Horas antes de su boda, la princesa Mako se despidió de sus abuelos, los emperadores Akihito y Michiko


La princesa Mako de Japón mantuvo un emotivo encuentro con sus abuelos, los emperadores eméritos Akishino y Michiko, en la víspera de su boda con Kei Komuro. La princesa, de 30 años, se casará el 26 de octubre y se irá a vivir a Nueva York -Estados Unidos-.

La reunión, de una hora de duración, tuvo lugar en el Palacio Imperial Sento, la residencia de los exmonarcas en Tokio, en lo que es el último acto de Mako como princesa antes de perder su título imperial y sus obligaciones oficiales dentro de la monarquía japonesa.

La princesa Mako, hija del príncipe heredero Akishino y sobrina del emperador Naruhito, se casará civilmente en Tokio pero renunciará a los ritos tradicionales y no aceptará la asignación que suele concederse a las mujeres de la casa imperial que se casan con plebeyos.

Pero la unión no se iniciará en las mejores circunstancias, ya que la agencia precisó a los periodistas que la princesa sufría un trastorno de estrés postraumático debido a la gran cobertura mediática que la rodeaba a ella y a su familia. Mako soportó años de críticas y dilaciones sobre la propuesta de matrimonio de Kei Komuro, de 29 años.

Monarquias.com