Tras un año aciago, la reina Isabel II está decidida a celebrar la Navidad con su familia


Aunque la reina británica Isabel II pasó una noche en un hospital de Londres la semana pasada y los médicos le aconsejaron recientemente que descansara durante algunas semanas, está “totalmente comprometida” a reunir a su familia en la propiedad real de Sandringham, para celebrar la Navidad.

“Este año, más que nunca, es increíblemente importante para Su Majestad estar rodeada de sus seres queridos”, dijo un informante del Palacio de Buckingham citado por el periódico The Mirror. “La reina está totalmente comprometida con recibir a todos, ya que espera recuperar su salud completa en las próximas semanas”.

La fuente también señaló al Mirror que la reina, de 95 años, ahora está “descansando bajo las órdenes de los médicos con la intención de poder disfrutar plenamente de la compañía de su familia durante el período de vacaciones”. “Después de verse obligados a cancelar una serie de compromisos, la reunión familiar será el tónico perfecto”, agregó.

Si bien debió renunciar a dos compromisos importantes en Escocia e Irlanda del Norte, la reina continúa realizando “tareas ligeras”, incluidas audiencias por videoconferencia, dijo el palacio. Este lunes 1 de noviembre, la monarca, cuyo estado de salud inquietó últimamente a los británicos, fue fotografiada conduciendo un automóvil en sus terrenos del Castillo de Windsor.

Su última aparición ante el público fue el jueves, cuando entregó la medalla de oro de la poesía al poeta inglés David Constantine durante una audiencia por videoconferencia. Un video de 24 segundos transmitido por el palacio la muestra sonriendo, discutiendo a través de pantallas con el poeta.

La reina también debió cancelar su participación en el Festival of Remembrance, el 13 de noviembre, que rinde homenaje a los soldados británicos y de la Mancomunidad, pero «mantiene la firme intención» de estar presente en el evento que marca el Domingo del recuerdo, al día siguiente alrededor del memorial del Cenotafio en Londres.

Isabel II, cuyo esposo, el príncipe Felipe, murió en abril a la edad de 99 años, fue vista recientemente caminando con un bastón, un hecho que se produjo por primera vez en 2004. Boris Johnson, que habla con ella todas las semanas, aseguró no obstante en una entrevista el sábado que la reina estaba «en muy buena forma» y que debía «simplemente seguir los consejos de sus médicos y descansar».

Monarquias.com