La duquesa de Sussex reconoció haber colaborado en su biografía no oficial ‘Finding Freedom’


La duquesa de Sussex (Meghan Markle) reconoció ante la justicia británica que facilitó información privada a los autores de una biografía no oficial sobre ella y su marido, el príncipe Harry de Inglaterra, contrariamente a lo que había indicado anteriormente en el juicio contra un diario británico. La exactriz estadounidense, de 40 años, ganó en febrero su demanda por violación de la privacidad contra The Mail on Sunday.

La duquesa de Sussex reprocha la publicación de una carta escrita en 2018, en la que pedía a su padre Thomas Markle, de 77 años, que dejara de hacer declaraciones y de mentir en los medios sobre el por qué de la ruptura de la relación entre padre e hija. El popular tabloide impugnó ahora esta decisión, en un recurso examinado hasta el jueves en Londres. 

Las acusaciones de la duquesa de Sussex quedaron debilitadas por el testimonio el miércoles de Jason Knauf, el exsecretario de comunicación de la pareja real. Apoyando al Mail on Sunday -que quiere demostrar que Meghan buscaba regularmente influir en la opinión pública-, Knauf afirmó haber proporcionado, en nombre de los duques, informaciones privadas a los autores de la biografía no oficial, «Finding Freedom» («Harry y Meghan, libres»). 

Según él, el proyecto de libro era «discutido sistemáticamente y en forma directa con la duquesa, en persona y por correo electrónico». En un testimonio escrito presentado ante el tribunal, Meghan admitió haber participado en la redacción del libro -lo que ella y su esposo habían negado siempre hasta entonces- y se disculpó por haber inducido a error al tribunal al no especificarlo en primera instancia. 

«Reconozco que Knauf facilitó información a los autores y que lo hizo a mi leal saber y entender», explica, pero añade que «se desconoce el alcance de la información que compartió (él)». «Pido disculpas a la corte por no haber recordado esos intercambios en ese momento», continuó la duquesa, quien sin embargo señaló que la información compartida con los autores estaba «muy lejos de la información personal muy detallada» que el Mail on Sunday había publicado.  

El príncipe Enrique, de 37 años, sexto en el orden de sucesión a la corona británica, denunció en múltiples ocasiones la presión de los medios de comunicación sobre su esposa y la convirtió en la razón principal de su retirada de la familia real, efectiva desde abril de 2020.

En el segundo día de audiencia del juicio en Londres, se supo que la duquesa temía que una carta que había enviado a su padre se filtrase a la prensa, de acuerdo al testimonio de Jason Knauf.

The Mail on Sunday también apeló una decisión judicial en primera instancia, de acuerdo a la cual la publicación de esta carta privada de Meghan a su padre fue «manifiestamente excesiva y por lo tanto ilegal».

La duquesa ganó en febrero pasado su demanda por violar su privacidad contra el diario sensacionalista. Ella lo acusaba de haber publicado una carta escrita en 2018, en la que le pedía a su padre, Thomas Markle, de 77 años, que dejase de hablar y mentir ante los medios de comunicación sobre la relación entre ambos, que estaba rota.

En su testimonio durante el juicio, Knauf explicó que Markle temía que su padre no respetara el carácter confidencial de sus intercambios epistolares dado que éste colaboraba con la prensa. De esta manera, el borrador de la misiva fue redactado pensando «que podría filtrarse», de acuerdo a Knauf, «la duquesa me había señalado entonces que reconocía que era posible» que su padre «la hiciera pública».

Para Andrew Caldecott, abogado del grupo editorial que publica The Mail on Sunday, Associated Newspapers Limited (ANL), este testimonio contradice «el escenario que se presentó ante el juez», de acuerdo al cual se trataba de una «carta absolutamente privada escrita para ser leída exclusivamente por el señor Markle». 

Por su lado, los abogados de Meghan Markle argumentan que la esposa del príncipe Enrique decidió escribir esa carta tras discutirla con prominentes miembros de la familia real, y que esto Knauf lo ignoraba. 

Monarquias.com