El enigmático Schloss Berg, castillo de Luis II de Baviera, podrá ser visitado por primera vez

El 1.200 aniversario del castillo alemán de Berg (Schloss Berg), que fue residencia de los duques y reyes de la dinastía Wittlesbach, podrá ser visitado por primera vez en su historia.

El duque Francisco de Baviera, jefe de la casa real, permitirá este año el ingreso a 50 visitantes con la condición de que sean vecinos del castillo y dejen sus teléfonos móviles, cámaras y bolsos en la entrada. Las visitas solo durarán 30 minutos por persona.

Berg, con fantásticas vista sobre el lago Starnberg -donde fue hallado muerto el “rey loco” Luis II en 1886- rodeado de un espectacular jardín, es todavía residencia de la dinastía Wittlesbach y el duque Francisco posee un apartamento allí.

El castillo es uno de los pocos lugares en el distrito que todo el mundo conoce pero nunca ha estado. Esta es la primera vez que el duque abre las puertas del castillo al público”, anunció el alcalde de Berger, Rupert Steigenberger.

“Contrariamente a los consejos, la familia real ha decidido hacer esto. Por supuesto, estamos increíblemente felices de que exista esta posibilidad”, agregó el alcalde, citado por el periódico alemán Merkur.

“Eso fue toda una sorpresa”, dijo Katja Sebald, historiadora del arte y curadora, quien hizo la propuesta al duque Francisco para abrir la residencia real al público con motivo del aniversario.

No somos los primeros en preguntar. Los productores de Hollywood querían rodar allí. Sin embargo, hasta ahora, todas las solicitudes han sido rechazadas”, dijo Steigenberger, quien recordó haber visto el castillo por adentro una vez, siendo bombero, durante una alarma de incendio.

Hans Georg Hörwarth hizo construir el palacio al estilo de una villa italiana en 1640. Entre 1849 y 1851 se llevaron a cabo las obras de reconstrucción encargadas por el rey Maximiliano II. El edificio recibió cuatro torres y almenas de estilo neogótico, que ya han sido demolidas.

El rey de los castillos de cuentos de hadas Luis II lo utilizó como residencia de verano. Cada año, el 11 de mayo, trasladaba su asiento a Berg y desde allí dirigía sus asuntos gubernamentales. Incluso se instaló una línea de telégrafo entre Berg y Munich para este propósito.

Después de su incapacidad en junio de 1886, quiso trasladar su residencia permanente al castillo de Berg. Solo un día después, él y su médico, el profesor von Gudden, no regresaron de una caminata. Oficialmente, ambos se ahogaron en el lago Starnberg.

Los cuerpos del rey y su médico fueron encontrados en la orilla del largo a la madrugada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, partes del castillo sufrieron daños. Después de la restauración, el castillo sirvió como residencia principal de Alberto, duque de Baviera, hasta su muerte en 1996 y, desde entonces, como residencia de verano de su hijo Francisco.

MONARQUIAS.COM

Un joven duque de 27 años hereda la casa real de Württenberg y su inmenso patrimonio privado

La muerte de su abuelo, el gran duque Carlos de Württenberg, este 7 de junio, convirtió al joven duque Guillermo en el nuevo jefe de la ancestral Casa Real de Württenberg, que gobernó ese reino hasta la caída del Imperio alemán en 1918.

El duque Guillermo, de 27 años, será ahora el jefe de la dinastía y jefe de la ‘Hofkammer’, es decir, la administración privada de la Casa de Württemberg, que posee 5.500 hectáreas de bosque y 50 hectáreas de viñedos.

Los abuelos del duque Federico, Diana de Orleáns y Carl de Württenberg, el día de su boda en 1960.

Nacido el 13 de agosto de 1994 en Ravensburg, el duque Federico Guillermo Carlos Felipe Alberto Nicolás Eric María es hijo del duque Federico, quien murió en un accidente automovilístico en mayo de 2018, a la edad de 56 años.

Su madre es la princesa María de Wied, tataranieta del último rey de Württenberg.

Cuando su padre falleció, el joven Guillermo estaba estudiando en el Reino Unido y, al terminar, adquirió experiencia laboral en el ámbito privado para prepararse para administrar la herencia familiar.

Los padres del duque Federico, Guillermo de Württenberg y María de Wied.

La Hofkammer con sede en Friedrichshafen, administra, entre otras cosas, los bienes inmuebles de la familia noble, las operaciones forestales y vitivinícolas, la agricultura aristocrática, así como las inversiones financieras y las participaciones.

El duque Carl, fallecido a los 85 años, provenía de la línea católica de una de las casas aristocráticas gobernantes más antiguas del mundo de habla alemana y cuyos inicios se remontan al siglo XI.

El duque y elector Federico II alcanzó la dignidad real en 1806 bajo la influencia de Napoleón y la casa real fue una de las más importantes del imperio alemán hasta que en 1918, el rey Guillermo II de Württemberg abdicó durante la Primera Guerra Mundial.

Fallecido tres años después en Alemania, el ex rey tomó el título de duque de Württemberg y sus herederos aún lo llevan como parte de su nombre en la actualidad y conservan sus ancestrales castillos en Monrepos, Altshausen y Friedrichshafen.

MONARQUIAS.COM

Murió a los 85 años el heredero del último rey de Württemberg

El duque Carlos, jefe de la Casa Real de Württemberg y nieto del último rey de ese antiguo estado alemán, murió a los 85 años.

Según informó la experta en nobleza Marlene Koenig, el heredero del extinto Reino de Württemberg murió este 7 de junio en un hospital de Ravensburg (Alemania).

El duque había estado enfermo durante mucho tiempo. Se dice que su condición se deterioró en los últimos 5 días”, informó el periódico alemán Bild citando fuentes de la casa real.

Nacido el 1 de agosto de 1936, el duque Carl Maria Peter Ferdinand Philipp Albrecht Joseph Michael Pius Konrad Robert Ulrich era hijo del duque Felipe II Alberto y la archiduquesa Rosa de Austria-Toscana.

Después de que su hermano mayor, Luis, renunciara a sus reclamos, el duque Carlos ocupó su lugar en la línea de sucesión. Tras la muerte de su padre en 1975, se convirtió en el nuevo jefe de la casa a la edad de 27 años.

Después de sus estudios, el duque se unió a la empresa familiar “Hofkammer” de la Casa de Württemberg y en 1995 se convirtió en la cabeza de la empresa, que posee 5.500 hectáreas de bosque y 50 hectáreas de viñedos.

El duque protagonizó una sonaba boda real en 1960, al casarse con la princesa Diana de Orleáns, una de las hijas del conde de París y pretendiente al trono de Francia.

Los duques tuvieron seis hijos, de los cuales el mayor, Federico, murió en un trágico accidente de tráfico en 2018 a la edad de 56 años.

El duque Carlos declaró entonces al mayor de sus hijos, Guillermo, como heredero de la casa real. El joven se hizo cargo del negocio familiar después de sus estudios en Gran Bretaña y ahora heredará la jefatura dinástica a los 27 años.

La Casa de Württemberg es una de las familias nobles más antiguas de Alemania y sus inicios se remontan al siglo XI.

El duque y elector Federico II alcanzó la dignidad real en 1806 bajo la influencia de Napoleón y la casa real fue una de las más importantes del imperio alemán hasta que en 1918, el rey Guillermo II de Württemberg abdicó durante la Primera Guerra Mundial.

MONARQUIAS.COM

Sobrino de Margarita II se casó tras desafiar una ley dinástica que le prohibía hacerlo

El príncipe alemán Gustav zu Sayn-Wittgenstein-Berleburg, sobrino de la reina Margarita II de Dinamarca, se casó finalmente con su novia, la escritora de orígenes suecos y mexicanos Carina Axelsson, después de una relación de 19 años.

Gustav y la flamante princesa tienen 53 años y tuvieron que esperar casi dos décadas para formalizar su relación a causa de una histórica y controvertida prohibición dinástica que le prohibía al príncipe casarse con esta mujer plebeya, católica, que trabajaba como modelo y se convirtió en ilustradora de cuentos infantiles.

Quiénes asistieron a la boda en Alemania

La boda del príncipe alemán, a la que asistieron los príncipes herederos de Dinamarca y otros miembros de la familia, se celebró en la capilla del castillo de Berleburg, el hogar ancestral de esta antigua familia noble en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia.

Entre los invitados se encontraban los príncipes herederos daneses Federico y Mary, Joaquín de Dinamarca y su esposa Marie, primos del novio.

Por qué el príncipe Gustav no podía casarse con Carina Axelsson

El problema surgió hace más de 70 años, con el abuelo de Gustav, Gustav Albrecth zu Sayn-Wittgenstein-Berleburg (1907-1969) desaparecido en combate en el frente ruso en 1944 y dado definitivamente por muerto en 1969.

El noble dejó estipulado en su testamento que ninguno de sus herederos podría casarse con una mujer que no fuera de sangre real y de raza aria (la raza que los nazis consideraban superior).

Gustav Albrecht era un alto general del ejército alemán con estrecha relación con el nazismo y, para evitar que la sangre familiar se diluyese, prohibió los matrimonios “desiguales” de sus descendientes bajo pena de perder el título y la jefatura de la Casa de Sayn-Wittgenstein Berleburg.

La casa principesca no reveló por qué se celebrará la boda, ya que en el pasado un tribunal alemán se negó a anular la condición del testamento. La revista danesa Billed-Bladet sugiere que la pareja puede sentirse empoderada por un fallo de 2020 que establece que Gustav es el propietario legítimo de Berleburg desde la muerte de su padre.

El primogénito de Gustav Albrecth, el príncipe Richard (actual jefe de la Casa principesca) cumplió con la voluntad familiar y se casó en 1967 con la princesa Benedicta de Dinamarca, hija del rey Federico IX y hermana menor de la reina Margarita II.

Tuvieron tres hijos, de los cuales Gustav (nacido en 1969) es el actual jefe de la casa noble.

La princesa Benedicta enviudó en 2017, año en que el príncipe Gustav se convirtió en el heredero de la casa de Sayn-Wittgenstein Berleburg. Desde entonces, reside entre Dinamarca, donde ayuda regularmente a su hermana Margrethe, y Alemania, donde vive en el castillo de Berleburg.

La Casa de Sayn-Wittgenstein-Berleburg remonta sus orígenes al siglo XII y rigió un pequeño feudo ubicado al norte de Frankfurt. Desde el año 1607, el territorio fue gobernado por Condes, que fueron ascendidos al rango de Príncipes en 1792, bajo el reinado de Christian Heinrich.

Fotos: el tesoro real de la desaparecida monarquía portuguesa ahora se exhibe al público

Las joyas de la corona portuguesa, obras de arte de oro, esmeraldas o diamantes creadas por los más conocidos orfebres europeos, se exhiben al público por primera vez en el nuevo Museo del Tesoro Real de Lisboa.

Ubicado en Palacio de Ajuda, que fue residencia de la familia real portuguesa en el siglo XIX, el nuevo museo exhibe una colección formada por más de 1.000 obras, con miles de diamantes y piedras preciosas procedentes de Brasil.

«Es una colección muy diversa e intentamos en sus núcleos mostrar en qué contexto eran usadas estas piezas», dijo el director del museo, José Alberto Ribeiro, citado por Swiss Info.

Clickea sobre las imágenes para ampliarlas:

“El Palacio de Ajuda fue el lugar ideal para crear este museo porque ya albergaba parte de esta colección. Todo el edificio fue diseñado para evitar sorpresas desagradables en cuanto a hurtos o robos”, explicó Ribeiro.

“Luego del trauma del terremoto y maremoto de 1755, la realeza decidió instalarse aquí, lejos del río y en una zona menos expuesta a la actividad sísmica”.

El objetivo es mostrar un tesoro escondido durante décadas y que pertenece a todos los portugueses. Una colección que se creó durante siglos y que, por razones de seguridad, nunca ha tenido la oportunidad de mostrarse al público desde 1910”.

El collar de la reina consorte de España e infanta portuguesa María Bárbara de Braganza, con diamantes de 24 quilates y dos esmeraldas colombianas clasificadas como «gotas de aceite», y la tiara de la reina María II, de oro, plata, cinco zafiros y 1.400 diamantes, son protagonistas.

Entre las obras más valiosas también se encuentra la corona de oro de Brasil encargada por Juan VI, un toisón también de oro, mantos reales y la tabaquera pedida por José I a la orfebrería de Luis XV de Francia en el siglo XVIII, considerada la más espectacular de las realizadas en Europa, con un peso de casi 30 quilates.

Expuestas en muestras temporales y guardadas en las cajas fuertes del Banco de Portugal hasta ahora, las piezas forman parte del tesoro de la corona y abarcan desde el siglo XVI hasta la caída de la monarquía en Portugal, en 1910.

Clickea sobre las imágenes para ampliarlas:

Parte del patrimonio real se perdió en el Gran Terremoto de Lisboa, en 1755, en el incendio que destruyó el palacio de madera de los monarcas, en 1794, en robos, guerras y en el traslado de la corte a Brasil, pero aún se conservan piezas únicas.

El Museo del Tesoro Real, con medidas de seguridad extremas, es una gigantesca caja fuerte con puertas blindadas y cristales a prueba de bala a que protegen un espacio de 40 metros de ancho, por 10 de largo y 10 de alto. Su creación costó 31 millones de euros.

La visita se desarrolla en un ambiente oscuro, incluso incómodo según los relatos de algunos visitantes, pero que alternativamente resalta los mayores símbolos del poder real portugués: coronas, cetros, insignias y medallas, además de otros objetos preciosos como pepitas de oro o diamantes del Brasil.

MONARQUIAS.COM

Qué título tendrá el futuro bebé Romanov, descendiente del zar Alejandro II y la reina Victoria

La gran duquesa María Vladimirovna Romanov, jefa de la casa imperial rusa, recibió “con gran alegría” la noticia de que será abuela por primera vez.

El gran duque Jorge de Rusia y su esposa, la princesa Victoria Romanova, anunciaron que esperan para “el otoño de este año” el nacimiento de su primer hijo.

Se espera que el nuevo miembro de la dinastía Romanov sea el primero nacido en Rusia desde la Revolución que derrocó a la monarquía en 1917.

Sin embargo, al niño o niña por nacer no le espera un título imperial pese a que será considerado un eslabón clave en la pretensión de la familia al trono de Rusia, que disputan otras ramas familiares.

La gran duquesa María es considerada por muchos la legítima heredera de la jefatura de la dinastía como descendiente del zar Alejandro II -asesinado en 1881-.

Su único hijo, el gran duque Jorge, de 40 años, es el primero en la línea sucesoria.

Pero el matrimonio de Jorge con la plebeya Rebecca Bettarini, hija de un diplomático italiano, es considerado “morganático” (desigual) por la gran duquesa.

De esta forma, Rebecca, que fue rebautizada Victoria Romanova cuando se convirtió a la fe ortodoxa rusa, no tiene el título de ‘gran duquesa’ sino de “princesa”.

De acuerdo a la regla impuesta por la casa imperial, los hijos de los matrimonios morganáticos no son “grandes duques”, por lo que el primer hijo de la pareja tendrá el estatus de “Su Alteza Serenísima” con el título de Príncipe o Princesa.

El niño, al igual que su madre, ostentarán sus títulos principescos hasta el fallecimiento de la gran duquesa María. Y recién cuando el gran duque Jorge se convierta en jefe de la dinastía, podrá titular Gran Duquesa a su esposa y otorgar el rango imperial a sus hijos.

Los orígenes imperiales del futuro bebé Romanov

La rama de la dinastía Romanov liderada hoy por la gran duquesa María, de 68 años, desciende del zar Alejandro II, quien fue asesinado en 1881 y era, a su vez, bisnieto de Catalina la Grande.

El abuelo de María, el gran duque Kirill (1876-1938), era primo de Nicolás II, el último zar de la dinastía Romanov, que reinó más de 300 años en Rusia hasta la ejecución de la familia imperial.

María se autoproclamó jefa de la dinastía en 1994, tras la muerte de su padre el gran duque Vladimir Kirillovich, pero su cargo es impugnado por otros Romanov, que claman que la ley dinástica prohíbe desde el siglo XIX que una mujer ostente la corona.

El gran duque Jorge es el único hijo de la gran duquesa María y del príncipe Francisco de Prusia (quienes se divorciaron en la década de 1980) y se casó en 2021 con Bettarini en San Petersburgo.

De esta forma, aunque el hijo de Jorge no tendrá un título imperial, contará en su árbol genealógico con ancestros como Catalina la Grande, la reina Victoria de Inglaterra o el último káiser alemán, Guillermo II.

La dinastía Romanov de Rusia espera “con gran alegría” el nacimiento de un nuevo miembro

El gran duque Jorge de Rusia y su esposa, la princesa Victoria Romanova, anunciaron que esperan para “el otoño de este año” el nacimiento de su primer hijo.

La princesa Victoria, nacida Rebecca Bettarini, goza de “excelente salud” y de momento no cancelará sus compromisos, agregó la cancillería de la Casa Imperial.

Se espera que el bebé miembro de la dinastía Romanov sea el primero nacido en Rusia desde la Revolución que derrocó a la monarquía en 1917.

El gran duque Jorge, de 40 años, es el único hijo de María Vladimirovna Romanov, considerada por muchos la legítima heredera de la jefatura de la dinastía como descendiente del zar Alejandro II.

El padre de María, el gran duque Kirill, era primo de Nicolás II, el último zar de la dinastía Romanov, que reinó más de 300 años en Rusia hasta la ejecución de la familia imperial.

En un comunicado, la casa imperial dijo que la pretendiente al trono, la gran duquesa María -madre de Jorge- “recibió estas noticias con gran alegría y gratitud a Dios”.

El heredero del último zar de Rusia se casó en San Petersburgo en octubre con Rebecca, hija de un diplomático, que se convirtió a la fe ortodoxa y fue rebautizada como Victoria Romanovna.

La ceremonia tuvo lugar en la catedral de San Isaac, en el corazón de la antigua capital imperial, en noroeste del país, en lo que constituyó la primera boda imperial celebrada en suelo ruso desde 1908.

Continúe leyendo: Qué título tendrá el futuro bebé Romanov, descendiente del zar Alejandro II y la reina Victoria

Quién es el príncipe Felipe, el joven estadounidense que es el nuevo heredero del trono de Serbia

El príncipe Felipe de Serbia no esperaba tener un rol protagónico en la historia de la dinastía Karadjorgevich, pero la inesperada renuncia de su hermano mayor, Pedro, a sus derechos al trono, lo ubicó recientemente en el primer plano.

El príncipe Pedro, de 42 años, renunció a finales de abril a la herencia real en favor de su hermano menor. Ambos son hijos del príncipe Alejandro II, hijo del último rey de Yugoslavia y actual pretendiente al trono de Serbia.

Felipe nació el 15 de enero de 1982 en Fairfax (Virginia, EEUU), con lo cual tiene ciudadanía estadounidense. Su madre es la princesa María da Gloria de Orleans-Bragança, descendiente de los emperadores de Brasil y reyes de Portugal, y su hermano gemelo es el príncipe Alejandro.

Bautizado en el rito ortodoxo, Felipe tuvo como padrinos al ex rey Constantino II de Grecia y a la reina Sofía de España, ambos primos del príncipe Alejandro.

Criados en EEUU, Felipe y Alejandro se mudaron a Sevilla (España) cuando eran pequeños y crecieron después en Londres, donde asistieron a una de las mejores escuelas preparatorias del Reino Unido, The King’s School Canterbury.

A los 18 años finalmente regresó con su familia a Serbia, donde habían reinado sus antepasados. Por decisión del gobierno de la república, la familia real vive desde 2001 en el Palacio Real de Belgrado, antigua residencia de la dinastía Karadjorgevich.

Felipe -que habla inglés, español, francés y serbio- se graduó posteriormente en la University College London (UCL) con una licenciatura en humanidades y luego trabajó para Landsbanki en la ciudad de Londres. Además, terminó la École hôtelière de Lausanne (EHL) Suiza y trabajó en el Hotel Ritz de Londres.

Hijos de una familia real sin un papel público, Felipe y sus hermanos tuvieron que estudiar y ganarse la vida como tres jóvenes comunes. De esta forma, el príncipe trabajó para IKOS, un fondo de cobertura sistemático global, en Chipre y ahora trabaja con un reconocido administrador de activos globales en Londres.

En octubre de 2017, Felipe contrajo matrimonio con Danica Marinkovic, hija de un prestigioso pintor impresionista nacida en Belgrado que, al igual que el príncipe, estudió en el Reino Unido y se graduó en el Chelsea College of Arts de Londres antes de emprender una exitosa carrera como diseñadora.

Danica, que asumió el título de princesa real de Serbia, había estudiado diseño gráfico y comunicación visual en la Academia de Artes Aplicadas de París, así como en Literatura Comparada y Estudios Eslavos en la Universidad Sorbonne-Paris. En Londres, obtuvo su Maestría en Diseño Gráfico y Comunicación en el Chelsea College of Art and Design.

La pareja tiene un hijo, el príncipe Stefan, primer miembro de la dinastía Karadjorgevich nacido en suelo serbio en 90 años.

A finales de abril de este 2022, Felipe y Danica se convirtieron en los primeros en la línea sucesoria dinástica por la renuncia del príncipe Pedro, firmada en Sevilla, donde vive con su madre, la duquesa de Segorbe.

“El interés de la dinastía es que el príncipe heredero viva en Serbia junto a nuestro pueblo, y mi hermano, el príncipe Felipe, se ha establecido con su familia en nuestra patria, donde hace nueve años nació su primogénito, el príncipe Esteban. Yo continuaré mi vida en Sevilla, como hasta ahora”, rezaba el comunicado del príncipe Pedro.

El príncipe Alejandro reaccionó no sin indignación, al recordar que la renuncia “no se siguió correctamente, de acuerdo con la tradición y las reglas de la Familia Real, y el Libro de Reglas de la Familia” y que debió concretarse en su presencia y el suelo serbio.

MONARQUIAS.COM

La antigua residencia de verano de la familia real de Serbia será restaurada tras 70 años de abandono

La familia real de Serbia anunció que muy pronto será restaurada la antigua residencia de verano de la dinastía Karadjorgevich en Han Pijesak, una localidad de la República Srpska (Bosnia-Herzegovina).

La mansión de verano del rey Alejandro, penúltimo monarca de la dinastía, se construyó después de la Primera Guerra Mundial, entre 1922 y 1924, siguiendo los planos de arquitectos vieneses.

A principios del siglo XX, se había medido la concentración de ozono en Han Pijesak y los expertos llegaron a la conclusión de que este lugar era un balneario de aire natural, y que el anciano emperador Francisco José retirar allí a descansar. Jamás lo hizo debido a la situación política y la guerra.

El rey Alejandro de Yugoslavia, coronado en 1918 y asesinado en 1934, comenzó a retirarse allí cada verano con sus hijos y recibía a altos funcionarios, concedía audiencias y revisaba asuntos de Estado.

La mansión fue propiedad de la familia real Karadjordjevic hasta 1941 y al año siguiente se convirtió en un hospital para el ejército yugoslavo, que participaba de la Segunda Guerra Mundial.

«Más tarde, pasó a manos de los alemanes, por lo que los partisanos y este complejo fueron dañados significativamente durante la Segunda Guerra Mundial. Fue renovado en 1947 y 1948, y luego la apariencia original del edificio cambió significativamente», explicó la historiadora local Milijana Okilj.

Posteriormente, el dictador yugoslavo Tito utilizó la residencia y los habitantes de Han Pijesak lo llamaban «el castillo de Tito». Contaba con un búnker que ahora está completamente cubierto de arbustos.

La prensa serbia reportó que la mansión real es ahora “espeluznante”, con ventanas rotas, paredes derribadas y grafitis. Además, fue víctima de un feroz incendio en 2005 que derrumbó gran parte de la construcción.

Cuando se permitió la entrada de expertos en conservación de sitios históricos, se informó que la residencia real estaba “en buenas condiciones”, contaba con algunos muebles antiguos, estufas de barro y obras de arte fue fueron trasladadas posteriormente a la biblioteca de Han Pijesak.

Monarquias.com

La familia real de Italia busca recuperar las joyas, conservadas en una bóveda bancaria desde 1946

La familia real de Italia busca recuperar las joyas que le pertenecieron y que están guardadas en una bóveda de seguridad del Banco de Italia desde junio de 1946. Se trata de un tesoro compuesto por 6.732 brillantes y 2.000 perlas, de diferentes tamaños, montados en collares, pendientes, diademas y broches que fueron utilizados por varias generaciones de la Casa de Saboya.

Los representantes legales de la familia real mantuvieron un encuentro con representantes del Banco de Italia, el primer ministro italiano y el Ministerio de Economía para abordar la cuestión a pedido del príncipe Víctor Manuel, hijo del último rey italiano, y sus hermans las princesas Maria Gabriela, María Pía y María Beatriz.

“Si al final de la mediación las partes no llegan (como es probable) a una solución, la familia Saboya, representada también por el abogado Orlandi, procederá a demandar al Estado con la intención de recuperar las joyas”, informó el diario romano “Il Corriere”.

La propiedad de las joyas -valuadas en alrededor de 300 millones de euros-, a diferencia de otros bienes inmuebles y muebles pertenecientes a la dinastía Saboya en territorio italiano hasta la caída de la monarquía 1946 son una cuestión abierta y controvertida en Italia.

Tres días después del Referéndum de junio, un representante del rey Umberto II entregó las joyas al entonces gobernador del Banco de Italia, Luigi Einaudi, futuro presidente de la República. En el informe de entrega de 1946 consta: «Los objetos preciosos que representan los llamados gozos de dotación de la Corona del Reino se encomiendan a la caja registradora central para que se mantengan a disposición de quienes tienen derecho».

Monarquías.com

Subastarán gemas y diamantes de la familia imperial rusa que escaparon de la Revolución

Las joyas reales rusas sacadas de contrabando del país durante la Revolución de 1917, junto con diamantes de colores raros, se ofrecerán en una subasta la próxima semana en Ginebra (Suiza).

Un diamante naranja-rosa que pesa 25,62 quilates, estimado en US$ 3,9 millones a $ 5,9 millones, engastado en un anillo, es el lote estrella en la venta de joyas semestral de la casa de subastas Sotheby’s en la ciudad suiza que se celebrará el próximo 10 de noviembre.

“Un cristal hermoso, es de un color fantástico con un poco de naranja pero no demasiado, por lo que es un color muy sutil”, dijo Olivier Wagner, jefe de ventas y experto en joyería de Sotheby’s Ginebra, citado por la agencia Reuters.

“El mercado es actualmente muy dinámico y, después de la pandemia, la gente está muy interesada en comprar joyas hoy y comprar algo tangible que puedan disfrutar”, agregó el experto.

También serán subastados un gran zafiro ovalado y un broche de diamantes y pendientes a juego del joyero de la gran duquesa María Pavlovna, tía del último emperador ruso Nicolás II, a la que el experto recuerda como “la reina de la vida social en San Petersburgo” y poseedora de “una colección fantástica de joyas”.

El conjunto de joyas reales, confiado por la gran duquesa a su amigo el diplomático británico Albert Henry Stopford, quien los llevó a Londres para custodiarlos junto con otras joyas durante la Revolución, se estima en US$306.000-525.000.

María Pavlovna escapó con vida de la revolución y murió en Francia en 1920. Su broche y pendientes están siendo vendidos por una familia principesca europea que los compró en una subasta en 2009, dijo la casa de subastas.

Monarquias.com

Fotos: así luce el Palacio Alejandro, de los zares de Rusia, tras su restauración

Después de un extenso y millonario trabajo de restauración que comenzó en 2015, los apartamentos privados del emperador Nicolás II y la emperatriz Alejandra Feodorovna fueron abiertos al público en el Palacio Alejandro, ubicado en Tsarskoye Selo (Rusia).

Construido para el nieto de Catalina la Grande, fue la última residencia de Nicolás II -ejecutado junto a su familia por los bolcheviques en 1918- y el único palacio ruso que no fue destruido por los nazis después de la invasión en la II Guerra Mundial.

La primera etapa del proyecto de restauración palacio “es el resultado del colosal trabajo de cientos de personas, entre diseñadores, arquitectos, restauradores, trabajadores de museos y decenas de organizaciones”, informó tsarnicholas.org.

Según la directora del Museo Estatal de Tsarskoye Selo, Olga Taratynova, las obras iniciadas en 2015 continuaron adelante durante la pandemia de Covid-19, aunque retrasaron un año la fecha de apertura al público. Los trabajos de restauración y reconstrucción costaron 30 millones de dólares (2.200 millones de rublos).

Los visitantes ahora tendrán la oportunidad de ver el renovado despacho de Nicolás II, su baño morisco, la sala de recepción, la sala del valet, la sala de dibujo, la sala de estar de palisandro (palisandro), el boudoir malva, la sala de recepción de la zarina, el dormitorio imperial, las bibliotecas y el salón de mármol.

Está programado que el ala oeste del Palacio Alejandro se complete en 2024 y, una vez finalizada la obra completa, la residencia imperial se convertirá en un complejo museístico multifuncional, que incluirá salas de exposiciones, salas para exposiciones temporales, salas para trabajos de investigación y conferencias, así como una biblioteca y un centro infantil.

El sótano albergará una taquilla, una tienda del museo, una cafetería, un guardarropa, un mostrador de información turística, así como instalaciones técnicas y auxiliares, según informa tsarnicholas.org.

El palacio se encuentra en San Petersburgo, fundada por Pedro el Grande en 1703, que fue la capital de Rusia entre 1712 y 1918. Los emperadores de la dinastía Romanov vivían en esta grandiosa ciudad, geográficamente cercana a Europa, y desde aquí gobernaban el país. La ciudad se construyó en un momento en el que Rusia se acabó por transformar en una potencia europea. La ciudad se convirtió en un símbolo del cambio y del giro de Rusia hacia la cultura occidental.

San Petersburgo, una de las ciudades más bellas del mundo, debe su excelencia arquitectónica no solo a los arquitectos rusos sino también a los franceses e italianos. Crearon obras maestras completamente intrínsecas a San Petersburgo y se quedaron aquí por el resto de sus vidas”, explica la filóloga Irina Arnold en su ensayo Identidad del pueblo de San Petersburgo.

El palacio, considerado una de las mejores obras del arquitecto italiano Giacomo Quarenghi, fue construido a finales del siglo XVIII para el futuro emperador Alejandro I, el nieto de Catalina la Grande, y se convirtió en la residencia permanente del último zar ruso en 1905. “El Palacio de Alejandro es un lugar especial”, explicó Olga Taratynova, directora del Museo Tsarskoe Selo. “Fue construido para la vida privada de la familia imperial, que estaba muy bien guardado”.

A diferencia de otros palacios, el Palacio de Alejandro no fue destruido por los invasores nazis durante la Segunda Guerra Mundial y albergó el comando militar y una prisión, mientras el patio fue utilizado como cementerio para los soldados de las SS.

Fue desde esta residencia que el zar Nicolás II y su familia fueron enviados al exilio a Tobolsk en Siberia en agosto de 1917. Posteriormente, la familia fue trasladada a Ekaterimburgo, donde fueron ejecutados, junto con sus criados y el médico, en julio de 1918.

Monarquias.com / Fotografías: Tsarnicholas.org

Ex príncipe rumano habló de su relación con la familia real: “Necesitan evolucionar y modernizarse, de lo contrario morirán”

El ex príncipe Nicholas de Rumania (Nicholas Medforth-Mills de Rumania) cree que la familia real de su país debe modernizarse y conectarse con la sociedad si quiere cumplir un papel importante en la sociedad y sobrevivir. En una entrevista en la que ahondó sobre su tensa relación con la familia, afirma, además, que no necesita el título de príncipe, que le fue retirado por desavenencias con su familia, para desempeñar un rol importante entre los rumanos.

“Cualquier familia real tiene que usar cada generación para modernizarse, avanzar y estar conectada con la sociedad. Y esto tiene que suceder en Rumania”, dijo Nicholas, quien a pesar de no ser formalmente un miembro de la familia real y haber sido retirado de la sucesión al trono, es acaso el más popular de los descendientes del fallecido rey Miguel (1921-2017), el último monarca constitucional del país balcánico.

Desearía que su actitud fuera mucho más abierta y mucho más orientada hacia la unidad en lugar de tratar de dividir a la familia”, dijo Nicholas en una entrevista con el medio rumano Universul.net. En la misma aseguró: “No necesito un puesto en la familia real y un título para hacer lo que quiero hacer en Rumania y beneficiar a la sociedad”.

Nicholas,único hijo varón de la princesa Elena de Rumania (hija del rey Miguel) y del británico Robin Medforth-Mills, nació en Suiza en 1985 y se mudó a Rumania, a instancias de su abuelo, en 2012, cuando comenzó a asumir un papel activo como posible heredero. En 2015, sin mediar explicaciones, el anciano rey lo despojó de su título y derecho dinástico, y en 2017 su familia -hoy liderada por la princesa Margarita- le impidió acercarse al lecho de muerte de su abuelo para despedirse.

Traté de involucrarme en proyectos que beneficien a la sociedad… tal vez me volví demasiado popular, tal vez no. Hubo un cambio de actitud que fue inexplicable”, dijo Nicholas. “Adopté a Rumanía y Rumanía me adoptó a mí… y de la noche a la mañana las cosas cambiaron”, agregó el ex príncipe. Insiste en que, incluso cuando se hizo popular, no tenía intenciones de despojar a la princesa Margarita de su derecho al trono: “Realmente nunca quise derrocarlos y presionarme como número 1…”

Refiriéndose a su tía y jefa de la familia, la princesa Margarita, Nicholas dijo que fue como madre para él cuando era un adolescente y en la época en que sus padres se divorciaron. “Mis abuelos fueron figuras constantes desde el primer día, especialmente mi abuelo. Margarita fue muy positiva y muy alentadora…” Ahora segura que no tiene contacto con su tía desde que fuera desheredado en 2015.

Nicholas, que al parecer fue despojado de la línea sucesoria después de que una mujer reclamara que era padre de una niña a la que no quiso reconocer, describe la relación con otros miembros de la familia real como “delicada y complicada”. “Desearía que su actitud fuera mucho más abierta y mucho más orientada hacia la unidad en lugar de tratar de dividir a la familia”.

“Mi misión y mis puntos de vista no han cambiado. Creo que tengo un papel que desempeñar y quiero servir al país en todas las circunstancias que pueda ”, agregó Nicholas, que hoy está casado con una periodista rumana y tiene una hija, María Alexandra. “Cualquier familia real tiene que usar cada generación para modernizarse, avanzar y estar conectada con la sociedad. Y esto tiene que suceder en Rumanía”.

“Desafortunadamente, no hay opción de reconciliación” en este momento, reconoce el ex príncipe, quien sin embargo no descarta arreglar las cosas con Margarita y su esposo, el príncipe Radu, apuntado por muchos como la eminencia gris de la familia real. “Soy optimista, tengo tiempo libre. Tengo paciencia y esto es lo que se necesita”, opina el nieto del rey Miguel en Universul.

La familia es la familia y no me gusta hablar negativamente sobre la familia”, dijo. “Margarita tiene que estar conectada e involucrada en la sociedad, y ellos tienen que evolucionar y modernizarse, de lo contrario morirán. Si miramos a Bélgica, Reino Unido, Holanda, España, estas cosas han estado sucediendo”. En su opinión, su tía “tiene que hacer lo posible para estar conectada con la generación más joven, modernizarse y estar abierta al público”, y finalizó: “Estoy aquí. Yo soy la próxima generación. Tengo tiempo de mi lado. Mi misión continúa, le guste o no a la gente”.

Monarquias.com

Tribunal belga derribó la ley de “ofensas al rey” a raíz del caso de un rapero español

El Tribunal Constitucional de Bélgica consideró que una ley de 1847 que castigaba «las ofensas al Rey» resulta contraria a la Constitución, una sentencia pronunciada tras una petición relacionada con el caso del rapero español Josep Miquel Arenas, conocido con el nombre artístico de Valtònyc, que se fue a Bélgica en 2018 para evitar una pena de prisión firme en España por «injurias a la Corona» española.

«Hoy», afirmó este jueves el rapero en un mensaje en Twitter, «el mundo es un poco más justo y nadie podrá ir a la cárcel en Bélgica por insultar al Rey».

Desde hace tres años, sus abogados están inmersos en un pulso judicial para evitar su extradición a España, cuyos magistrados emitieron una orden de detención europea, informó RFI, citando a la AFP. Sus representantes legales defienden que el rapero estaba amparado por la libertad de expresión cuando compuso canciones en las que decía: «El rey tiene una cita en la plaza del pueblo, una soga al cuello y que le caiga el peso de la ley”. 

La sentencia del Constitucional belga, que dificulta la extradición del cantante a España, fue pronunciada tras una cuestión prejudicial del tribunal de apelación de Gante, que examina la posible extradición del cantante. El tribunal de Gante preguntó al Constitucional si en la legislación belga había un delito equivalente a las injurias al rey castigadas en España o estas injurias estaban amparadas por la libertad de expresión.

«¡Victoria!», se felicitó en Twitter Simon Bekaert, uno de los abogados del rapero. «En el futuro nadie podrá ser perseguido en función de esta ley de 1847 por haber insultado al rey. Esto supone la abolición de facto del delito de lesa majestad».

El Constitucional apostó por la segunda opción y por primar «la libertad de manifestar sus opiniones en cualquier materia», como lo estipula la carta magna belga. Según su sentencia, «el artículo 1 de la ley del 6 de abril de 1847 sobre la represión de las ofensas al rey vulnera el artículo 19 de la Constitución, equiparándolo al artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos», dedicado a la libertad de expresión.

La legislación belga de injurias a la corona había sido aprobada hace más de 175 años y establecía penas de hasta tres años de prisión por «las ofensas hacia la persona del rey», aunque se aplicó muy pocas veces.

Monarquias.com

Video: Filipos y Nina de Grecia, protagonistas de la primera boda real en Atenas en 57 años

El príncipe Filipos de Grecia se casó este sábado (23 de octubre) con Nina Flohr, la hija de un multimillonario, en una ceremonia religiosa ortodoxa que tuvo lugar en la Catedral Metropolitana de Atenas.

Se trata de la primera boda real que el templo ateniense acoge desde 1964, cuando se casaron el rey Constantino II y la princesa Ana María de Dinamarca, padres de Filipos. El último evento real celebrado allí fue el bautizo del príncipe heredero Pablo en 1967.

El príncipe Filipos, de 35 años, que es ahijado de la fallecida princesa Diana de Gales y del también fallecido duque de Edimburgo, intercambió votos con Nina, hija del empresario suizo Thomas Flohr, por tercera vez.

La pareja se casó por primera vez en diciembre pasado en una pequeña ceremonia civil en St Moritz (Suiza) seguida de una celebración primaveral de la alta sociedad en Reino Unido, ambos eventos marcados por las restricciones del coronavirus.

A la boda asistió la reina Sofía de España, tía de Filipos, que llegó a la catedral acompañada de su hermana la princesa Irene unos minutos después de que llegara el rey Constantino II.

Entre la lista de invitados se encontraban, además, la infanta Elena de España prima hermana de Filipos; la princesa Benedicta de Dinamarca y su hija, la princesa Alexandra zu Sayn-Wittgenstein-Berleburg, la princesa Beatriz de Inglaterra con su esposo Edoardo Mapelli-Mozzi; la princesa Eugenia de Inglaterra con su esposo Jack Brooksbank.

La lista incluyó también a la princesa Tatiana Radziwill, hija de la difunta princesa Eugenia de Grecia; el príncipe Miguel y la princesa Marina de Grecia; el príncipe Ernst August de Hannover con su esposa la princesa Ekaterina; el príncipe Christian de Hannover con la princesa Alessandra; y Pierre Casiraghi, sobrino del príncipe de Mónaco, con su esposa.

Monarquias.com

La reina Sofía de España y sus hermanos asisten en Atenas a la boda de Filipos de Grecia

La reina doña Sofía de España y sus hermanos, el ex rey Constantino II y la princesa Irene de Grecia, se reencontraron este sábado (23 de octubre) en Atenas para asistir a la boda de su sobrino, el príncipe Filipos, con Nina Flohr.

El príncipe Filipos protagoniza la primera boda real celebrada en la Catedral Metropolitana de Atenas desde el casamiento de sus padres, el rey Constantino II y Ana María de Dinamarca, en 1964. En el mismo templo se casó Sofía de Grecia con el príncipe Juan Carlos de Borbón en 1962.

La reina Sofía, de 82 años, llegó al templo acompañada de su hermana menor, Irene, de 79 años, y fueron recibidas por su sobrino, el príncipe Pablo de Grecia. Minutos antes, el ex rey Constantino II llegó a la Catedral en una silla de ruedas, en compañía de su nieto, el príncipe Constantino Alexios.

Nacido en Londres, el príncipe Filipos es ahijado de los fallecidos duque de Edimburgo y la princesa Diana de Gales.

Nina Florh, que asumió el título de Princesa Nina de Grecia y Dinamarca tras su boda civil celebrada en St. Moritz en 2020, es fundadora y directora creativa del Santuario Kisawa, un hotel de lujo, y el Centro de Estudios Científicos Bazaruto, un centro de conservación ambiental, ambos ubicados en la isla Benguerra en Mozambique. Su padre es el fundador de la empresa de alquiler de aviones privados VistaJet, mientras que su madre es exeditora en jefe de la revista Vogue Rusia.

Monaquias.com

Rumania conmemorará centenario del rey Miguel con una estatua en su ciudad natal

La República de Rumania y la familia real, presidida por la princesa Margarita, rendirán homenaje al último monarca del país, Miguel I, en el centenario de su nacimiento.

El lunes 25 de octubre de 2021, en el centenario del nacimiento del soberano, se inaugurará la estatua del rey Miguel I en Sinaia. La ceremonia tendrá lugar en el parque frente al Ayuntamiento, a las 11.00 horas”, anunció la casa real.

De la ceremonia de inauguración de la escultura, obra del artista Bogdan Ioan, participarán además representantes de las autoridades centrales y locales, miembros de la sociedad civil, del Ejército rumano y de la Iglesia Ortodoxa Rumana.

La estatua de bronce de tamaño natural representa al rey Miguel con el uniforme de un mariscal del ejército rumano”, adelantó la casa real al develar una fotografía de la misma. La familia real la presentó como “un nuevo hito de identidad nacional e historia comunitaria en Sinaia”.

El último rey de Rumania, uno de los últimos supervivientes entre los jefes de Estado de la Segunda Guerra Mundial, nació el 25 de octubre de 1921 en Sinaia (a 120 km al norte de Bucarest), como único hijo del escandaloso matrimonio del rey Carol II y su esposa, la princesa Helena de Grecia y Dinamarca.

Miguel reinó en dos periodos: de 1927 a 1930 y de 1940 a 1947. En agosto de 1944, cuando Rumania era aliada de la Alemania nazi, hizo detener al mariscal Ion Antonescu, que había instaurado la dictadura y situado al país del lado de los aliados. Tres años más tarde, se vio obligado a abdicar y a exiliarse debido al nuevo régimen comunista.

Refugiado en Reino Unido y después en Suiza, el exmonarca esperó durante mucho tiempo poder volver a reinar. Con la caída de Nicolae Ceausescu a finales de 1989, Miguel I intentó en varias ocasiones volver a instalarse en su país natal, pero obtuvo la negativa del nuevo presidente, Ion Iliescu, un ex alto responsable comunista.

En 2002, con los socialdemócratas en el poder, se instaló en Bucarest donde llevó una vida discreta. Pero en 2016 volvió a Suiza para tratar su cáncer. Se retiró de la vida pública en beneficio de su hija mayor Margarita, a quien nombró princesa heredera con el título de Custodia de la Corona Rumana, y murió en 2017. Fue sepultado en el mausoleo real de Curtea de Arges después de un gran funeral oficial en Bucarest.

Monarquias.com

El castillo holandés del káiser alemán recrea la sala mortuoria de la última emperatriz

Cien años después del fallecimiento de la última emperatriz de Alemania, Augusta Victoria, el castillo de Doorn (Holanda) recreó con sumo detallismo en una de sus salas la capilla mortuoria de la consorte del káiser Guillermo II.

El comedor de Huis Doorn, el castillo donde se exilió Guillermo II tras la caída de la monarquía, ha sido amueblado tal como estaba el 16 y 17 de abril de 1921, tras la muerte de la ex emperatriz Augusta Victoria.

De esta forma, la sala fue cubierta de coronas de flores y su imponente candelabro luce cubierto de tul negro. Un ataúd cubierto con una bandera ocupa el lugar central de esta exposición, “Mourning, from Empress to Corona”, que se podrá visitar hasta el 3 de julio de 2022.

“Tanto la decoración de la cámara mortuoria como la de la capilla ardiente se basan en pinturas en las que se han registrado estos momentos. En esa época también era muy común guardar una foto o dibujo de sus seres queridos en su lecho de muerte como recuerdo”, informó el portal Historiek.

Augusta Victoria de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Augustenburg fue la primera esposa del káiser y murió el 11 de abril a la edad de 62 años en Doorn. Después de unos días, su cuerpo fue trasladado al comedor que temporalmente funcionó como capilla ardiente. Desde allí, el ataúd fue llevado en automóvil a la estación de Maarn y luego transportado en tren a Potsdam -Alemania- para su entierro.

Monarquias.com

El Palacio de Versalles exhibe el zoológico de la corte del ‘Rey Sol’ de Francia

El Palacio de Versalles -afueras de París- abrió al público «Les Animaux du Roi» («Los animales del Rey»), la primera exposición que pone de relieve la importancia del zoológico real, construido a partir de 1663 durante el reino de Luis XIV, con planta octogonal, y destruido a principios del siglo XX.

La exposición pretende ilustrar el vínculo entre la corte de Versalles y los animales, ya sean ‘animales de compañía’ (perros, gatos y pájaros, principalmente), bestias exóticas o criaturas ‘salvajes’”, dijo el palacio en su presentación.

Este extraordinario zoo, en el que habitaban perros, gatos, caballos, coatíes, casuarios de Indonesia, tigres, gacelas, monos, elefantes, pelícanos, pollos sultanes, avestruces, loros y panteras, se fue creando a partir de los regalos que recibían los sucesivos reyes de Francia de diplomáticos y monarcas extranjeros.

Pero durante la época del Rey Sol, los animales exóticos del zoo no solo eran una atracción de la corte, sino que también se hacían estudios científicos, artísticos y filosóficos sobre ellos. Parte de esta historia se ve recogida en la exposición a través de 300 pinturas, tapices, esculturas, objetos domésticos y animales disecados. 

Desde su creación, el palacio de Versalles desarrolló una relación con el mundo animal diferente de la visión cartesiana del animal-máquina. En la residencia de los reyes de Francia nunca se dudó de que los animales tenían alma”, explican los comisarios de la exposición.

“Los animales de la colección de animales también fueron una gran fuente de inspiración para los artistas de la época: ayudaron a Claude Perrault con su Historia natural , además de servir a la Real Academia de Ciencias como sujetos de disecciones y, más tarde, a Luis XV y Luis XVI. , en sus búsquedas del naturalismo”, continúa la presentación.

La exposición se centrará en el lugar y el papel en la corte de los animales de compañía tanto para la familia real como para los cortesanos. Los animales de compañía estaban presentes en todas partes, animando los apartamentos reales, alegrando la vida cotidiana de niños y adultos por igual, como se desprende de muchos retratos, dijo el palacio.

Muestra de ello es la ternura que tenía Luis XIV por las carpas, o Luis XV por los gatos, uno de los cuales, bautizado «el general», fue retratado por el pintor Jean-Baptiste Oudry. María Lesczcynska, esposa de Luis XV, vivió rodeada de sus animales favoritos, que le daban compañía y consuelo. Otros animales, como los monos, que vivían en los apartamentos de la corte, eran considerados como juguetes y se regalaban a las damas y a los niños. En la exposición se puede ver incluso el esqueleto del primer elefante de Versalles, regalo del rey de Portugal al Rey Sol.

Monarquias.com

Nieto del último rey de Rumania, absuelto por la justicia: tenía derecho a despedirse de su abuelo

Un tribunal de la ciudad suiza de Nyon estableció que el ex príncipe de Rumania Nicholas Medforth-Mills tenía derecho a ver su abuelo, el rey Miguel I, en su lecho de muerte, después de una batalla legal que dividió a la familia real rumana desde 2017.

Nicholas, hijo de la princesa Elena, fue declarado príncipe de Rumania y ubicado en la línea sucesoria al trono por su abuelo. En 2015, sin embargo, un real decreto del ex rey privó al joven de su título principesco y lo alejó de la sucesión. Dos años después cuando el anciano rey Miguel agonizaba en su casa de Aubonne (Suiza), la la familia real le prohibió despedirse de él y estalló el escándalo.

Días antes del fallecimiento de su abuelo, Nicholas fue denunciado por su madre por allanamiento violento de morada. La princesa Elena acusó a su hijo de no respetar “la privacidad, el sufrimiento y la dignidad” del rey Miguel después de que tratara de ingresar presuntamente por la fuerza, a la casa y por haber “maltratado física y verbalmente a tres miembros del personal”.

“Las acciones de Nicholas en los últimos días son errores moralmente graves. Mi hijo ha demostrado desprecio por Rumania, su gente y los principios de la casa real”, dijo entonces la princesa Elena, que explicó que el rey había despojado al joven de la sucesión al trono porque “no tiene las cualidades necesarias para asumir un puesto en la casa real de Rumania”.

“La familia real y la sociedad rumana de estos tiempos necesitarán un dirigente bajo el signo de la modestia, bien equilibrado, con firmes principios morales y que siempre piense en el servicio a los demás”, decía el real decreto mediante el que Miguel I apartó a su heredero in pectore de la sucesión a la jefatura de la dinastía Hohenzollern.

El ex príncipe, que reside en Rumania y está casado con una periodista local, está seguro de que no fue su abuelo quien tomó la decisión de apartarlo de la sucesión. Figura popular en Rumania, especialmente entre los jóvenes, Nicholas era considerado el heredero perfecto del rey Miguel, pero la familia real lo acusó de llevar una vida demasiado mundana para un jefe de familia.

Nacido en Suiza, el ex príncipe Nicholas ahora vive en Rumanía, donde trabaja para una ONG comprometida con la lucha por la defensa del medio ambiente. Casado en 2019 con Alina-Maria Binder, tiene una hija llamada MaríaAlexandra Medforth-Mills de Rumania, y una hija llamada Iris Anna de una relación anterior con una mujer rumana.

Monarquias.com