, ámbar gris y attarju, que aumentaba con una cucharada de té verde cada mañana”.

El rey bipolar: por qué Jorge III apenas aparece en la nueva serie “Bridgerton”

La nueva y adictiva serie de Netflix, «Bridgerton», retrata a la Inglaterra del período de Regencia, a principios del siglo XIX, como un patio de recreo indulgente para los miembros de la sociedad, impulsado por «mamás ambiciosas», jóvenes debutantes y chismes anónimos de la nobleza.

Aunque Chris Van Dusen, el creador del programa, tergiversó la historia mientras creaba el universo pintado en colores pastel, sí incorporó la misteriosa enfermedad del rey Jorge III. Pero el monarca, apodado históricamente como el «Rey loco», apenas aparece en la pantalla y, cuando lo hace, encarnado por el actor James Fleet, muestra un comportamiento maníaco. «¿Dónde diablos lo tienen?», se pregunta el ficticio príncipe Friedrich en el capítulo tres.

La enfermedad de Jorge III es un enigma en «Bridgerton», que centra su historia en la reina Carlota, interpretada por la actriz negra Golda Rosheuvel. En declaraciones a Insider, la actriz dijo que tomaron en cuenta las teorías de los historiadores de que Jorge III tenía trastorno bipolar y porfiria, un trastorno genético de la sangre que puede causar confusión, alucinaciones y paranoia.

«En aquel entonces, en el siglo XIX, no habrían sabido qué era el trastorno bipolar», señaló Rosheuvel sobre el trastorno mental que está marcado por cambios extremos de humor. «Lo desconocido de eso sería aterrador, creo. Los arrebatos serían aterradores». La actriz siente que hay una “importancia real” en mostrar la dinámica de la realeza para que los espectadores comprendan mejor a la reina consorte.

En público, es muy lujosa. Es muy divertida. Es muy traviesa. Es muy real. Hay una posición de poder. En privado, creo que la ves como un ser humano real que ama desesperadamente, desesperadamente, desesperadamente a su esposo y tiene que lidiar con lo desconocido”, dijo Rosheuvel. “Ella es un personaje completo”, agregó.

Durante la mayoría de las escenas de Carlota, ella domina la vida social de la nobleza inglesa, urde alianzas, se sumerge en las intrigas reflejadas en los periódicos de sociedad de Londres. Solo en el capítulo cinco, la reina comparte una interacción con el rey durante la cena. Carlota le dice a su esposo que tanto ella como sus súbditos lo «extrañan», y él reacciona con confusión, explicando que está justo frente a ella.

Cuando Jorge III pregunta por su hija, Amelia, Carlota le recuerda gentilmente que murió varios años antes. (En la vida real, la princesa Amelia, que supuestamente era la hija favorita del rey, murió siendo muy joven después de contraer tuberculosis). El rey, en un ataque de locura, arroja su plato al suelo y acusa a Carlota de haber matado a Amelia.

«Esa fue la primera escena que hice con él», dijo Rosheuvel a Insider, refiriéndose a su coprotagonista. «Antes, habían sido bailes y fiestas de té. Era la primera vez que podía mostrar su lado íntimo y su lado privado y estaba muy emocionada de que la gente lo viera».

La reina Carlota de la vida real nació como la duquesa Sofía Carlota de Mecklenburg-Strelitz de un duque y una princesa alemanes en 1744. Se convirtió en reina de Gran Bretaña después de casarse con el rey Jorge III en Londres en septiembre de 1761. La joven real tenía 17 años en ese momento, mientras su esposo tenía 23 años, casándose solo seis horas después de haberse conocido.

La verdadera reina Carlota dio a luz a 15 niños, de los cuales 13 sobrevivieron hasta la edad adulta. Su hija menor, la mencionada princesa Amelia, murió a los 27 años en 1810, solo tres años antes de la fecha en que está ambientada “Bridgerton”. Sin embargo, sus hijos 13 y 14, el príncipe Octavio y el príncipe Alfredo, murieron a los cuatro y dos años respectivamente.

Aunque la serie de Netflix muestra a la reina como una mujer majestuosa e imperturbable, la verdadera reina sufrió mucho con el progresivo declive del estado mental de su esposo. Los primeros años de matrimonio fueron de una gran felicidad, pero el primer “ataque de enfermedad mental” se mantuvo oculto de la reina en 1788, cuando Jorge III experimentó un episodio maníaco de meses que lo dejó incapaz de cumplir con sus deberes reales.

Este fue el primero de cuatro períodos de enfermedad a lo largo de los siguientes 32 años que le valieron el apodo de «Rey Loco» y fracturó permanentemente la estrecha relación entre él y su esposa. El rey sucumbió a la demencia en 1811, lo que significó que su hijo mayor Jorge, Príncipe de Gales, se convirtiera en Regente hasta la muerte de su padre en 1820. Carlota fue leal a su marido y actuó como su tutora y guardiana de sus intereses hasta su propia muerte en 1818.

Durante años se teorizó que un trastorno sanguíneo genético llamado porfiria causaba el declive mental del rey Jorge III. Esta idea está representada en la película nominada al Oscar de 1994, La locura del rey Jorge, protagonizada por Helen Mirren y Nigel Hawthorne. Pero investigaciones modernas rechazaron este diagnóstico, y un documental de la BBC en 2013 reveló que los médicos encontraron que muchos de los síntomas del rey imitaban a alguien que «experimentaba la fase maníaca de enfermedades psiquiátricas como el trastorno bipolar«.

Bridgerton: una actriz negra interpreta a la reina Carlota de Inglaterra en la nueva serie de Netflix

Historiadores critican la puesta en escena del drama “Bridgerton”, que muestra los rasgos africanos de la esposa de Jorge III. ¿Por qué?

Una nueva serie histórica del gigante del streaming Netflix Inc. podría despertar la crítica de los historiadores al retratar a la reina Carlota (1744-1818), consorte del rey Jorge III, como una mujer negra y de rasgos africanos. Golda Rosheuvel, de 49 años, interpreta a la reina en “Bridgerton”, un drama ambientado en el período de la Regencia a principios del siglo XIX.

La autor de los libros que inspiraron el nuevo drama de Netflix, Julia Quinn, respaldó la decisión de elegir a la esposa del rey Jorge III como negra recordando que “muchos historiadores” creen que Carlota tenía “algunos antecedentes africanos”.

Hablando en una entrevista con The Times, Quinn dijo: “Muchos historiadores creen que ella tenía algunos antecedentes africanos. Es un punto muy debatido y no podemos realizarle una prueba de ADN, así que no creo que jamás haya una respuesta definitiva”.

Carlota de Mecklemburg-Strelitz (1744-1818) fue la esposa de Jorge III.

La teoría de que Carlota de Mecklemburg-Strelitz, que nació en una familia aristocrática alemana, tenía ascendencia africana se basa en parte en cómo luce en algunos retratos. También genealogistas han afirmado que era descendiente de una amante del rey portugués Alfonso III del siglo XIII, que pudo haber llegado del norte de África.

Sin embargo, los historiadores son escépticos de la teoría sobre Carlota, quien se convirtió en reina consorte en 1761 después de su matrimonio con Jorge III, haya tenido apariencia africana. La historiadora Kate Williams dijo anteriormente que “si clasificamos a Carlota como negra” debido a la supuesta herencia lejana, “entonces, ergo, la reina Victoria y toda nuestra familia real, hasta el príncipe Harry, también son negros”.

La serie Bridgerton está ambientada en la Inglaterra de la Regencia, el período de principios del siglo XIX cuando el rey Jorge III estaba sumergido en una enfermedad mental y no podía reinar, por lo que su hijo, el príncipe de Gales, gobernó como príncipe regente.

La serie Bridgerton está ambientada en la Inglaterra de la Regencia, a principios del siglo XIX.

¿Quién era la reina Carlota y por qué algunos afirman que era de ascendencia africana?

Charlotte de Mecklenburg-Strelitz nació el 19 de mayo de 1744 como la hija menor del duque Carlos Luis Federico de Mecklemburgo y su esposa, la princesa Isabel Albertina de Sajonia-Hildburghausen. Mecklenburg-Strelitz era un ducado en lo que hoy es el norte de Alemania, pero en ese entonces formaba parte del Sacro Imperio Romano.

La idea de que la consorte era negra fue en parte popularizada por el historiador Mario de Valdés y Cocom, cuya teoría se basa en parte en algunos retratos de Carlota que, según algunos, muestran que tenía rasgos africanos estereotipados.

El historiador afirmó que Carlota era descendiente lejana de una rama negra de la familia real portuguesa y la relaciona con Margarita de Castro e Souza, una noble portuguesa del siglo XV cuya propia ascendencia se remonta al rey Alfonso III del siglo XIII y su amante Madragana.

Carlota fue madre de los sucesivos reyes Jorge IV y Guillermo IV.

Valdés afirmó que Madragana era mora y, por lo tanto, de raza africana negra. Refiriéndose al retrato de Carlota realizado por Sir Allan Ramsay, escribió que tenía “características negroides” a pesar de que “se esperaba que los artistas de ese período minimizaran, suavizaran o incluso borraran los rasgos ‘indeseables’ del rostro de un sujeto”.

“Pero Sir Allan Ramsay fue el artista responsable de la mayoría de las pinturas de la reina, y sus representaciones de ella fueron las más decididamente africanas de todos sus retratos”, dijo el historiador, quien sugiere que el artista era un activista contra la esclavitud que pudo haber enfatizado las verdaderas “características africanas” de Charlotte por razones políticas.

Desmond Shawe-Taylor, consejero de arte de la colección real, dijo anteriormente sobre el mismo retrato: “Para ser honesto, no puedo verlo. Tenemos una versión del mismo retrato. Lo miro con bastante frecuencia y nunca se me ha ocurrido que tenga rasgos africanos de ningún tipo. Parece que la ascendencia está ahí y no es imposible que se refleje en sus rasgos, pero no puedo verlo”.

Citado por el Daily Mail, Shawe-Taylor agregó que ninguna de las caricaturas de la reina Carlota que se encuentran en el Museo Británico la muestra como africana y que probablemente lo hubieran hecho si ella fuera “visiblemente” de ascendencia africana.

La reina Carlota fue madre de los sucesivos reyes Jorge IV y Guillermo IV, y murió el 17 de noviembre de 1818, un año antes del nacimiento de su nieta, la futura reina Victoria.

Bridgerton: ¿quién fue la reina Carlota de Inglaterra y por qué es interpretada por una actriz negra?

Tras su boda con el príncipe Harry, en mayo de 2018, la actriz estadounidense Meghan Markle se convirtió en el primer miembro de la familia real británica con raíces africanas en la época moderna. Algunos comentarios en las redes sociales la calificaron como la «princesa negra«, y ya como duquesa de Sussex llegó a ser víctima de feroces burlas y ataques racistas.

Sin embargo, algunos creen que Meghan no será la primera mujer de orígenes africanos en incorporarse a la familia real británica. Según muchos historiadores existió una «princesa negra» en el siglo XVIII, la alemana Carlota de Mecklemburgo-Strelitz, quien se casó a los 17 años con el rey Jorge III en 1761.

Carlota nació en 1744 en la localidad de Mirow, en el noreste de Alemania, y era hija del príncipe Carlos Luis Federico de Mecklemburgo y de su esposa, la princesa Isabel Albertina de Sajonia-Hildburghausen. Actualmente Carlota aparece representada por la actriz negra Golda Rosheuval en la serie de Netflix «Bridgerton».

Pero, ¿realmente era negra la reina Carlota?

carlota 4

Según relata Janice Hadlow en su libro «Un experimento real: la vida privada del rey Jorge III», el rey y Carlota se conocieron solo unas horas antes de su boda después de que la princesa experimentara un difícil viaje con tormenta en el mar desde Cuxhaven, en la costa alemana. El rey estaba feliz con la esposa que su madre le había elegido y esperó con impaciencia su llegada.

Cuando Carlota fue presentada al rey, ella «se arrojó a sus pies», pero el rey la levantó y la envolvió cariñosamente en sus brazos. Multitudes de plebeyos se estiraron para ver este primer encuentro entre el rey y su princesa, cuyo cabello castaño estaba apilado en rizos rizados que caían sobre su largo cuello y que parecía ser de un hermoso color café con leche.

Después de que Jorge anunció en julio de 1761 su intención de casarse con Carlota, envió una flota a Alemania para llevar a su novia a Inglaterra. «Llegaron el 14 de agosto de 1761», según un informe del Palacio de Buckingham, «y fueron recibidos por el hermano de Carlota, el actual duque, y se firmó el contrato de matrimonio. Después de tres días de celebraciones, el 17 de agosto la Princesa partió hacia Gran Bretaña. El viaje fue difícil, con tres tormentas en el mar, llegando a Londres el 8 de septiembre«.

carlota 2

El yate principal, el “Royal Caroline”, pasó a llamarse “Royal Charlotte” «y se ajustó suntuosamente para la princesa», según una exhibición en los Museos Reales de Greenwich, que contiene una pintura de la llegada de Carlota en septiembre de 1761 a Harwich Harbour.

«Las ráfagas del oeste hicieron volar al escuadrón que regresaba a la costa noruega tres veces, por lo que pasaron diez días antes de que llegara a Harwich». «De vuelta en Londres, el entusiasmo del rey aumentaba a diario», escribió Hadlow en su libro. «Había adquirido un retrato de Carlota y se decía que era estaba fascinado con ella, pero no deja que ningún mortal lo mirara«.

«En media hora, uno solo oyó proclamas de su belleza: todos estaban contentos, todos contentos», escribió Horace Walpole. «Se la ve muy sensata, alegre y notablemente refinada». Según sus memorias, Walpole describió a Carlota como «de estatura mediana, y bastante pequeña, pero su forma es fina y su porte elegante; sus manos y cuello estaban muy bien revueltos; su cabello castaño; su rostro redondo y rubio; los ojos de un azul claro, y radiante de dulzura; la nariz un poco plana, y apareció en el punto; la boca bastante grande, con labios rosados y dientes muy finos «.

familia real 17871

Absolutamente encantado con su novia, Jorge III la presentó a su madre, Augusta -princesa viuda de Gales-, sus tres hermanas, sus tres hermanos y a su tío el duque de Cumberland, según el relato de Hadlow. Antes de la boda, se celebró una cena muy inglesa de perdices rellenas de trufas y pasteles de venado mientras los trabajadores de la corte se dedicaban apresuradamente a organizar la ceremonia de la boda.

Carlota, que no sabía inglés a su llegada, conversó en francés y alemán con el rey. A las 9 de la noche, seis horas después de su desembarco, Carlota se casó en la Capilla Real del Palacio de St. James y se convirtió en reina.

Para su boda, Carlota utilizó un vestido hecho de tejido plateado y una tiara de enormes diamantes, e iba cubierta con una capa de terciopelo púrpura. «A pesar de su magnificencia», escribe Hadlow, «el atuendo de Carlota era muy pobre» y «el vestido, cargado con pesadas joyas, era demasiado grande para el esbelto cuerpo de Carlota». Su capa de color púrpura, escribió Walpole, era «tan pesada, que los espectadores vieron tanto de su mitad superior como el rey mismo».

carlota 3

A pesar de que en la biografía no hay indicios de otras posibles raíces, el historiador Mario de Valdes y Cocom, especializado en la diáspora africana, está convencido de que existía una conexión con África. Según sus investigaciones, ésta se remonta a una descendencia directa de una línea negra de la casa real portuguesa, concretamente, Margarita de Castro y Sousa.

Mario De Valdés y Cocom argumenta que Carlota descendía directamente de una rama negra de la familia real portuguesa: Alfonso III y su concubina, Ouruana, un moro negro. En el siglo XIII, «Alfonso III de Portugal conquistó una pequeña ciudad llamada Faro de los moros», dijo Valdés en una entrevista con The Washington Post. «Exigió a la hija [del gobernador] como amante» y tuvo tres hijos con ella. Uno de sus hijos, Martín Alfonso, se casó con la noble familia De Sousa, que también tenía ancestros negros, y uno de sus descendientes fue Carlota de Mecklemburg.

Muchas de las especulaciones sobre las supuestas raíces africanas de la reina Carlota proceden de varios cuadros del pintor escocés Allan Ramsay, quien retrató a la monarca con el pelo muy encrespado y -si se toman por ciertas algunas interpretaciones artísticas- rasgos africanos.

La actriz británica Golda Rosheuvel interpreta a la reina en «Bridgerton».
queen-charlotte-V1PMYmH

La colección real describe el trabajo de Ramsay como «cercano a la elegancia, sutilidad y precisión del arte del retrato francés«, no hace, sin embargo, alusión alguna sobre las diferencias entre sus dibujos y la representación de Carlota por parte de otros pintores. Valdes opina que Ramsay, un declarado enemigo de la esclavitud, quería mostrar a la verdadera Carlota, mientras que otros pintores seguían las convenciones de la época y suavizaron los «rasgos indeseados».

Ramsay, dijo Valdés, era un abolicionista casado con la sobrina de Lord Mansfield, el juez que dictaminó en 1772 que la esclavitud debería ser abolida en el Imperio Británico. Además, el pintor era tío por matrimonio de Dido Elizabeth Lindsay, la sobrina nieta negra de Lord Mansfield, cuya vida fue retratada recientemente en la película «Belle».

Valdés cree, además, que en el clima racial actual, la genealogía de la reina es importante para la historia: la ciudad estadounidense de harlottesville, donde los supremacistas blancos realizaron un mitin de Unite the Right que se volvió violento, «lleva el nombre de esta reina. Su ascendencia es muy relevante».

Por el contrario, Desmond Shawe-Taylor, responsable de la conservación de la colección real de pintura, The Royal Collection, no cree en la «princesa negra». El Museo Británico posee una gran colección de caricaturas de la reina, dijo al periódico The Guardian. «Ninguna de ella la muestra como africana y se podría pensar que las caricaturas lo hubieran hecho si su origen africano hubiera sido evidente», señaló. En su opinión, los dibujantes seguramente lo hubieran dejado claro.