Quién es quién en la realeza: Kei Komuro, el novio incómodo de Mako de Japón


Kei Komuro, el novio plebeyo de la princesa Mako de Japón, es conocido en su entorno como un joven amable y honesto que está siguiendo una carrera legal en los Estados Unidos. Su irrupción en la vida de la princesa japonesa, sin embargo, provocó una escándalo sin precedentes en la familia imperial.

Nacido el 5 de octubre de 1991, Komuro estudió en una escuela internacional y en la International Christian University en Tokio antes de dirigirse a los Estados Unidos en 2018. Durante sus años en la UCI, donde conoció a la princesa, trabajó a tiempo parcial en un restaurante francés y en una escuela intensiva. “Era un hombre amable, guapo y seguro de sí mismo. Sentí que era diferente de otros estudiantes”, dijo Kenji Goi, el dueño del restaurante francés ahora cerrado.

Kei Komuro y la sobrina del emperador de Japón mantuvieron una relación a distancia mientras él estudiaba en Nueva York. Una disputa financiera de la familia del novio complicó los planes nupciales.

Komuro y la princesa Mako, la hija mayor del príncipe heredero Fumihito, se conocieron en 2012 mientras estudiaban en la Universidad Cristiana Internacional en Tokio y se comprometieron extraoficialmente en septiembre de 2017, pero los rituales tradicionales de compromiso y boda se pospusieron debido a una disputa de dinero entre la madre de Komuro y su exnovio y por coincidir con la abdicación del abuelo de Mako, el emperador Akihito, en 2019.

La princesa y su novio pasaron toda la pandemia separados: él en Nueva York y ella en Tokio. En noviembre de 2020, Mako dijo en un comunicado que ella y Komuro son “insustituibles el uno para el otro” y que “un matrimonio es una opción necesaria” para permitirles apreciar y proteger sus sentimientos. El príncipe heredero dijo entonces que aprueba el matrimonio, pero sugirió que debe ser bien recibido por un público hasta ahora escéptico.

En abril, Komuro emitió una declaración de 24 páginas y expresó su determinación de casarse con la princesa, además de aclarar la disputa monetaria que involucra a su madre y su ex prometido. La situación disgustó a los japoneses, no acostumbrados a que la familia imperial protagonice escándalos, y fue determinante para que el gobierno adoptara una posición más dura frente al papel de la mujer en la sucesión al trono.

Ex asistente legal en un bufete de abogados de Tokio, Komuro, de 29 años, se graduó en la facultad de derecho de la Universidad de Fordham con un título de Juris Doctor en mayo y tomó el examen del estado de Nueva York en julio. Si aprueba el examen, Komuro está decidido a instalarse en EEUU después de haberse casado civilmente con la princesa, quien planea rechazar los ritos imperiales y la dote estatal.

Monarquias.com