El Palacio de St. James, escenario de la proclamación de cada nuevo rey británico


Cuando el rey de Gran Bretaña muere, el palacio de St. James, una de las residencias de la familia real en Londres, recobra su papel histórico como escenario de la proclamación del nuevo monarca.

Esto sucedió por última vez el 8 de febrero de 1952, cuando la joven reina Isabel II -de 25 años- fue proclamada reina dos días después de la repentina muerte de su padre, Jorge VI, en un protocolo que permanece intacto y será puesto en marcha cuando se inicie el próximo reinado.

Antiguo monasterio medieval agustino que se convirtió en hospital para leprosos, fue reconstruido como un palacio de estilo Tudor con ladrillo rojo por el rey Enrique VIII en el siglo XVI. Al incendiarse el Palacio de Whitehall, St. James se convirtió en la principal residencia real en Londres en 1698, durante el reinado conjunto de María II y Guillermo III.

En este palacio, la reina Isabel se presentó de luto, acompañada por el príncipe Felipe, para prestar juramento. “Por la repentina muerte de mi querido padre estoy llamada a asumir los deberes y responsabilidades de la soberanía”, anunció ante el Consejo de Adhesión al Trono.

“Mi corazón está demasiado lleno para decirte hoy más de lo que siempre trabajaré, como lo hizo mi padre durante su reinado, para promover la felicidad y la prosperidad de mis pueblos, esparcidos como están por todo el mundo”, dijo la nueva monarca.

Acto seguido, Isabel II presentó su juramento y firmó dos copias del “Instrumento de Adhesión”, registrando la toma del juramento, que es presenciada por los miembros de la Familia Real presentes que son Consejeros Privados, el Lord Canciller, el Secretario de Estado de Escocia, el Primer Ministro de Escocia, el Abogado General de Escocia y el Lord Presidente del Tribunal de Sesión.

Después de esto, el Lord Presidente leyó los elementos restantes de la Lista de Asuntos, que la reina aprobó, referentes al uso de los Sellos, que ayudan a facilitar la continuidad del gobierno. La Proclamación fue firmada por los Consejeros Privados al salir de la reunión.

Después el Rey de Armas de la Orden de la Jarretera, acompañado por el Conde Mariscal ( responsable de los arreglos ceremoniales relacionados con la proclamación y coronación), otros oficiales y sargentos de Armas, leyó en voz alta la proclamación desde el balcón ubicado sobre el patio del antiguo convento:

“Considerando que ha complacido al Dios Todopoderoso llamar a Su Misericordia a nuestro difunto Señor Soberano, el Rey Jorge, el Sexto de Bendita y Gloriosa memoria, por cuyo Fallecimiento la Corona ha llegado única y legítimamente a la Alta y Poderosa Princesa Isabel Alejandra María, Nos, por lo tanto, los Lores Espirituales y Temporales de este Reino, estando aquí asistidos con este Consejo Privado de Su difunto Majestad, con representantes de otros Miembros de la Commonwealth, con otros Señores Principales de Calidad, con el Lord Alcalde, Concejales y Ciudadanos de Londres, por la presente, con una sola voz y el consentimiento de Lengua y Corazón, publique y proclame que la Alta y Poderosa Princesa Isabel Alejandra María se ha convertido ahora, por la muerte de nuestro difunto Soberano de feliz memoria, en la Reina Isabel II, por la Gracia de Dios Reina de este Reino y de todos Sus otros Reinos y Territorios, Cabeza de la Commonwealth, Defensora de la Fe, a quien Sus señores reconocen toda Fe y Obediencia constante con afecto sincero y humilde, suplicando a Dios por quien reinan los Reyes y las Reinas que bendiga a la Princesa Real Isabel II con largos y felices Años para reinar sobre nosotros”.

Los cañonazos lanzados desde la Torre de Londres y el Hyde Park coincidieron con la lectura de la proclamación, antes de que se hiciera el anuncio en otras ciudades importantes del Reino Unido. Los heraldos proceden después a leer la proclamación en otros puntos de la ciudad, como Trafalgar Square y el sitio original de Temple Bar en Fleet Street, hasta llegar al Royal Exchange donde se lee en presencia del Lord Mayor de Londres y otros funcionarios. Nueve meses después, el 4 de noviembre, Isabel II asistió a su primera apertura estatal del Parlamento, donde leyó y firmó su Declaración de Adhesión.

Monarquias.com