La ausencia de Isabel II en importante evento alimentó la preocupación del Reino Unido


La reina Isabel II de Gran Bretaña fue la gran ausente en un importante evento celebrado en Londres como homenaje los caídos en combate. Su ausencia, a causa de un problema de espalda, mantiene encendidas las alarmas en el país en torno a la salud de la monarca, quien cumpliría 96 años en abril.

El palacio de Buckingham difundió el domingo un comunicado para anunciar que la reina «tras haber sufrido una lesión muscular en la espalda» había decidido «con gran pesar» que no podría acudir al Servicio de ‘Domingo de Recuerdo’ (Remembrance Sunday) en el Cenotafio de Londres.

«La Reina, que se torció la espalda, decidió esta mañana con gran pesar que no podrá asistir al servicio dominical del Recuerdo de hoy en el Cenotafio», informó el palacio de Buckingham. «Su Majestad está decepcionada por perderse el servicio», añadió el palacio.

El palacio había informado el jueves de que la reina Isabel tenía la «firme intención» de participar a la ceremonia, un homenaje a las víctimas de la guerra, después de haber tenido que anular su participación a varios eventos en las últimas semanas, por recomendación de sus médicos.

EL Remembrance Sunday iba a ser la primera aparición pública de la reina desde su breve hospitalización el mes pasado, Pero sus médicos estimaron que no era razonable que se desplazara en coche ni estuviera de pie durante la ceremonia.

La reina solo ha faltado al homenaje a los soldados muertos en otras seis ocasiones durante su largo reinado, bien porque estaba de viaje en el extranjero o porque estaba embarazada de sus dos hijos menores. Esta vez el príncipe Carlos depositó una corona de flores en nombre de su madre ante el monumento, como lo ha hecho desde 2017.

«Es muy triste para la reina porque es el único evento del año al que realmente le gusta asistir», dijo la experta en asuntos de la monarquía británica Penny Junor. «El público estará muy triste y preocupado al enterarse de un nuevo contratiempo, pero está claro que tiene que seguir los consejos y recuperarse».

El estado de salud de la reina preocupa a los británicos, pero el primer ministro Boris Johnson intentó calmar a la población. «Quisiera tranquilizar a todos, vi a la reina en nuestra audiencia la semana pasada en Windsor y está muy bien», dijo Johnson, respondiendo a la pregunta de un periodista en una conferencia de prensa en la COP26 el domingo.

Las informaciones publicadas por la prensa avivaron las dudas sobre su salud, así como las críticas sobre la falta de transparencia del palacio de Buckingham. Los médicos aconsejaron a la reina prolongar su reposo y anular su participación en varios actos públicos y, durante una visita al barrio londinense de Brixton el jueves, el príncipe Carlos contestó a una pregunta sobre el estado de salud de su madre: «Está bien», dijo.

Monarquías.com