Tecnología revela secretos de la tumba del «Príncipe Negro» de Inglaterra, muerto hace 600 años


Una efigie funeraria de metal de Eduardo de Woodstock, el «Príncipe Negro», en la catedral de Canterbury (Reino Unido) fue probablemente creada por su hijo, el rey Ricardo II, una década después de su muerte en 1376 como propaganda medieval para reforzar su turbulento reinado, según revela un nuevo estudio.

Conocido comúnmente el Príncipe Negro –desde el siglo XVI, pero no está claro cómo obtuvo ese nombre–, Eduardo de Woodstock, príncipe de Gales, vivió entre 1330 y 1376, era el hijo mayor del rey Eduardo III de Inglaterra y el heredero del trono inglés. Pero murió antes que su padre, a la edad de 45 años, por lo que el hijo del príncipe, Ricardo II, le sucedió en el trono inglés en 1377.

El Príncipe Negro dejó su huella en la historia como uno de los más grandes caballeros de su época, al hacerse famoso por una serie de victorias militares en Francia durante la Guerra de los Cien Años que culminaron con la captura del rey francés Juan II.

Poco antes de morir, un agonizante Eduardo –probablemente por disentería– habría hecho redactar un testamento en el que decía que quería que la efigie de su tumba fuera de metal y estuviera «completamente con armadura de guerra», algo «sin precedentes» en la Inglaterra de la época, según el equipo de investigadores del Instituto de Arte Courtauld.

Así, tras un nuevo análisis de la efigie, con espectrómetro de fluorescencia de rayos X portátil y con una inserción de una diminuta cámara, los investigadores afirman ahora que no se hizo hasta 10 años después de la muerte del Príncipe Negro.

Los resultados, publicados en un artículo en Burlington Magazine –una publicación mensual dedicada a las bellas artes y artes decorativas– sugieren que la efigie tiene sorprendentes similitudes con la de Eduardo III –el padre del Príncipe Negro, que murió un año después que su hijo– en la Abadía de Westminster, según reportó Daily Mail.

Asimismo, de acuerdo con los investigadores, las aleaciones de metal casi idénticas, combinadas con otras similitudes de diseño –como el estilo de las letras de los epitafios de la tumba–, sugieren que las efigies fueron probablemente creadas por la misma persona o personas.

Así, basándose en este análisis, Jessica Barker, autora principal de la nueva investigación y profesora titular de arte medieval en el Instituto de Arte Courtauld de Londres, y su equipo llegaron a la conclusión de que la efigie se hizo probablemente a mediados de la década de 1380 por orden del rey Ricardo II.

Es muy probable que Ricardo II tratara de promover el carácter duradero e inmutable de la Corona mediante la realización de efigies de metal precioso de su padre y su abuelo.

Según Live Science, previamente a la construcción de las efigies, Ricardo II estaba experimentando graves problemas durante su reinado, habiendo sofocado recientemente una revuelta de campesinos durante la cual la Torre de Londres fue asaltada. «Es probable que Ricardo II emprendiera el proyecto de la tumba de su padre en 1386, en parte como una forma de reafirmar su autoridad ahora que había alcanzado la edad adulta», dijo Baker a Live Science.

El equipo también llegó a la conclusión de que la efigie se construyó con la ayuda de un armero para garantizar la precisión de los detalles. «La forma en que está representada su armadura en la tumba tiene algo que afecta profundamente», dijo Barker.

«No es una armadura cualquiera: es su armadura, la misma que cuelga vacía sobre la tumba, reproducida con total fidelidad hasta en detalles minúsculos como la posición de los remaches», agregó. Sin embargo, como explica el medio científico, los intentos de Ricardo II de reafirmar su reinado fracasaron. Trece años después, en 1399, fue depuesto por su primo, que se convirtió en el rey Enrique IV, y Ricardo murió un año después. Editado por Felipe Espinosa Wang.

Monarquias.com / The Daily Mail / Deutsche Welle / Live Science