Obituario: el príncipe don Luis de Orleáns-Braganza, heredero del trono imperial de Brasil (19348-2022)

Brasil es una república desde 1889, cuando el emperador Pedro II sufrió un golpe político-militar y se vio abocado al exilio; pero sus descendientes siguen viviendo en este país y aspiran a ocupar un hipotético trono monárquico más pronto que tarde.

Ese fue el objetivo de vida que se fijó el príncipe don Luis de Orleáns-Braganza, tataranieto de don Pedro II, quien falleció a los 84 después de cuatro décadas como pretendiente al trono.

La tarea ahora corresponderá a su hermano menor, el octogenario príncipe Bertrand. Los hermanos (ambos solteros) vivían juntos en un apartamento en el lujoso barrio de Higienópolis, en San Pablo.

El príncipe don Luis nació el 6 de junio de 1938 en el balneario de Mandelieu-la-Napoule, al sur de Francia, aunque recibió la nacionalidad brasileña al ser registrado en el consulado de ese país.

Don Luis era el mayor de los doce hijos del príncipe don Pedro Henrique de Orleans-Braganza, Jefe de la Casa Imperial de Brasil, y su esposa, la princesa María Elisabeth de Baviera.

Sus padrinos fueron su tío materno, el príncipe Luis de Baviera, y su abuela paterna, la princesa imperial viuda de Brasil, doña María Pía de Borbón-Dos Sicilias.

Debido al exilio impuesto contra la dinastía al proclamarse la República en Brasil en 1889, y al inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939, la Familia Imperial no pudo volver al país sudamericano sino hasta 1945.

Desde entonces, la numerosa familia imperial vivió en Río de Janeiro y Petrópolis hasta que, en 1951, se trasladaron al Norte del Estado de Paraná, entonces la gran frontera agrícola de Brasil, donde vivieron en la Fazenda São José, en Jacarezinho, y, a partir de 1957, en Hacienda Santa María, en Jundiaí do Sul.

El heredero estudió en el Colégio Coração Eucarístico y Santo Inácio, en Río de Janeiro, y en el Colégio Cristo Rei, en Jacarezinho, y viajó después a Europa, donde estudió Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad de París (Francia) y Química y Física en la Universidad de Múnich (Alemania).

En 1981, don Luis se convirtió en jefe de la Casa Imperial de Brasil, tras la muerte de su padre, el príncipe dom Pedro Henrique de Orleáns-Braganza.

Durante las siguientes cuatro décadas, don Luis viajó por todo Brasil, participando de encuentros de monárquicos y buscando siempre tener contacto con la realidad viva del país que sus antepasados reinaron hasta 1889.

Don Luis también viajó a Estados Unidos y Europa, dando conferencias, participando en eventos culturales y estando presente en ocasiones importantes para la realeza europea.

Como jefe de la dinastía, su mayor logro fue haber llevado, en la Asamblea Constituyente de 1988, a la caída de la pétrea cláusula que imponía la República e ilegalizaba a los monárquicos de Brasil.

Su hazaña permitió otra, el Plebiscito de 1993, en el que, más de 100 años después de la caída de la monarquía republicano, los brasileños fueron consultados para determinar la forma y el sistema de gobierno del país.

El parlamentarismo monárquico obtuvo sólo el 10,5% de los votos (7 millones de ciudadanos), pero la cifra aún representaba un gran logro para los monárquicos después de un siglo de gobiernos republicanos y dictatoriales.

Sin esposa ni descendientes, el príncipe don Luiz declaró como su heredero en la jefatura de la Casa de Orleáns-Braganza a su hermano, don Bertrand de Orléans-Braganza, dos años menor.

Debido a que don Bertrand tampoco tuvo hijos, el siguiente en la línea sucesoria es su hermano el príncipe don Antonio, casado con la princesa belga Christine de Ligne y con descendencia.

MONARQUIAS.COM

Obituario: el duque Carlos, heredero del extinto reino de Württenberg (1936-2022)

El duque Carlos de Württemberg, que sufrió problemas de salud durante varios años y apenas había asistido a citas oficiales, murió este 7 de junio, después de una larga enfermedad a los 85 años en la Clínica Oberschwaben en Ravensburg.

Nacido en 1936, veintidós años después de la caída del Imperio Alemán, si Württemberg todavía fuera un reino, el duque Carlos habría sido rey. Sin embargo, su predecesor, Guillermo II, fue destituido de su cargo en 1918 cuando todas las monarquías alemanas fueron abolidas al final de la Primera Guerra Mundial.

El historiador Gerhard Raff, experto conocedor de la historia de la Casa de Württemberg, describió al duque Carl como “un golpe de suerte para Württemberg”: “Era una persona simpática y modesta que también se las arreglaba bien y era un gran mecenas. A diferencia de otras casas nobles, Württemberg nunca produjo escándalos para la prensa sensacionalista”.

Si bien durante toda su vida se mantuvo al margen de la política, siempre dijo que consideraba a la monarquía como la mejor forma de gobierno.

El duque Carlos nació en Friedrichshafen el 1 de agosto de 1936, siendo el segundo hijo de Felipe Alberto, duque de Württemberg (1893-1975), y la archiduquesa Rosa de Austria, princesa de Toscana (1906–1983), descendiente de los emperadores austríacos y los reyes españoles.

El duque provenía de la línea católica de una de las casas aristocráticas gobernantes más antiguas del mundo de habla alemana y cuyos inicios se remontan al siglo XI.

El duque y elector Federico II alcanzó la dignidad real en 1806 bajo la influencia de Napoleón y la casa real fue una de las más importantes del imperio alemán.

Carlos se convirtió en heredero de la casa el 29 de junio de 1959, cuando su hermano mayor, Luis, renunció a sus derechos de sucesión y luego se convirtió en jefe de familia tras la muerte de su padre en 1975.

El duque se educó en una escuela primaria en Riedlingen antes de ir a la Universidad de Tübingen para estudiar derecho. Después de sus estudios, se unió a la empresa de la Casa de Württemberg, la Hofkammer, que posee 5.500 hectáreas de bosque y 50 hectáreas de viñedos.

El jefe de la Casa de Württemberg, que también conserva sus castillos en Monrepos, Altshausen y Friedrichshafen, se casó en 1960 con la princesa francesa Diana de Orleáns, la cuarta hija de un pretendiente orleanista al trono francés, Enrique, conde de París.

El matrimonio tuvo cinco hijos, incluidos el duque Federico, quien murió en 2018 a causa de un gravísimo accidente de tráfico, la duquesa Mathilde, el duque Eberhard, el duque Philipp, el duque Michael y la duquesa Eleonore. El duque Guillermo, uno de sus 16 nietos, lo sucede ahora como heredero de la casa real.

Carl participó en muchas actividades benéficas, como su participación en la Cruz Roja Alemana y la Fundación Monument de Baden-Württemberg. Su director, Stefan Köhler, lo elogió como el “iniciador clave de la Fundación Monument y una fuerza impulsora clave”. Su muerte es “una pérdida muy grande”, lamentó.

A través de su gran compromiso diverso y los numerosos puestos honorarios, ha prestado un servicio destacado a nuestra comunidad”, dijo el primer ministro del estado alemán de Baden-Württenberg, Winfried Kretschmann, quien en 2017 había concedido al duque la Medalla de oro Staufer por su compromiso con la comunidad. “El duque Carlos siempre se ha pronunciado a favor de la cohesión en nuestra sociedad”, enfatizó.

“El jefe de la Casa de Württemberg estaba comprometido con la cultura, la educación y la ciencia”, dijo el periódico local Stuttgarter Nachrichten en una semblanza del duque.

Pero el duque era principalmente activo como hombre de negocios. Fue mérito suyo que la Hofkammer, que se centra principalmente en la silvicultura y la agricultura con 5.500 hectáreas de bosque y 1.000 hectáreas de tierra cultivable, se reconvirtiera de tal manera que ahora es muy activa en los sectores inmobiliario y financiero.

Más de 50 hectáreas de viñedos, 700 propiedades inmobiliarias, como el Schlosshotel Monrepos cerca de Ludwigsburg, y varios campos de golf también forman parte del negocio dinástico. Su nieto Guillermo estudió en Gran Bretaña y aún debe adquirir experiencia profesional antes de dirigir también la Hofkammer, que desde 2020 esta dirigida por su tío, el duque Michael.

MONARQUIAS.COM

Obituario: Khalifa bin Zayed Al Nahayan, emir de Abu Dhabi (1948-2022)

El emir de Abu Dhabi y presidente de Emiratos Árabes Unidos, el jeque Khalifa bin Zayed Al Nahayan, quien falleció este viernes a los 74 años, llevaba varios años con problemas de salud y raramente aparecía en público desde que sufrió un derrame cerebral en enero de 2014.

“Khalifa dirigió el desarrollo del sector del petróleo y el gas y las industrias transformadoras que han contribuido con éxito a la diversificación económica del país”, escribió el periódico Khaleej Times, que lo define como “un buen oyente, modesto y profundamente interesado en los asuntos de su pueblo” y “una figura muy querida en los Emiratos Árabes Unidos y la región”.

El decimosexto emir de Abu Dabi, nacido en Al Ain en 1948, era el hijo mayor del jeque Zayed bin Sultan Al Nahayan, presidente y padre fundador de los Emiratos Árabes Unidos, rico Estado del Golfo que agrupa siete emiratos, Dubai, Fujaira, Ras Al-Khaimah, Sharjah, Umm al-Quwaim y la capital, Abu Dhabi.

El clan Al Nahayan ha controlado los destinos de Abu Dabi desde que conquistaron la isla del mismo nombre en 1793. Son la dinastía que gobierna de forma continua durante más tiempo en Oriente Medio y una de las más ricas: el jeque Khalifa heredó de su padre una billetera de 350.000 millones de dólares.

Mientras su madre, la jequesa Fatima, nunca fue vista en público, su padre sacó al país del atraso y lo transformó en un dínamo económico moderno. En 1971, los Emiratos Árabes Unidos tenían 180.000 habitantes tribales, en su mayoría rurales. Para cuando murió, la población superaba los tres millones, de los cuales 900.000 utilizaban internet.

El descubrimiento del petróleo ciertamente ayudó a la familia real de Abu Dhabi, ya que ahora casi el 10% de las reservas mundiales y el 4% del gas se encuentran en su país. Pero donde otros líderes del Golfo derrocharon su riqueza, la dinastía Al Nahayan reinvirtió las ganancias del petróleo en hospitales, carreteras y escuelas, y planeó para el día en que los pozos se secarían.

Desde que sucedió a su padre en el poder, el jeque Khalifa presidió una importante reestructuración tanto del Gobierno Federal como del Gobierno del emirato y, la prensa nacional hoy destaca que, bajo su cetro, el país fue “testigo de un desarrollo acelerado que aseguró una vida digna para las personas que llaman hogar al país”.

Desde que el emir sufrió un derrame cerebral en 2014, su medio hermano el jeque Mohamed Bin Zayed, proclamado príncipe heredero y llamado «MBZ», dirige los asuntos del país y es considerado como el gobernante de facto y comandante supremo de las Fuerzas Armadas de la monarquía petrolera.

“Khalifa bin Zayed… mi hermano, mi mentor, mi maestro. Que tu alma descanse en paz”, anunció heredero. “Los EAU han perdido a un querido ciudadano, un líder de su fase de empoderamiento y el custodio de su viaje. Sus logros, sabiduría, generosidad e iniciativas resuenan en todos los rincones de la nación”.

MONARQUIAS.COM

Obituario: la princesa Margarita de Saboya-Aosta, nuera del último emperador de Austria (1930-2022)

La princesa Margarita de Saboya-Aosta, quien murió a los 92 años el pasado 10 de enero, emparentaba con los reyes de Italia por ser hija del duque Aosta y se convirtió, por su matrimonio, en archiduquesa de Austria y duquesa de Módena y Reggio.

La princesa, también descendiente de los reyes de España y Francia, llevó una vida discreta cuyo mayor sobresalto fue la boda de su hijo, el archiduque Lorenz de Austria-Este, con la princesa Astrid, hija de los reyes Alberto II y Paola de Bélgica, en 1983.

Nacida en 1930, la princesa Margherita Isabella Maria Vittoria Emanuela Elena Gennara de Saboya-Aosta siguió a su padre a África, después de que éste fuera nombrado virrey de Etiopía en 1937 con la dura tarea de pacificar una colonia recién conquistada.

Pasó su infancia en el Castillo de Miramare, en Trieste, la sede de la familia, y en Capodimonte, la casa de su abuela Helena de Orleáns, duquesa de Aosta.

MARGARITA DE AUSTRIA-ESTE EN LA BODA DE SU HIJO LORENZ CON LA PRINCESA ASTRID DE BÉLGICA.

Su padre, el duque Amedeo de Saboya-Aosta, luchó valientemente en la Primera y Segunda Guerra Mundial, razón por la cual fue llamado el «héroe de los Amba Alagi» por el valor mostrado en esa batalla. Prisionero de los británicos en África, murió en 1942.

Después del armisticio, Margarita -de 11 años- fue arrestada por los nazis y llevada a un campo de internamiento en Austria junto con su madre, su hermana, la tía Irene de Grecia y su primo recién nacido, Amedeo (1937-2021), que llevaba el nombre de su difunto padre. Allí la familia permaneció como prisionera durante más de un año.

Tras la caída de la monarquía italiana, en 1947, el gobierno de la República prohibió el ingreso al país de todos los descendientes de los reyes Víctor Manuel III y Umberto II, pero la rama familiar de los duques de Aosta fue excluida de la prohibición.

De regreso a Italia, la princesa pasó varias temporadas en Florencia y en 1953, en Francia, se casó con con el archiduque Roberto de Austria-Este, segundo hijo del emperador Carlos I de Austria y, jefe de familia de la rama Austria-Este de la dinastía Habsburgo que había heredado el título de duque de Módena y Reggio de Francisco V.

El archiduque Roberto y la archiduquesa Margarita tuvieron cinco hijos y dieciocho nietos, a los que la archiduquesa se ha mostrado muy dedicada en los últimos años.

En 1981, el matrimonio se mudó a Stans, en el cantón suizo de Nidwalden, donde el archiduque Roberto murió el 7 de febrero de 1996. La archiduquesa viuda será sepultada en la tumba familiar en la capilla de Loreto, en la iglesia del monasterio de Muri junto a su esposo.

Monarquias.com

Obituario: la princesa Lalla Malika, rostro humanitario de la familia real de Marruecos (1933-2021)

La princesa Lalla Malika, tía del actual rey de Marruecos y única hermana sobreviviente de Hassan II, murió a los 88 años tras una extensa vida de servicio público en pos de causas solidarias. “Elegante y distinguida, Lalla Malika cultivó la discreción. Aparte de sus actividades caritativas dentro de la Media Luna Roja marroquí, vivía alejada de toda vida social, dedicándose sobre todo a su familia, sus hijos y sus nietos”, relató una persona allegada a la corte real.

Nacida el 14 de marzo de 1933 en el Palacio Real de Rabat, la princesa fue una de las hijas rey Mohammed V ibn Yusuf, 16º monarca de la dinastía alauí, Comendador de los Creyentes (al-Amir al-Mu’minin) y 35º descendiente directo del Profeta. Su madre, Lalla Abla Bin Tahar, nieta del sultán Hassan I de Marruecos, era una concubina favorita del harén real que tenía su propia corte y que gozaba de la mayor consideración en palacio. Como hija del rey Malika recibió al nacer el título de “Lalla”, señora.

La princesa y sus hermanas fueron criada por su madre en el harén del palacio real, donde también habitaban la otra favorita del rey Mohammed V, Lalla Bahia Bin Antar, y otras decenas de concubinas reales. Según diversos informes, cada mujer del rey, cuya única misión era criar a sus hijos y «consentir» al esposo, disponía de una lujosa residencia de la que no podían salir. Lalla Abla jamás fue vista en público.

La familia de Malika se completaba con sus fallecidos hermano Hassan II, quien reinó entre 1961 y 1999, y el príncipe Abdullah; sus hermanas las princesas Lalla Aisha, nacida en 1930, un emblema de la independencia y los derechos de la mujer marroquí; Lalla Nuzha, nacida en 1940, casada con el primer ministro Ahmed Osman y fallecida en 1977 en un accidente de tráfico en Tetuán a los 37 años; y su hermanastra Lalla Amina, jinete emérita y ardiente defensora de los deportes ecuestres en el reino.

A los 28 años, Lalla Malika se casó con Mohammed Cherkaoui, varias veces ministro del gobierno y ex embajador del rey Hassan II en París. Procedente de una ilustre zaouïa (tribu o asamblea) de estudiosos, los Cherkaoua, el esposo de la princesa fue uno de los firmantes del Manifiesto de la Independencia de Marruecos en 1944 y fue considerado un buen diplomático que supo mantener vínculos de calidad con Europa. De su matrimonio nacieron cuatro hijos: Moulay Sulaiman, Moulay Omar, Moulay Mehdi y Lalla Rabia, sobre cuya educación supervisó la propia princesa.

La prensa marroquí recuerda a su muerte que la princesa, que se desempeñó como presidenta de la Media Luna Roja Marroquí (CRM), fue muy conocida por su contribución a las iniciativas humanitarias en todo el país. En 2018, Lalla Malika inauguró la Semana de la Media Luna Roja de Marruecos como parte del compromiso del país con las actividades humanitarias y durante la ceremonia, donó varios equipos al Instituto Ahmed Bin Zayed Al Nahyan, incluida ropa, sillas de ruedas y anteojos.

Lalla Malika bint Mohammed nació en 1933 y murió el 28 de septiembre de 2021.

Obituario: Jan Bernadotte de Wisborg, nieto del rey Gustavo V de Suecia (1941-2021)

El conde Jan Bernadotte af Wisborg, nieto del rey Gustavo V y primo del actual monarca de Suecia, murió el 1 de septiembre a los 80 años, según confirmó un familiar a la revista sueca Svensk Damtiding. Estuvo casado cinco veces y tuvo cuatro hijos de diferentes matrimonios. Sus memorias se titulan Jan Bernadotte – la oveja negra de la familia real.

Pese a no llevar el título de príncipe, este noble sueco era descendiente de varios monarcas de las casas reales más importantes de Europa. Nacido en 1941, era hijo del príncipe Lennart de Suecia (1909-2004), quien renunció a su derecho al trono y a su título -para ser creado conde de Wisborg– tras su matrimonio con una plebeya, Karin Nissvandt, madre de Jan Bernadotte.

Gustavo V de Suecia (1907-1950), bisabuelo del conde Jan Bernadotte, con su esposa, Victoria de Baden, y sus hijos.

El matrimonio entre mi padre Lennart y mi madre Karin provocó un cisma dentro de la familia real”, recordaría Jan Bernadotte en una entrevista con el diario Expressen. “Fue el primero de la familia en atreverse a casarse civilmente. Papá estaba triste, pero lo más triste era mamá. Fue ella quien fue la causa, y pasaron varios años antes de que se recuperara”.

Cuando la pareja se casó en Londres en 1932, nadie de la familia real asistió a la ceremonia, y Lennart lo perdió todo de una sola vez: familia, títulos y dinero. Adoptó el nombre de “Señor Bernadotte” hasta que 1951 la gran duquesa Carlota de Luxemburgo le otorgó el título de Conde de Wisborg para él y su descendencia.

El príncipe Guillermo de Suecia (1884-1965), abuelo del conde Jan Bernadotte, tras su boda con la gran duquesa María de Rusia.

El difunto conde Jan Bernadotte era, por tanto, nieto del príncipe Guillermo, duque de Södermanland (1884-1965), hijo a su vez del rey Gustavo V de Suecia, quien reinó entre 1907 y 1950. Su bisabuela paterna, la reina Victoria, había nacido como princesa de la casa granducal de Baden y descendía de los reyes suecos de la extinta dinastía Vasa, que reinó hasta principios del siglo XIX.

Abuela paterna del conde Jan Bernadotte fue la gran duquesa María Pavlona de Rusia (1890-1958), sobrina de los zares Alejandro III y Nicolás II. María era nieta del zar Alejandro II, como hija del gran duque Pablo Alejandrovich. Su madre era la princesa de Grecia y Dinamarca, hija menor del rey Jorge I de Grecia y su esposa, Olga Alejandrovna. A través de su abuela, el conde Jan Bernadotte descendía del rey Christian IX de Dinamarca, apodado “suegro de Europa”.

El príncipe Lennart de Suecia renunció a su título real a causa de su matrimonio con Karin Nissvandt, madre del conde Jan Bernadotte.

Aunque el conde Jan estaba relacionado con la familia real, no se le consideraba un invitado habitual en el Palacio de Drottningholm, recordó la prensa sueca con motivo de su fallecimiento. A lo largo de toda su vida, probó suerte en todo tipo de profesiones, desde comerciante de chatarra hasta importador de vino o restaurador. También fue director de la empresa Bernadotte & Falk AB, cuyo propósito era permitir que los clientes compararan su ADN con el de la dinastía Bernadotte, para ver si estaban relacionados con la familia real.

Monarquias.com

Obituario: Marie, la discreta princesa consorte de Liechtenstein (1940-2021)

La princesa consorte Marie de Liechtenstein, fallecida a los 81 años, fue durante 54 años la esposa del príncipe Hans Adam II, décimotercer gobernante de la nación de 270 años de historia, último remanente del Sacro Imperio Romano Germánico.

La condesa Marie–Aglae Kinsky von Wchinitz und Tettau nació en Praga, en 1940, era la cuarta de los siete hijos del conde Ferdinand Carl Kinsky von Wchinitz und Tettau (1907-1969) y la condesa Henriette von Ledebur-Wicheln.

Hasta 1946, la condesa vivió con su familia en el castillo de Horažd’ovice, en lo que entonces era Checoslovaquia, hasta que debieron huir a Alemania en el marco de la II Guerra Mundial.

La condesa Marie asistió a la escuela primaria en Ering am Inn desde 1946 hasta 1949. Luego ingresó en el internado de las hermanas Lioba en el monasterio de Wald en Württemberg durante ocho años y se graduó en el Realgymnasium, también en Alemania.

En 1957, Marie hizo un viaje de estudios de idiomas a Inglaterra y asistió a la Academia de Gráficos Comerciales de la Universidad de Munich durante seis semestres. Después de otra estancia lingüística más breve en París, trabajó como artista comercial en una imprenta en Dachau hasta su compromiso en 1965.

El 30 de julio de 1967 se casó en la iglesia parroquial de St. Florin (Vaduz) con el príncipe Hans Adam, heredero del trono que por entonces ocupaba su padre, el príncipe Francisco José II. Los príncipes fueron padres de cuatro hijos: el príncipe hereditario Alois (1968), el príncipe Maximiliano (1969), el príncipe Constantino (1972) y la princesa Tatiana (1973).

El príncipe Hans Adam, heredero de una riquísima dinastía que compró las tierras que conforman su principado, es el segundo príncipe soberano que reside en su país desde que pasó al dominio de la Casa de Liechtenstein hace casi 300 años.

La condesa Marie era descendiente de la familia real de Liechtenstein a través de su bisabuela, la princesa María Josefa de Liechtenstein (1835-1905), la hija menor del príncipe Carlos, descendiente de un hermano del príncipe soberano Francisco José I, quien reinó en el siglo XVIII.

Marie se convirtió en la princesa consorte en 1989, después del fallecimiento de Francisco José II y se mostró fuertemente comprometida con las instituciones sociales en Liechtenstein, siendo presidenta honoraria de la Cruz Roja de Liechtenstein, que presidió de 1985 a 2015. Además, demostró un gran compromiso e interés por el arte y la cultura y se ha ocupado intensamente de cuestiones de educación y crianza.

La princesa Marie Aglaë Bonaventura Theresia de Liechtenstein, duquesa de Troppau y Jägerndorf, condesa de Rietberg y condesa Kinsky de Wchinitz y Tettau, nació el 14 de abril de 1940. y murió el 21 de agosto de 2021.

Monarquias.com

Obituario: María Madgalena de Habsburgo, descendiente de la reina Victoria y Catalina la Grande (1939-2021)

La reina Victoria de Inglaterra, los reyes de Rumania y los zares de Rusia son algunos de los personajes que componen el linaje de la archiduquesa Maria Magdalena de Habsburgo, quien falleció a los 81 años.

Nacida el 2 de octubre de 1939, María Magdalena era quinta hija de la princesa Ileana de Rumania (1909-1991), y del archiduque Antón de Austria (1901-1987). Su padre pertenecía a la rama de la dinastía Habsburgo que descendía del emperador Leopoldo II (1797-1870) y reinó en el gran ducado de Toscana hasta 1860. Los abuelos maternos de la archiduquesa María Magdalena fueron el rey Fernando I de Rumania, fallecido en 1927, y su esposa británica, María de Sajonia-Coburgo-Gotha. La reina María era hija, a su vez, de los duques de Edimburgo y Sajonia-Coburgo-Gotha, y nieta de la reina Victoria de Gran Bretaña.

La reina Victoria de Inglaterra (1875-1938), tatarabuela de la archiduquesa María Magdalena de Austria.

A través de su abuela materna, la archiduquesa María Magdalena también era descendiente de la dinastía Romanov: su bisabuela María, duquesa de Edimburgo, era hija del zar Alejandro II de Rusia, bisnieto a su vez de la emperatriz Catalina II “la Grande”. Por otra parte, la archiduquesa emparentaba a través de su abuela materna con la dinastía Sajonia-Coburgo-Gotha, que proporcionó príncipes y consortes a las monarquías de Inglaterra, Bélgica, Portugal y Bulgaria, entre otras.

La reina María de Rumania (1875-1938), abuela materna de la archiduquesa María Magdalena de Austria.

Junto con sus hermanos los archiduques Ștefan y Dominic, y sus hermanas las archiduquesas Maria Ileana, Alejandra e Isabel, la archiduquesa María Magdalena creció en el campo, en Bran y Bucarest. Divorciada del archiduque Anton, la princesa Ileana volvió a casarse cuando sus hijos eran muy pequeños con Ştefan Isărescu, de quien se divorció oficialmente en 1965. Finalmente, Ileana se convirtió en monja y se instaló como novicia en un monasterio en Francia, mientras María Magdalena ya había contraido matrimonio con el barón Hanns von Holzhausen, con quien tuvo tres hijos: el barón Johannes, el barón Georg y la baronesa Alexandra von Holzhausen.

María Alejandrovna, gran duquesa de Rusia y bisabuela de la archiduquesa María Magdalena.

A lo largo de toda su vida, la archiduquesa María Magdalena mantuvo una relación muy cercana con la familia real de Rumania, que manifestó una “gran tristeza” por su muerte. Como hija de la princesa Ileana, María Magdalena fue prima hermana del rey Miguel I, el último monarca destronado por los comunistas en 1947. “La muerte de la archiduquesa María Magdalena es una gran pérdida”, dijo en un comunicado su sobrina, la princesa Margarita, jefa de la casa real rumana. Recordó que la archiduquesa fue “inseparable” de la familia real y “estaba muy cerca de Rumanía y pasó muchos momentos” junto a sus primos en Bucarest y Sinaia, en Săvârșin y Balchik”.

Monarquias.com

Obituario: Amadeo de Saboya, duque de Aosta y “heredero” de la Corona de Italia (1943-2021)

El príncipe Amadeo de Saboya, duque de Aosta, fallecido a la edad de 77 años, era uno de los pretendientes del extinto trono de Italia y disputaba la jefatura de la Casa Real de Saboya a su primo Víctor Manuel, hijo del rey Umberto II. A través de su madre, el duque emparentaba con la mayor parte de las casas reales europeas, siendo primo hermano de la reina Sofía de España y sobrino del duque de Edimburgo.

Nacido en Florencia (Italia) el 27 de septiembre de 1943, Amadeo de Saboya-Aosta era el único hijo de la princesa Irene de Grecia y Aimone de Saboya, cuarto duque de Aosta, rey de Croacia con el nombre de Tomislavo II; su tío era el héroe homónimo de Amba Alagi, conocido como el “Duque de Hierro” y su abuelo era el “Duque Invicto” Manuel Filiberto de Saboya-Aosta. Su bisabuelo fue el efímero rey Amadeo I de España.

Nacido en la II Guerra Mundial y deportado a un campo de concentración

Durante la II Guerra Mundial, la caída de unas bombas de los Aliados cerca de Villa Cisterna, la residencia florentina de Aimone de Saboya y su esposa Irene, provocó el nacimiento prematuro del futuro jefe de la rama Saboya-Aosta, que recibió el título de duque de Puglia.

Amadeo de Saboya-Aosta reveló más tarde que, en el momento de su nacimiento, su madre hizo que el comisario de policía local le tomara las huellas dactilares por temor a que lo secuestraran.

El 26 de julio de 1944 por orden de Heinrich Himmler, los nazis deportaron al pequeño Amadeo al campo de concentración austríaco de Hirschegg, cerca de Graz, junto con su madre y sus primas Margarita y Maria Cristina de Saboya-Aosta, las únicas hijas de su tío Amadeo, tercer duque de Aosta, y la princesa Ana de Orléans.

Tras su liberación, en mayo de 1945, Amadeo vivió unas semanas en Suiza y semanas después regresó a Italia con su madre, primero a Milán, donde Aimone vio a su hijo por primera vez, y más tarde. en Nápoles y finalmente en Fiesole, cerca de Florencia.

En 1948 su padre murió de un infarto en un hotel de Buenos Aires y Amadeo asumió el título ducal al frente de la Casa de Saboya-Aosta. El duque recordaría muchos años después que él y su madre conocieron la muerte de su padre al sintonizar la radio BBC.

Amadeo estudió en el Collegio alle Querce de Florencia y en el Seaford College de Inglaterra, luego en el Morosini Naval College de Venecia. Asistió a los cursos de la Academia Naval de Livorno, al final de los cuales se embarcó con el grado de oficial de complemento de la Armada para ejercicios en el Atlántico y el Mediterráneo. Mientras tanto, se graduó en ciencias políticas en la Universidad de Florencia.

Una boda real y una boda plebeya

A partir de la década de 1970 el duque de Aosta se convirtió en empresario agrícola, gestionando la finca Borro, en el municipio de Loro Ciuffenna (Arezzo), recientemente vendida a la familia florentina Ferragamo.

Según la tradición de la casa Saboya-Aosta, Amadeo se casó con una princesa francesa, Claudia de Orléans, nacida en 1943, hija de los condes de París, pretendientes al trono de Francia. La boda se celebró el 22 de julio de 1964 en Sintra, Portugal, en presencia de numerosos representantes de casa reales europeas. Del matrimonio nacieron tres hijos: el príncipe Aimone y las princesas Bianca y Maffalda.

Doce años después la pareja terminó su convivencia, se divorció en 1982 y en 1987 el matrimonio fue declarado nulo y sin efecto por la Sacra Rota. Claudia de Orléans se volvió a casar poco después con un editor estadounidense, Arnaldo la Cagnina, mientras los tres hijos se quedaron con su padre en la finca Il Borro. El 30 de marzo de 1987 Amadeo contrajo matrimonio con Silvia Paternò Ventimiglia di Spedalotto en un segundo matrimonio en Bagheria (Palermo).

La disputa dinástica

En los últimos veinte años, Amadeo también ha sido protagonista de una disputa dinástica. Su posición en la línea de sucesión es controvertida: parte de los monárquicos afirman que Amadeo es el jefe de la Casa Real de Saboya, y por tanto el legítimo pretendiente al trono de Italia, mientras otros creen que el puesto de jefe de la Casa Real pertenece a Víctor Manue lde Saboya y que Amadeo era tercero en la línea de sucesión después de Manuel Filiberto.

La polémica fue objeto de un fallo oficial del Consejo de Senadores del Reino: el 7 de julio de 2006 la asociación privada creada en 1955 comunicó oficialmente que Amadeo sería considerado heredero de Umberto II. La razón oficial sería el matrimonio de Víctor Manuel de Saboya con una persona de un estatus social bajo, la esquiadora profesional Marina Doria.

Meses después, Víctor Manuel y Manuel Filiberto de Saboya presentaron ante la oficina de patentes de la Unión Europea la solicitud de registro del escudo de armas del “Príncipe heredero de Italia” como logotipo de su empresa, junto con otros símbolos del patrimonio heráldico de la Casa de Saboya. La acción tenía como objetivo impedir su uso por Amadeo de Saboya y su hijo, a quienes se les había ordenado utilizar el apellido en su totalidad, es decir, Saboya-Aosta.

En 2008 Víctor Manuel y Manuel Filiberto demandaron a Amadeo y su hijo mayor, Aimone, por haber firmado solo con el apellido “Saboya” y no “Saboya-Aosta”, configurando la hipótesis de uso ilícito del apellido. En 2010, un Tribunal condenó al duque de Aosta y su hijo por el uso del apellido y por el pago de una indemnización por los daños causados, por un importe total de 200.000 euros. Sin embargo, Amadeo, quien desde su nacimiento había utilizado libremente el apellido de Saboya, interpuso un recurso y ganó la apelación en 2018. El 15 de septiembre de 2010, la sentencia y la sentencia fueron suspendidas, permitiendo que Amadeo y su hijo puedan utilizar sólo el apellido “de Saboya”.

Monarquias.com

Obituario: Goodwill Zwelithini, influyente y polémico rey del pueblo zulú (1948-2021)

En 1971, en pleno régimen del apartheid, se convirtió en el 8º rey zulú y en uno de los soberanos tradicionales más conocidos de Sudáfrica.

El rey Goodwill Zwelithini nunca gobernó un país, pero sí un pueblo, la nación zulú, el grupo étnico más grande de Sudáfrica. Muerto a los 72 años, este descendiente del rey Shaka, guerrero que gobernó la nación zulú hasta su asesinato en 1828, fue durante casi 50 años el líder indiscutido de los zulúes, venerado y polémico a la vez.

Sin embargo, hasta que en los años 90 la Constitución de Sudáfrica lo reconoció como líder tradicional, el rey Goodwill era más conocido por revivir la danza de caña anual ‘Umhlanga’, un antiguo rito cultural de paso a la feminidad en el que miles de jóvenes con el pecho desnudo las mujeres bailan frente al rey portando largas varas de caña que se supone que se deforman o se rompen si el portador no es virgen.

El rey zulú de Sudáfrica Goodwill Zwelithini, de 72 años, murió después de semanas en el hospital recibiendo tratamiento para la diabetes.

La historia de los reyes zulúes se remonta a 1816, cuando el jefe Shaka ascendió al poder sobre una de las tribus en la costa sureste de África. Al realizar una serie de reformas militares, políticas y sociales, expandió su dominio a unos 30.000 kilómetros cuadrados, creando un Estado absolutista. Existió en esa calidad durante casi todo el siglo XIX hasta que fue ocupado por los británicos en 1887. El último soberano independiente, Dinuzulu, fue exiliado y murió en Transvaal, fuera de la tierra de los zulúes.

Goodwill Zwelithini kaBhekuzulu nació el 14 de julio de 1948 en la pequeña aldea de Nongoma, hijo del rey Cipriano Bhekuzulu Nyangayezizwe kaSolomon y su segunda esposa, la reina Thomozile Jezangani kaNdwandwe. Dejó la escuela a los 15 años y en 1968 accedió al trono tras la muerte de su padre.

Sin poder político, el rey de los zulúes ejerce una influencia moral sobre más de once millones de personas de la etnia más numerosa en Sudáfrica. Es el más influyente de los jefes tradicionales reconocidos por la Constitución.

Los intentos posteriores de asesinato obligaron al joven rey a esconderse y fue enviado a la isla atlántica de Santa Helena mientras el príncipe Mcwayizeni Israel Zulu actuaba como regente, lo que provocó fricciones con el jefe Buthelezi, otro tío y el poder creciente dentro de la familia real. En 1971 finalmente regresó para ser coronado en una imponente ceremonia con 20 mil asistentes y desde entonces su papel fue en gran parte ceremonial como jefe de una nación casi independiente bajo el gobierno del apartheid.

Zwelithini trató de imponerse políticamente, chocando con el príncipe Buthelezi, quien también es su primo y quien en ese momento era el administrador designado por el gobierno de la tierra natal de KwaZulu. En 1979, el rey intentó formar su propio partido político para desafiar a Buthelezi, pero fue sancionado y se redujo su salario. Los dos hombres se reconciliaron más tarde, y el rey apoyó el partido político de Buthelezi.

Durante los años del apartheid, el rey Goodwill se opuso a las sanciones internacionales contra el régimen, una postura que llevó al editor de un periódico sudafricano a calificarlo de “idiota útil” del apartheid después de su muerte. Durante las décadas de 1980 y 1990, cuando la violencia en la región de KwaZulu amenazaba con cambiar radicalmente la transición de Sudáfrica a la democracia, el rey fue a veces una voz de paz y disidencia en las negociaciones.

Antes de las primeras elecciones democráticas en Sudáfrica, en 1994, Goodwill Zwelithini suscitó gran preocupación, sobre todo dentro del Congreso Nacional Africano(ANC, por sus siglas en inglés), el partido de Nelson Mandela, al congregar a miles de hombres armados con palos en las calles de Johannesburgo. La mayoría eran simpatizantes del partido nacionalista zulú Inkatha Freedom Party (IFP). Un tiroteo frente a la sede del ANC se saldó con 42 muertos y 250 heridos.

Este rey sin poder en la Sudáfrica actual ejercía, sin embargo, una gran influencia sobre millones de personas de esta etnia, la más importante del país, y cumplía un papel más bien espiritual. Los jefes tradicionales están reconocidos por la Constitución y continúan cumpliendo un papel simbólico.

Posteriormente el rey jugó un papel decisivo para asegurar el reconocimiento de las casas reales de Sudáfrica mientras se redactaba la nueva constitución. Tras esto, reconocido oficialmente como líder tradicional de casi el 20 por ciento de la población sudafricana, Zwelithini mantuvo una gran influencia política, y los sucesivos presidentes y líderes políticos posteriores le rindieron pleitesía.

Desde 1994, después de ser reconocido como rey tradicional, Goodwill Zwelithini recibió más de 60 millones de rand (unos 4 millones de dólares) en asignaciones anuales del estado sudafricano para ayudar a financiar su estilo de vida cada vez más extravagante, que incluía comprar lujosos palacios para sus esposas y gastar miles de dólares en uniformes militares para sus 28 hijos.

El difunto rey Goodwill Zwelithini (izq) en un ritual tradicional con su cuñado, el rey Mswati III de eSwatini (der).

Un rey polémico

Goodwill Zwelithini apareció en los titulares de los periódicos de vez en cuando, condenando las relaciones entre personas del mismo sexo como “podridas” y pidiendo un regreso del castigo corporal en las escuelas.

Una gran crisis provocaron sus dichos sobre los inmigrantes, a quienes calificó de “hormigas” y “piojos”, diciendo que deberían ser expulsados de Sudáfrica. “Pedimos a los ciudadanos extranjeros que empaquen sus pertenencias y regresen a sus países”, dijo el rey en un mitin en Durban, comentarios acusados de avivar una serie de ataques en su mayoría africanos.

Nacido en Nongoma, una pequeña ciudad de la provincia de KwaZulu-Natal, Goodwill Zwelithini accedió al trono a los 23 años, tras la muerte de su padre.

Más tarde condenó la violencia y dijo que sus comentarios sobre los trabajadores migrantes y el desempleo entre los sudafricanos se habían sacado de contexto.

El rey Zwelithini, a quien como líder zulú se le asignó la mayor parte de un fondo de compensación que el gobierno reserva para los líderes tradicionales de Sudáfrica, fue uno de los mayores terratenientes del país. Se opuso a los planes de nacionalizar y redistribuir la tierra y fue bastante crítico con la mala gestión del gobierno sobre este tema, ya que podría afectar a grandes extensiones de tierra pertenecientes a la nación zulú.

El rey Goodwill Zwelithini, nacido el 14 de julio de 1948, murió el 12 de marzo de 2021. Le sobreviven sus seis esposas y 26 hijos.

Murió el rey zulú Goodwill Zwelithini, un monarca venerado y controvertido

Este rey sin poder en la Sudáfrica actual ejercía, sin embargo, una gran influencia sobre millones de personas de esta etnia, la más importante del país.

El rey de los zulúes, Goodwill Zwelithini, quien murió este 13 de marzo a los 72 años, fue una figura venerada pero también controvertida en Sudáfrica. Fue «un símbolo importante de la historia, de la cultura y del patrimonio», indicó poco después el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa.

Este rey sin poder en la Sudáfrica actual ejercía, sin embargo, una gran influencia sobre millones de personas de esta etnia, la más importante del país, y cumplía un papel más bien espiritual. Los reyes tradicionales están reconocidos por la Constitución y continúan cumpliendo un papel simbólico en el país, aunque alejados de la política partidaria.

Nacido en Nongoma, una pequeña ciudad de la provincia de KwaZulu Natal, en 1948, Zwelithini era rey del pueblo zulú desde su coronación en el año 1971, una época en la que el régimen racista del «apartheid» -que mantenía oprimida y sin derechos a la mayoría negra bajo el dominio de la minoría blanca de Sudáfrica- aún estaba atravesando su ecuador.

Goodwill Zwelithini accedió al trono a los 23 años, tras la muerte de su padre. En 1971, en pleno régimen del apartheid, se convirtió en el 8º rey zulú, el que más tiempo permaneció en el trono (casi 50 años) y en uno de los soberanos tradicionales más reconocidos y respetados de Sudáfrica.

Los zulúes, que suponen entre 10 y 12 millones de personas, componen la etnia más populosa de Sudáfrica, cuya población se sitúa en algo más de 58 millones de habitantes.

Antes de las primeras elecciones democráticas en Sudáfrica, en 1994, Goodwill Zwelithini suscitó gran preocupación, sobre todo dentro del Congreso Nacional Africano (ANC), el partido de Nelson Mandela, al congregar a miles de hombres armados con palos en las calles de Johannesburgo. La mayoría eran simpatizantes del partido nacionalista zulú Inkatha Freedom Party (IFP). Un tiroteo frente a la sede del ANC se saldó con 42 muertos y 250 heridos.

Los migrantes, «hormigas» y «piojos»

En los últimos años, el rey Goodwill multiplicó las declaraciones de carácter xenófobo. A los migrantes africanos los tachó de «hormigas» y «piojos» y los acusó del «aumento de la anarquía» en el país. Unas declaraciones que provocaron gran polémica en el extranjero. El rey, siempre vestido con su atuendo tradicional de pieles, fue acusado de haber avivado una oleada de ataques racistas que dejaron siete muertos y miles de desplazados.

Descendiente del todopoderoso Shaka, que dirigió la nación zulú hasta su asesinato en 1828, Goodwill Zwelithini restableció en los años 1980 el Umhlanga, una danza anual de ocho días en la que jóvenes semidesnudas cortan cañas y bailan alrededor de la residencia real. Solo pueden participar en ella jóvenes virgen, pues está prohibido que una mujer «impura» corte la caña.

Recientemente, se mostró favorable a los castigos corporales en la escuela y también dijo que la homosexualidad «no era aceptable». Goodwill Zwelithini llevó además una vida cómoda entre varios palacios, con seis esposas y una treintena de descendientes, y gozó de una renta anual pagada por el Estado sudafricano de unos 3,4 millones de euros (unos 4 millones de dólares).

Obituario: Erling Lorentzen, el plebeyo que enamoró a la princesa de Noruega

El rey Haakon VII de Noruega se opuso a que este hijo de un armador, héroe de guerra, se casara con la princesa Ragnhild. Finalmente, estuvieron casados durante 60 años.

La hija mayor del rey Olav V de Noruega, la princesa Ragnhild, protagonizó su propio escándalo sentimental en una época en la que las familias reales de Europa todavía conservaban el decoro público. La princesa solo tuvo ojos para Erling Sven Lorentzen, hijo de un armador de Oslo que se encargo de brinidarles a ella y a su hermana clases de navegación.

Para el anciano rey Haakon VII, el hecho de que su nieta mayor se casara con un plebeyo era algo que estaba fuera de toda discusión posible, y sus súbditos coincidían plenamente en que no había de mezclar la sangre real con la plebeya.

El industrial noruego Erling Sven Lorentzen, afincado en Brasil, nació el 28 de enero de 1923 en Oslo.

Pero al cabo de seis años de firme resistencia, en 1953 Haakon VII terminó cediendo por presión de su hijo, el príncipe heredero Olav, quien se había valido de un argumento con fundamentos: el pretendiente de la princesa, oficial de comando durante la guerra, había sido uno de los héroes de la resistencia noruega que había devuelto el trono a la familia real.

Erling Sven Lorentzen, un naviero e industrial noruego, nació en 1923 y era el menor de seis hermanos. Después de la invasión nazi a Noruega en 1940, se ofreció como voluntario en Gudbrandsdalen, con solo 17 años. Después se trasladó a Gran Bretaña, donde se unió a Kompani Linge, y en 1944 fue enviado a Noruega como comandante del área militar en Hallingdal.

A la edad de 17 años, durante la II Guerra Mundial, comandó un escuadrón de resistencia contra los alemanes. En 1945, fue aceptado en la Universidad de Harvard.

Por sus esfuerzos de guerra, Lorentzen fue galardonado con la Medalla de San Olav, la Medalla Participante con una roseta y la Medalla del 70 aniversario de Haakon VII. Además fue nombrado Comendador de la Orden de San Olav y Comendador de la Orden Brasileña de la Cruz del Sur.

En 1948, Lorentzen fue contratado para enseñar a navegar a la princesa Ragnhild y su hermana, Astrid. La princesa, tataranieta de la reina Victoria de Inglaterra, nació el 9 de junio de 1930 en el Palacio Real de Oslo, como hija mayor del futuro rey Olav y la princesa Martha de Suecia. Los noruegos celebraron por todo lo alto el primer nacimiento real ocurrido en su país en más de 600 años.

Ranghild y sus hermanos Astrid y Harald (el actual rey) crecieron en la finca real de Skaugum, pero su infancia tranquila se interrumpió rápidamente cuando los alemanes invadieron Noruega el 9 de abril de 1940. Para evitar ser detenidos por las fuerzas de ocupación, la familia real, el gobierno y el Storting abandonaron Oslo en tren.

En 1953 Lorentzen se casó con la princesa Ragnhild, hija mayor de Olav V de Noruega y Martha de Suecia, con quien tuvo tres hijos, Haakon, Ingeborg y Ragnhild.

En Elverum, el príncipe heredero Olav se despidió de su familia. La princesa heredera Märtha y los tres hijos huyeron a salvo a través de la frontera hacia Suecia. Después de unos meses en Suecia, la princesa heredera y los niños viajaron a los Estados Unidos en barco. Allí vivieron hasta 1945, cuando finalmente la paz llegó a Noruega.

La boda de Ranghild y Lorentzen se celebró el 15 de mayo en la pequeña iglesia de Asker, a las afueras de Oslo. “Sin duda fue una decisión difícil para el rey Haakon. Tomó algunos años y ciertamente fue una posición difícil para todas las partes. En Inglaterra, a la princesa Margarita se le negó el matrimonio plebeyo”, recordaría Lorentzen en una entrevista en 2019.

Habiendo abandonado su rango real y su cargo honorífico como primera dama del reino, la princesa Ranghild se marchó con su marido a Río de Janeiro, Brasil, donde nacerían sus tres hijos: Haakon Lorentzen, nacido el 23 de agosto de 1954, Ingeborg Victoria, nacida el 27 de febrero de 1957 y Ragnhild Alexandra, nacida el 8 de mayo de 1968.

A la princesa Ragnhild se la describía a menudo como una persona muy reservada y modesta. Como ama de casa en Brasil, vivió una vida mucho más anónima a lo largo de los años que sus hermanos y solo viajó a Noruega para asistir a grandes celebraciones o bodas familiares. “No he sido tan público, yo”, dijo Lorentzen. “Fue más fácil cuando nos mudamos a Brasil. La princesa probablemente se sintió más libre viviendo allí”, recordó a los 96 años.

En la misma entrevista, dijo: “Intento mantenerme bien físicamente. Intento hacer ejercicio todos los días. He decidido que viviré un tiempo más”. En otra declaración a la prensa, Lorentzen dijo que con frecuencia se sentía perdido después de la muerte de su esposa, ocurrida en 2012: “Fue demasiado para mí, como lo es para muchos otros que experimentan la pérdida de alguien cercano a ellos… Pero conservas los muchos buenos recuerdos que se crearon juntos. Después de 60 años, es difícil extraer lo que mejor recuerdo. Nuestra vida diaria era buena y se caracterizaba por lo positivo en la vida. Solo tengo cosas buenas que decir sobre nuestro tiempo juntos”.

El industrial noruego afincado en Brasil Erling Sven Lorentzen nació el 28 de enero de 1923 en Oslo y murió en Río de Janeiro el 9 de marzo de 2021.

El príncipe Abdülkerim, último heredero del trono Otomano, falleció a los 90 años

El príncipe Dündar Abdülkerim Osmanoglu, el último heredero al trono del ahora desaparecido Imperio Otomano, falleció el lunes 18 de enero a la edad de 90 años, anunció la familia en un comunicado. “Padre de nuestra familia y de la dinastía otomana, nuestro tío, el príncipe Dündar Abdülkerim Osmanoglu, falleció en Damasco, Siria”, dijo Orhan Osmanoglu, un miembro de la familia real, citado por la agencia turca Anadolu.

Osmanoglu era el nieto del príncipe Mehmet Selim Efendi, hijo del sultán Abdulhamid II, el legendario sultán otomano al que se le atribuye la prolongación de la supervivencia del Imperio Otomano. Como miembro de mayor edad, el fallecido príncipe era el jefe de la familia de los sultanes desde la muerte en 2017 de Osman Bayezid Osmanoglu, hijo de Ibrahim Tevfik, que era nieto del sultán Abdulmecid I.

Osmanoglu, vivía solo en Damasco, donde nació después de que sus padres fueran expulsados ​​de Turquía tras la abolición del califato en 1924. Su esposa, Yüsra Osmanoglu, había muerto en 2017. Según informó el periódico Daily Sabah, los miembros de la familia imperial que vivían en Turquía durante mucho tiempo intentaron que Osmanoglu abandonara Siria desde el inicio de la actual guerra civil y regresara a su país, pero no lo consiguieron.

Una vida tranquila en Siria

Su vida fue muy normal, muy tranquila”, dijo el príncipe Orhan en una entrevista en años recientes. “No le gustan las multitudes, la música o los sonidos fuertes. Se iba a trabajar, volvía a casa y esa era su vida. La gente en Damasco solía decir que se destacaba porque no se involucraba en la vida ni en los asuntos de otras personas”.

Como no tenía hijos propios, decía que yo era lo único que lo hacía más feliz que cualquier otra cosa”, recordó Orhan. “La segunda cosa que lo hizo increíblemente feliz fue que tomó la ciudadanía turca. Era importante recibir esto porque lo despojaron”.

Durante seis siglos hasta principios del siglo XX, el imperio de la dinastía Osman fue el más grandioso de todos. Contrarrestó la expansión europea en el este y transformó el Islam en la segunda fuerza espiritual más poderosa del mundo conocido. El Imperio Otomano sobrevivió a la Peste Negra mientras el resto de Europa estaba diezmado y puso fin al dominio de siglos de la cristiandad en el Medio Oriente.

Los descendientes de la dinastía otomana se vieron obligados a dispersarse por el mundo después del colapso del imperio y fueron enviados al exilio a partir de 1924 después de que la República Turca los declarara “traidores” de la nueva nación turca, entonces dirigido por Mustafa Kemal Atatürk.

El exilio vio a varios miembros de la familia otomana y sus partidarios realistas casi caer en la indigencia y algunos se vieron obligados a trabajar en trabajos manuales para sobrevivir. “Los prestigiosos ministros, eruditos religiosos, bajás y oficiales se vieron obligados a mendigar y algunos se encontraron en hospitales por enfermedades mentales”, dijo Ekrem Ekinci, profesor de historia otomana en Estambul y autor de una biografía de la dinastía.

Cincuenta años de exilio

En 1952, una amnistía general permitió que solo las mujeres de la familia real regresaran a Turquía y los hombres solo pudieron hacerlo a partir de 1974. Sin embargo, pocas regresaron a Turquía, ya que la mayoría de ellas ya había construido una nueva vida después de vivir en el extranjero durante décadas. Osmanoglu “no tuvo problemas cuando volvió a Turquía, hizo muchas entrevistas de prensa porque la gente estaba muy interesada en él y en su vida”, dijo Orhan, “pero no se sentía cómodo en el centro de atención”.

El padre de Osmanoglu, el príncipe Mehmed Abdülkerim Efendi, se había establecido en Beirut, Líbano, durante el exilio de los miembros de la dinastía, antes de mudarse a Damasco, donde murió en 1935. El hermano menor de Dündar Abdülkerim Osmanoglu, Harun, regresó a Turquía en 1974 y residió en Estambul y ahora, a la edad de ochenta y ocho años, se convertirá en el nuevo jefe de la familia imperial.

El príncipe Dundar Abdulkerim Osmanoglu, bisnieto del sultán Abdulhamid II, falleció el 18 de enero en un hospital de la capital siria, Damasco, donde estaba recibiendo tratamiento.

El rey de Camboya lamenta la muerte de su hermano mayor Norodom Yuvaneath

El príncipe Norodom Yuvaneath de Camboya, hermano mayor del rey Norodom Sihamoni, falleció en los Estaos Unidos a los 77 años de edad a causa de una enfermedad que no fue revelada. Su muerte ha sido lamentada por todos los miembros de la familia real, así como por el la clase política y pueblo camboyano, que sentían un gran respeto por el príncipe, según informó la prensa camboyana este 15 de enero.

La familia real está profundamente entristecida por la muerte del rey Norodom Yuvaneath, un consejero personal del rey, quien falleció a la edad de 77 años», escribió el rey Norodom Sihamoni en su página oficial de Facebook.

El primer ministro Hun Sen también expresó sus condolencias por el fallecimiento del príncipe Yuvaneath: “En esta triste ocasión, mi esposa y yo quisiéramos transmitir nuestro más sentido pésame a la familia real”, dijo en una carta a la familia real. “La pérdida de Norodom Yuvaneath no es solo la pérdida de un esposo y padre fiel, sino también de un miembro patriótico de la familia real que abrazó la nación, la religión y el rey”.

El fallecido príncipe era descendiente de las dos ramas de la familia real camboyana, los Norodom y los Sisowath, que hasta 1941 se turnaron para ocupar el trono. Nacido en octubre de 1943, el príncipe fue uno de los trece hijos del rey Norodom Sihanouk (1920-2012), histórico estadista que fue rey, primer ministro, presidente y nuevamente rey de Camboya, y de la segunda de sus consortes, la princesa Sisowath Pongsangmoni (1929-1974), hija del antiguo rey Sisowath Monivong, antecesor de Sihanouk.

El príncipe Yuvaneath fue educado en el Lycée Sisowath, de la capital camboyana, y hablaba francés e inglés, además del khmer nativo. En 1959, fue representante de Camboya en el “Jamboree Scout Mundial” en Filipinas y también había acompañado a su padre en innumerables misiones extranjeras. Cuando el general Lon Nol encabezó un golpe para derrocar al rey Norodom Sihanouk, él y su familia estaban en Singapur de visita y no pudieron regresar a Camboya.

El príncipe Yuvaneath huyó a China y vivió allí hasta 1975, luego se mudó a Hong Kong hasta 1980, después de lo cual se fue a los Estados Unidos y trabajó para la US Surgical Corporation durante más de 14 años. En 1993, después de que los vietnamitas abandonaran Camboya, el rey Sihanouk regresó a Camboya y, el 31 de diciembre de ese año, promovió al príncipe Yuvaneath al rango de Samdech Krom Luon”, nombrándolo Consejero Privado de Su Majestad el Rey, un rango equivalente a ese de un viceprimer ministro. Después de que el rey Sihanouk abdicó, el nuevo rey Sihamoni nombró a Yuvaneath como Consejero Real Supremo.

Una extensa familia real

El fallecido príncipe Norodom Yuvaneath tuvo una docena de hermanos, entre ellos el príncipe Norodom Chakrapong, el actual monarca Sihamoni, el príncipe Narindrapong (muerto en París de un fallo cardíaco en octubre de 2003), el príncipe Ranariddh (durante muchos años mano derecha de Sihanuk, su lugarteniente político y presunto heredero al trono), la fallecida princesa Norodom Bopha Devi (ministra de Cultura y Bellas Artes en 1999-2004); y la princesa Norodom Arunrasmy (que desde octubre de 2004 ejerce de embajadora de Camboya en Malasia).

Durante los años 70, la familia real camboyana fue víctima de los Khmeres Rojos, que proclamaron la republica tras destituir al rey Sihanuk. En 1976 desaparecieron sin dejar rastro otros cuatro hijos de Sihanuk: los príncipes Norodom Naradipo y Norodom Khemanourak, y las princesas Norodom Sorya Roeungsy y Norodom Botum Bopha, tratándose el primero del único vástago tenido con la tercera esposa, Sisovath Monikessan, y los demás, hijos de Sisovath Pongsanmoni, madre de Yuvaneath. Otro príncipe nacido de ella, Norodom Rachvivong, había muerto de malaria en la jungla camboyana en 1973, al parecer mientras desarrollaba labores de resistencia. Los cronistas están de acuerdo en que los cuatro fueron asesinados. (monarquias.com)

Obituario: Lady Mary Colman, prima de la reina Isabel II (1932-2021)

La nieta de los condes de Strathmore, cuyo linaje se remonta a la nobleza escocesa del siglo XIV, fue una persona muy cercana para la reina. Además, fue dama de honor de la princesa Alejandra.

Lady Mary Colman, prima hermana de la reina Isabel II de Gran Bretaña, murió el sábado 2 de enero en su casa de Norfolk a los 88 años. Muy cercana a la monarca, nació como Lady Mary Bowes-Lyon en enero de 1932, en la casa familiar de Gastlings. Su padre era el Capitán Michael Bowes Lyon, hijo a su vez de los condes de Strathmore, y su madre era Elizabeth Margaret Cator.

La riquísima y prolífica familia Bowes-Lyon data de la nobleza escocesa del siglo XIV. El Castillo de Glamis, en Escocia, ha sido el hogar ancestral de los Condes de Strathmore y Kinghorne, jefes de esta familia, desde 1372. También inspiró a Shakespeare para su obra Macbeth, fue el hogar de la infancia de la Reina Madre y el lugar de nacimiento de la Margarita.

Lady Mary, quien tenía una hermana gemela llamada Patricia, creció en Bedfordshire y se educó en el castillo de Hatherop, Gloucestershire. Por entonces, su tía Lady Elizabeth Bowes-Lyon ya estaba casada con el duque de York y era nuera del rey Jorge V. Unos años antes del nacimiento de Lady Mary, habían nacido sus primas, las princesas Isabel y Margarita de York.

En 1951, a la edad de 19 años, Lady Mary se casó con Sir Timothy Colman, cuya familia había fundado el fabricante de mostaza Colman’s of Norwich. Desde entonces, la pareja vivió en Bixley Manor en Norfolk en 1953, donde pasaron el resto de su vida.

A lo largo de las décadas, la aristócrata apoyó numerosas causas benéficas y sociales, y desde la década de 1970 se desempeñó como dama de honor (asistente) de la princesa Alejandra de Kent. Además, Lady Mary amaba las flores y los arreglos florales muy grandes y, durante muchos años, dirigió un pequeño negocio de flores secas llamado Flora Desicca, con tres amigos.

Su familia dijo que era amante de la música, tocaba el piano con facilidad y cantaba maravillosamente. Como prima hermana de la reina Isabel II, Lady Mary y Sir Timothy fueron invitados al Castillo de Balmoral y a la finca real de Sandringham durante muchos años para pasar las vacaciones junto a la familia real. Al momento de su muerte, Lady Mary tenía 5 hijos, 10 nietos y 16 bisnietos.

Obituario: Eva María Karadjorgevic, cuñada y amiga del último rey de Yugoslavia (1926-2020)

Los estadounidenses dicen que esta princesa serbia es un testigo muy importante de la estancia del rey Pedro II en Estados Unidos y de los secretos de la dinastía Karadjorgevic.

Eva María Karadjorgevic, viuda del príncipe Andrés de Yugoslavia y gran amiga del último rey, Pedro II, falleció a la edad de 94 años en Palm Spring, Estados Unidos, el pasado 20 de diciembre. Eva Marija llevó una vida apartada y tranquila desde la muerte de su esposo, en 1990, custodiando con celo los recuerdos de Pedro II, cuyos retratos y pinturas se encontraban en su residencia de Palm Spring, pero también los secretos familiares.

Ella era una amiga cercana del rey Pedro II, también lo ayudó económicamente, porque cuando lo conoció, él no estaba en una posición financiera envidiable. Ella estuvo con él hasta su muerte, lo defendió, como ella dijo, de las malas lenguas y fue testigo de muchos eventos en torno al rey durante su estancia en el exilio”, relató la escritora serbia Mira Adanja Polak.

Nació como Milika Andjelkovic en 1926 en Vrnjacka Banja, en la entonces Yugoslavia, pero a lo largo de su vida tuvo muchos nombres: en su juventud fue llamada Eva (llamada así por su madre), Mickey Lowe cuando estuvo casada con un médico y finalmente Eva María Karadjorgevic, nombre que eligió como homenaje a su suegra, María de Rumania, madre de Andrés.

Emigró a los Estados Unidos siendo aun una niña. Con su belleza e ingenio, irrumpió en los círculos más altos de la sociedad, por lo que en una fiesta del Rotary Club, una asociación que reúne a personas respetables y ricas de diversas profesiones, conoció al doctor Frank Lowe, con quien se casó en 1953.

El hombre provenía de una respetable familia china en Estados Unidos y su tío fue embajador chino en Estados Unidos durante mucho tiempo. Milica cambió su nombre por el de Mickey Lowe y tuvo dos hijos, que serían médicos. Trabajó durante décadas como contadora en una fábrica de muebles en California.

Cuando el exiliado rey Pedro II de Yugoslavia (1923-1970) llegó por primera vez a los Estados Unidos en 1954, conoció a Mickey en una reunión con serbios exiliados. El exmonarca se hizo amigo de ella y del doctor Frank, y desde entonces, cada vez que fue a Estados Unidos, ya no se quedó en un hotel, sino en su casa.

Mickey Lowe, se convirtió en una amiga íntima de Pedro II cuando el exrey decidió establecerse definitivamente en América. Cuando sus riñones e hígado se enfermaron gravemente en 1967, Mickey y su esposo lo cuidaron en su clínica, por lo que superó la crisis. A mediados de 1970, la salud del rey se deterioró nuevamente y redactó un testamento en el que autorizaba al «benefactor Mickey Lowe» a «vender, alquilar e hipotecar la totalidad o parte de su propiedad».

Al mismo tiempo, en su testamento, Pedro II pidió ser enterrado en los Estados Unidos, en el monasterio ortodoxo serbio de Libertyville. Después de un trasplante de hígado fallido, Pedro II murió el 7 de octubre de 1970. La familia real solicitó que fuera enterrado junto a su madre, la reina María, en el Cementerio Real de Londres.

Mickey Lowe, refiriéndose al testamento, no lo permitió. Hubo una demanda que la prensa mundial amarilla siguió con gran interés y durante todo ese tiempo, más de quince días, el cuerpo del rey Pedro permaneció en el frigorífico de una morgue. Finalmente, Mickey Lou ganó la disputa y el rey fue enterrado en el monasterio de St. Sava en Libertyville.

El hermano menor del rey, el príncipe Andrés viajó a los Estados Unidos para el funeral, ocasión en la que conocióMickey Lowe. Ella dejó a su esposo, solicitó el divorcio y se casó con Andrés pesee a la oposición del tercer hermano, Tomislav. Le molestaba que Andrej se hubiera casado con una mujer que había sido amiga íntima de su hermano durante quince años. Por la misma razón, la Iglesia se negó a casarlos, por lo que contrajeron matrimonio civil.

Al casarse con el príncipe, cambió su nombre a Eva María y su matrimonio duró hasta que, en 1990, Andrés fue encontrado muerto en su automóvil en Irvine, California, aparentemente de un ataque al corazón. “Mi esposo, el príncipe Andrés, era un gran patriota. Antes de morir, fundó el Congreso de Unificación Serbia, con la idea de que nosotros, desde Estados Unidos, deberíamos ayudar a Serbia. Me dejó la promesa de regresar a Vrnjacka Banja, pero todavía tengo miedo de viajar a Serbia”, diría su viuda.

Como viuda de Andrés, Eva María se convirtió la heredera de un tercio de todas las propiedades del rey Alejandro (asesinado en 1934), quien repartió su herencia en partes iguales entre sus tres hijos, el rey Pedro II y los príncipes Andrés y Tomislav. Pero al haber sido amiga de Pedro y esposa de Andrés, Eva María también fue la guardiana de muchos secretos de la dinastía serbia.

El mayor interés estaba en el oro de Karadjordjevic, que supuestamente Pedro II se llevó cuando dejó Yugoslavia en 1941. “Muchos me pidieron ese oro, pensando que yo tenía el código de tesorería en Suiza. Pero yo afirmo categóricamente que el oro del rey Pedro no existe. También inventaron una historia sobre el rey que abdicó. ¡Eso nunca sucedió!”, dijo Eva María en una entrevista.

La princesa “tenía documentos importantes, que presentan la historia de nuestro país de una manera diferente. Muchos escritos relacionados con el rey Petar Karadjordjevic le fueron confiados y almacenados en América”, aseguró Mira Adanja Polak. En poder de la fallecida princesa se encontraban además importantes documentos que presentan la historia de Yugoslavia, entre ellos las cartas del rey a su madre, hermanos y a los presidentes estadounidenses, con quienes acordó rescatar a los prisioneros serbios de los campos alemanes.

Obituario: Khalifa bin Salman, príncipe real y dueño del poder de Bahrein durante medio siglo

Tío del rey Hamad, pertenecía también a la dinastía al-Khalifa que ha gobernado Bahrein desde 1783, incluso durante su tiempo como protectorado británico antes de obtener la independencia en 1971. Ese año, ocupó el cargo de Primer Ministro y lo sería hasta su muerte.

El príncipe Khalifa bin Salman Al Khalifa de Bahréin, el primer ministro con más tiempo en el cargo en la monarquía insular del golfo Pérsico, murió hoy a los 84 años, anunció la prensa estatal. «La Corte Real llora a su alteza real… que falleció este mañana en el hospital Mayo Clinic de Estados Unidos», indicó la agencia de noticias del reino, BNA, que agregó que el país respetará una semana de duelo oficial.

Según informaron las agencias BNA y AFP, el funeral del príncipe Khalifa tendría lugar tras la repatriación del cuerpo desde Estados Unidos. Las exequias estarán reservadas a un cierto número de familiares y allegados para evitar contagios de coronavirus en un país que ya acumula 83.811 infectados y 332 muertos por la enfermedad.

«El príncipe Khalifa era conocido tanto por amigos como por enemigos como un tradicionalista que dirigía los asuntos cotidianos del gobierno de Bahrein desde que el país se independizó de Gran Bretaña en 1971. Ese período vio un desarrollo económico constante y una alianza cada vez más profunda con Estados Unidos», dijo el New York Times.

El fallecido príncipe pertenecía al nucleo central y más poderoso de la polífica dinastía Banu Utub Al Khalifa, familia tribal venida del desierto de Arabia en el siglo XVII y asentada en este diminuto archipiélago del golfo Pérsico, consistente básicamente en la isla de Bahrein, desde que se lo arrebataran a los persas en 1783.

El príncipe nació en Beit al-Jasra el 24 de noviembre de 1935, siendo el segundo hijo del jeque Salman II bin Hamad al-Khalifa, emir de Bahreind e 1942 a 1961, y de una de sus tres esposas, la jequeza Mouza bint Hamad, una princesa de la Casa Al Khalifa. Su hermano mayor, el jeque Isa bin Hamad, fue emir del país desde 1961 hasta su muerte en 1999, mientras el actual rey, Hamad bin Isa, es sobrino del fallecido. En 2009 por voluntad de su sobrino, el rey Hamad, Khalifa fue elevado al título personal de Príncipe con tratamiento de Su Alteza Real.

El príncipe Khalifa bin Salman Al Khalifa ocupó el cargo de primer ministro desde 1971, coincidiendo con el final del protectorado británico y el acceso del país a la plena soberanía. Sin embargo, a lo largo de toda su vida ocupó una multitud de cargos públicos que lo ubicaron en el centro del poder del emirato, que se convirtió en un reino en el año 2000. Aunque sujetos a la jerarquía del poder, el emir Isa, el príncipe Khalifa y el primo Muhammad ibn Khalifa ibn Hamad Al Khalifa, ministro del Interior desde 1973, confirmaron el triunvirato dirigente de hecho, firmemente decidido a no transigir con las demandas reformistas.

El príncipe Khalifa a menudo defendió su largo mandato al frente del gobierno de Bahrein, que duró 49 años. Cuando le preguntaron al respecto en 2012, dijo a los periodistas de la revista alemana Der Spiegel: «¿Y qué? Los sistemas democráticos son muy diferentes. ¿Por qué no podemos ser diferentes también?», se preguntó. Tiempo antes, había criticado las protestas locales en el marco de denominada Primavera Árabe: «Esta no es una ‘primavera árabe’. La primavera está relacionada con las flores, la gente feliz y el amor, no la muerte, el caos y la destrucción».

De personalidad central y controvertida, durante su mandato Khalifa era muy impopular entre los chiitas. Durante la llamada primavera árabe, manifestantes chiitas ocuparon la plaza de La Perla de Manama a lo largo del mes de febrero de 2011 para exigir su renuncia, la instauración de una verdadera monarquía constitucional y reformas políticas. Sin embargo, el levantamiento fue aplastado tras el ingreso de tropas del Golfo, especialmente sauditas, para proteger instalaciones consideradas vitales y mantener en el poder a los sunnitas.

«Creo que el jeque Khalifa no es una influencia totalmente negativa», escribió un diplomático estadounidense en 2004 en un cable publicado por WikiLeaks . «Si bien es ciertamente corrupto, ha construido gran parte del Bahréin moderno». Sayed Ahmed Alwadaei, director del Instituto de Derechos y Democracia de Bahréin, un observatorio de derechos humanos de la oposición, dijo en un comunicado tras la muerte del príncipe Khalifa que el fallecido «ha dejado un legado de abuso y poder».

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Obituario: Lady Moyra Campbell, dama de honor en la coronación de Isabel II

Hace 67 años, la hija del marqués de Hamilton que caminó por el pasillo de la Abadía de Westminster detrás de la joven reina como una de las seis damas de honor.

Unos meses antes de la coronación de la reina Isabel II, en 1953, el decimosexto duque de Norfolk envió cartas a seis afortunadas jóvenes de la alta nobleza. El duque era el conde Marshal, el funcionario encargado de organizar todas las grandes ocasiones estatales, y las cartas invitaban a las jóvenes a servir como damas de honor. Siguiendo la tradición iniciada por la reina Victoria, las damas tenían que ser hijas de duques, marqueses y condes, solteras y vírgenes, y tenían entre 17 y 23 años.

La coronación de Victoria en 1837 no se ensayó adecuadamente y, aunque ella no se dio cuenta, casi se sumió en el caos cuando sus damas de honor tropezaron con sus propios mantos y fueron regañadas por la Mistress of the Robes, una dama mayor a cargo de las jóvenes, por no mantener el paso correctamente. En 1953, para una ceremonia de coronación que sería grabada para ser vista por millones de personas de todo el mundo por TV y cine, no se tomarían tales riesgos.

Lady Moyra, primera desde la izquierda.

Meses de ensayos, pruebas con el modista real Norman Hartnell y mucha cobertura mediática precedieron al día en que, el 2 de junio, dos de las chicas, Lady Rosemary Spencer-Churchill y Lady Jane Vane-Tempest-Stewart, viajaron en el carruaje detrás del de la rein, mientras que las demás, Lady Anne Coke, Lady Mary Baillie-Hamilton, Lady Moyra Hamilton y Lady Jane Heathcote-Drummond-Willoughby, esperaban su llegada en la Abadía de Westminster.

Su tarea, además de verse jóvenes, hermosas y radiantes, era llevar el manto de la reina, tan pesado que no podía moverse sin ellas. Se había construido un anexo a la Abadía donde las cuatro damas que participaban en la procesión pero que no viajaron en el carruaje pudieron tomar café y escuchar los comentarios de la radio sobre la procesión de la reina -entonces de 27 años- desde el Palacio de Buckingham. Después de la ceremonia, las jóvenes fueron al Palacio para ser fotografiadas por el renombrado Cecil Beaton y aparecieron en el balcón junto a la familia real. La foto con sus damas ha sido recreada este año por orden de la Reina y se verá públicamente por primera vez en el aniversario de la Coronación.

Lady Moyra Hamilton, hija del marqués de Hamilton, más tarde cuarto duque de Abercorn, tenía 22 años cuando fue llamada a disfrutar de semejante honor. Se estaba quedando con unos primos en Gloucestershire cuando llegó la invitación a su casa en el condado de Tyrone. “Me encontré con el duque de Norfolk en una noche de recaudación de fondos y me dijo: ¿Has recibido una carta mía? Me desmayé de asombro y llamé a casa, lo que solo hacía en caso de emergencia”, contó mucho después, cuando ya estaba casada con el distinguido oficial naval Peter Campbell y vivía en Irlanda del Norte con dos hijos.

La primera prueba con el modisto Hartnell fue en enero de 1953: «Los vestidos se hicieron increíblemente rápido; las costureras debieron quedarse despiertas toda la noche”, relató Lady Moyra. Ella pasó la noche anterior a la coronación con sus abuelos en Mount Street, en el barrio londinense de Mayfair. “Mi abuela preparó un desayuno caliente. Nos subimos a un coche enviado desde Royal Mews a la Abadía a las 8 de la mañana. Fue una experiencia humillante ver a todas las multitudes que habían estado esperando toda la noche bajo la lluvia”, relató Moyra.

Según recuerda, ella y sus compañeras estuvieron de pie durante tres horas y la ceremonia transcurrió con extrema puntualidad. El joven duque de Kent miró su reloj y le dijo a su madre: “¡Justo a tiempo!” mientras salía de la Abadía después del servicio. “Podías sentir la historia de las antiguas murallas, la expectativa de la vasta congregación y sabías que la audiencia de televisión estaba sobre nosotros. En medio de todo esto estaba la completa compostura de la Reina, haciendo su solemne promesa”, recordó.

“Tuve mucha suerte de que me invitaran a ser una de las damas de honor para llevar el manto de la Reina”, dijo la aristócrata recordando ese día. Lady Moyra, que pasó sus últimos años de vida en Randalstown, dijo que fue uno de los “días más emocionantes de su vida”. “La televisión lo convirtió en un acontecimiento mundial. Sentías que todos estaban allí y con esta jovencita que estaba haciendo estas promesas increíblemente solemnes que ha cumplido con la máxima gracia e integridad durante 60 años”, dijo.

“Hubo muchos momentos destacados”, dijo a la BBC. “La increíble sensación en la Abadía; la increíble oración en todo momento y la vista de todas esas multitudes que habían estado esperando en un clima espantoso toda la noche; algunos de ellos habían estado allí durante la noche, otros habían estado allí desde temprano un día antes. Llovía a cántaros y, sin embargo, había un sentimiento de alegría y la abadía estaba llena de gente de todo el mundo”.

“Aproximadamente a la mitad de la ceremonia, se permitió la entrada al príncipe Carlos y escuchamos su vocecita haciendo preguntas a la reina madre. Después, en la fiesta, quería que oliésemos el aceite capilar de su padre en su cabello”, contó Lady Moyra. Más tarde, se fue a su casa para cambiarse y salió a la avenida The Mall con un primo que había resultado herido en la guerra de la que Gran Bretaña aún se estaba recuperando. La alegría en la calle tan poco tiempo después de esos años oscuros parecía “el amanecer de una nueva era”, recordó.

Lady Moyra Campbell, de 80 años murió el pasado 8 de noviembre.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

Obituario: Lady Elizabeth Anson, prima de Isabel II y «party planner» de la realeza

Organizadora de fiestas durante más de 50 años, creció en una mansión de la aristocracia donde los sirvientes planchaban los periódicos y se casó en la Abadía de Westminster. Murió a los 79 años.

Lady Elizabeth Anson, Comandante de la Real Orden Victoriana, murió a los 79 años. Fue la encargada de organizar las fiestas de la realeza más importantes de las últimas décadas, además de prima hermana y muy cercana amiga de la reina Isabel II y emparentada con la familia real de Dinamarca. Su cartera de clientes, además, incluyó al expresidente estadounidense Bill y Hillary Clinton, Margaret Thatcher, los Rolling Stone, y el emir de Qatar, entre muchos otros.

Lady Elizabeth Georgiana Anson, la hermana del difunto fotógrafo de sociedad Patrick Anson, 5º conde de Lichfield, nació durante la II Guerra Mundial en el Castillo de Windsor, el 7 de junio de 1941, en el seno de una de las familias aristocráticas más importantes de Escocia. Su madre, Lady Anne Bowes-Lyon, hija de los Condes de Strathmore y Kinghorn, era sobrina de la reina Isabel, Reina Madre (1900-2002) y el rey Jorge VI fue su padrino de bautismo. Su padre era Sir Thomas Anson, conde de Lichfield y vizconde Anson.

Tras haber pasado una infancia privilegiada en una mansión donde los sirvientes planchaban los periódicos cada mañana, fue separada de su hermano para ser enviada a un internado. Sus padres se divorciaron cuando era pequeña. Más tarde, Lady Anne se comprometió y se casó con el príncipe Georg de Dinamarca, bisnieto del rey Christian IX, con lo cual se convirtió en una alteza real con título de princesa de Dinamarca. La boda reunió a numerosos miembros de la realeza, la mayoría parientes de Georg, pero la Familia Real británica se abstuvo de acudir debido a la condición de divorciada de la novia.

La familia real sí asistió, en cambio, a la boda de Lady Elizabeth con el fotógrafo de sociedad Sir Geoffrey Adam Shakerley (1932-2012) que se celebró en la Abadía de Westminster en julio de 1972. Una gran boda a la que asistieron sus primas Isabel II y la princesa Margarita, la reina madre, y la princesa Beatriz de los Países Bajos, mientras que la princesa Ana, entonces de 22 años, actuó como dama de honor.

La pareja tuvo una hija, Lady Fiona Elizabeth Fenella Shakerley, nacida en 1973, pero se separaron a fines de la década de 1980 y estuvieron separados durante muchos años antes de que finalmente accedieran a un divorcio amistoso en 2009. Gracias a su enlace con la realeza, Sir Geoffrey fotografió a la reina por su 80 cumpleaños e hizo mucho trabajo para Clarence House, incluidos retratos de la reina madre.

Lady Elizabeth ha sido elogiada por su enfoque discreto para manejar los eventos sociales de su prima a través de su compañía, “Party Planners”. Ha organizado las fiestas privadas de los Windsor desde cumpleaños hasta ocasiones más grandes, como el Jubileo de Oro de Isabel II en 2002, las dos bodas del príncipe Carlos y la cena previa a la boda de los Duques de Cambridge en 2011. Su empresa, además, sirvió a los más de 1.500 invitados a la fiesta de bodas del príncipe Pablo de Grecia y Marie-Chantal Miller en el palacio inglés de Hampton Court en 1995.

Lady Elizabeth inició su negocio a los 18 años, en 1960. En ese momento trabajaba como recepcionista en el Hotel Hyde Park de Londres, pero se cayó por un tramo de escaleras y se lastimó. “Tuve que encontrar un trabajo que me permitiera trabajar desde casa. Había planeado mi propia fiesta de debutantes y estaba tan agotada de organizarla que no la disfruté. Entonces fue cuando se me ocurrió la idea”, relató.

Su inspiración fue el estrés de planificar su propia fiesta de debutantes un año antes, lo que le impidió disfrutar de la velada. “Lady Elizabeth es solo otra emprendedora trabajadora, aunque posiblemente la única que tiene la palabra «Dame» en su dirección de correo electrónico”, escribió el diario estadounidense The New York Times.

Perdí casi todo en la quiebra del Lloyd’s Bank de Londres[en la década de 1990]«, confesó en una entrevista. “Estaba aniquilada, pero siempre he tenido una fuerte ética de trabajo. Me dieron solo £ 500 al año de la herencia de mi padre, así que sabía que tenía que ganar dinero”. Su primer trabajo fue para la difunta reina madre: “Estaba organizando una fiesta para uno de sus ahijados. Recuerdo que cobré muy poco y recibí una carta de la Reina Madre diciéndome que duplicara la factura”, dijo.

Su primer contratocon Isabel IIsignificó la recreación de una “discoteca” en el Castillo de Windsor para el príncipe Carlos, que entonces tenía 15 años, y la princesa Ana, de 13. “Mi negocio comenzó antes de que se inventara la discoteca”, dijo. “Entonces, cuando este hombre me dijo que me iba a cobrar 25 libras esterlinas por poner discos por la noche, pensé: ‘¿Este hombre está absolutamente loco?’ Cualquiera puede poner un disco de gramófono”. Isabel II solo confiaría en su prima a la hora de organizar las fiestas familiares por el nivel de su servicio, su discreción y atención a los detalles. “Cuando trabajo para la reina mi móvil está apagado”, reveló Elizabeth.

En una entrevista con la revista Tatler, ofreció una idea de los gustos de la reina: “Durante años se creyó que la reina amaba solo las fresias amarillas. Aparecían en la decoración de cada mesa. Hasta que le ofrecí una alternativa y descubrimos que amaba todo tipo de flores, desde peonías hasta rosas blancas”, relató. Lady Elizabeth agregó: “La reina es la anfitriona más meticulosa. Ella revisa cada ambiente de comedor, cada flor, cada habitación de invitados y siempre elige su propio menú. Todos podríamos aprender algo de eso”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.