Rumania conmemorará centenario del rey Miguel con una estatua en su ciudad natal


La República de Rumania y la familia real, presidida por la princesa Margarita, rendirán homenaje al último monarca del país, Miguel I, en el centenario de su nacimiento.

El lunes 25 de octubre de 2021, en el centenario del nacimiento del soberano, se inaugurará la estatua del rey Miguel I en Sinaia. La ceremonia tendrá lugar en el parque frente al Ayuntamiento, a las 11.00 horas”, anunció la casa real.

De la ceremonia de inauguración de la escultura, obra del artista Bogdan Ioan, participarán además representantes de las autoridades centrales y locales, miembros de la sociedad civil, del Ejército rumano y de la Iglesia Ortodoxa Rumana.

La estatua de bronce de tamaño natural representa al rey Miguel con el uniforme de un mariscal del ejército rumano”, adelantó la casa real al develar una fotografía de la misma. La familia real la presentó como “un nuevo hito de identidad nacional e historia comunitaria en Sinaia”.

El último rey de Rumania, uno de los últimos supervivientes entre los jefes de Estado de la Segunda Guerra Mundial, nació el 25 de octubre de 1921 en Sinaia (a 120 km al norte de Bucarest), como único hijo del escandaloso matrimonio del rey Carol II y su esposa, la princesa Helena de Grecia y Dinamarca.

Miguel reinó en dos periodos: de 1927 a 1930 y de 1940 a 1947. En agosto de 1944, cuando Rumania era aliada de la Alemania nazi, hizo detener al mariscal Ion Antonescu, que había instaurado la dictadura y situado al país del lado de los aliados. Tres años más tarde, se vio obligado a abdicar y a exiliarse debido al nuevo régimen comunista.

Refugiado en Reino Unido y después en Suiza, el exmonarca esperó durante mucho tiempo poder volver a reinar. Con la caída de Nicolae Ceausescu a finales de 1989, Miguel I intentó en varias ocasiones volver a instalarse en su país natal, pero obtuvo la negativa del nuevo presidente, Ion Iliescu, un ex alto responsable comunista.

En 2002, con los socialdemócratas en el poder, se instaló en Bucarest donde llevó una vida discreta. Pero en 2016 volvió a Suiza para tratar su cáncer. Se retiró de la vida pública en beneficio de su hija mayor Margarita, a quien nombró princesa heredera con el título de Custodia de la Corona Rumana, y murió en 2017. Fue sepultado en el mausoleo real de Curtea de Arges después de un gran funeral oficial en Bucarest.

Monarquias.com