El emir de Dubai endureció la vigilancia sobre la princesa Haya con un detective privado


El emir de Dubai, el jeque Mohammed bin Rashid al Maktoum, contrató a un exoficial antiterrorista de Scotland Yard, la policía británica, para vigilar y amenazar a su esposa más joven, la princesa Haya de Jordania.

Stuart Page, cuya identidad era previamente un secreto, ayudó a emprender una campaña de intimidación en nombre del multimillonario Mohammed bin Rashid Al Maktoum contra el equipo de seguridad de la princesa, según las conclusiones de la Alta Corte de Londres.

Page, de 70 años, un ex oficial de la Policía Metropolitana convertido en consultor de seguridad privada que tiene un largo historial de estar involucrado en casos de piratería. Sus abogados negaron que Page cometiera algún delito contra la princesa.

El hombre fue contratado por el emir para amenazar con dañar la reputación de un guardaespaldas de alto nivel contratado por la princesa Haya, después de que ella huyó a Londres en 2019 por temor a su marido, a menos que él dejara de trabajar para ella, dictaminó el juez londinense.

En junio de 2019, poco después de que la princesa Haya escapara de Dubai al Reino Unido, Page se reunió con su jefe de seguridad, también un ex oficial de alto rango de la Policía Metropolitana, entregó una “clara amenaza” de desacreditarlo personal y profesionalmente, concluyó un juez.

El Tribunal Superior dijo que el jefe de seguridad de la princesa de 45 años, que tenía “una carrera distinguida como oficial de policía de alto nivel” y estaba “acostumbrado a conversaciones muy desafiantes”, había quedado “seriamente preocupado por el encuentro”.

La princesa Haya, hermanastra del rey Abdallah II de Jordania, y su exmarido se han visto envueltos en la batalla por la custodia de los hijos, la princesa Al Jalila y el príncipe Zayed, en lo que constituye el enfrentamiento judicial más costosa en la historia legal del Reino Unido.

El Tribunal Superior concluyó que el emir, que orquestó previamente el secuestro a mano armada de su hija fugitiva, la princesa Shamsa, había realizado una piratería telefónica ilegal en suelo británico para intervenir los teléfonos de la princesa Haya, sus abogados y guardaespaldas británicos.

Monarquias.com