El rey de Suecia quiebra la ley al prohibir los patinetes eléctricos en el palacio real

El rey Carlos XVI Gustavo de Suecia pidió que se colocaran carteles de prohibición fuera del Palacio Real de Estocolmo para informar a los ciudadanos que el uso de scooters (patinetes eléctricos) está prohibido en la zona. Una medida que fue criticada por no existir tal prohibición en la ley de la capital sueca.

Según la Corte Real, la prohibición se implementó teniendo en cuenta las preocupaciones de seguridad y mantenimiento de la zona histórica donde se ubica el palacio real de Estocolmo, cuya historia se remonta a varios siglos atrás.

“Las señales están colocadas porque las huellas de las ruedas de los scooters eléctricos dañan el camino de grava en Lejonbacken. Crean canalones que permiten que el agua de lluvia lleve más grava. Así que es por razones de seguridad y mantenimiento”, explicó la vocera de la Corte, Margareta Thorgren.

“¡Detengan a los príncipes también!” exclama el periódico Svensk Dam, señalando que tanto el príncipe Carlos Felipe como el príncipe Daniel, hijo y yerno del rey, respectivamente, han sido vistos anteriormente en scooters. Las señales de prohibición no son válidas, de acuerdo con la Ordenanza de Señales de Tráfico, y de acuerdo con la ley, la colocación de señales de tráfico ilegales se castiga con multas a menos que se trate del rey, recordó el periódico.

La oficina de tráfico de Estocolmo explicó al periódico que el rey Carlos Gustavo es el responsable de la Lejonbacken, la colina donde se encuentra el castillo, tanto en términos de retirado de la nieve, limpieza y regulación del tráfico.

No existe tal prohibición de tráfico en ningún otro lugar de la capital sueca”, dijo Malinda Flodman de la Oficina de Tráfico de Estocolmo. “No tenemos áreas en las que se prohíban los patinetes eléctricos. Por otro lado, tenemos varias áreas de baja velocidad donde los patinetes eléctricos no pueden circular más rápido que la velocidad al caminar, y varias áreas donde está prohibido estacionar patinetes eléctricos”, explicó.

El rey Carlos XVI Gustavo, de 75 años, ascendió al trono sueco en 1973 y ha sido una figura querida desde entonces, ostentando un papel ceremonial en el Estado. El rey no puede ser procesado por sus actos, según la constitución sueca, y la inmunidad penal comprende tanto los actos realizados en servicio como actos de carácter puramente privado.

Monarquias.com

El igualitario trono de Suecia también permite el matrimonio de personas del mismo sexo

Al igual que en los Países Bajos, la monarquía de Suecia se muestra favorable a un matrimonio de personas en la línea sucesoria con personas del mismo sexo. Así lo afirmó un periódico sueco, citando al mariscal de la corte del rey Carlos Gustavo.

No hay nada en el orden de sucesión sueco que impida que un regente o heredero al trono se case con una persona del mismo sexo, sin perder el trono”, escribió el periódico Aftonbladet este 20 de octubre.

El mariscal Fredrik Wersäll explicó al ser consultado por el periódico: “El orden de sucesión estipula que un príncipe o una princesa, para permanecer en la sucesión al trono, debe contar con el consentimiento del gobierno para contraer matrimonio. El orden de sucesión en esta parte es antiguo, pero hoy en día se pueden contraer matrimonios entre personas del mismo sexo”.

Fredrik Wersäll dijo al Aftonbladet que no se puede considerar que la redacción en ese contexto impida que una persona con derecho a sucesión contraiga matrimonio con una persona del mismo sexo y permanezca en la sucesión al trono. “Si el gobierno, a petición del rey, da su consentimiento”, explicó el mariscal de la corte.

Suecia, que hasta 1980 prohibía la sucesión femenina, fue el primer país europeo que permitió la sucesión al trono sin distinción entre el género de los príncipes, lo que permitió que la princesa Victoria -hija mayor del rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia- sea la heredera del trono con iguales derechos que su hermano mayor.

La afirmación llega una semana después de que el gobierno de Holanda considerara que el heredero al trono puede casarse con alguien de su mismo sexo sin perder sus derechos de sucesión, según declaró el primer ministro, Mark Rutte.

El gobierno «considera que el heredero al trono puede casarse con alguien de su mismo sexo y no renunciar a su derecho al trono», subrayó el primer ministro en una carta dirigida al Parlamento. «El gobierno no considera que un presunto heredero o el monarca deban renunciar al trono si él/ella desea casarse con una pareja del mismo sexo», dijo Rutte.

Monarquias.com

Las tiaras de la realeza sueca aparecen por primera vez en tiempos de pandemia

La pompa real resurgió en Suecia con motivo de la visita de Estado del presidente alemán, Frank- Walter Steinmeier, y por primera vez desde el inicio de la pandemia de Covid-19 se pudo ver a las mujeres de familia real luciendo tiaras de la colección en el banquete.

El banquete estatal, en honor del presidente Steinmeier y su esposa, Elke Büdenbender, se celebró por la noche este martes (7 de septiembre) en el Palacio Real de Estocolmo.

La reina Silvia optó por un vestido verde esmeralda y lució la tiara de diamantes de la reina Sofía de nueve puntas. Fue creadas en la década de 1860 para Sofía de Nassau, esposa de Oscar II de Suecia y Noruega.

Su hija Victoria, futura reina de Suecia, deslumbró con la tiara de diamantes de Connaught, regalo de bodas del futuro rey Gustavo VI Adolfo a su primera esposa, la princesa Margarita de Connaught, nieta de la reina Victoria de Inglaterra.

Monarquias.com

Estos son los retratos oficiales del bautizo del príncipe Julian de Suecia

Los príncipes Carlos Felipe y Sofía de Suecia compartieron este miércoles (18 de agosto) los retratos oficiales del bautizo de su tercer hijo, el príncipe Julian, que se celebró el pasado sábado en el Castillo de Drottningholm, a las afueras de Estocolmo. Las tres imágenes muestran a Julian en brazos de su madre y rodeado por sus hermanos mayores.

Uno de los retratos reunió en torno a la familia a los abuelos de Julian: el rey Carlos XVI Gustavo, la reina Silvia, y el matrimonio formado por Erik y Marie Hellqvist. Otro de los retratos muestra a la familia con los padrinos de niño: los empresarios Johan y Stina Andersson, Jacob Högfeldt, amigo del príncipe Carlos Felipe desde su época de estudiante y Patrick Sommerlath, sobrino de la reina Silvia y primo hermano de Carlos Felipe.

Carlos Felipe, de 42 años, y Sofía Hellqvist se casaron el 13 de junio de 2015 en la capilla del Palacio Real de Estocolmo. La pareja se conoció cinco años atrás, después de que el príncipe rompiera una relación anterior de una década. El noviazgo estuvo marcada al principio por el pasado de Sofía Hellqvist, que había posado semidesnuda en su juventud para una revista y era conocida en Suecia por haber participado en el reality show «Paradise Hotel».

Los príncipes, titulados duques de Varmland, tuvieron tres hijos: el príncipe Alejandro (2016), el príncipe Gabriel (2017) y Julian, quien nació el 26 de marzo pasado y recibió el título de duque de Halland. Los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia tienen otros cinco nietos: Estelle, segunda en la línea sucesoria y Oscar (hijos de la princesa heredera Victoria) y los príncipes Leonor, Nicolás y Adrienne, hijos de la princesa Madeleine y el financiero Christopher O’Neill.

Monarquias.com

La corona de oro de Carlos XIII se lució en el bautizo del príncipe Julian de Suecia

Una preciosa corona del siglo XVIII salió de la Cámara del Tesoro del palacio de Estocolmo, donde se conserva firmemente custodiada, para dirigirse el sábado (14 de agosto) al castillo de Drottningholm, donde ocupó un lugar privilegiado en el bautismo del príncipe Julian, octavo nieto de los reyes de Suecia.

Se trata de la corona del rey Carlos XIII (1748-1818), que fue encargada por el rey Gustavo III en 1772 para que su hermano la luciera en la ceremonia de coronación. Junto a esta se crearon otras dos coronas, para los otros hermanos de Gustavo: una para el príncipe Federico Adolfo y otra para la princesa Sofía Albertina.

La corona fue encargada en 1772 por el rey Gustavo III para que su hermano la luciera en la ceremonia de coronación.

Las coronas fueron diseñadas y construidas por el joyero de la corte Johan Adam Marcklin. Fueron realizadas en oro extraído de un servicio de tocador de la reina Ulrica Leonora, y tachonadas de perlas y piedras preciosas, como esmeraldas y diamantes.

En la monarquía sueca, ya nadie utiliza las coronas sobre sus cabezas. La corona más “joven” de la monarquía sueca es la del príncipe Guillermo, del año 1902, y desde entonces, no se han creado nuevas piezas, ni se ha usado ninguna corona en la familia real sueca. La última coronación de un rey fue la de Oscar II en 1873. Su hijo, Gustavo V fue la última persona que utilizó una de estas piezas sobre su cabeza, cuando lució la corona de Carlos XIII en el Parlamento.

Las coronas de la monarquía sueca se exhiben en las más importantes celebraciones de la familia real, como bautizos, bodas, funerales y entronizaciones.

Junto a la corona de Carlos XIII, la cámara del Tesoro Real en Estocolmo conserva otras siete coronas principescas: la de Carlos X Gustavo (1650); las de Federico Adolfo y de la princesa Sofía Albertina (1771), la de la princesa Hedvig Isabel Carlota (1778); la de Oscar II (1844); la de la princesa Eugenia (1860); y la del príncipe Guillermo (1902).

La corona de Carlos XIII reposó junto al altar de la pequeña iglesia de Drottningholm durante la ceremonia de bautismo del príncipe Julian. Nacido el pasado 26 de marzo en Estocolmo, es el tercer hijo del príncipe Carlos Felipe (duque de Varmland) y su esposa, la princesa Sofía. Es la misma corona que cobró protagonismo en el bautismo del príncipe Gabriel, hermano de Julian, en 2017.

La corona de Carlos XIII vista durante el bautismo del príncipe Julian el 14 de agosto, junto al altar de la iglesia del Castillo de Drottningholm.

Anteriormente, la corona de Carlos XIII se exhibió durante el bautismo del príncipe Carlos Felipe, en 1977. En 2013, cuando Carlos Felipe contrajo matrimonio con Sofia Hellqvist, las coronas de Carlos XIII y Sofía Albertina volvieron al altar de la iglesia del palacio de Estocolmo.

Monarquias.com

Julian de Suecia recibió la Orden de los Serafines, una tradición bautismal del siglo XVIII

El príncipe Julian de Suecia es miembro de la Orden de los Serafines (Serafimeorden, en sueco) desde que fuera honrado con esta condecoración por su abuelo, el rey Carlos XVI Gustavo, el día de su bautizo. La ceremonia se celebró el pasado sábado 14 de agosto en la pequeña iglesia del castillo de Drottningholm, en presencia de un reducido grupo de invitados.

Desde 1778 hasta el bautismo del rey Carlos Gustavo, en 1946, todos los príncipes suecos recibieron la insignia de la Orden de los Serafines en sus bautismos. Pero con la Reforma de la Orden en 1975 se eliminó la distribución de órdenes a los ciudadanos suecos. Veinte años después, las reglas fueron reescritas para que los miembros de la familia real pudieran recibir la histórica condecoración y, en el mismo año, la princesa heredera del trono, Victoria, la recibió del rey al alcanzar a su mayoría de edad.

En 2012, la princesa Estelle fue la primera nieta del rey Carlos Gustavo que recibió la Orden el día de su bautizo, que se celebró en la iglesia del Palacio Real de Estocolmo. Desde entonces, todos los nietos del rey sueco recibieron la Orden de los Serafines en la ceremonia de su bautizo: la princesa Leonor (2014), el príncipe Nicolás (2015), el príncipe Oscar (2016), el príncipe Alejandro (2016), el príncipe Gabriel (2017) y la princesa Adrienne (2018).

Durante el bautismo del príncipe Julian –al igual que en las ceremonias de bautismo de sus hermanos y primos– el collar de la Orden de los Serafines reposó sobre un cojín junto al altar de la iglesia. La cadena consta de once cabezas de serafín (cabezas de ángel aladas) en oro, que se alternan con once cruces patriarcales enmarcadas en oro azul conectadas por cadenas de oro. De ella cuelga la ‘Kraschanen’, una cruz de plata de ocho puntas en medio de la cual hay un medallón azul oscuro con el monograma «IHS» (Jesús Hominum Salvator – Jesús el Salvador del Hombre).

Monarquias.com

La familia real de Suecia, reunida para celebrar el bautismo del príncipe Julian

El príncipe Julian, nieto del rey Carlos Gustavo de Suecia, fue bautizado este sábado 14 de agosto en la iglesia del castillo de Drottningholm en presencia del resto de la familia real y un reducido grupo de invitados. La ceremonia fue oficiada por el obispo Johan Dalman, predicador de la Corte Suprema sueca y el predicador de la iglesia de la Corte Real, Michael Bjerkhagen.

El príncipe, tercer hijo del príncipe Carlos Felipe y la princesa Sofía, nació en un hospital de Estocolmo el 26 de marzo pasado, siendo el primer miembro de la familia real que nace sin el título de “Alteza Real”. En un consejo de estado extraordinario, el rey Carlos Gustavo confirmó que el niño se llamaría Julian Herbert Folke y llevaría el título de duque de Halland.

El niño fue bautizado en agua de manantial de Öland, una tradición que el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia iniciaron cuando sus propios hijos fueron bautizados, ya que antes de eso, los niños de la familia real eran bautizados en agua del río Jordán. El traje de bautizo que lució el niño tiene 115 años y fue usado por primera vez por el padre del rey, el príncipe Gustavo Adolfo, en 1906.

La experta real del diario Aftonbladet reportó que los médicos y parteras que estuvieron presentes en el nacimiento de Julian fueron están invitados al bautismo, además del médico vitalicio del rey. Sin embargo, el número de representantes del Riksdag (parlamento) y del gobierno quedó reducido a causa de la pandemia de Covid-19.

Durante el servicio bautismal, se cantaron himnos tradicionales de la iglesia de Suecia y los príncipes Carlos Felipe y Sofía también rindieron un homenaje especial al artista Tim “Avicii” Bergling, quien falleció en 2018 y era amigo de la pareja. Durante el bautismo, la canción de Avicii «Hey brother» se escuchó en la iglesia, informa la prensa sueca.

El príncipe Julian tuvo cinco padrinos de bautismo, cercanos a sus padres: Johan y Stina Andersson, amigos de la princesa Sofía; Stina Andersson, también amiga de la princesa y dueña de una marca de calzado; Johan Andersson, director de la sociedad de inversión Mellby gård; Jacob Högfeldt, amigo del príncipe Carlos Felipe desde su época de estudiante y Patrick Sommerlath, sobrino de la reina Silvia y primo hermano de Carlos Felipe.

Después del servicio bautismal, la pareja real ofreció un almuerzo privado para la familia real, la familia Hellqvist y los padrinos en el Castillo de Drottningholm. Allí los invitados podrán conocer más de cerca al protagonista de la celebración, que fue recostado en la histórica cuna de nacimiento del reyCarlos XV, del siglo XVII.

Monarquias.com

Critican ausencia de primer ministro sueco en el bautismo del príncipe Julian

El primer ministro sueco, Stefan Löfven, ha sido cuestionado en las últimos días por su decisión de no asistir al bautismo del príncipe Julian, nieto del rey Carlos XVI Gustavo, que se celebró este sábado (14 de agosto) en la iglesia del castillo de Drottningholm. En cambio, el ministro de Justicia Morgan Johansson ocupó su lugar.

“Es el octavo bautismo real en siete años, y la primera vez que un primer ministro no estará presente. Stefan Löfven, de hecho, rechazó el bautismo y envió al ministro de Justicia Morgan Johansson en su lugar”, remarcó el periódico sueco Aftonbladet.

Para el periódico Svensk Damtidningla ausencia del jefe de Gobierno es “increíblemente notable”. “Es un miembro de la familia real el que se bautiza y tiene el título de príncipe y forma parte de la sucesión al trono. Por lo tanto, es natural en mi mundo que el primer ministro del país esté presente”, criticó un cronista.

Desde 2019, los hijos de la princesa Madeleine y del príncipe Carlos Felipe (hijos menores de los monarcas suecos) no pertenecen a la Casa Real, lo que significa que cuando sean adultos podrán llevar una vida independiente fuera de la agenda oficial. Julian, quien vino al mundo el 26 de marzo, es el primer príncipe sueco que nace sin un papel oficial en la casa real.

“A pesar de que el rey, a finales de 2019, cambió quién está incluido en la casa real, el nuevo principito real sigue siendo una persona que en la práctica podría convertirse en rey ya que es parte de la sucesión al trono”, criticó el cronista de la realeza Johan T. Lindwall. “En mi mundo, parece extremadamente extraño que cuando el jefe de estado del país, el rey, bautiza a su nieto, el primer ministro no está en su sitio”.

Julian, duque de Halland y octavo nieto del rey Carlos Gustavo, fue bautizado en la iglesia del castillo de Drottningholm en presencia del resto de la familia real y un reducido grupo de invitados. Siguiendo la tradición, los profesionales médicos que asistieron al nacimiento del niño asistieron al bautizo, pero el número de representantes del Riksdag (parlamento) y del gobierno quedó reducido a causa de la pandemia de Covid-19.

El ministro Morgan Johansson tuvo la responsabilidad de entregar al príncipe un regalo de bautismo en nombre del Gobierno sueco: un perro de tela y lana creado por la diseñadora textil Kajsa Lindström. “Espero que complazca al príncipe, especialmente cuando sea un poco mayor”, dijo el ministro antes de la ceremonia.

Monarquias.com / Aftonbladet / Svensk Damtidning

Las coronas principescas, protagonistas de los bautismos reales en Suecia

Cuando el próximo sábado 14 de agosto el príncipe Julian sea bautizado en la iglesia del castillo de Drottningholm, volverá a verse una de las históricas coronas principesca del siglo XVIII que se exhiben en bautismos, bodas y funerales de los príncipes suecos.

Se cree que par la ceremonia del próximo sábado se exhibirá una de las tres coronas que, en 1772, el rey Gustavo III mandó confeccionar para que sus hermanos lucieran durante su coronación: una para el príncipe Carlos (futuro Carlos XIII), para el príncipe Federico Adolfo y una para la princesa Sofía Albertina.

CORONA DE CARLOS XIII

Las coronas, que actualmente se conservan en la cámara acorazada del Palacio Real de Estocolmo, fueron diseñadas y construidas por el joyero de la corte Johan Adam Marcklin. Fueron realizadas en oro extraído de un servicio de tocador de la reina Ulrica Leonora, y tachonadas de perlas y piedras preciosas, como esmeraldas y diamantes.

En la monarquía sueca, ya nadie utiliza las coronas sobre sus cabezas. La más reciente que se hizo fue la corona del príncipe Guillermo, del año 1902, y desde entonces, no se han creado nuevas piezas, ni se ha usado ninguna corona en la familia real sueca. La última coronación de un rey fue la de Oscar II en 1873. Su hijo, Gustavo V fue la última persona que utilizó una de estas piezas sobre su cabeza, cuando lució la corona de Carlos XIII en el Parlamento.

CORONA DE LA PRINCESA SOFÍA ALBERTINA

En la cámara del Tesoro Real, en las entrañas del palacio de Estocolmo, se conservas ocho coronas principescas: la corona de Carlos X Gustavo (1650); las coronas de Carlos XIII, de Federico Adolfo y de la princesa Sofía Albertina (1771), la corona de la princesa Hedvig Isabel Carlota (1778); la corona de Oscar II (1844); la corona de la princesa Eugenia (1860); y la corona del príncipe Guillermo (1902).

La casa real sueca todavía no confirmó qué corona reposará sobre el altar de la iglesia de Drottningholm en 14 de agosto. En el bautismo del príncipe Alejandro (2016), primer hijo de Carlos Felipe, fue exhibida la corona de Federico Adolfo. Cuando su hermano Gabriel fue bautizado (2017), el protagonismo lo tuvo la corona de Carlos XIII.

CORONA DEL PRÍNCIPE FEDERICO ADOLFO

Anteriormente, la corona de Carlos XIII se utilizó durante el bautismo del príncipe Carlos Felipe, en 1977. En 2013, cuando Carlos Felipe contrajo matrimonio con Sofia Hellqvist, las coronas de Carlos XIII y Sofía Albertina fueron exhibidas en el altar de la iglesia del palacio.

Monarquias.com

La cuna real del siglo XIX resurgirá en bautismo del príncipe Julian de Suecia

El bautismo del príncipe Julian, octavo nieto de los reyes de Suecia, volverá a reunir a la familia real en el castillo de Drottningholm, a las afueras de Estocolmo, el próximo 14 de agosto. Y aunque reducida por las pandemia de Covid-19, la ceremonia revivirá algunas de las más arraigadas tradiciones bautismales de la monarquía sueca.

Una de las joyas de la ceremonia será la cuna del rey Carlos XV (Karls XV Vagga), sobre la cual se recostará al pequeño príncipe Julian durante la recepción que tendrá lugar después del bautismo en la pequeña iglesia de Drottnigholm.

La cuna dorada comenzó a construirse antes del nacimiento del príncipe Carlos (el futuro rey Carlos XV) en 1826 según un modelo del arquitecto de la corte Per Axel Nyström. La cuna fue utilizada como cuna diaria para el príncipe y sus hermanos, los príncipes Gustavo y Oscar.

La tradición real de recostar los príncipes recién bautizados en la cuna de Carlos XV comenzó en 1830, en el bautismo de la princesa Eugenia –hija menor del rey Oscar I y de la reina Josefina– y se mantuvo hasta el bautismo de la hija menor de los actuales monarcas, la princesa Madeleine, en 1982.

Con el nacimiento de los nietos de los actuales monarcas, la tradición regresó y la cuna de Carlos XV volvió a verse en los bautismos de la princesa Leonore (2014), del príncipe Nicolás (2015), del príncipe Oscar (2016), y de los príncipes Alejandro (2016) Gabriel (2018), hermanos mayores de Julian. Por ser una futura reina, la princesa Estelle fue recostada tras su bautismo sobre la cuna de Carlos XI, construida en 1655.

Monarquias.com

La familia real de Suecia volvió a reunirse en la «isla del sol y el viento»: un «reencuentro largamente esperado»

El verano europeo ha vuelto a reunir a la familia real de Suecia, que desde el inicio de la pandemia de Covid-19 se había visto obligada a permanecer distanciada. Así se comprobó después de que la corte real publicara en Instagram una hermosa fotografía de las tres generaciones de la dinastía Bernadotte.

Un reencuentro largamente esperado para la Familia Real, que después de mucho tiempo en diferentes lugares ahora puede volver a reunirse en la ‘isla del sol y los vientos’”, escribió la familia real en Instagram y agrega: “Les deseamos a todos un verano feliz”.

Tomada en el castillo de Solliden, en la isla de Oland, la foto muestra al rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia rodeada de sus tres hijos (Victoria, Carlos Felipe y Madeleine), su nuera (la princesa Sofía), sus dos yernos (el príncipe Daniel y Chris O’Neill) y sus ocho nietos (Estelle, Oscar, Alejandro, Gabriel, Julian, Leonore, Gustav y Ariane).

Los perros de la familia real también aparecen en la imagen: junto al rey Crlos Gustavo se ve a su perro rastreador bávaro Brandie. Cavapoon Rio, que es el perro de la familia de la princesa heredera Victoria, aparece junto a la princesa Estelle.

Desde el inicio de la pandemia, la familia real se mantuvo separada: los reyes pasaron meses aislados en el castillo de Stenhammar, la princesa heredera victoria y su familia se quedaron en el palacio de Haga y el príncipe Carlos Felipe en su residencia de Solbacken. La princesa Madeleine y su familia se quedaron en Florida (EEUU) y no visitaron Suecia en un año y medio.

Debido a la pandemia, la familia permanecerá junta más tiempo este año y probablemente seguirán los conciertos durante el verano”, dijo previamente al diario sueco Expressen la jefa de prensa de la corte real, Margareta Thorgren.

La familia real sueca, que permanece en Oland desde el inicio del verano, volverá a ser vista el 14 de agosto, en el momento del bautismo del tercer hijo los príncipes Carlos Felipe y Sofía, Julián, duque de Halland. El evento se llevará a cabo en la pequeña iglesia del castillo de Drottningholm, y solo se ha invitado a una multitud exclusiva. Después del bautismo, los reyes ofrecerán una recepción en el castillo de Drottningholm.

Monarquias.com

Nuevo retrato familiar de la princesa Victoria de Suecia en su cumpleaños 44

La princesa y futura reina Victoria de Suecia celebró este 14 de julio su cumpleaños 44 con una conmemoración reducida a causa de la pandemia de Covid-19.

Con motivo del cumpleaños, una fecha que Suecia celebra como “Victoriadagen” (Día de Victoria), la casa real publicó un nuevo retrato de la princesa con su esposo, Daniel, y sus hijos, la princesa Estelle y el príncipe Oscar.

La celebración tuvo lugar en el palacio Solliden, en la isla de Öland, y constó de un concierto, competencias deportivas y la recaudación de fondos para la Fundación de la Princesa Heredera Victoria.

Las Fuerzas Armadas saludaron el cumpleaños con el lanzamiento de 21 cañonazos desde Skeppsholmen en Estocolmo, Kungshall en Karlskrona, Skansen Lejonet en Gotemburgo, Kusthöjden en Härnösand y Kvarnängen en Boden.

Durante la tarde, la princesa Victoria y su familia se trasladron en un carruaje de caballos desde Solliden hasta las ruinas del Castillo de Borgholm para el tradicional concierto al que asistieron los reyes Carlos Gustavo y Silvia, el príncipe Carlos Felipe y su esposa Sofía y la princesa Madeleine con su esposo Christopher O’Neill.

Monarquias.com

Fotos: la historia de Solliden, el palacio de verano de la familia real de Suecia

El palacio de Solliden o Sollidens Slott, es el lugar al cual cada verano la familia real de Suecia se traslada para pasar sus vacaciones y celebrar el cumpleaños de la princesa heredera Victoria, el día que los suecos denominan “Victoriadagen”. El palacio se encuentra ubicado cerca de la costa oeste de la isla de Öland, ubicada sobre el Mar Báltico y a solo unos kilómetros al sur de la ciudad de Borgholm.

Öland tiene un paisaje relativamente seco y árido y Solliden es casi como un oasis en el desierto con su exuberante vegetación. El palacio real es más bien una villa muy espaciosa y parecida a un castillo. El edificio de tres pisos fue construido en estilo italiano y se destaca claramente del verdor del parque circundante con su fachada blanca brillante.

El palacio de Solliden fue construido en 1906 por Victoria de Baden, la consorte alemana del rey Gustavo V. De salud frágil, la reina siempre estaba buscando un lugar donde poder escapar de la gran ciudad. Fue así como encontró en Öland un clima que alivió sus problemas y un ambiente que le dio paz y tranquilidad. Aquí se puede respirar”, dijo Victoria durante uno de sus primeros reconocimientos en la isla. El 25 de septiembre de 1903 se colocó la primera piedra del castillo y el 15 de septiembre de 1906, Victoria finalmente pudo mudarse.

Victoria se mantuvo muy activa en todo el proceso de construcción y se inspiró en la Villa San Michele de Capri (Italia) construida por médico y escritor sueco Axel Munthe. La princesa eligió el sitio ella misma y contrató tanto a arquitectos de renombre nacional como a contratistas de obras locales. Con la ayuda de Munthe, Victoria pudo comprar detalles de edificios y estatuas de Italia que se compusieron en las paredes del edificio. Victoria también era coleccionista, sobre todo de estufas de azulejos más antiguas que se construyen en grandes cantidades dentro del castillo.

Cuando la reina Victoria murió en 1930, legó Solliden a su esposo Gustavo V, quien no había estado en Öland con mucha frecuencia, pero asumió la responsabilidad total de la administración del castillo, contrató a un guardián y se aseguró de que el parque estuviera bien cuidado. Con el castillo de Mainau como modelo, Gustavo V abrió el parque al público y con el tiempo llegó a sentirse muy feliz de pasar temporadas en Öland, donde jugaba al tenis, cazaba y celebraba consejos de Estado.

A su muerte en 1950, Gustavo V dejó Solliden a su bisnieto, el actual rey Carlos XVI Gustavo. A la madre rey, la princesa Sibylla de Sajonia-Coburgo, se le permitió disponer de la villa y comenzó la tradición de viajar a Öland con su familia. El rey Carlos Gustavo y su familia adoptaron a Solliden como su paraíso de verano privado y desarrollaron la parte pública del parque del castillo. La reina Silvia visitó Solliden por primera vez en 1973 y, a lo largo de los años, ha agregado nuevas plantas y plantaciones al parque.

En la actualidad, el palacio no está abierto a los turistas, pero sí gran parte de los terrenos que la rodean en verano. El parque consta de diferentes jardines temáticos y cada uno tiene su propio encanto único. Inmediatamente detrás del castillo se encuentra el jardín italiano de estilo mediterráneo, con caminos de grava, setos en forma y parterres de flores.Al sur se encuentra el Parque Inglés, con extensos prados y magnolias, cipreses y plátanos. Más al oeste del palacio se encuentra el llamado Jardín Holandés, repleto de rosales y plantas perennes, que fue creado como un regalo de la reina holandesa Guillermina a su amiga Victoria de Baden.

Monarquias.com

Victoria de Suecia cumple 44 años: cómo se convirtió en la heredera del trono

Cuando la princesa Victoria, hija mayor de los reyes de Suecia, nació nació el 14 de julio de 1977 en el Hospital Karolinska de Estocolmo, nadie esperaba que la niña llegara a ocupar el primer lugar en la sucesión al trono. De acuerdo a las leyes vigentes entonces, Suecia no permitía la coronación de una mujer bajo ningún concepto, y estas reglas se habían mantenido intocables desde el reinado de la reina Cristina, en el siglo XVII.

La niña fue bautizada en la Iglesia del Palacio el 27 de septiembre de 1977 y recibió los nombres de Victoria Ingrid Alice Désirée, pero para entonces la preocupación ya cundía en el palacio real. Los médicos habían dicho a la reina Silvia que estaban absolutamente seguros de que no podría tener más hijos y el único heredero del que disponía la dinastía Bernadotte era el príncipe Bertil, tío del rey, un hombre mayor de 60 años y sin descendencia.

Para solucionar el dilema, el gobierno sueco consideró que era momento de actualizar las normas sucesorias y otorgar igualdad de derechos a hombres y mujeres. Dos años después del nacimiento de la princesa Victoria el Parlamento introdujo una legislación para permitir la primogenitura absoluta, es decir, que el primer hijo del monarca hereda el trono independientemente de su género. Era el final de la histórica ley sálica y Victoria se ubicaría en la sucesión.

El príncipe Carlos Felipe fue heredero durante siete meses

Hubo conmoción, sin embargo, cuando ese año la reina Silvia quedó embarazada por segunda vez y dio a luz a un niño, el príncipe Carlos Felipe. El rey Carlos Gustavo, abiertamente opuesto a la sucesión femenina, pidió que se revirtieran las leyes y se declarara heredero al que era su primer hijo varón, pero el gobierno se negó. La ley entró en vigor el 1 de enero de 1980, momento en el que Victoria se convirtió oficialmente en heredera.

Se cree que el rey Carlos Gustavo deslizó en comentarios privados:Personalmente, quiero a mi hijo Carlos Felipe como sucesor. Estoy seguro de que la mayoría de los suecos quieren un rey en el trono”.

Suecia fue la primera monarquía europea que adoptó la igualdad de género en la sucesión al trono, y posteriormente Holanda, Noruega, Bélgica y Reino Unido siguieron sus pasos. La princesa Victoria, casada desde 2010 con Daniel Westling, tiene dos hijos: la princesa Estelle (2012) y el príncipe Oscar (2016, segundo y tercero en la línea de sucesión al trono sueco, respectivamente.

El cambio de las reglas de sucesión también eliminó la prohibición de que un príncipe sueco se casara con una plebeya (“hija de un sueco”) y también afectó el apellido de la descendencia de las princesas. Antes de 1979, un niño nacido de una princesa sueca habría recibido el apellido del padre, pero ahora, como están en línea directa con el trono, reciben automáticamente el apellido real Bernadotte. El príncipe Daniel tiene por ley la opción de incluir el apellido real junto al propio, por lo que legalmente se llama “Daniel Westling-Bernadotte”.

Monarquias.com

Nuevo retrato veraniego de Carlos Felipe, Sofía y los tres príncipes de Suecia

Un saludo de verano de nuestra familia”, escribieron en Instagram los príncipes Carlos Felipe y Sofía de Suecia al postear un nuevo retrato con sus tres hijos, Alejandro, Gabriel y Julian. Se cree que la imagen, publicada este 11 de julio, fue tomada en el palacio de Solliden, ubicado en la isla de Öland, donde la familia real sueca suele reunirse en julio para celebrar el cumpleaños de la princesa heredera Victoria cada 14 de julio.

Carlos Felipe, de 41 años, es el único hijo varón del rey Carlos XVI Gustavo de Suecia y la reina Silvia. Sus hermanas son Victoria, la futura reina, y la princesa Madeleine, casada con un financista estadounidense.

Se cree que la imagen, publicada este 11 de julio, fue tomada en el palacio de Solliden, ubicado en la isla de Öland

En 2013, el príncipe contrajo matrimonio en la iglesia del palacio real de Estocolmo con la exmodelo y empleada de un bar Sofia Hellqvist, quien pese a la resistencia inicial de la familia, reportada por los medios, se convirtió en princesa y duquesa de Varmland.

La pareja tuvo tres hijos: el príncipe Alejandro, duque de Södermanland, nacido el 19 de abril de 2016, el príncipe Gabriel, duque de Dalecarlia, nacido el 31 de agosto de 2017, y Julian, duque de Halland, quien es el octavo nieto de los monarcas suecos, nacido el 26 de marzo de este año en Estocolmo.

Los tres hijos de Carlos Felipe, al igual que los de la princesa Madeleine, conservan desde su nacimiento los títulos de príncipes de Suecia y su derecho de sucesión al trono sueco, pero no son “Altezas Reales” por decisión de su abuelo para que puedan desarrollar, en el futuro, vidas profesionales independientes de la Corona.

Monarquias.com

Silvia de Suecia, 45 años como reina

Silvia Renata Sommerlath, quien se convirtió en reina consorte de Suecia hace 45 años, el 19 de junio de 1976, nació en Heildelberg, Alemania en 1943 en plena Segunda Guerra Mundial. De padre alemán y madre brasileña, su familia optó por emigrar a Brasil en 1945 e instalarse en Sao Paulo, donde permaneció hasta 1957.

De regreso en Alemania Occidental, Silvia inició sus estudios de idiomas en Dusseldorf cuando tenía quince años hasta graduarse con una especialización en español con tan sólo 20 años.

Dado su notable talento para los idiomas (además del alemán y el portugués, habla sueco, inglés, español y lenguaje de señas) ocupó puestos importantes en torno a las relaciones internacionales. A principios de los 70, ocupó un cargo en el Consulado argentino de Munich y de ahí pasó al comité de organización de los juegos olímpicos de verano en esa ciudad en 1972.

En 1973 asumió como suplente en la Jefatura de Protocolo de la Comisión para los Juegos Olímpicos de Invierno a realizarse en 1976 en Innsbruck, Austria. Como su cargo en los JJOO de Munich la vinculaba al cuerpo de azafatas protocolares, le tocó estar cerca de los visitantes más ilustres en los Juegos. Uno de esos visitantes extraordinarios, fue el por entonces príncipe Carlos Gustavo de Suecia. El joven rubio, esbelto y de ojos azules, tenía fama de enamoradizo y mujeriego, pero al ver a Silvia por primera vez se deslumbró -él siempre dijo que al verla, hizo un «click»- y ese mismo día la invitó a cenar.

Todo parecía en orden: Silvia era culta, hermosa, de mirada dulce y eterna sonrisa. El pequeño detalle es que, el por entonces rey Gustavo VI, no estaba convencido de que su nieto y heredero, Carlos Gustavo, se casara con una plebeya que además era tres años mayor que él. Recordemos que Carlos Gustavo perdió a su padre en un accidente de avión cuando sólo tenía un año, de modo que a la muerte de su abuelo, indefectiblemente se convertiría en rey.

Los enamorados continuaron viéndose en secreto hasta el fallecimiento del anciano rey, cuando Carlos Gustavo se comprometió siendo ya rey de los suecos y contrajo matrimonio pocos meses después, el 19 de junio de 1976 con Silvia.

La joven nunca fue princesa ya que desde el mismo momento de su boda fue reina de Suecia y ese día de verano llevó un vestido de corte sencillo de la Casa Cristian Dior, bien de los años setenta, que dejaba todo el protagonismo a la enorme tiara que llevaba en su cabeza, rodeada de camafeos y que había pertenecido a Josefina, la esposa de Napoleón.

En la gran fiesta con más de mil invitados, el grupo sueco Abba -como no podía ser de otro modo- estrenó en vivo el tema Dancing Queen, dedicado especialmente a la nueva reina (ver video). Como en toda familia real, pronto llegaron los hijos: la princesa Victoria (1977), quien fue nombrada heredera cuando los médicos dijeron que la reina no podría tener más hijos; el príncipe Carlos Felipe, quien constituyó una sorpresa para la familia (1979) y la princesa Magdalena (1982). Actualmente los reyes tienen siete nietos.

Silvia es hoy abuela de siete nietos y preside numerosas asociaciones benéficas, como por ejemplo La Casa Silvia dedicada al cuidado e investigación de la demencia y de los adultos mayores; el Fondo del Matrimonio de la Pareja Real que apoya la investigación deportiva para jóvenes discapacitados; la Fundación Mundial de la Infancia (tarea que comparte con su hija Magdalena) y colabora, patrocina o preside otras treinta organizaciones, por lo cual ya ha recibido varios Doctorados Honoris Causa.

Pero si algo caracteriza a Silvia es justamente su discreción, que junto a su sonrisa, se mantienen intactas en el tiempo pese a las acusaciones de simpatías hacia el nazismo por parte de su padre o las infidelidades del pasado de su esposo. Silvia perdona siempre, y siempre sonríe.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

La princesa Madeleine y su familia retornan a Suecia por primera vez desde el inicio de la pandemia

La princesa Madeleine de Suecia, hija menor de los reyes de Suecia, ha regresado con su familia a Suecia por primera vez desde el inicio de la pandemia de Covid-19, cuyas restricciones internacionales le impidieron abandonar los Estados Unidos durante un año y medio.

La princesa Madeleine, de 39 años, regresó a Suecia con sus tres hijos, la princesa Leonore, de 7 años, el príncipe Nicolás, de 6, y la princesa Adrienne, de 3 años, confirmó la jefa de prensa de la Corte Real, Margareta Thorgren, al diario Svensk Damtidning.

La princesa Madeleine se casó con el financista Chris O’Neill en 2013 y se mudó a Florida desde Londres en agosto de 2018.

En una entrevista concedida meses atrás, la hija de los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia reconoció: “Por supuesto que extrañas mucho a familiares y amigos. Los niños preguntan casi todos los días: ‘¿Cuándo podemos ir a Suecia?’”.

Durante el último año y medio Madeleine y su esposo vivieron en Miami y no pudieron asistir a celebraciones reales o el funeral de Walther Sommerlath, hermano de la reina Silvia, quien murió en el palacio de Drottnigholm, víctima del Alzheimer.

El Svensk Damtidning estima que la princesa Madeleine participe junto a la familia real de la celebración del solsticio de verano, de las tradicionales vacaciones familiares en Öland y del cumpleaños de su hermana mayor, la princesa heredera Victoria.

Monarquias.com

Suecia rinde tributo a la princesa heredera Margarita, “el rayo de sol del castillo” y abuela del rey

El rey Carlos XVI Gustavo de Suecia inauguró esta semana una exposición dedicada a su abuela paterna, la princesa heredera Margarita, en el Palacio Real de Estocolmo. La muestra “Daisy. Princesa heredera Margarita 1882-1920” está dedicada a la primera esposa del rey Gustavo VI Adolfo, una princesa británica a la que los suecos alabaron y bautizaron “el rayo de sol”.

Hoy tengo el gran placer de inaugurar una nueva exposición aquí en el Palacio Real de Estocolmo. Una exposición que, de hecho, está personalmente cerca de mi corazón”, dijo el rey. “Mi abuela, la princesa heredera Margarita, dentro de la familia llamada ‘Daisy’, era una persona muy talentosa con una gran luminosidad”.

El monarca agregó: “Mi abuela tenía un interés y un compromiso genuinos en varias áreas: arte, deportes, asistencia social y horticultura”. Con esta exhibición, “todos entenderán mucho más lo maravillosa que era ella, la princesa Margarita”, dijo Carlos Gustavo.

La princesa Margarita de Connaught conquistó a Suecia y llegó a cambiar la imagen de la familia real hasta el día de hoy”, dice la presentación oficial de la muestra. “Desde su infancia como nieta de la reina Victoria de Gran Bretaña, llevó consigo sus sólidos intereses en el arte, los deportes y la jardinería, algo que desarrolló a lo largo de los años y que ayudó a convertirla en una popular princesa heredera”.

Margarita de Connaught era hija del hijo favorito de la reina Victoria de Inglaterra. En 1905 conoció en El Cairo al heredero de la corona sueca, Gustavo Adolfo, con quien se casó seis meses después del primer encuentro. Entre 1906 y 1916 nacieron sus hijos Gustavo Adolfo, Sigvard, Ingrid, Bertil y Carlos Juan, mientras ella estaba embarazada cuando murió en 1920.

La princesa, llamada ‘Daisy’ por familiares y amigos, abrazó su nueva vida en Suecia y, con el deseo de dejar una huella importante en la vida de los suecos, participó activamente en muchos de los problemas sociales más importantes de la época. Además realizó esfuerzos humanistas para el bienestar de los niños, la estructura de la defensa civil, los derechos de los discapacitados y durante la Primera Guerra Mundial por la supervivencia de los prisioneros.

Se dedicaba a la mayoría de las cosas y tenía amplios intereses”, recordó su nieta, la princesa Cristina. “Su vena artística adquirió distintas expresiones, pero estaba muy abierta a lo que sucedía en Suecia y en el mundo. Quería ser parte de ello, un catalizador de lo que estaba por venir. Creo que habría desempeñado un papel muy emocionante en la familia si hubiera vivido más”.

El país lloró desconsoladamente la muerte de la princesa heredera en 1920 a los 38 años y las palabras del primer ministro Hjalmar Branting, tras recibir la noticia de la muerte de la princesa, resumieron el sentimiento popular: “¡Ahora se ha apagado el rayo de sol en el castillo de Estocolmo!”

El hijo mayor de Margarita, Gustavo Adolfo, duque de Vastergotland, no llegará a ser rey de Suecia porque murió en un accidente de aviación en 1947, meses después del nacimiento de Carlos XVI Gustavo. La única hija de Margarita, la princesa Ingrid, se convertiría en reina consorte de Dinamarca y madre de Margarita II.

Monarquias.com

La casa real sueca prepara el bautismo del príncipe Julian para el mes de agosto

El príncipe Julian, la más reciente incorporación a la familia real de Suecia, será bautizado en un palacio a las afueras de Estocolmo el próximo sábado 14 de agosto.

El hijo del príncipe Carlos Felipe y la princesa Sofía se celebrará en la iglesia del Castillo de Drottningholm, en una ceremonia dirigida por el capellán de la Corte, el obispo Johan Dalman, y el pastor de la Iglesia Parroquial de la Corte, Michael Bjerkhagen.

La casa real sueca anunció que si bien los medios de comunicación están invitados a fotografiar a la familia real, la ceremonia de bautismo no se televisará. De momento, por otra parte, no se comunicó el nombre de los padrinos del príncipe.

El príncipe Julian, nacido el pasado 26 de marzo en el Hospital Danderyd de Estocolmo, es el tercer hijo del príncipe Carlos Felipe y su esposa Sofía Hellqvist, duques de Varmland. El niño es nieto de los reyes Carlos Gustavo y Silvia.

En una reunión extraordinaria del Consejo de Estado, el rey Carlos XVI Gustavo confirió a su nieto el título de Duque de Halland, que no era utilizado desde el fallecimiento, en 1997, del príncipe Bertil, hijo de Gustavo VI Adolfo y tío del actual monarca sueco.

El príncipe Carlos Felipe y la princesa Sofía también son los padres del príncipe Alejandro y el príncipe Gabriel, nacidos en 2016 y 2017.

Monarquias.com

Nuevos retratos de la princesa Victoria de Suecia y su familia

Dos nuevos retratos de la princesa heredera Victoria de Suecia y su familia fueron publicadas por la casa real con motivo del Pentecostés. Las imágenes de la futura reina, su esposo el príncipe Daniel y sus hijos, Estelle y Oscar, fueron tomadas en el parque del palacio real de Haga, a las afueras de Estocolmo. “Una primavera tan esperada ha florecido en toda su gloria”, escribió la familia en su cuenta de Instagram. “Con estas imágenes de una Haga verde, la pareja de la Princesa Heredera quiere desear a todos un feliz Pentecostés”, agrega el texto.

Monarquias.com