Por consejo médico y “a su pesar” la reina Isabel canceló su presencia en la COP26


Menos de una semana después de haber pasado una noche en el hospital, y horas después de reanudar sus actividades mediante videoconferencia, la reina Isabel II decidió el martes «a su pesar» anular su desplazamiento a la cumbre mundial sobre el clima, la COP26, en Glasgow (Escocia).

“Tras recibir un aviso aconsejándole descansar, la reina efectúa tareas leves en el castillo de Windsor. Su Majestad decidió a su pesar que no viajará a Glasgow para asistir a la recepción de la COP26 el lunes 1 de noviembre”, anunció el palacio en un comunicado. “Su Majestad está triste de no poder asistir a la recepción pero se dirigirá a los delegados reunidos mediante un mensaje grabado en video”, añadió.

Para el experto en la monarquía Richard Fitzwilliams, sin duda la reina se siente «muy decepcionada» por haber tenido que cancelar su viaje a la COP26. «Es una decisión que han tomado a regañadientes», declaró, «pero es una decisión razonable».

La presencia de la reina en la conferencia del clima de la ONU a principios de la próxima semana era muy esperada, ya que en años recientes la familia real comenzó a involucrarse más en los temas relacionados con el medioambiente a instancias del príncipe Carlos, gran defensor del planeta, y su hijo el duque de Cambridge.

El encuentro virtual con los embajadores de Corea del Sur, Gunn Kim, y de Suiza, Markus Leitner, para recibir sus credenciales, fue la primera aparición pública de la soberana desde el 19 de octubre y sobre todo desde que canceló una visita a Irlanda del Norte al día siguiente, después de que sus médicos le recomendaran descansar.

La reina pasó la noche del miércoles en el hospital, después de someterse a exámenes «preliminares». El hecho de que Buckingham revelara la hospitalización tardíamente, la primera desde 2013, había suscitado interrogantes y críticas sobre la falta de transparencia por parte del palacio.

Monarca desde hace casi 70 años, la reina, que debe celebrar el año próximo su jubileo de platino, sigue mostrando un buen estado físico y psíquico en público. En los últimos tiempos participó casi a diario en compromisos oficiales. No obstante, recientemente fue vista caminando con un bastón. 

Una fuente cercana a la reina, citada por el Sunday Times, reconoció que Isabel II está «agotada» debido a su cargada agenda. Según el periódico, renunció por consejo médico a su ginebra y Dubonnet del almuerzo y a su martini de la tarde.

A pesar de las constantes especulaciones sobre la posibilidad de un retiro, especialmente después de la muerte en abril de su esposo Felipe, a los 99 años, Isabel II, jefa de Estado de 16 naciones, mantiene una agenda cargada. Sin embargo, ya no viaja al extranjero, donde se hace representar por su heredero, el príncipe Carlos, de 72 años.

Monarquias.com