5 hechos que muestran por qué la princesa Ana la persona más interesante de la familia real británica


La única hija mujer de la reina Isabel II, la princesa Ana, ha sido una figura interesante en la monarquía británica. Criticad durante mucho tiempo por su carácter antipático y su falta de elegancia, la Princesa Real -ahora de 71 años- es reconocida por los británicos por su pasión por el trabajo arduo y silencioso, por su estilo de vida austero y su personalidad franca. Estos son algunos de los hechos que han hecho que la princesa Ana se ganara la simpatía de muchos:

1. La princesa Ana escapó de un intento de secuestro

El 21 de marzo de 1974, Ana regresaba de un evento benéfico. Mientras conducía por The Mall hacia el Palacio de Buckingham, el chofer de Ana detuvo el automóvil porque otro vehículo estaba bloqueando la calle. Un hombre llamado Ian Ball salió de ese vehículo, le disparó al chofer y exigió a Ana que saliera de su coche en un intento de secuestrarla.

Ella se negó y dijo: “No es muy probable”. En cambio, se quedó en el coche y se mantuvo firme. “Tuvimos una especie de discusión sobre dónde íbamos a ir”, dijo Ana en una entrevista televisiva en 1980. “Fui escrupulosamente educada porque pensé que era una tontería ser demasiado grosera en ese momento”.

Al final, Ball disparó a cuatro hombres durante el encuentro, pero la princesa Ana escapó ilesa. El agresor fue arrestado y acusado de intento de asesinato y secuestro y más tarde fue sentenciado a 41 años en un hospital psiquiátrico de alta seguridad.

2. Ana fue el primer miembro de su familia en convertirse en atleta olímpica

En 1976, Ana participó en los Juegos Olímpicos de Montreal como jinete ecuestre. En los juegos, eligió montar el caballo de la reina, Goodwill, y aunque no ganó una medalla, fue la primera vez que un miembro de la realeza británica participó en los Juegos Olímpicos. Unas décadas más tarde, su hija, Zara Phillips, compitió en los Juegos Olímpicos de 2012 y Ana le entregó su medalla de plata.

3. La princesa rompió con la tradición cuando decidió no aceptar títulos para sus hijos

La princesa Ana tiene dos hijos: Peter, nacido en 1977, y Zara, nacida en 1981. Cuando nacieron, su abuela la reina Isabel II les ofreció títulos reales dignos de un nieto real, pero Ana rechazó ambos ofrecimientos.

“Creo que probablemente fue más fácil para ellos, y creo que la mayoría de la gente argumentaría que tener títulos tiene desventajas”, dijo a Vanity Fair en 2020. “Así que creo que probablemente fue lo correcto”.

4. Llegó ser uno de los miembros más trabajadores de la familia real

En 2019, Ana asistió a más de 500 compromisos reales, la mayoría de los cuales no aparece en los medios de comunicación. “Hago la vida de los asistentes más difícil en términos de logística, me temo, pero si voy a estar en Londres, no quiero estar dando vueltas”, dijo a Vanity Fair en 2020.

“Aquí pasan muchas cosas, así que hay que completar el tiempo. Tengo la suerte de que el programa que creo es el resultado directo de que me pidan que haga estas cosas. Sería una lástima que no lo hiciera o no intente hacerlas”.

5. Ha sido considerada un ícono de la moda británica y creadora de tendencias

“La princesa Ana es un verdadero ícono de estilo y apoyaba la moda sostenible antes de que el resto de nosotros supiéramos realmente lo que eso significaba”, dijo el editor de Vogue británico Edward Enninful en 2020. “Es atemporal en su estilo, y usa un traje a medida mejor que cualquier otra persona que se me ocurra”, agregó.

La actriz Erin Doherty, que interpretó a la princesa en «The Crown» de Netflix, dijo que al equipo de peluquería y maquillaje le toma alrededor de dos horas lograr que su cabello se parezca al de Ana. En un documental de 2020, Ana dijo que eso no tenía mucho sentido para ella: “De hecho, leí un artículo el otro día sobre el, no veo Netflix y ‘The Crown’, pero la actriz estaba hablando de cuánto tiempo les tomó peinarse como lo hacía yo”, dijo. “Y estoy pensando, ‘¿Cómo es posible que te tardes tanto?’ Quiero decir, me toma 10 o 15 minutos”.